Inicio » El desván del músico

El soul español en el tardofranquismo

- 30 mayo, 2016 – 09:134 Comentarios

José Ignacio González Mozos.- En pie, sobre los escalones del Lincoln Memorial, Martin Luther King, Jr., secó su frente bajo el sofocante calor de aquella esperanzadora tarde del 28 de agosto de 1963. Ante él, una variopinta multitud daba muestras de una inconmensurable fe compartida; un acto colectivo sin precedentes en aquel país de contrastes y diferencias raciales.
joseignacio1.jpg
Mientras King instaba a crear una nación en la que sus hijos “pudieran vivir sin ser juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter”, América trascendía su historia y dejaba oír una clamorosa llamada por la libertad y la integración racial. El movimiento por los derechos civiles gritaba directamente a la conciencia de todos los norteamericanos, una llamada a la que el país respondería con el rechazo casi unánime de la violencia racista.

Los canarios

Los canarios

Martin Luther King fue un líder apasionado que supo dar esperanza a todos aquellos que, desde las sombras más aterradoras e irracionales de la segregación, demostraron tener el valor y la fuerza suficientes para reclamar la caída de todas las barreras raciales. Las ideas de libertad y esperanza expresadas por el reverendo King, pudieron oírse también en las apasionadas canciones que hablaban de libertad e igualdad y cuyas vehementes inflexiones vocales alentaron los corazones de los manifestantes de Selma y Montgomery durante el convulso año de 1965. Sus ideas se podían sentir en multitud de temas musicales; en el I`ve Heard of a City Called Heaven de Mahalia Jackson, The Change is Gonna Come de Sam Cooke, Proud to Be Black de James Brown, Respect de Aretha Franklin o en las proclamas por la libertad del sonido Motown. La música gospel y, más tarde, el soul se convertían en la nueva forma de expresión de toda una raza. Músicos como Mahalia Jackson supieron aprovechar la fuerza y el doble sentido de las letras de sus canciones para imprimir un claro mensaje político, un elemento que hizo de la música uno de los pilares más importantes en los que se apoyarían los cambios que estaban por venir. En consecuencia, la década de los sesenta supuso un periodo de profunda esperanza, no apoyado exclusivamente en las trasformaciones políticas, sino, más bien, en una revolución cultural sin precedentes que contribuiría a crear una nueva sensibilidad que paulatinamente modelaría las bases ideológicas de la sociedad.

Ya hemos visto como la música soul nace dentro de un contexto socio-político determinado. Pero, ¿Qué es realmente la música soul? El soul es el resultado musical de la mezcla de diferentes géneros como la música gospel, el rhythm and blues y el  southern country. Concretando, podriamos decir que el soul tomó los procedimientos de llamada y respuesta entre solista y coro de la música gospel, y los mezcló con las letras y ritmos seculares propios del rhythm and blues que surgió en Estados Unidos tras la segunda guerra mundial. El soul no solo tomó los elementos técnicos del gospel, sino también su fuerza y su  mensaje de ira contenida. Si bien, obras maestras como I Got A Woman, de Ray Charles, o Chain Gang y A Change is Gonna Come, de Sam Cooke, serían las encargadas de asentar y divulgar el género, correspondería a la música de  Otis Redding, Wilson Pickett, Aretha Franklin y, especialmente, a la de James Brown, afianzar, revolucionar y ampliar el soul llevándolo hacia el fragor rítmico de la música funk; pero esto será ya materia para otro artículo.

Centrándonos en España, entre los años 1968 y 1970 la música soul floreció de manera casi instantánea. Primero fueron las versiones que algunos grupos extranjeros afincados en nuestro país y algunas bandas nacionales realizaban de clásicos del género y, más tarde, con el nacimiento de bandas como Los Canarios, Pop Tops, The Conexion, The Kifers, Henry & the Seven o The Dixies, se adaptarían los ritmos y sentimientos del estilo al incipiente pop español. Una riquísima y extensa discografía que también salpicó al mundo de la música de cine y televisión, y a la mayor parte de solistas hasta la primera mitad de los años 70. Valga como ejemplo la banda sonora compuesta en 1968 por Augusto Algueró para la película Tuset Street; el tema Bocaccio Soul fue versionado por Los Gritos, o el Soul Finger de los Bar-Kays, que fue utilizado como sintonía televisiva durante ese mismo año.

La música soul llenó todos los rincones de la vida española a finales de la década de los sesenta. Buena prueba del interés que la música proveniente de los Estados Unidos despertaba en España, es que ya durante el año 1954 el ministerio de Educación y Turismo diseñaba el Plan Nacional de los Festivales de España, una empresa política que, partiendo de experiencias previas en nuestro país tales como las Misiones Pedagógicas durante la II República, pretendía divulgar el teatro, la pintura, la música y la danza en el mayor número posible de localidades españolas. Organismos adscritos fueron el Comisariado de Festivales, fundado en 1957, y la Junta Coordinadora de Festivales y el Consejo Nacional de Festivales, ambos fundados en 1963. Estos festivales cumplieron una triple función; resaltar los enclaves en los que se celebraban, alentar en los visitantes una imagen positiva de aperturismo en el país y contribuir a la cohesión interna del mismo. Por descontado que la obsesión del Ministerio de Educación y Turismo por divulgar la imagen de una España moderna y abierta a las nuevas modas entre los turistas que venían a nuestro país para disfrutar del verano, llevó a la difusión de la música pop-rock y, en definitiva, del soul. Recordemos que ya a finales de los años cincuenta entraban con fuerza en la península ibérica grupos sudamericanos como Los Llopis, Los Teen Tops o Los Cinco Latinos, grupos que realizaban cover de temas de Elvis Presley, Little Richard o Buddy Holly, y que supieron captar ampliamente la atención de la sociedad española. A partir de entonces, las versiones a la española de éxitos norteamericanos se suceden sin interrupción. Tanto es así, que, el considerado como primer grupo de pop-rock nacional, el Dúo Dinámico, se apropió del estilo balada del grupo norteamericano The Everly Brother. Esto nos da idea de la dirección que tomarían los acontecimientos musicales en los años venideros.

Sea como fuere, la verdadera eclosión de la música soul española sobrevino después de mediados los años sesenta, debido a la aparición de multitud de grupos que o bien hicieron un uso explícito del estilo, o bien supieron adaptarlo dentro de la onda pop-rock.

En la España de 1965 -dios mediante y con el permiso del sr. ministro de Información y Turismo-, en plena ebullición del pintoresco Spain is Different, millones de turistas se acercaban a veranear a nuestras playas atraídos por las bondades de los tópicos de la propaganda gubernamental. Benidorm, Torremolinos, La Costa Brava o Marbella acogieron hordas de voraces turistas ávidos de sol y también, por qué no decirlo, de paella. En una España que aún continuaba inmersa en la celebración de sus “25 años de paz” y en la que se estrenaba la película de José Luís Sáenz de Heredia: Franco, ese hombre; las sombras de la España negra continuaban haciendo acto de aparición tras aquella frágil imagen de país moderno. Mientras los turistas invadían nuestras playas, se expulsaba de la Universidad de Madrid a los catedráticos Tierno Galván, García Calvo y Aranguren por sus ideas políticas, “El Lute” comenzaba su periplo tras el atraco a una joyería en la madrileña calle de Bravo Murillo y Franco prohibía la visita de Pablo VI a nuestro país. Desde luego España era diferente, tal como reflejara Juan Goytisolo en su novela de viajes, Campo de Níjar.

En este contexto, las bandas de rhythm & blues comenzaban a prodigarse en nuestro país. Al comienzo, tal y como pasara con la música rock, fueron bandas llegadas de América y Europa las encargadas de introducir el r&b y el soul en nuestro país. En esta línea musical r&b y soul, los venezolanos Impala graban para el sello español Marfer temas propios como Todo Gira y versiones de Joe Tex y James Brown, tales como el celebérrimo I Feel Good, pero en este caso en castellano. También los ingleses afincados en España, The End, graban a finales de 1966 para el sello Movieplay temas propios como Yo-Yo y versiones de Joe Tex. Paralelamente, bandas españolas como Lone Star, Los Salvajes, Mike & The Runaways, Los Gatos Negros o Los Shakers representaron una primera avanzadilla de grupos que introdujeron la negritud musical en nuestro país, un interés por el rhythm & blues que serviría de reclamo para que la música soul prendiera como líquido incendiario en las discotecas españolas de finales de la década.

Hablar de todos los grupos españoles que durante estos años orbitaron dentro del espacio de influencia de la música soul, daría, como poco, para llenar un puesto de libros. Desde luego, no es este el sentido de este modesto y breve artículo sobre el soul en la España de los sesenta. Por esta razón, hablaré en primer lugar de grupos seminales de soul español como Los Canarios, Los Pop Tops y The Conexion, para tratar más adelante de otras bandas que bien debido a su breve carrera musical, o bien por haber tenido una producción solo parcialmente influida por el soul, también merecen sobradamente un pequeño espacio dentro de este ya exiguo artículo. Pongámonos manos a la obra.

Los Canarios. Comenzaron en la música con el nombre de Los Ídolos en el año 1961. Sus componentes iniciales fueron: Teddy Bautista, cantante y guitarra de ritmos, Germán Pérez, guitarra solista, Rafa Izquierdo, bajo, y Tato Lizardo, batería. La música que hacían era el rock & roll del momento, eso les llevó a grabar versiones de temas de los Beatles como Can`t buy me love o Hold me Tight. Sin embargo, a partir de 1964 su estilo comenzó a virar hacia el estilo r&b de los Rolling Stones. A lo largo del año 1965 realizaron una gira por los EE.UU que les llevaría desde Carolina del Sur hasta Nueva York, momento en el que trasformaron su nombre en el de The Canaries. En este viaje Teddy descubre las músicas religiosas norteamericanas –gospel y espirituales– que la comunidad afroamericana celebraba en las iglesias baptistas, así como la música soul de Otis Redding y Wilson Pickett. El cambio de rumbo estaba marcado. A su vuelta a España en 1966, ya con el nombre de Canarios, incorporaron una sección de viento a la banda -trompeta, trombón y saxo-, comenzando así el periplo de la banda española de pop-soul más importante de nuestro país. Aunque obtuvieron cierto éxito en 1967 con el single Peppermint Frappé, un tema que serviría como banda sonora del film homónimo de Carlos Saura, el verdadero éxito les sonreiría en el verano de 1968 con el single Get On Your Knees, un tema que inundaría todas las emisoras de radio españolas incluyendo también al referente europeo, Radio Luxemburgo. Otros singles como Requiem for a soul y Free Yourself ponen la guinda a una impecable trayectoria dentro del soul español de los sesenta. A partir de 1972, su música evoluciona hacia el rock progresivo y sinfónico, una evolución que culminaría con el LP Ciclos (1974) inspirado en las cuatro estaciones de Vivaldi.

Los Pop Tops comenzaron en 1965 bajo el nombre de Los Tifones, un grupo que evolucionaría hacia un pop-soul con sonidos del barroco europeo. En 1968, con la incorporación del cantante de Trinidad y Tobago, Phil Trim, los Pop Tops comienzan realizando la versión en castellano de A whiter shade of pale del grupo británico Procol Harum. El tema se tituló Con su blanca palidez y tuvo una gran acogida entre el público español. Su siguiente éxito: el gospel-pop, Oh Lord, why lord, presentado en noviembre de 1968, significó para el grupo el primer puesto en las listas españolas y cierto éxito en América donde el cantante de r&b, Brooke Benton, realizaría su propia versión. La música estaba basada en el famoso Canon del compositor y organista del barroco alemán, Johann Pachelbel. La letra era una proclama contra la segregación racial. En la misma línea de Oh lord, why lord, lanzan en 1968 The voice of a dying man, un homenaje al recientemente asesinado Martin Luther King. Sin embargo, el mayor reconocimiento les llegaría en 1971 con Mamy blue. La música la compuso Hubert Giraud, pero el texto en inglés fue escrito por Phil Trim y la producción musical fue llevada a cabo por Alain Milhaud. Los embrollos y tejemanejes que rodearon el lanzamiento de Mamy blue son dignos de ser incluidos en una novela de Dan Brown. Finalmente, y a pesar de todos los esfuerzos llevados por Alain Milhaud para demostrar que el original del Mamy blue pertenecía a Los Pop Tops, cuando se lanzó el tema por primera vez en Europa, el 15 de agosto de 1971, la versión de Los Pop Tops tuvo que competir con otras cinco versiones más de cantantes de diversas nacionalidades. Sin embargo, la versión de Los Pop Tops se impondría en todo el mundo llegando a ser número uno en la mayoría de listas de música. El grupo se disolvió en el año 1974 no sin antes haber logrado asentar con éxito el estilo gospel-pop y soul-pop en nuestro país.

The Conexion fue un grupo de soul y funk de tintes progresivos, que comenzó su andadura en el año 1969. La potente sección de instrumentos de viento y el uso del inglés en algunas de las letras de sus canciones les procuró un sonido soul imponente, a la altura del que hacían gala Los Canarios. Temas como Strong lover, West soul o I will pray dan buena cuenta de ello. A estos siguieron Un mundo sin amor y Woman I love you, 1970, y Harmony, 1973, ya dentro de la órbita progresiva del momento. El grupo se disolvió en 1974.

Otros grupos destacados de pop-rock dentro de la órbita de la música soul española fueron:

Els 5 xics, un grupo de pop-rock nacido en el año 1965 en el barrio valenciano del Cabanyal. Lideraron la onda soul en la comunidad valenciana a partir del año 1968, editando varios singles en los que recogían temas propios y versiones del género, tales como el famoso When a man loves a woman de Percy Sledge que editaron bajo el nombre de Cuant un Home vol a Una Dona. Dentro de la onda soul también cabe mencionar los temas Raising your hand y Un poco de cariño, del año 1968.

Los Buenos fue una de las primeras bandas españolas en tocar blues. Contaban entre sus integrantes con el organista Rod Mayall por lo que no es de extrañar que ayudaran a afianzar el r&b y el soul en la España de finales de la década de los sesenta. Temas como Groovy Woovy son buena prueba de ello.

Los Dixies se formaron en Santander durante el año 1965. El éxito les llega en el año 1969 cuando firman un contrato con la casa discográfica Movieplay para la grabación de seis sencillos y un L.P. El disco contenía en la cara A un cover del tema de Brian Auger, Black cat, y en la B otro cover, Georgia on my mind, de Ray Charles. La popularidad de este trabajo fue meteórica, ya que vendieron miles de copias en apenas un mes. Sin embargo, la fatalidad se presentó inesperadamente cuando el cantante de la banda, Javier Aracil, sufrió un gravísimo accidente que le mantuvo postrado en la cama de un hospital durante meses, algo que, a la postre, motivaría la disolución de este impresionante grupo.

Los Gatos Negros comenzaron en el año 1959, aunque no será hasta el año 1965 cuando se conviertan en uno de los mejores representantes del joven r&b español, con su tema Cadillac. En lo tocante a la música soul merecen ser citadas las versiones castellanizadas de temas como Land of 1.000 dances, de Wilson Pickett,  I`ll go crazy y What I`d say, de James Brown, y Homburg, del grupo británico Procol Harum en 1967. En 1968 la versión del tema del grupo británico, John Fred & his Playboy Band, Hey,hey, Bunny, les catapultaría a los primeros puestos de las listas de éxito.

Los Go-Go iniciaron su andadura en el año 1963. Entre 1967 y 1968 grabaron versiones en castellano, para el sello Columbia, de temas r&b y soul como Georgia on my mind, de Ray Charles y el Hey you, little Boo-ga-loo de Chubby Cheker, que grabaron con el título de ¡Eh! Tú, Loca Marabú. Esta interesante banda orientada exclusivamente hacia la música r&b y soul desapareció en el año 1968.

Los Kifers fue un grupo de soul que apareció en la escena musical española a finales de los años sesenta. Dejó grabados un par de singles entre los que cabe destacar temas como El sol es una droga y Mentirosa.

Lone Star ha sido una de las bandas más serias y de mayor calidad que ha habido en el rock y el rhythm & blues español. Comenzaron haciendo versiones en castellano como el celebérrimo The house of the rising sun de los Animals, en el año 1964, para continuar hasta 1967 versionando grandes clásicos del r&b y el soul como Ben E. King en Stand be me que grabaron bajo el título de Rezaré, a Phil Spector en Rio sin Fin y Ray Charles en I got a woman. Sin embargo, el tema que les daría más popularidad fue Mi Calle, un tema grabado en 1968 y en el que la influencia de la música soul sigue siendo patente a lo largo de toda la pieza.

Henry & The Seven era un grupo de música soul con una potente sección de instrumentos de viento, en la línea de Canarios y de los Conexion. En el año 1968 lanzaron You Love Me, una verdadera apisonadora en la estética soul española del momento.

Los Iberos unos de los mejores grupos de pop-rock español dejaron temas de inspiración soul como Summertime girl, Hiding behind my smile y Back in time, temas que se encuentran entre lo mejor del pop-soul español de los sesenta. El grupo se separó en el año 1973.

Shelly y la nueva generación apareció en la escena musical española a finales de la década de los sesenta. Su estilo iba desde el pop al soul-fusión. En la línea soul dejaron temas como I`m just a fool que aparecería en la película de Ivan Zulueta: 1,2,3 al escondite inglés.

Barrabás surgió como banda hacia 1970, su estilo iba sobre todo de música funk. En 1971 triunfaron a nivel mundial con el tema Wild safari, al que siguieron otros como Woman y Hi, jack, en 1974. En 1975 grabaron en los estudios neoyorkinos de Atlantic el álbum Watch-out dentro de la onda Funk-disco.

Otras bandas de pop-rock español que durante los años sesenta incluyeron también temas inspirados en la música soul fueron: Los jóvenes con Simpatía en soul, Los Huracanes con Something for nothing, The Brisk con Stone free, Top Show con una versión soul de Mi vaca Lechera, Z-66 con Tryn`to get you, Los Ángeles con Escápate o El Luís con el álbum Gitano Soul, ya en 1980. Aún así, cabe señalar que la música soul también influyó en la obra de la mayoría de solistas de principios de los años 70. Un ejemplo de esto se puede observar en temas cantados por koldo, tales como Disc Man; por Nino Bravo: Tú cambiarás, Puerta del amor o El tren se va, y Bruno Lomas: Reach out I`ll be there, un cover de los Four Tops.

En definitiva, la música soul impregnó todos los rincones de la vida musical española entre los años 1965 y 1974. Una música que surgió originalmente del rhythm & blues (r&b) que, a su vez, aparecería tras la segunda guerra mundial en Estados Unidos, gracias a algunos músicos de blues que electrificaron sus instrumentos e incorporaron una sección de viento a sus grupos. Así mismo, el r&b sirvió para desplazar el vergonzoso término race music; término con el que se conocía y catalogaba toda la música compuesta e interpretada por músicos afroamericanos hasta el año 1949, año en el que el rotativo Billboard comenzó a utilizarlo. Por lo tanto, a partir de los años cincuenta el término r&b abarcaba una gran cantidad y diversidad de géneros de origen afroamericano, tales como blues, wooguie-booguie, gospel, doo wop y soul. El r&b era una etiqueta que indicaba que era música hecha por músicos negros para un público negro. De esta manera, podemos explicar la música soul como un estilo musical que procediendo directamente del gospel y el doo wop, aunque tomando el sonido instrumental contundente de la música r&b, se afianza en los Estados Unidos a principios de la década de los sesenta. Ray Charles, Sam Cooke, Aretha Franklin, Nina Simone, Otis Redding o James Brown serían los precursores de un género musical que contribuyó a la toma de conciencia de toda una raza ante los derechos civiles durante los años sesenta y principio de los setenta.

Como hemos podido ver y escuchar, en España el soul inundó la música pop-rock a lo largo de la segunda mitad de la década de los años sesenta hasta el primer cuarto de la de los setenta como pocos estilos antes hubieran hecho. Espero haber logrado, a lo largo de este pequeño estudio que he realizado para el digital Miciudadreal,  aportar algo de luz sobre este apasionante estilo musical que tanto peso tuvo en la música popular urbana española de la época.

Etiquetas: , , , , ,

4 Comentarios »

  • José Rivero dice:

    Hubo una vía insólita de penetracion de la música USA, toda ella, rock, soul y blues, a través de las emisoras de las bases de las fuerzas armadas. Tanto Rota como Torrejon o Zaragoza dejaban escuchar a los civiles próximos una música ignorada por el momento. De igual forma que Ángel Álvarez con su vuelo 505, de Radio Peninsular, pinchaba vinilos recién aterrizados de su vuelo americano.

    • José Ignacio dice:

      No solo Ángel Álvarez con Caravana y su vuelo 605, también la aparición de otros programas de radio como Discomanía, en 1959, dirigido por Raúl Matas, El Gran Musical(1963) y Los Cuarenta Principales(1966), de la cadena Ser, contribuyeron a extender una música que, como bien has comentado, comenzó a escucharse a través de las emisoras de las bases americanas en España. Esto unido a la proliferación de clubs de jazz como el Whisky Jazz de Madrid -inaugurado en 1959- y el Jamboree Jazz de Barcelona -inaugurado en Enero de 1960-,así como la programación estable de los festivales de San Sebastián y Barcelona hicieron posible la visita a España de músicos de la talla de Don Byas, Bill Coleman, Dizzy Gillespie, Donna Hightower, Duke Ellington, Ella Fitzgerald y un larguísimo etcétera. Por su parte, los festivales de “Música Moderna” del Circo Price hicieron lo propio con la música pop-rock a principios de los sesenta. Una época de una riqueza y variedad musical sin precedentes.

      Gracias por tu lectura. Un cordial saludo.

  • pilar dice:

    Me ha encantado leer este artículo. Me gustaría saber algo más sobre este estilo de música en la actualidad

    • José Ignacio dice:

      Buenas tardes, Pilar. En primer lugar pedirte disculpas por la tardanza en responder, ya que no suelo revisar los comentarios de mis artículos. Decirte que a finales de los años 70 y los primeros 80, la música soul se encontraba asfixiada por los excesos del funk y la música disco. Así mismo, la contundencia verbal de la música rap tampoco contribuía a que el género remontara éxitos pasados. Es a partir de mediada la década de los años 90 cuando artistas como Erykah Badu, D’Angelo o Maxwell se encargarían de recuperar la esencia de la música soul de los años 70, pero con técnicas y sonidos más actuales. Sin embargo, una de las más brillantes artistas de esta “nueva” generación de músicos neo-soul fue Amy Winehouse, quien nos dejó en 2011.
      En España, comienzan a aparecer en 2005 diferentes grupos que siguen esta tendencia. A destacar bandas como The Excitement, Freedonia, Sweet Vandals, Aurora & The Betrayers (con la impresionante voz de Aurora García), Cosmosoul o The Pepper Pots, entre otros.
      Como puedes ver, y a pesar de los años, la música soul sigue viva y con la misma energía que en sus comienzos.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.