Inicio » Opinión

Solitarios y creaciones: Jorge Guillén y Cántico

- 2 junio, 2017 – 00:01Un comentario

Jesús Millán Muñoz.- 0. Qué es un ser humano, toda la cultura, intenta poner explicación a esta pregunta, acompañada de otras, qué es una persona, qué es la naturaleza, que es la Infinita Persona o Dios, qué es la Cultura, qué es…
opinion
En esa combinación de Naturaleza-naturaleza-cultura, es decir, del cosmos, de naturaleza humana, de libertad-interpretación conceptual o cultura, en ese enorme palacio-monasterio-catedral de interpretación humana, que son las palabras-ideas-conceptos-actos que los humanes-humanos realizan, en todo ese volcán-mar-montaña de significados, en todo eso, un granito de arena muy grande, es la obra literaria crítica y poética de Guillén.

1. Jorge Guillén Álvarez, Valladolid, 1893, + Málaga, 1984, España.

Todo persona es un laberinto-pozo-espiral sin límite, todo poeta es igualmente un castillo con múltiples habitaciones, una persona no poeta, y un o una poeta persona son esencialmente lo mismo, lo único que el no poeta, vive-existe llevándose todos sus secretos a su alma más profunda, y el poeta o la poeta intenta abrir algo del alma y exponerlo con palabras-imágenes. Como es imposible sintetizar a una persona, -quizás toda persona es un poeta, igual que la máxima que dice que toda persona es un artista- y a un poeta persona, al menos nos acercaremos a dos realidades mínimamente, el monumento cultural Cántico, y algo a su autor:

– Se habla de poesía pura, que viene a ser un maremagnum que la crítica, bajo mi modesto entender, no termina de perfilar, quizás siguiendo a Juan Ramón Jiménez, quizás siguiendo a Emily Dickinson. Pero al menos quedémonos con un concepto-idea, la poesía pura sería o intenta plasmar-caminar hacia lo esencial de las percepciones-ideas-experiencias. Después cada persona-poeta le daría un ropaje distinto.

– Su primera y gran obra, fue Cántico, supongo que a imitación de Hojas de Hierba de Whitman, fue una creación que como un árbol, orgánico, fue creciendo. Creo que esta obra es un monumento a la realidad-experiencia-percepción-afectividad-concepción humana. Creo, si se me permite decirlo, que Guillén cometió un error, no haber creado nada más que una obra en toda su existencia, y haberla ido haciendo-perfeccionando-creando-creciendo, con voluntad, y con el mismo título, toda la producción después realizada. Si hubiese tenido esta concepción, hoy tendríamos el Cántico comparable al Canto General de Neruda, a Hojas de Hierba de Whitman, hoy sería esta obra, que ya es una obra en sí genial, sería un gran monumento cultural-conceptual a la humanidad, para la humanidad. Creo modestamente que este fue un error de perspectiva de Guillén, que al final intentó de alguna manera rectificar, pero…

– Se indica que Guillén realiza unas veces, una poesía pura, que hemos esbozado algo su significado, a veces, una poesía metafísica, al tratar temas metafísicos o de sentido, por eso su famoso verso, quizás demasiado pesimista, quizás, sabedor, que en su existencia traspasó dos guerras mundiales, la guerra fría, la guerra incivil civil española, “el mundo de los hombres está mal hecho”.

Quizás los intelectuales, en un cuadro pintura del mundo de varios docenas de metros cuadrados, perciben con más claridad los colores negros, pero a veces, quizás, se olvidan de los colores blancos y los diversos colores. El siglo veinte, sin negar, las sombras-penumbras-huracanes negativos, ha llegado a un nivel de conocimiento, niveles de estado de bienestar, en el mundo y especialmente, en Europa como jamás la humanidad ha conocido. Ciertamente, todavía quedan muchos grises-negros.

Quizás, en esto la literatura-poesía, los poetas deberían abordar la realidad, de forma más integral, ver lo negro pero también lo blanco-azul-rojo-violeta-verde-gris, ver las partes, pero también los sistemas de varias partes, lo pequeño y lo grande.

– Partiendo de hechos y realidades cotidianas, diríamos que deja lo esencial. De lo concreto a la abstracto, de lo cotidiano a lo general.
Un laberinto espiral escalera de substantivos o palabras que son como espejos que buscan-desean-integran lo esencial.

– Cántico, publicado por primera vez en 1928 contenía 75 poemas, la última edición, en 1950 disponía de 334 poemas.

Se ha indicado que este es el gran libro de la serenidad y la armonía, de la síntesis, de lo mínimo como elemento verbal, pero caminando hacia lo máximo como significado. El menor significante para el mayor significado.

Siempre he lamentado y me he preguntado cientos de veces, que ya habiendo realizado el enorme esfuerzo de Cántico, no siguiese los libros o poemas posteriores, haber sido siendo partes, en el título indicado, aunque tuviesen otras tendencias, ampliaciones, reducciones, de Cántico, por ejemplo, Clamor, Homenaje, Final, etc. Que de alguna manera, intentó unir en un solo título, Aire Nuestro.

Porque la unión de todos los libros de un poeta o un escritor, son las obras completas, pero las obras completas no tienen el mismo significado-significante, si a todo, con voluntad de autor, con toda la riqueza interna y diversa, el mismo autor, le pone un solo título a toda su producción, un único libro-título, como hemos indicado hace Whitman con Hojas de Hierba.

– Es loable, por intención del mismo autor, que la Fundación Jorge Guillén, no solo se ocupe-preocupe de difundir y analizar y estudiar la obra del homenajeado, sino que por voluntad de Guillén, se ocupe y preocupe en el presente y en el futuro de insertar a nuevos autores y a sus obras. Es loable, porque la poesía de un autor, no es casi nada, si no se tiene en cuenta, los miles de años que la precedieron, y esperamos, los miles de años que seguirán después, y en esos intermedios, existen y existirán cientos y miles de otros autores, que irán dando-conformando adjetivos-verbos-substantivos, a las cuestiones de la vida y del significado.

– En los nefastos acontecimientos de la guerra incivil española del siglo veinte, -no olvidemos que en el siglo anterior, el diecinueve, hubo tres guerras civiles, que se denominaron carlistas-, fue detenido, quién sabe si pudo haberle sucedido lo mismo que a su amigo García Lorca, quién sabe, que habría podido sucederle. Muchas veces, me pregunto, qué habría escrito Lorca de haber vivido-existido por el mundo cincuenta años más, de haber respirado-hecho sombra hasta los ochenta años. De haberle sucedido lo mismo que a Lorca, qué tendríamos de Guillén, una sombra, digámoslo, una pequeña sombra.

Bueno, bueno es recordar en tiempos convulsos en los que vivimos-existimos, no olvidar el pasado negativo-malo-nefasto, para que no se vuelva a reproducir-repetir-plagiar-copiar, bueno será que recordemos la máxima de no tensar los ánimos, los acontecimientos, los conceptos, los fines y las metas, porque después las situaciones se salen de las manos, y después, después, muchas personas no poetas, muchos poetas personas se quedan por el camino.

Aprendamos de la poesía, de la historia y de los poemas esta lección, aprendamos de Guillén y de Lorca esta lección. Si solo aprendiésemos este concepto, quizás la poesía tendría más sentido-significado, más del que pensamos-sentimos-percibimos que tiene, sería en vez del arte pequeño y pobre, sin importancia, como muchos piensan, sería uno de las grandes artes, como durante siglos se ha pensado-sentido.
2. Podríamos para terminar, en homenaje a Guillén, recordar esos versos de este autor. “He aquí la persona/ De una pieza […] Quiso, pudo/ siempre acatar agudo pensamiento”.

Etiquetas:

Un comentario »

  • Charles dice:

    La lírica de D. Jorge Guillén Álvarez ofrece una visión positiva del mundo y es un paradigma de la denominada ‘poesía pura’.
    Siempre buscó la palabra depurada y ceñida al contenido con la máxima precisión, haciendo desaparecer, totalmente, la ornamentación modernista.
    Tal vez por ello, tardase varios años en escribir su primer libro ‘Cántico’, subtitulado ‘Fe de vida’, en el que manifiesta una actitud apasionada ante el maravilloso espectáculo de la existencia.
    No caigamos en la trampa de hacernos mayores y repetir la historia.
    Como decía D. Jorge Guillén, “amé, gocé, sufrí, compuse. Más no pido. En suma: que me quiten lo vivido”…

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.