Inicio » Castilla La Mancha, Ciudad Real, Destacadas

Inmaculada García (CASCR): “La búsqueda de la enemistad entre pacientes y sanitarios forma parte del proceso de desprestigio de la sanidad pública”

- 18 enero, 2015 – 09:069 Comentarios

Eusebio Gª del Castillo Jerez.–  La Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad de Ciudad Real es una organización formada por pacientes y médicos, radicalmente independiente de formaciones políticas y sindicales subvencionadas, dedicada a la defensa de un sistema sanitario público. MiCiudadReal.es ha traslado a la cooperante y pediatra Inmaculada García Arroyo, una de las portavoces de este colectivo, algunas de las cuestiones de la actualidad sanitaria de Ciudad Real y Castilla-La Mancha para conocer su opinión.

inmaculada-garciaPregunta.-  ¿Qué tipo de organización es la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad de Ciudad Real, cuándo se constituye y qué personas la integran?
Respuesta.- La CASCR se constituye en marzo de 2014 como propuesta de asociacionismo ciudadano ante la política privatizadora de los gobiernos de los últimos 18 años.  Nos lo planteamos a partir de la relación con otras formaciones similares surgidas en el resto del estado (Madrid, Extremadura, Aragón, Cataluña…) y tomando como ejemplo el trabajo y la trayectoria de la Coordinadora Antiprivatización de Madrid, en marcha desde 2004.

Somos pacientes, usuarios, con independencia de que algunos seamos sanitarios. Ésta es una pelea de todos.

P.- ¿Forma parte de alguna red nacional?
R.- Estamos integrados en la Red Autogestionada Antiprivatización de la Sanidad (RAAS), con las que compartimos la absoluta independencia de formaciones políticas así como de sindicatos o asociaciones subvencionados.

P.- ¿Cuáles son sus fines y qué actividades desarrolla?
R.- Nuestra finalidad es el cese del proceso privatizador de la sanidad, hecho que requiere de forma tajante, la derogación de la Ley 15/97, así como del artículo 90 de la Ley General de Sanidad, del RDL 16/2012 y el artículo 135 de la Constitución.

Pretendemos no solo que se frene el proceso privatizador, sino que además se recuperen los centros y servicios privatizados hasta el momento.  Abogamos por un sistema sanitario universal, gratuito , equitativo, democrático y participativo, y que promueva la Salud y no el negocio.

Nuestra intención es dar información y plantear propuestas de solución a través de una campaña desarrollada desde la RAAS, “Privatizar Mata”.

Hacemos actividades informativas, acompañamiento de casos si nos lo solicitan, asesoramiento ante irregularidades relacionadas con la privatización, los recortes…

P.- Estos días familiares y pacientes del Hospital General de Ciudad Real han sufrido una penosa experiencia con el colapso del servicio de Urgencias. ¿El problema se deriva únicamente del cierre de camas, falta personal…?
R.- El problema es complejo, ya que el deterioro provocado en el sistema público de salud se gesta desde muchos frentes: se privatizan servicios no sanitarios (limpieza, cocina, mantenimiento…), se cierran camas hospitalarias, se reducen plantillas, no se sustituyen las necesidades básicas (vacaciones, permisos reglados, bajas sanitarias…), inevitablemente aumentan las listas de espera y “se justifican” las derivaciones a clínicas y laboratorios privados (con un coste superior al que implicaría recuperar las cifras de personal necesario y/o utilizar al 100% los recursos con que ya cuenta la sanidad pública).

Privatizar sin justificación aparente, sería políticamente incorrecto, por ello primero hay que desprestigiar y vapulear el sistema público.

P.- ¿Es posible prever los picos de saturación en Urgencias o al menos dotar los medios para dar una respuesta eficaz llegado el caso?
R.- Hay brotes epidémicos (la gripe, el más clásico) de sobra conocidos para los que se pueden estimar necesidades en recursos humanos y materiales. Pero si ya los asumes con un déficit previo de personal y medios, lo más probable es que no puedas acometerlos de la manera correcta aunque inyectes algo de presupuesto…

P.- ¿Existe, en ese sentido, algún protocolo de actuación?
R.- Cada servicio de salud conoce las características poblacionales de su área, los movimientos epidemiológicos estacionales, las patologías más frecuentes… la lógica y unas normas básicas hacen que cada uno pueda poner en marcha los mecanismos para manejar la situación.

Por desgracia, una de las bajas más importantes y probablemente menos valoradas haya sido el desmantelamiento de los servicios de Salud Pública y Epidemiológía. Antes disponíamos de reportes, a veces semanales, de las curvas epidemiológicas en cada período, por edad, provincia etc. Esto te permitía sacar conclusiones, plantearte dudas, buscar respuestas… ahora eso no ocurre.

P.- El Sescam asegura que desde el día 3 de enero se han habilitado 75 camas y se ha reforzado la plantilla con la contratación de más de 50 profesionales
R.- Carecemos de información y datos para confirmarlo o negarlo, pero en cualquier caso ocurre lo que comenté antes. Si, por ejemplo, quito 100 y luego añado 50…me seguirán faltando 50… y máxime en las épocas en las que necesito realmente 125.

Concentración de la CASCR en la Plaza Cervantes

Concentración de la CASCR en la Plaza Cervantes

P.- Una abogada ha denunciado a la dirección del Hospital tras acudir a Urgencias con su madre. Asegura que los pacientes estaban apilados “como animales” y que había camillas en el pasillo del quirófano ¿Qué puede hacer un paciente, o sus familiares, ante la situación que han vivido estos días en Urgencias?
R.- Lo fundamental es no conformarse, y sobre todo no callarse. Hay que reclamar al responsable, entendiendo que el sanitario que está en la línea de frente no fue quien tomó las decisiones, sino que es una víctima más. Parte de la perversión del proceso de desprestigio de la sanidad pública está en la búsqueda de la enemistad del paciente con el sanitario.

Podemos hacer reclamaciones cursadas a los responsables superiores (gerentes, consejero de Sanidad) y una vía que seguimos sin utilizar a pesar de que la situación nos pone a todos en la misma tesitura: unión de familiares y afectados, exigencias colectivas y presión: en primavera, 70 pacientes del Hospital Vall de Hebrón consiguieron el ingreso tras exigir ser recibidos por el gerente; Tres pacientes se negaron a ser trasladados de unidad en el hospital Viladecans para evitar su cierre; el motín de Bellvitge…

P.- ¿Hasta qué punto está privatizado el sistema público de salud de Castilla-La Mancha?
R.- Aunque menos visible y no por ello, menos importante, los servicios de limpieza y cocinas ya están privatizados. Habrá quien piense que son servicios que no hay que tener en cuenta, sin embargo son fundamentales. La experiencia en Reino Unido ya ha demostrado que cuando por ejemplo, los servicios de limpieza son privatizados, las infecciones hospitalarias repuntan…

Justo hoy tenemos la noticia de que las constructoras Acciona, ACS y OHL, son las adjudicatarias del Hospital de Toledo por 1.855 millones de euros y 30 años… esto significa que ya tenemos un hospital de Concesión público –privada. Con este modelo se adjudica la construcción y explotación posterior de un hospital a una empresa privada. Desde el inicio pasan a manos privadas los servicios no sanitarios (limpieza, esterilización, cocina, administración….). En una primera fase el personal sanitario es público, para pasar posteriormente a ser personal de la empresa privada. Y La administración paga un canon anual.

Por lo general, los costes de construcción y equipamiento se amortizan en los primeros años (ejemplo del hospital del Tajo en la Comunidad de Madrid, que había recuperado su inversión a los 5 años de su apertura) Y esto, además de las cantidades desconocidas que reciben por la explotación de otros servicios dentro del suelo público (parking, tiendas etc.) Con las experiencias vistas hasta hoy, al final del periodo concedido (30 años) es posible que hayamos pagado unas 6-7 veces el valor del hospital.

El proceso de privatización de Castilla-La Mancha ha sido hasta el momento bastante silente, y favorecido no solo por este último gobierno. Debemos entender que la privatización se desarrolla amparada por la ley 15/97 y favorecida con el artículo 90 de la ley General de Sanidad, que permiten la intromisión de empresas no sanitarias en la gestión de centros y servicios de salud , así como la derivación de pacientes a centros sanitarios privados .

En 1997, PSOE, PP, CiU, CC y PNV votaron a favor de la ley 15/97, y desde entonces Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid… han sufrido y sufren un proceso progresivo y continuo de privatización sanitaria, seguido más tarde por el resto de comunidades autónomas, entre las que se encuentra Castilla-La Mancha.

P.- ¿Afirmar que lo privado es más eficiente no es más que una falacia?
R.- Por supuesto. De hecho existen estudios realizados en Canadá, comparando hospitales con ánimo de lucro frente a hospitales sin ánimo de lucro (hecho diferencial del hospital privado versus el público, que no busca obtener ganancias) que demuestran que ser atendidos en los primeros aumenta las probabilidades de muerte en un 2% en adultos, un 8% en pacientes crónicos y un 9,5% en recién nacidos.

Igualmente está demostrado que ceder la limpieza de los centros sanitarios a empresas privadas incrementa las infecciones y provoca un aumento de la mortalidad a nivel hospitalario.

Nuestros políticos utilizan de forma intencionadamente inapropiada el término eficiente. No se trata de hacer las cosas más baratas, sino de hacerlas lo mejor posible, al mejor precio.

Si la gestión privada busca el beneficio económico, y este pasa por reducir la calidad de la atención, es evidente que la gestión privada no llevará a un sistema sanitario más eficiente, sino más barato y de peor calidad.

Que la gestión pública necesitara y necesite ajustes y mejoras, no implica que la solución sea aplicar modelos de gestión privados, sino de sentido común y con objetivos sociales y no lucrativos.

Inmaculada García durante una charla en Villarrubia de los Ojos

Inmaculada García durante una charla en Villarrubia de los Ojos

P.- ¿Qué aduce la CAS ante el argumento de la sostenibilidad del sistema?¿Sin los recortes se habría colapsado?
R.- Es un engaño más que la sanidad sea insostenible. Siempre hay dinero para lo que el sistema decide. Algunos ejemplos:

– 108.000 mill. € para rescatar la banca (algunas fuentes lo elevan a más de 200.000, 3 veces el gasto sanitario anual).

– 80.000 mill. de fraude fiscal/año, la mayoría de las grandes empresas (más que el gasto sanitario anual).

– Dispondríamos de 30.000 mill./año si la burguesía financiera e industrial tributara al mismo nivel que los trabajadores.

– Sólo en 2013, 190.000 mill. en pago de deuda e intereses (en 2011 PP, PSOE y UPN reformaron el art. 135 de la Constitución, dando prioridad absoluta al pago de la deuda sobre el gasto en protección social ).

Estamos seguros de que no se habría colapsado. De hecho, si se pudiera (cosa complicada por la falta de transparencia de las empresas privadas) habría que valorar cuál ha sido y es el coste real de las derivaciones a clínicas y centros privados, así como el coste de los hospitales de concesión público-privada y de concesión administrativa que ya existen en España, frente a los que se habrían producido aprovechando los recursos de la sanidad pública al 100% y con los nuevos hospitales totalmente públicos.

P.- El Gobierno del Partido Popular ha impulsado el proceso de privatización pero cabría recordar que el PSOE también ha tenido mucho que ver
R.- Sí, como ya hemos explicado antes, esto viene de lejos y amparado en un marco legal que tanto PSOE como PP han mantenido desde 1997.  En 2008 se recogieron 500.000 firmas pidiendo la derogación de la Ley 15/97. Ningún grupo parlamentario atendió la solicitud. En 2009 se hizo una propuesta de modificación de la ley 15/97, pero el PSOE no hizo nada y con la disolución de las Cortes dos años después, la proposición de modificación y/o derogación desapareció.

Ayuntamientos del PSOE y de IU han cedido terrenos para la construcción de algunos de los nuevos hospitales de gestión privada en la Comunidad de Madrid. Deberíamos poder hacer un estudio de cuántos partidos políticos en su próxima campaña electoral incluirán la derogación de la 15/97 como parte de su programa, y cuántos realmente están dispuestos a hacerlo…

Etiquetas: , , ,

9 Comentarios »

  • Blisterr dice:

    Hay una asunto sumamente importante a la hora de tener en cuenta esa “enemistad” entre profesionales sanitarios públicos y los ciudadanos.

    Quienes promueven esa estupidez no se dan cuenta de una cosa muy simple: la inmensa mayoría de esos profesionales, sobre todo especialistas, son LOS MISMOS que te vas a encontrar en la privada. Con una diferencia: esos especialistas en la sanidad pública tienen todos los medios a su alcance, mientras que en la privada carecen de las últimas novedades en cuanto a diagnóstico y de los medios de la PÚBLICA.

    Sin contar que, cualquier prueba diagnóstica en la sanidad pública ya la has pagado con tus impuestos, pero en la privada te espera con el TPV en la mano para que pagues. Y, que nadie se olvide: la privada no quiere casos complicados que requieran muchos medios, porque pierden rentabilidad.

    Si un médico/a, enfermero/a, auxiliar/a es un agrio/a, un rancio/a o un mal profesional, lo es en la pública y en la privada. Eso no es algo propio de la pública. Va en las personas.

    Bien es cierto que en algunas especialidades, las menos, se echa de menos un poco más de humanidad pero, la regla general en centros de salud y en el HUGCR es que los profesionales son buenos y tienen un carácter afable, cosa que el enfermo necesita, porque no hay que olvidar que además de enfermos, los ciudadanos van asustados al no saber lo que les pasa.

    Por otro lado, también es necesario un esfuerzo por parte de la ciudadanía para saber que en la pública uno va a curarse, no a un spa con uríes vestidas de sedas transparentes, porque oyes algún comentario de usuario “quejica” y te dan ganas de responderle…y decirle que hay que ser un poquito más espartano cuando se usa lo público.

    En fin, me quedo con una idea: Los servicios públicos sanitarios, de educación o servicios sociales son fundamentales en una sociedad que no quiera polarizarse y que quiera avanzar. Las privatizaciones se las dejamos a los que quieren servicios exclusivos y sentirse por encima de los demás. También tienen derecho, pero no consintamos que los servicios públicos se hagan en entidades privadas donde no tengo claro que se trate igual al derivado que al que va con la Black Bankia. No lo tengo nada claro ¿Y vosotros?

    Sí a la SANIDAD PÚBLICA. NO a la PRIVATIZACIÓN de la SANIDAD.

    • ciudadrrealeño dice:

      Estando contigo de acuerdo en casi todo, he de hacer una puntualización:

      Creo que es un error pensar que las pruebas diagnósticas y en general, la atención sanitaria, ya la hemos pagado con nuestros impuestos; que sí pero no. Sería un acierto publicar lo que cuesta las distintas pruebas para que el ciudadano valore más la Sanidad Pública de lo que la valora, y el trabajo de la mayoría de los profesionales que la integran; que no pueden dejar de formarse y reciclarse, para luego encontrarte con alguna frase como “a ti te pago yo con mis impuestos…”

      • Blisterr dice:

        Ciudadrrealeño, no solo no es un error, es que es cierto como que sale el sol cada día. La inmensa mayoría de la ciudadanos intentamos no hacer uso nunca o casi nunca de los servicios hospitaliarios, a pesar de la enorme presión fiscal que sufrimos. Pero es por responsabilidad.

        Eso significa que yo estoy contribuyendo con el dinero que NO gasto en Sanidad para que otro ciudadano, sumando ese dinero con el de otros, que por suerte no necesitan ir al hospital, pueda ser tratado con Sovaldi que vale 60.000 euros.

        Por eso te digo que lo hemos pagado. No todos usamos todos los servicios públicos, pero sí los pagamos. Hablamos de un país con 46 millones de ciudadanos que pagan a diario todo tipo de impuestos directos e indirectos. Y con ello mantienen los servicios públicos. No existe lo gratuito.

        Así es que a las cosas que hace el PP hay que llamarlas por su nombre: REPAGO.

        Si quiero dejar claro que hay que ser muy responsable con el uso de la Sanidad Pública y solamente usarla si es necesario, ya que cualquier prueba diagnóstica es muy cara y no se puede hacer un TAC para cualquier dolencia. Es más, creo que los profesionales sanitarios públicos están muy concienciados en eso. Al menos, los que conozco.

        En cuanto a lo de “a ti te pago con mis impuestos” es absolutamente cierto ¿Cómo puedes negarlo?. Otra cosa es el tono o la situación en la que se diga, que puede ser ofensiva e innecesaria. Eso no te lo discuto. Pero no se le puede olvidar a ningún funcionario/a que su sueldo sale del dinero de sus conciudadanos. Al igual que las carreteras, los pantanos, las calles etc etc.

        El dinero no es de Cospedal o de Rajoy. El dinero público sale del IVA, del IRPF, de las tasas y precios públicos con los que se nos fríe a lo largo del año.

        • Gonzalo dice:

          Cuidado, Blisterr, una matización importante: el dinero de los ciudadanos aportan no puede despilfarrarse pagando 60.000 euros por un tratamiento con SOVALDI, porque si hacemos eso, sencillamente no hay dinero ni para tratar a todos los enfermos de Hepatitis C, ni para otras muchas necesidades que se dejarían (y se están dejando sin cubrir) por causa de ese despilfarro.
          Y mucho más teniendo en cuenta que el tratamiento cuesta realmente algo más de 100 euros.

          Regalar dinero (de todos) a las multinacionales farmacéuticas cuesta vidas. No sólo son los bancos.

          Tenemos que empezar ya a pensar que Sanidad pública incluye también fabricación de medicamentos, investigación pública, anulación de patentes…

          http://casciudadreal.noblogs.org/post/2015/01/09/los-recortes-matan-las-patentes-rematan/

          • Blisterr dice:

            Creo que yo decía lo mismo en cuanto a no despilfarrar y ser responsable en el gasto…a lo mejor no me he explicado bien.

            De todas formas, divide 22 millones de euros que Cospedal ha regalado a los periódicos y radios amigas y, a 60.000 euros por tratamiento salen 366 tratamientos en Castilla la Mancha de Sovaldi.

            Si eso lo hacemos con los 40.000 millones a nivel nacional….ajusta.

          • Gonzalo dice:

            22 millones a 200 euros por tratamiento salen 110.000 tratamientos… es decir, que sobran millones para contratar médicos, enfermeros, celadores, personal de limpieza… y poder atender adecuada y dignamente a las personas que necesitan atención sanitaria en CLM. Algunos de los cuales están muriendo ya por falta de esa atención sanitaria.
            No sólo es con la Hepatitis C donde se niega esa atención a la gente.

            Y con los 40.000… daría hasta para investigación, para fabricación de genéricos para uso a precio de coste, etc.

            Ni es aceptable regalar dinero a periódicos y radios amigas ni lo es regalarlo a multinacionales farmacéuticas amigas. Nos están chupando la sangre multitud de parásitos, bien gordos. Todos chupan, todos matan. Ninguno es bueno.

            La solución pasa por fabricar, como Estado, el genérico por 115 euros por tratamiento. O, si se abre esa posibilidad, los compramos a 200 euros a India, o a quien sea que lo venda a un precio justo.

  • Sanitario dice:

    Podríamos haber hecho el sovaldi como genérico si tuviéramos infraestructura para la investigación y presupuesto para los investigadores. Pero resulta que las multinacionales han estado veinte ¿o cien? años medrando para hacerse con el poder y no van a soltar su presa así como así. Nuestra batalla también va a durar muuuuuuucho porque ya no solo tenemos enfrente a la FarMafia, sino también a los gobernantes, que se pliegan a los deseos de los que tienen el dinero. Pero creo que los peores enemigos los tendríamos en nuestros iguales porque una sanidad excelente tendría que adoptar medidas muy impopulares, como es la supresión de un montón de tratamientos que la Farmaindustria vende como imprescindibles y “salvavidas”.

    • Blisterr dice:

      Pero esa es otra guerra dentro de la defensa de la Sanidad Pública. Por un lado tenemos que conseguir el acceso a los medicamentos para todos los ciudadanos y por otro, hay que luchar para que la industria farmacéutica no practique la usura.

      Lo que es innegable es que para poner un medicamento en el mercado deben pasar una media de 15 años en muchos casos. Durante esos 15 años la industria farmacéutica debe pagar sueldos, investigaciones, pruebas, abogados, patentes, estructuras industriales, amortizaciones etc etc y eso cuesta muchísimo.

      Partiendo de esa premisa, es necesario que los gobiernos sean capaces de negociar unos precios que sean buenos para la industria y para los ciudadanos. Pero, cuando las puertas giratorias funcionan como en España con PP y PSOE eso es muy complicado, ya que el mismo tipo está cuatro años vendiendo en la industria farmacéutica y otros cuatro como director general de farmacia en donde sea. Una experiencia que fomentó la pepera Esperanza Aguirre en su comunidad. Así no se puede hacer nada.

      ¿Medidas radicales? Complicado ¿No crees que tú mismo hipotecarías tu casa si un hijo tuyo necesitara Sovaldi? Yo no tengo duda, hasta los dientes me metía en una hipoteca si no me lo da el Sescam.

      ¿Soluciones? Complicadas la mayoría. Sobre todo, si PP y PSOE siguen en el poder. No sé si el resto de partidos tendrán la solución, habrá que verlo, pero PPPSOE seguro que no.

      Y no quiero centrarme en Sovaldi, pensemos en todo tipo de medicamentos, operaciones o pruebas diagnósticas que tienen esos precios y que ayudan a que la gente pueda vivir más y con mejor calidad de vida.

      Todo aquello que no cubra la sanidad pública es abandonado por la ciudadanía con unas consecuencias atroces para la salud. Un ejemplo de algo que no cubre la sanidad pública:

      “No acudir al especialista con la frecuencia debida puede estar detrás de la alta incidencia que tiene todavía la caries en España, ya que se estima que esta enfermedad afecta nada menos que al 50% de los adolescentes, una cifra que se eleva al 92% en el caso de los adultos con edades comprendidas entre los 35 y los 44 años, y llega al 94% cuando se trata de personas mayores de 65 años.”

      Y es que ir al dentista cuesta un pastón.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.