Inicio » Entretenimientos

La doble dirección de una mirada

- 18 agosto, 2013 – 15:034 Comentarios

Cuando alguien lanza una mirada a su alrededor es como agua que se pierde en el vacio si no es recogida por otra mirada en su camino. Y me pregunto ¿Qué sentido tendrá la mirada de un ser humano solitario? Quizá tenga, nada más y nada menos que el sentido de una mirada al interior para ver y conocer su verdadera identidad. fermingassolMiradas que todo hombre debiera hacerse cuando no divisa a nadie en su horizonte y piensa que su alma está sola en el desierto. Esas miradas que son las más profundas y veraces son las que nos sitúan en el verdadero lugar de nuestras vidas, en la verdadera dimensión de nuestras obras, en el verdadero “quid” de la existencia y que apenas las hacemos porque tenemos demasiado temor a descubrir la pequeñez y fragilidad de nuestra verdadera naturaleza, sobre todo cuando en la intimidad la desnudamos de falsas adherencias.

Al regresar esa mirada del corazón a nuestros ojos, mirada oculta, reservada y propia, el haz de luz interior que nos traspasa hace que comprendamos mejor las miradas  de otros ojos que se cruzan en el devenir diario. Es así como completamos ese círculo que nos entrelaza y que da completo sentido a la existencia ajena y propia. Porque al fin las miradas son siempre como continuas y novedosas preguntas que lanzamos esperando que otras miradas solícitas respondan. Podrán decir ustedes que mirar es algo más sencillo y más primario y yo les respondo que sí que se puede mirar de muchas formas. Hay miradas que mueren perdidas en la nada, miradas que resbalan en los ojos cerrados de quien por miedo o vergüenza las recibe, miradas tangenciales, de soslayo, miradas de compromiso o de reproche, de ternura, de complacencia, de deseo y de lujuria, de desprecio o de cariño. Con la mirada expresamos siempre la importancia que damos a la persona  que miramos.

Son los ojos de los otros los que completan la naturaleza, la verdad de cada uno porque solamente se comprende lo que existe cuando la vemos desde las dos orillas que las miradas bañan. El problema para el hombre es que no puede hacerse con un espejo personal y proyectar en él una imagen completa que le diga cómo es desde la otra orilla, una mirada de ida y vuelta. Todos nos miramos y nos vemos, todos nos preguntamos y nos respondemos, todos vivimos frente a todos, todos en fin con la mirada sabemos exactamente quiénes somos. Son los ojos ajenos los espejos de nuestra realidad y son nuestros ojos los que explican la realidad ajena en una sociedad en la que miles de miradas se entrecruzan a diario, prolongando sin límite su espacio y reflejando en ellas la verdad de nuestros sentimientos. Es la doble dirección de una mirada.

4 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.