Inicio » Opinión

Carta abierta al director deportivo de Go fit Ciudad Real

- 20 diciembre, 2012 – 18:109 Comentarios

Armando Marín Ruiz.- El pasado 5 de septiembre, desgraciadamente se cumplieron los temores que muchos me manifestaron y que yo había desestimado pues creí en la palabra del director deportivo de GO fit Ciudad Real, Pedro Juan Rodríguez Moya, que me aseguró antes de cogerse las estivales vacaciones, que contaba conmigo para la temporada que se iniciaba, puesto que me dijo era un pilar esencial entre sus instructores de SPINN por mi gran experiencia al frente de esta actividad y por la garantía con la que contaba, tras tener bastantes alumnos contentos con mi labor y por tanto, sería una gran estupidez dejar escapar a un buen profesional que ofrecía un servicio de calidad.

Pues bien, el director deportivo de GO fit Ciudad Real responde constante y lamentablemente al dicho “Donde dijo digo, digo Diego”. Así, cuando me tuvo cara a cara para comunicarme mi nueva situación, se comprometió conmigo a mantenerme como externo para la nueva temporada, habiéndome tenido en calidad de interno desde que el centro abrió sus puertas, y durante su retiro vacacional dejando entrever su falta de decoro optó por recurrir a un nuevo brazo ejecutor (ya que así es más fácil dar las malas noticias), para que hiciese de intermediario de “un plan bastante premeditado y tan bien justificado”, el cual a día de hoy siento desconocer.

Él y sólo él conocía el urdido plan a seguir llevando a cabo un milimétrico ejercicio de degradación laboral, pasando de unas condiciones laborales a otras de manera unilateral y sin previa comunicación escrita y quitándome semana tras semana clases que dar para que los usuarios no sintieran de manera drástica mi ausencia. Como mi situación en la empresa era un cúmulo de incertidumbres que derivaría en dos clases a la semana, una a las 7:30h y otra a las 14:30h, por respeto y agradecimiento opté por despedirme de mis alumnos puesto que todo apuntaba a que no volverían a tenerme como instructor, lo cual provocó un evidente enfado al no entender por qué se tocaba algo que funcionaba bien, y más teniendo en cuenta que la mayoría eran alumnos que iniciaron su andadura en el centro bajo mi formato de clase y no tenían ningún recelo en afirmar que estaban bastante a gusto, algo que por otra parte, no hacía más que provocar mi confianza en el trabajo bien hecho y el querer seguir día a día mostrando lo mejor de mí. Desde aquí les digo a esos alumnos que mostraron su queja en recepción, que quedaron (como todas las que llegan) en saco rato.

Y se preguntarán que por qué este escrito, por qué ahora. Estoy ya cansado de que no paren de decirse calumnias hacia mi persona, de lo acaecido los últimos días de agosto. Me podrán quitar la bicicleta pero jamás la palabra. Y mucho menos, quienes no cumplen la suya.

El director deportivo alegó el cambio de mi condición como trabajador interno en el centro, con un contrato inicial de 40 horas, el cual iba ajustando a su antojo y sin seguir las líneas de comunicación adecuadas, algo que en el ámbito del derecho laboral es ilegal y razón por la que tuvieron que optar por una decisión que en ningún momento estuvo contemplada, puesto que el objetivo era cansarme y ser yo quien decidiera irse por su propia determinación.

Porque sí, señores usuarios de GO fit Ciudad Real, el motivo por el que no continúo en la empresa no es porque decidí irme como en el centro se especifica, sino porque se me despidió de forma improcedente por los siguientes motivos: por una bajada en mi rendimiento y por tanto un descenso en mi productividad (cuando hay estadísticas internas o incluso todos aquellos alumnos que podrían afirmar que posiblemente contara con el mayor cupo de actividad); por problemas de actitud al creerme superior a todo el mundo, mejor que nadie, arrogante, engreído, con aires de grandeza… ¡vamos, poco más que el Cristiano Ronaldo de GO fit Ciudad Real!, por mi falta de profesionalidad cuando tras siete años de experiencia como instructor y 5 más como alumno, ahí sí puedo presumir de conocer bastante bien los secretos de una actividad que para algunos puede que sea la más sencilla de llevar a cabo en un centro deportivo, pero créanme cuando les digo que suele resultar bastante difícil mantener el interés, la motivación, las ganas de superación durante una hora entera, simplemente dando pedales y poniendo canciones; y por concluir de citar los motivos, irrisorios argumentos como comerme un día una barrita de cereales en los vestuarios entre clase y clase (ese día llegué a dar 5), cuando debería estar en sala, o no estar cualificado para seguir ejerciendo como instructor de sala, cuando nadie había emitido ni una sola queja, el propio director deportivo no me había visto cometer ni tan sólo un error, ya me había quedado un par de fines de semana sólo al cargo de las instalaciones (con el supuesto riesgo que ello conllevaba, y la gran irresponsabilidad que a su vez estaría cometiendo mi director deportivo por permitirlo) y lo más incongruente era que mientras recibía ese ataque directo a mi falta de profesionalidad, comentaba que el siguiente fin de semana me tocaba abrir… en definitiva, juzguen ustedes mismos.

Por todas estas razones y por la forma poco verosímil en que me justificó su decisión, no pude creer a Pedro Juan cuando se apresuró a comunicarme que la modificación de mis condiciones como empleado eran cuestiones meramente técnicas y no por motivos personales, y que para nada me estaba colocando en el umbral de una puerta trasera para aguardar mi desenlace.

‘Excusatio non petita, acusatio manifesta’ que decían los latinos, es decir, dime de qué te excusas y te diré de qué te acuso. Yo acuso al director deportivo de haberme engañado dos veces: cuando afirmó que seguiría y cuando me dijo que no habían motivos personales para que no continuara. Fui un ingenuo al creerle, lo reconozco.

A pesar de los pesares, siento que gané muchísimo en estos cinco meses fabulosos de SPINN en GO fit Ciudad Real. Gané a los alumnos más vivos, inquietos, exigentes, luchadores y motivados que un instructor puede desear, incluidos algunos críticos feroces que siempre conviene tener para la sana confrontación de opiniones. Gané la posibilidad de hacer mi actividad en libertad y el privilegio de compartirlo con un staff esforzado y talentoso que se ha dejado y sigue dejándose la piel en sus clases. Fue un placer inconmensurable y un privilegio compartir con ellos y con mis alumnos tantas experiencias estimulantes y emotivas, tantas horas de bicicleta, sudor, música, y superación personal. Os doy mi palabra de que lo hice lo mejor que supe y con la mejor de mis intenciones. A los que dirán que tengo lo que me merezco por ser como soy, solo puedo darles la razón. De hecho, haber practicado una de las actividades que más me apasionan en la vida es mucho más de lo que esperaba como recompensa. Puede que me hayan quitado mis clases y mi trabajo pero nunca podrán quitarme la satisfacción provocada por todas y cada una de las sesiones lanzadas.

Sé que solo soy uno de tantos que perdió su empleo en estos días amargos, y sé que GO fit Ciudad Real seguirá siendo un gran club sin mis clases de SPINN, pues cuenta con una plantilla con mucho talento que hace un enorme trabajo con escasos recursos y sometidos al yugo del cada vez mayor esfuerzo físico diario. Lo que quiero decir es que yo soy uno más. Pero aparte de mi pena personal y de la que sintieron algunos por la pérdida de mis sesiones (tres meses y medio después aún me lo siguen manifestando por la calle y es digno de elogio… desde esta pública misiva, muchísimas gracias por todo el apoyo recibido, que en su día no pude corresponder), creo que hay algo más importante que todos tenemos que defender, nuestro derecho constitucional al trabajo. Hay compañeros en GO fit Ciudad Real que tratan de salvaguardar su dignidad profesional, y su labor decente y de calidad en estos tiempos oscuros de purgas, censuras y consignas laborales que no cesan de imponerse en este centro. Les deseo suerte, fuerza y, sobre todo, valor. Valor es lo que más necesitamos en estos tiempos.

Yo creo haber luchado desde dentro dando lo mejor de mí y al amparo de un único aval, mi trabajo. Ahora me toca hacerlo constatar desde fuera por la cantidad de mentiras que no dejan de llegar a mis oídos.

Y por todo ello, parafraseando a Unamuno en singular: “Vencerás, pero no convencerás”, porque siempre creeré que convence el que tiene razones y tú, Pedro Juan, has demostrado que sólo sabes responder a los argumentos del contrario con la fuerza y el poder que te otorga la dirección deportiva, quién sabe si por el presunto miedo a toparse con gente más preparada y cualificada, a estar protegido por gente de confianza (familiares y trabajadores con necesidad de conservar su empleo) que no haga peligrar tu cargo y acaten sin margen de discrepancia, todas y cada una de las decisiones que se planteen, por muy incoherentes que éstas sean, tal vez por presunta envidia al ver que hay gente que realiza mejor que tú, su trabajo, ya sea por su experiencia o su talento y es más fácil cortar cabezas y no tener competencia que aprender de los mejores, por miedo una vez más, a no llegar a la altura de las circunstancias. Y me atreveré a afirmar que llegará un día en el que dejarás de vencer, porque cada decisión que tomas te hace perder el escaso crédito con el que cuentas entre gran parte de tus usuarios y empleados, y eso, enfocándolo a una visión empresarial provocará que la gente termine por borrarse, deje de apuntarse y por supuesto hable de las malas experiencias vividas por culpa de, en mi opinión, tu nefasta gestión. Como bien enunció Newton en su tercer principio: “toda acción conlleva una reacción” y tus malas acciones terminarán por volverse contra ti.

Terminaré diciendo que un cargo de tal envergadura, sin poner en duda tu preparación durante años, te queda grande, pero que muy grande. Un gran club con las características de GO fit merece en su centro de Ciudad Real a alguien mucho mejor como director deportivo.

9 Comentarios »

  • Estanislao Z. Navas dice:

    COMO VEN UDS. CON EL NUEVO GIMNASIO, NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE. ESPERO QUE LA NOVEDAD DE LA INSTALACIÓN DEPORTIVA RECIENTEMENTE INAUGURADA Y CON MUCHO BOMBO POR CIERTO, NO CAIGA EN AGUA DE BORRAJAS A COSTA DE OTRAS CUESTIONES QUE ESTÁN LEJOS DE LA PROFESIONALIDAD DE LAS PERSONAS QUE DEBEN SER LAS ENCARGADAS DEL MEJORAMIENTO FÍSICO DE AQUELLOS QUE ASISTEN A SUS INSTALACIONES. LO DICHO, SÓLO ESPERO QUE NO HAYA MÁS PÉRDIDAS DE CREDIBILIDAD PUES SUS COMIENZOS TAMBIÉN ESTUVIERON LLENOS MÁS DE SOMBRAS QUE DE LUCES.

  • carlain dice:

    Mi total apoyo a Armando Marin Ruiz.
    En esta época de rebajas a algunos les es difícil encontrar trajes porque les vienen grandes.
    ¿QUO VADIS GO FIT?
    ¿Podría ser que quien sobre sea el que, de momento, ostenta el cargo de director deportivo?. Quede aquí reflejada mi inocente curiosidad que se verá satisfecha con el transcurrir del tiempo.

  • Vanesa dice:

    Más de lo mismo, me ha pasado algo parecido en Go fit Huelin, Málaga. Y como bien escribes, lo que das lo recibirás……lástima algunos directores técnicos, qué gran título para gente tan pequeña

    http://funnypani.com/2013/07/06/hasta-luego/

  • Carlos Gonzalez dice:

    Cierto, conozco ha este hombre, Pedro, hace años.
    El problema es que ha sido siempre una persona con poca frente,
    el va a por los resultados, muy loable. Pero va ha por ellos de una manera un poco dictatorial. Ese es su fallo. El ve las cosas de un color y esa determinación es buena, excepto cuando aunque otras 20 te digan que las cosas no son de eso color, pues el ni caso.

    Bueno, una buena persona, a la que le falta un poco de empatía para la gente de un gimnasio. Para el futbol, entre los que hay mucho burro, pues vale, pero para un gimnasio pues le queda mucho que mejorar.

    Otra cosa es ese despotismo. Lo tendrán ahí para que ningún empleado diga ni MU. Lo hacen en muchas empresas, es una pena pero es así.

    Animos a los dos, a Armando, que parece buena gente y a Pedro que hace las cosas lo mejor que sabe.

    • Miguel Forner dice:

      En Gofit Huelin siguen igual, despiden al personal y a los usuarios nos cuentan que se han ido, a los que comentamos que no estamos de acuerdo y pensamos que los CONTRATOS POR OBRA O SERVICIO SON ILEGALES en actividades que son permanentes en la actividad del centro, nos vetan y no nos dejan de opinar en las páginas de Facebook, eso si primero borran los comentarios y después vetan y ya no puedes opinar

    • pepe dice:

      ese pedro, es un fantasma, tiene un fisico como para que tenga un personal trainer, no se que ejemplo da, pero ninguno, a mi me de asquito verle

  • Andres dice:

    Estás BIEN DESPEDIDO, nada mas que por el comentario grotesco hacia Cristiano Ronaldo demuestras lo estúpido y retarded eres.

  • german dice:

    hola. estube en el centro de GO FIT alaga, huelin. y no me dejaron tramitar mi baja tras intentar pagar los tres meses de penalisacion ke pone mi contrato anual. lo cual serian 30 eu. me reclaman aparte 68 eu de otras cosas. al decirle a la recepcionista que eso no era correcto. que solo me correspondia pagar los tres meses de penalizacion por darme de baja. como ellos habian estipulado , se nego a darme de baja afirmando que no era posible entonces y que deberia pagar el año entero. en otras palabras un intento de estafa.
    sigo con intencion de darme de baja pagando solo lo que me corresponde. 30 eu que equibalen a 3 meses de penalizacion. y asi sece el acoso telefonico que me estan haciendo.
    y que por favor no sean tan estafadores. Adjunto mi telefono para recibir una respuesta.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.