Inicio » Una Cosa Más

A la Francia francesa que hay mucho tino

- 9 mayo, 2017 – 08:5526 Comentarios

Manuel Valero.- Adoro a los franceses. Sí, a nuestros vecinos que nos tiraban los nabos a la carretera para sofoco de Pedro Barato que hacía lo mismo aquí pero con las ovejas queseras que las metía hasta en la misma subdelegación del gobierno. Menudo era el asajo. A ver, que me voy. Me encanta Francia, me caen de puta madre los franceses y babeo con La marsellesa, aunque luego tenga que ManoloValero3desprogramarme emocionalmente por la crudeza de la letra que lo más suave que dice es eso de formemos los batallones contra los tiranos para que corra su sangre impura antes de que esos explotadores degüellen a nuestros hijos y se tiren a nuestras mujeres. Dicho sea en traducción libre.

Los himnos es lo que tienen, una letra letal que anima a liarse a bayonetazos con los enemigos de la patria , salvo el nuestro, que no tiene letra y para una vez que somos mejores algunos, bobos, se quejan. Me encanta Francia, además de por su historia,París, Victor Hugo y Camus y Adamo, si fuera francés, porque todos los demócratas del mundo somos hijos suyos, si, de aquella magnética revolución integral que acabó con los revolucionarios en el cadalso y coronando a un emperador, pero ¡ojo! después de limpiar la France de ociosos aristócratas y dictaminar que todos los hombres son iguales porque son ciudadanos y tienen ciudadanía, anticipándose unos siglos a ZapateroRobespierre quiso en su enajenación mental finiquitoria una república terrorífica y virtuosa pero como quiso que fuera tan virtuosa y tan terrorífica le rebanaron el cuello.

Ahora ha habido elecciones presidenciales en Francia y ha ganado un chico que dicen los ingenieros del verso político y los analistas de precisión suiza que es un producto del sistema para cargarse a los antisistema, y sobre todo, a la antisistema de derechas superviviente en la segunda vuelta: Marie Lepen.

Puede que sea así. Pero yo creo que el mundo hace tiempo que ha creado su propia inercia y entropía de modo que por más que se esfuerce el ser humano en transgenizar  el papeo, controlar las lonjas mundiales, perfeccionar las TIC,S, controlas los consejos energéticos, mangonear en una economía globalizada, y constreñir el planeta en un nuevo modelo de sociedad virtual… esto lleva el marchamo del hostión divino de aquí en un par de décadas, que ya lo ha avisado, Stephen Hawsking, el mismo que sostiene que todo viene de nada y si lo dice él, pues oiga…. Así que como no creo en conspiraciones, que haberlas haylas pero son de salón, me quedo con ese glamour tan francés, ese savoir faire tan republicano, por algo llevan cinco, esa grandeur, esa sugerente parte argelina neocolonial de lo galo… Si han elegido a Manolo Macron para dirigir la Francia jacobina pues será porque veían a la señora Lepen, la reencarnación de Robespierre, y con uno que tuvieron me comenta un amiguete de la región de Picardía , pues, que ya tuvieron bastante.

De los otros dos candidatos ya nadie se acuerda, ni del Hamon socialista, ni del Melenchon neocomunista, ni de Fillon el republicano pata negra. Lepen la valkiria de la limpieza étnica burocrática  enemiga del sistema y accionista mayoritaria, el otro es Trump, de la multinacional Vallas Reunidas Trumpen, ha llamado a refundar el partido que es lo dicen todos los que pierden, mientras las calles ya se animan con las primeras algaradas de enfadaos, que es que al francés le va la barricada, oiga.

Por eso a estas alturas uno no se cree lo de la conspiración del sanedrín oculto que valga ni que los hombre-sombra hayan construido  un golem a su imagen y semejanza, porque luego losgolem salen ranas, como las de la Aguirre.

Yo adoro Francia porque los admiro y me gusta la melena de la señora esposa del Monsieur Le President. Y encima tienen un vino que te pasas. El mundo está loco, así que  Viva la Pepa, que fue, por cierto, una frase brillantísima que salió de boca del pueblo español la unica vez en nuestra historia que fuimos un poco como los franceses luchando precisamente contra su emperador revolucionario.

Corolario: Je ne veux pas changer la règle du jeu, je veux changer de jeu (André Breton)

francia

Etiquetas: ,

26 Comentarios »

  • Hobbes dice:

    ¿Nadie se acuerda de Melenchon? Uffff, no sé qué decirte, pero mejor te dejo los datos que ha publicado el Gobierno de Francia sobe abstención y voto nulo:

    La abstención fue del 25,44%
    Los votos en blanco y nulos el 11,47%.

    Estos datos no se daban desde 1969, cuando ganó Pompidou en segunda vuelta.

    Pero, a lo que vamos, que más que Pompidou, me interesa una cosa, y fue el mayo del año anterior…que algo debió afectar…pero que dió el poder al neogaullismo derechista…justo como pasa ahora. Hay una situación en la que Francia debe salvar el culo, y en vez de hacerlo desde la izquierda, eligen a un banquero liberal…¿Qué es esto? ¿Francia, de nuevo va a cumplir su propia premisa de entrar en decadencia, en vez de avanzar?

    Quizá estaría bien alguna intervención de Gonzalo, el ciudadano en blanco, para que nos ofrezca su opinión sobre el tema.

    Porque es verdad que, una vez ganadas las elecciones por Macron, la abstención y el voto en blanco pueden no significar nada, pero que un casi 37 por ciento de la gente que se ha acercado a votar lo haya hecho absteniéndose o estropeando el voto…me da que pensar.

    Esto también me demuestra que los cortos de mente que dijeron que Melenchon- Podemos apoyaban a Le Pen por no pedir el voto a Macron, se equivocaban. No había dos opciones, había una tercera, la del casi 37%. La de aquellos que vemos que la opción Macron es la opción de la muerte de los partidos tradicionales (incluido Podemos), la de aquellos que pensamos que entre Le Pen y Macron solo hay una diferencia en las formas y la de aquellos que pensamos que Macron no es más que alimento energético para que la polarización económica y social en Francia se vaya por los aires y el Frente Nacional gane en las siguientes.

    Pero, bueno, es una opinión nada más.

  • Ángel Manuel dice:

    Exquisitas la comida francesa, el humor francés, y la mujer francesa. Y su orgullo patriótico es envidiable.

    Lo que menos me gusta es su chovinismo (antítesis del complejo español) y esa habilidosa actitud de ocultar sus defectos, como la de los ingleses.

    Tienden a la avaricia, es verdad. Fíjese que en Nîmes y en general en la Provenza, venden su producto local con la marca tapas y toros.

    Eso señores franceses, ni mucho menos me ofende, me ofende mucho más que aquí repudiemos nuestro merchandising. Así que si lo hacemos, lo que otro repudia, justo es que otro se lo apropie.

    Sí, yo también admiro a los franceses, pero mucho más, a los alemanes.

    • Ángel Manuel dice:

      En Alemania se valora más la eficiencia que la galantería. Pero igual que los franceses y los ingleses, están encantados de conocerse.

      El principal defecto, negar el defecto.

      España habla, come, cena y se acuesta todo los días con sus defectos, pero no se derrumba.

      Yo he visto colapsarse una actividad académica tan sólo por imprevistos. Aquí somos expertos en el arte de improvisar y trabajar bajo presión.

      Los españoles con todos nuestros defectos, somos cojonudamente buenos a la hora de aguantar y tirar carretas.

      En Francia veo arder las calles en unas semanas…Probre Macron.

  • Á. R. dice:

    Hay que hablar de margen. Al sistema actual cada vez le queda menos. Conforme vayan fracasando las políticas neoconservadoras, que, no lo olvidemos, son votadas por el pueblo, ese margen se irá reduciendo y Melenchon o los Fascistas irán subiendo. La abstención ha sido la segunda fuerza electoral en Francia, no lo olvidemos; pronto será lo bastante fuerte como para dar la vuelta a la tortilla, porque las cosas no mejorarán para la gente común. ¿Por qué? Porque la cuarta revolución industrial va a dejar el panorama social hecho unos zorros. El sistema tendrá que sacarse algo de la chistera para salvar a sus bancos y a su uno por ciento de ultrapudientes. O no: se limitará a emigrar a Suiza y a todos esos paraísos fiscales comprados con su dinero corruptor. Siempre ha sido así.

    Mientras, nosotros conseguiremos ser los primeros en crear empleos de camarero. Es el futuro de España, ser el mejor bar, el mejor burdel y el mejor estadio de fútbol de Europa.

  • Charles dice:

    Si la Revolución Francesa se hubiera extendido a España, quién sabe lo que hubiera ocurrido.
    Lo que sí es cierto es que hubiera prendido con dificultad debido al atraso, no sólo económico, sino social e ideológico que había entonces en España y con la alta nobleza y la alta jerarquía de la Iglesia Católica teniendo aún mucha influencia.
    De hecho, los ideales liberales revolucionarios tardaron en arraigar en España y llegamos tarde a los procesos y cambios revolucionarios que hubo en Europa a lo largo del siglo XIX.
    Yo creo que los españoles nos hubiéramos evitado muchos horrores si hubiéramos contado a tiempo con los instrumentos de la justicia democrática.
    “El problema de España, a diferencia de Francia, es que no hubo una guillotina en la Puerta del Sol de Madrid que obligara a ser libre al que no quisiera ser libre” (A. Pérez Reverte)…

    • Charles dice:

      Por cierto, en cuanto a las “reglas del juego”, el problema no es la propia globalización, sino cómo se está gestionando el proceso.
      Los escandinavos ya se dieron cuenta hace tiempo. Los neoliberales, en el resto del mundo, no.
      Estamos en un “cambio de época”, no en una “época de cambios”…

    • Ángel Manuel dice:

      Por esa regla de tres, nosotros anticipamos la II Guerra Mundial e incluso la guerra fría.

      Los alemanes y franceses tuvieron revoluciones políticas y anticlericales, y en un caso provocaron dos guerras mundiales y en otro engendraron al ejército napoleónico, experto en pillaje del patrimonio español.

  • Hobbes dice:

    En España el cambio está claro: se han cargado el empleo de calidad y todos los nuevos empleos son por horas, sin derechos, con sueldos rastreros y demás. Ahora en España la clase media lo es cuando llega a mileurista.

    Hemos llegado a un punto en que gente con estudios superiores y empleo, no puede comprarse un piso.

    Hemos llegado a un punto en el que la corrupción ha sido tan brutal que ha tambaleado los cimientos del país.

    Como dice A.R., nosotros vivimos de ser un gran brudel con hamacas, barras de bar y sol.

  • Censor dice:

    “…porque todos los demócratas del mundo somos hijos suyos, sí, de aquella magnética revolución integral…”. Tampoco hay que pasarse, don Manuel.

  • luis dice:

    Francia, París, hace unas cuantas décadas que abandonó esa vitola de ser el centro del mundo mundial. Su decadencia la demuestra el autor al citar como referentes culturales e ideológicos a un puñado de escritores de hace un siglo o dos. Pintores, escritores, científicos actuales…¿ alguien podría nombrar a más de uno de memoria? Paris ya solo es el centro de la gastronomía y de la moda, aunque esta última la comparta desde hace dos décadas con Milán y Nueva York. Para colmo, ni siquiera la primera dama derrocha glamour, su aspecto, con esa melena repeinada , amarillo pollo ,recuerda a las protagonistas de las tv movies americanas, esas acrices tan habituales en las sobremesas de los sábados, tan alejadas en estilo a ese aire fresco y casual de las estilosas parisinas.

    No nos engañemos, Francia ya solo es el regugio imaginario de los sentimentales. Una vieja gloria. Pero eso sí, a su lado, España, es un secarral.

    • Censor dice:

      Zaz. Canta como los mismos ángeles. Hasta en español.

      https://youtu.be/0GMcL2nkp4E

    • Hobbes dice:

      Luis no caigas en esos comentarios machistas. La mujer de Macron no puede ser objeto de críticas en el tema político. Que vaya como le dé la gana, quien importa es Macron, no ella. Porque por las mismas, la mujer de Sarko puede estar buenísima, pero ser un florero. Pero quien importaba era Sarko, no ella. O, al menos ella solo importaba a la prensa amarilla, ávida de meterse donde no la llaman.

      Hay algún periodista español cavernícola que ha hecho lo mismo, en este caso por su edad y se olvidan que Pedro J sale ahora mismo con una cría que aún no se ha destetado.

      Tened cuidado con esos comentarios, porque son bastante desafortunados, y no nos permiten avanzar en las políticas de igualdad. Macrón puede casarse o estar con quien le dé la gana, pero a la hora de juzgarle, hagámoslo por ser un banquero liberal que va a bailarle el agua a Junker, no por dónde la mete o deja de meter.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.