Inicio » Periferia Sentimental

Las piedras de la memoria (13)

- 18 mayo, 2016 – 15:30Un comentario

José RiveroTodo ese marasmo destructor agregado en el tiempo, compone una foto fija de difícil captura, tal y como la verificada por Fernando Chueca Goitia en la salida del franquismo.  Así, en 1977, el trabajo de Chueca Goitia, establecía una visión de esa foto fija devastada de la ciudad, para componer un diagnóstico alarmante y alguna urgencia nada virtual.
Fundada con el nombre de Villa Real por Alfonso X el Sabio en 1255 para servir de centro poderoso que asegurase las comunicaciones entre Toledo y Andalucía, nunca llegó a ser una gran ciudad monumental y en este aspecto otras muchas  de la Mancha le superan. Sin embargo, tenía en su modestia una cierta dignidad como pueblo ancho, llano, de calles rectas y edificios de dos o tres plantas. En Ciudad Real no sólo se ha destruido esto, sino que va camino de destruir el propio trazado medieval, triturado por los cambios de alineación municipales.

pm-01 Es una de las capitales que más puede entristecer al viandante, todo cruje, todo está fuera de sitio, todo es de pésimo gusto, hasta los quijotes que adornan sus plazas y que parecen muñecos o caricaturas.

En Ciudad Real los edificios públicos, recientemente construidos, constituyen un catálogo de horrores arquitectónicos y por supuesto son de desfasada altura. No sabemos con cual quedarnos: si con la Delegación del Ministerio de Información y Turismo, si con la Organización Sindical, la Escuela de Artes y Oficios o el Gobierno Civil. A esto se añaden los bancos, las Cajas Rurales o de Ronda con edificios de 12 y 13 plantas en plazas angostas como la de Cervantes, monstruos que abruman alguna que otra casa de dos plantas que por milagro aún subsisten y que todavía están pregonando un nivel cultural muy superior al de sus enfáticos vecinos.pm-02

El único remanso urbano que quedaba, la plaza del Ayuntamiento, con sus sencillas casas porticadas y su Consistorio neoclásico, se ha destruido también recientemente con una pirueta arquitectónica incomprensible: el nuevo ayuntamiento. Que la posteridad la juzgue. Grado de deterioro urbanístico: Gravísimo. Índice: 10”. [1]

pm-03Parte del conflicto y más allá de la imputación de Chueca de que: Las mayores catástrofes urbanísticas suceden en aquellas capitales donde falta una minoría ilustrada y donde las autoridades carecen de un aceptable  nivel de cultura. Es donde aparecen los mayores excesos y donde el urbanismo y la arquitectura presentan los índices de calidad más bajos[2]; proviene de la contraposición normativa entre las legislaciones urbanísticas y las legislaciones patrimoniales. Las primeras de ellas, dadas a consentir las transformaciones en curso de monetarización y especulación del suelo; mientras que la legislación de patrimonio limitaba los derechos de renovación edificatoria y subsistieron, hasta 1985, con un enorme vacío conceptual prolongado por la escasa virtualidad de la Ley republicana del Patrimonio de 1933. Vacío conceptual del ámbito normativo del franquismo, que pretendió colmatarse con acciones puntuales como el movimiento de 1979, que trata de inventariar el Patrimonio Histórico, al rebufo de acciones internacionales como las habidas en 1975 de la mano del Consejo Europeo que declara dicho año, como el ‘Año europeo del Patrimonio Arquitectónico’, bajo el lema ‘Un porvenir para el pasado’. Año que da salida a las reuniones de Berlín (1976), Granada (1977) y Ferrara (1978), prolongando los efectos derivados de la adopción italiana de la llamada ‘Carta del Restauro’ en 1972[3], que trata de actualizar los defectos de la primitiva Carta de Atenas sobre el restauro de monumentos de 1931. En 1975, también, se produce en la revista barcelonesa CAU, ‘El manifiesto en defensa del patrimonio arquitectónico’. 1980 es declarado como ‘Año europeo del renacimiento de la ciudad’, bajo el lema ‘Ciudades para vivir’.

[1] F. Chueca Goitia, La destrucción del legado urbanístico español, 1977, p.347.

[2] Íbidem, p.16.

[3] C. Brandi, Teorías de la restauración, Alianza Editorial, Madrid, 1988.

Etiquetas: ,

Un comentario »

  • Juanpe dice:

    El volumen edificado después de 1977 es seguramente mayor que antes.

    Y en el Plan Urbanístico que no se llegó a aprobar por la “Crisis” sus ejes fundamentales eran el Aeropuerto y el Reino de D. Quijote.

    El que se libre que levante el dedo.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.