Inicio » Pares y nones

La despoblación del territorio

- 24 julio, 2017 – 12:5928 Comentarios

ReymondePor muy lenta que transcurra la evolución de algunas cosas, que solo se aprecien con la perspectiva del tiempo pasado; por mucho que nos lamentemos después, solo comprobaremos lo idiotas que fuimos como colectivo humano por permitirlo.Como sucede con el cambio climático. Como sucede con la despoblación del territorio.

A nadie se le escapa que el envejecimiento de la población por el desequilibrio demográfico es un problema, empezando por la dificultad para el sostenimiento del actual sistema de pensiones: un menor número de personas cotizando (poco, además) para mantener a un número mayor de habitantes jubilados y dependientes. Como consecuencia, el envejecimiento de la población debería acarrear además un mayor gasto social para procurar los servicios básicos que este sector necesita. A este respecto, tampoco es que el actual Gobierno del P.P. parezca preocupado, cuando para reducir el déficit ha utilizado la “Hucha de las pensiones” sistemáticamente hasta prácticamente agotarla en los cuatro primeros años de legislatura.

En dos generaciones, las familias españolas han pasado de ser generalmente “numerosas”, a planificar la concepción de una pareja o de un hijo único. La inestabilidad laboral, la falta de incentivos a la natalidad y la atención insuficiente a las necesidades de todo tipo que tienen las familias con hijos, también hace quese retrase cada vez más la concepción de hijos, o incluso la aparición de familias sin descendencia. En Ciudad Real, la tendencia demográfica es a la baja, lo que ya está comenzando a provocar el descenso progresivo en el número de niños a escolarizar. A todo esto, se podrían añadir los flujos migratorios (emigrantes en busca de otras tierras o inmigrantes que regresan a sus orígenes por falta de perspectivas).

Más allá de estas u otras causas u obviedades, me preocupan las consecuencias del envejecimiento de la población rural sobre la despoblación del territorio y el vacío de todo tipo que se produce con la desaparición de los pueblos. Del mismo modo que la “macroeconomía” esconde los desequilibrios que hay en la distribución de las rentas (la amplia brecha que existe en nuestro país entre ricos y pobres, y el incremento del número de personas crónicas – niños y mayores – bajo el umbral de la pobreza son algunas de las realidades que ocultan los datos de crecimiento), el desequilibrio demográfico no afecta por igual a la población urbana que a la rural. Si la presencia de niños es un síntoma indudable de la buena salud de las poblaciones pequeñas, allá donde no hay niños, el envejecimiento de la población está asegurado: solo queda esperar a que sus últimos habitantes desaparezcan para que el pueblo desaparezca. En cambio, la existencia de escuelas en las poblaciones menos pequeñas no será síntoma de nada, pues cuando desaparece una escuela por falta de niños, los escolares se concentran en otros pueblos. Que haya pueblos vivos, no significa que los pueblos colindantes lo estén.

A ciencia cierta, no sabría decir las razones por las que se fundaron los pueblos, o cómo se instalaron en ellos sus pobladores. Supongo que tendrá que ver con una escala de valores muy distinta a la actual, más propia de los tiempos de una economía artesanal que industrial. Probablemente no solo influyeranlos recursos de abastecimiento de comida, agua, o la proximidadde vías de comunicación, sino tambiénel tiempo que un hombre – con o sin animal – pudiera necesitar para recorrer determinadas distancias, tanto para viajar de una población a otra, como para extraer la riqueza de sus tierras, fuesen minifundios o latifundios. Mientras que la sociedad ha sido esencialmente agrícola o ganadera, mientras que la natalidad ha sido suficiente, los pueblos se han mantenido, incluso durante siglos. Pero con la necesidad de mano de obra para la industria, la mejora de las comunicaciones, y la promesa de una vida más próspera que ofrecían las ciudades frente al pueblo – sobre todo en la segunda mitad del siglo XX – comenzó el goteo de emigrantes.

Si en muchos de estos casos,la despoblación en las zonas rurales que supuso la emigración fue severa, el panorama de la “era post-industrial”es aún peor. Con los centros de producción industrial de nuestras grandes y medianas empresas deslocalizados (o sea, en China y otros países), y con los recursos que solo se disponen en las grandes ciudades, es normal que la vida en las poblaciones más alejadas de las grandes urbes de referencias sea cada vez menos atractiva y menos autónoma. En mi opinión, no se trata de que la simple mejora de las comunicaciones (tanto de la telefonía como de las vías transitables) haya cambiado la escala, y se amplíe ese territorio que antiguamente se hiciera a pie o montado en un burro, como mera consecuencia del “progreso” o del acceso universal a las tecnologías. Por mucho que se acceda a Internet – o incluso que se pueda comprar a través de Amazon – existe una “brecha digital” en la población de mayor edad que dificulta dicho acceso; y tampoco suponeInternet un cambio en las costumbres de la gente mayor que sigue enterándose de las noticias por la televisión (TVE, en muchos casos por una vieja costumbre). Si España ha perdido peso en el sector industrial, en el agropecuario parece que no marcha mejor, cuando los agricultores y ganaderos se quejan insistentemente de que los costes de producción superan los beneficios, y de la competencia desleal de otros países. Esto obliga areinventarse a buena parte de la población activa que quiere seguir viviendo en las zonas rurales, y a cambiar el modelo productivo hacia el turismo y la hostelería.Pero no siempre se llega a soluciones que eviten el éxodo de la población activa; y el hecho cierto es que la despoblación y el abandono está afectando muy seriamente a algunas provincias del país, incluso de la región, precisamente porque no hay población activa para sostenerlas. Al igual que el citado problema del mantenimiento del actual sistema de pensiones, cada vez hay menos población para sostener pueblos que articulen amplios territorios. Y la población sigue envejeciendo hasta extinguirse.

Tal vez, hasta cierto punto podría entenderse elabandono del territorio como algo normal en la historia ¿Cuántos asentamientos se han mantenido hasta convertirse en ciudades centenarias o milenarias, frente a tantas otras abandonadas por distintas causas? Podríamos pensar, incluso, que más que de despoblación, deberíamos hablar de migraciones, de trasvases de población que van de zonas rurales a zonas metropolitanas. Pero en el fondo, creo que todos los territorios tienen algo que ofrecer, y que el abandono del territorio implica una derrota, una pérdida de riqueza, económica o cultural, lo cual me parece una cuestión tan importante como descuidada.

Aunque no sea cuantificable, como los datos macroeconómicos o demográficos, creo que el abandono del territorio provoca un daño moral difícil de reparar, como la extinción de una especie animal. Puede que las migraciones transformen el modelo económico, que donde antes se vendían navajas de Albacete ahora se vendan navajas “Made in China” (como aquello de la energía que no se crea ni se destruye, solo se transforma). Pero me parece muy grave la pérdida de los pueblos por lo que el desarraigo supone para la pérdida absoluta de la variedad y la identidad cultural: el carácter, las costumbres, los acentos, la vecindad, el paisaje, la arquitectura (si al menos se conservase el amor por la arquitectura autóctona, que este asunto daría mucho que hablar) que son propios de cada pueblo, de cada comarca, se pierden cuando un pueblo muere. Y de un modo u otro esa pérdida nos afecta a todos al visitar lugares deshabitados sin nada que ofrecer.

La cultura urbana nace del mestizaje, de la confluencia de gentes de distinta procedencia. Como las especies animales que se implantan en territorios lejanos, y terminan por extinguir a las especies autóctonas, el mestizaje cultural no es una simple suma de elementos característicos, sino que aquellos con más recursos terminan por imponerse ante identidadescon menos recursos. Así, por ejemplo, se produce la desaparición del folklore. Si es difícil confiar en el vecino, más difícil es confiar en el extraño, más fácil es caer en la deshumanización, y en la imposición de un modelo cultural “neutro”. O mejor aún, franquiciado. La falta de peso demográfico no solo es determinante para la pérdida de la identidad cultural, sino como falta de contrapeso frente a la invasión de modelos culturales foráneos o urbanos, que son los siempre han alcanzado a implantarse hasta en los lugares más remotos.

Los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) se crearon para “fortalecer la cohesión económica dentro de la U.E. corrigiendo los desequilibrios entre sus regiones”, mediante proyectos que favorecieran la promoción económica – y con ello la pervivencia – de las zonas rurales. En muchos casos, uno encuentra carteles que anuncian obras de adecuación de lugares públicos o privados de los pueblos a través de estos fondos. No puedo saber si la cantidad destinada es suficiente, o si está bien gestionada o no. Tampoco conozco las políticas que tienen las demás administraciones (estatal, regional o provincial) para paliar este daño. Lo que sí que creo es que estos esfuerzos son insuficientes, porque no parece un asunto especialmente preocupante. Del mismo modo que se habla de incentivos a la natalidad, debería incentivarse el sostenimiento de los pueblos. Evidentemente, son esenciales los factores económicos (el precio de la vivienda, el poder adquisitivo, el mercado laboral…) o el acceso a servicios básicos (sanidad,suministros, ocio,…), pero también el incentivo cultural, que potencie la identidad y el arraigo de la población. Sin embargo, no veo que se haga apenas nada en esta línea. Ni siquiera por repoblar o refundar poblaciones con riquezas potenciales.A este ritmo, en muy pocos años, veremos como idiotas un espectacular aumento de pueblos abandonados en nuestro país, sin que a nadie le importe de verdad.

Pares y nones
Antonio Fernández Reymonde

28 Comentarios »

  • Hobbes dice:

    A tiempo estamos, la guerra nos ofrece de forma gratuita mano de obra barata ¿Suena repugnante, no? Pues más repugnante es ver cómo el Mediterráneo se está llenando de cadáveres de niños y jóvenes que buscan una salida al hambre y la guerra, cómo se les apalea, se les tortura o se les viola en el rosario de campos de refugiados que va de Grecua a Alemania.

    A tiempo estamos de acogerlos, de formarles, de darles empleo. No de acogerlos y olvidarlos como hicieron Francia o Bélgica. De acogerlos y enseñarles la vida de occidente, con respeto a sus ideas y religiones, pero que ellos también sepan dónde vienen.

    España se muere de vieja pero la piel, la religión y el idioma parece que importan demasiado a individuos incalificables de la calaña del Ministro Zoido.

    Nada más. Que cada uno se mire por dentro y piense qué estamos haciendo.

    Saludos.

  • Charles dice:

    Mientras la vida errante de la caza mantenía desvinculados a los individuos, entonces, en torno al recinto de los animales domésticos y a la tierra de trabajo, el hombre y la mujer comenzaron a vivir juntos. Nació la familia, después nacieron el clan y la tribu, y de la agrupación de sus cabañas, nació el pueblo.
    El pueblo tuvo su origen en la actividad agrícola aunque algunos de ellos tuvieron su origen en un campamento militar. Por otro lado, los pueblos de pescadores, cuyos inicios son muy parecidos a los anteriores, tenían como sustento principal la pesca.
    De los 8.125 pueblos que existen en España, el 61% (4.955) tiene menos de 1.000 habitantes y, de ellos, 1.286 cuentan con menos de un centenar de residentes. Desde el año 2.000, hay 358 municipios más con menos de 100 habitantes. La provincia que encabeza la lista es Guadalajara con 173 pueblos con menos de 100 habitantes de los 288 que tiene.
    En la VI Conferencia de Presidentes Autonómicos celebrada el pasado día 17 de enero de 2017, se acordó frenar la despoblación rural y el impacto que todo ello puede tener sobre las pensiones y la sociedad del bienestar. Se creó una Comisión, a cargo de la senadora Dª. Edelmira Barreira Diz, encargada de elaborar una Estrategia Nacional frente al reto demográfico.
    En realidad, todo fue un invento de la Sra. Sáenz de Santamaría Antón para colocar a su amiga, la Sra. Barreira Diz, una absoluta desconocida en este campo. Eso sí, el cargo llegó con el coche oficial incluido.
    Las causas de la despoblación se deben, principalmente, al envejecimiento demográfico, el bajo relevo generacional, la baja natalidad y la escasez de puestos de trabajo.
    Debemos exigir la aplicación de urgentes políticas de Estado REALES para frenar lo que puede calificarse como un problema de primer orden para España.
    Hay que tomárselo en serio. De lo contrario, se avecina una catástrofe….

  • Censor dice:

    Una política de estado REAL es la promoción del aborto. Como modo de aumentar la natalidad no tiene rival. No habiendo relevo generacional por falta de nacimientos, promovemos la inmigración. Luego, viene eso del mestizaje que apunta el articulista… y sus consecuencias. Afortunadamente, en España la inmigración es mayoritariamente de origen hispanoamericano. Misma lengua, misma cultura… nuestros hermanos de América. No ocurre así en Cataluña, allí no quieren nada que suene a español, allí prefieren hacer nuevos catalanes a partir de paquistaníes, marroquíes… El mestizaje de nuevo.

    Felicito al autor del artículo. Se nota que se lo ha trabajado y está muy bien escrito.

    Una pequeña y humilde aportación observada personalmente. A los pueblos también retornan aquellos que en los sesenta emigraron a las grandes urbes. El pueblo tira mucho. Se hacen una buena casa o adecentan la que tienen. Vuelven añosos y precisando atenciones médicas y de todo tipo. Dejan comunidades prósperas y ricas como Madrid y retornan a comunidades pobres y en decadencia.

  • Ángel Manuel dice:

    Oportuno artículo.

    Trágica es la despoblación, y aún más la perdida de la cultura rural, de la identidad concreta, personal y comunitaria donde el anonimato es sólo un anhelo hoy secundario, porque afortunadamente el divorcio, la homosexualidad y la cohabitación de parejas no casadas son hoy más toleradas que no hace mucho en nuestros pueblos.

    La crisis del campo es también la de nuestros pueblos.

    Nuestros pueblos no pueden acabar siendo una especie de reductos apacibles para la gente de la ciudad y excursionistas de todo pelo y contrapelo.

    Mi pueblo es próspero, hay niños y la gente no emigra, retorna. En parte por el gran acierto de aceptar tener una cementera cuando nadie la quería en su término por populismo ecologista. Ha dado mucho empleo. Hay pueblos a los que les falta explorar sus recursos mineros. Los ecologistas no pueden pretender convertir nuestros pueblos en reducciones para excursionistas domingueros. Eso acaba con los pueblos.

    Y el campo podría ser muy rentable, como lo es Almería o Murcia, tan sólo si se beneficiara la concentración parcelaria y el cultivo ecológico extensivo. Para ser rentable los aranceles comunitarios deben ser ultra proteccionistas.

    Yo tengo la suerte de contar con un pueblo, con casa cómoda y moderna. Un pueblo en el que pueda veranear mi hijo y jugar con sus primos, y quizás besar por primera vez. Un pueblo donde mi hijo tenga la posibilidad de sentir la libertad y la oportunidad de ser un gamberro…bajo control comunitario.

    • Ángel Manuel dice:

      Por cierto, hoy he asistido en Madrid a un funeral. Con suerte se han podido congregar unas cincuenta personas.

      Los funerales en mi pueblo son un evento social, congregan a los cientos de personas que aún lo habitan. Amigos y no tan amigos asisten, además de familiares. En un pueblo jamás se muere bajo anonimato. Sólo al enterramiento acuden los próximos, el resto acompaña a la familia hasta unos 300 metros del cementerio.

  • luis dice:

    Viene siendo habitual que los artículos sirvan para que, quien más quien menos , saque a pasear sus obsesiones y fantasmas aunque poco o nada tengan que ver con el meollo del asunto tratado por el articulista. Así, el aborto , los refugiados y una larga retahila de temas tangenciales desenfocan lo evidente y desvían de la raiz del problema, que no es otro que el exceso de municipios existentes en España. La idea de que cualquier territorio que contase con una comunidad de vecinos y éstos desearan crear una entidad territorial , constituyéndose en municipio, fue importada de Francia. Resultado de esa fantástica idea gala es que tengamos 8.116 municipio, con sus 8.116 alcaldes y sus miles y miles de concejales. Algún avezado lector dirá que eso no es nada si lo comparamos con el país inspirador, 36.000 tiene Francia. Pero el resto de los paises de la UE cuentan con un número de municipios infinitamente menor que España.
    Supongo que no existe una única solución para solucionar la despoblación y la insostenibilidad que supone ese desmesurado número de municipios, pero lo realista es ir pensando en que hay que extinguir muchos de ellos y fusionar e incorporar unos a otros. Lo han hecho en Grecia, en Portugal en los últimos años, Lo hicieron en Suecia y Dinamarca, en los años 50 , hasta en un 80 por 100. Ese es el quid de la cuestión y lo demás retórica.

    • Relax dice:

      Totalmente de acuerdo con tu comentario, hay varios comentaristas que vienen aqui a “a hablar de su libro”, el de los refugiados, el de “los pueblos no pueden ser un reducto para gente de ciudad pero yo vivo en la ciudad y tengo el mio para ir a veranear y que mi hijo haga allí el gamberro”, y que la homosexualidad es bien aceptada!! Jajaja si hombre si, y las mujeres que no aceptan el rol tradicional también, nadie cuchichea, por eso hay tantas jajajajaj y el de “el aborto y los catalanes tienen la culpa y los viejos estan retornando” Si hombre si, conoceras a alguien que retorne a los pueblos de ciudad real, porque no son pueblos son ciudades con mas de 20 mil habitantes, hospital, y toda clase de servicios, vease puertollano, tomelloso, manzanares, valdepeñas…¿quien retorna a los pueblos que quedan 15 vecinos, todos viejos? ¿Quien retorna a los pueblos de castilla y leon?

      Su comentario el unico razonado que va al meollo de la cuestión, menos mal! Como dije antes los otros se han acostumbrado a venir aqui a hablar de sus libros y convencernos de cosas y de ahí no se mueven. Se pensaran que somos tontos.

      • Hobbes dice:

        Muchas gracias por vuestros dos comentarios de “sofista”, pero negar a estar alturas que España necesita inmigrantes para superar la tasa 0 de reposición…muy inteligente no me parece, pero veo que os tenéis muy en consideración ambos.

        A mi, que ya he superado la mitad de mi vida, como que me empieza a dar todo un poco igual, pero claro, pienso en mis hijos y cambia la cosa.

        Por lo tanto, llámalo obsesión, llámalo como te dé la gana, pero si España no aprovecha los flujos de inmigración (refugiados incluidos), les ayuda a formarse y los integra, será parte del desierto del Sáhara en cuatro días.

        A partir de ahí, podéis seguir con vuestros comentarios que no tocan el suelo.

        Buen día.

        • Relax dice:

          Pues yo creo que para superar esa tasa de reposicion hace falta trabajo, para que la gente pueda tener una vida estable y plantearse formar una familia, y si hay que acoger refugiados por cuestiones humanitarias pues mas trabajo aún para estos.

          Los flujos de migración van hacia zonas donde hay trabajo y prosperidad, no te esfuerzes mucho en que puedan venir que si aqui no hay curro, ellos mismos no van a querer quedarse aqui. De hecho los españoles nos estamos yendo fuera asi que mas claro el agua.

        • luis dice:

          Bien dicho, relax. De hecho, la despoblación casi no afecta a Cataluña, País vasco y Madrid. Y , abundando más en lo que dices, y ya dentro de nuestra provincia, Tomelloso, al menos hasta 2010, experimentaba año tras año un incremento espectacular de población, un 10 por 100 de ella inmigrante. Milagro? No, emprendedores. Y parados que van allí donde hay curro.

      • Ángel Manuel dice:

        De un plumazo hay que reducir como sea el numero de municipios, y eliminar las Comunidades Autónomas.

        Qué lujo suprimir Sucesiones y y reducir Plusvalías!

        ¿Contento?

  • Hobbes dice:

    Para Censor:

    Mónica Cebeiro, en El País y con información de la oficina de Naciones Unidas para el Desarrollo lo deja claro:

    “Las cifras desmontan la tesis de que la reforma del Gobierno español favorecerá un aumento de las interrupciones de embarazos”.

    Quien lo quiera leer solo tiene que buscar. En este país las parejas o las mujeres de manera individual, o los hombres hacen lo normal, que es tener hijos cuando quieren o pueden. Sin influencias religiosas o ideológicas. Solo faltaba.

    • luis dice:

      Hobbes, estoy de acuerdo contigo en el 90 por 100 de tus intervenciones y en el tema de los refugiados también. Pero yo trataba de centrar un tema que, incluso el autor del texto peca de excesiva teeoría y diagnóstico, porque el éxodo rural y la baja natalidad es algo real pero que conocemos desde hace décadas. Es más, ya no se trata de hacer planteamientos teóricos de sobra conocido por todos y que son más viejos que Matusalén, sino de crear soluciones a una realidad que está ahí desde hace tiempo y que se agrava con los años sin que los políticos adopten medidas eficaces para atajar esa realidad de los miles de municipios fantasma. Las dos Castillas, Galicia, Asturias y otras comunidades tal vez deberían crear una oficina especializada en hacer estudios de campo y proponer soluciones que, a mi modo de ver, pasa en muchos casos por la fusión o incorporación de municipios vecinos a otros de mayor población. Y soy consciente de que simplifico, pero el tiempo, para mi al menos, es oro.

  • Censor dice:

    Hombre, pues a mí sí me parece importante que nazcan niños. Pero, vaya, parece que una opinión es tomada por algunos como ofensa. Problema suyo es.

    Lo más gracioso del tema es la solución que aporta don Luis para la despoblación interior: eliminar los pueblos. Con un par. Muerto el perro, se acabó la rabia. Ciencia pura la de don Luis.

    Y sobre el retorno a los pueblos de los emigrados, pues vaya usted y véalo por sí mismo. Yo tengo algún familiar que así lo ha hecho. En fin.

    • Ángel Manuel dice:

      Habría que ir por la agrupación de municipios o potenciar las mancomunidades con supresión de municipios.

      Por supuesto que la baja tasa de natalidad es un problema, pero te habrás dado cuenta que para liberales y socialistas es una solución a los problemas económicos que ellos general, la desigual distribución de la riqueza y la falta de abastecimiento y productividad del colectivismo.

      Los Malthusianistas también se prodigan entre ecologistas y animalistas. La condición humana es ante todo algo perverso y destructivo.

      Estos liberales y socialistas en el fondo coinciden en despreciar la vida ajena, son maravillosos hedonistas llenos de ego.

    • luis dice:

      Que sí, censor, que la culpa de la despoblación de los pueblos del pirineo aragonés( donde hay 4 o cinco vecinos incluyendo al alcalde) es de las malas mujeres que abortan un día sí y otro también. Y de los que retornan a sus pueblos y aldeas cuando se jubilan, qué decir. Pues eso, que son jubilados que aumentan el padrón en dos o tres habitantes al año, siempre que haya suerte de que no la palmen otros cuatro ancianos moradores. Anécdotas tenemos todos para regalar. Pero la realidad es que, el médico, el trabajador social y una larga lista de funcionarios han de desplazarse por carreteras de mala muerte para atender a cuatro ancianos que no tienen posibilidades para desplazarse al pueblo vecino pero que tienen el mismo derecho que cualquier otra persona a recibir atención de todo tipo, y eso cuesta mucho dinero a todos. Como también cuesta mucho dinero los los funcionarios de sus ínfimos ayuntamientos y la asistencia técnica a los pequeños municipios carentes de infraestructuras necesarias. Pero, oye, hagamos como los políticos españoles, no así los griegos y portugueses como digo más arriba: miremos hacia otro lado.

      • Ángel Manuel dice:

        Suprimimos las CCAA y nos salen las cuentas.

      • Censor dice:

        No, si razón tienes, Luis, pero sólo en lo que tienes razón. Y lo que apunto de los retornados es cierto, y sólo tiene el valor de subrayar que además del envejecimiento de los que están hay que añadir el de los que vuelven a Porzuna, Piedrabuena, Fernan Caballero… y demás. Porque vuelven, muchos o pocos, pero vuelven. Y nada más.

        Y si es cierto y necesario que hay que fusionar y liquidar municipios, no es menos cierto que eso no acabará con el problema de la despoblación. Como mucho liberará recursos que ya te digo yo que no serán tantos.

        El problema de la despoblación del territorio es inevitable. Las migraciones siempre han existido y siempre existirán. Se podrá paliar o matizar y poco más. Al ser un problema generalizado, precisa de una solución a nivel nacional pero… con la iglesia hemos topado. Perdón, con las comunidades autónomas hemos topado.

        Y, por cierto, desconocía esa manía de las mujeres del Pirineo Aragonés por abortar.

        • Ángel Manuel dice:

          Ya sabes aborto y comunidades autónomas son temas tabú.

          Y pretenden dar soluciones…sin tocar lo esencial claro.

          Lo revolucionario es freír a impuestos a la clase media y si son conservadores y van a misa tanto mejor. Por no hablar de expropiar los bienes de la Iglesia.

          • Relax dice:

            Censor y Angel Manuel, teniendo en cuenta que la mayoria de jovenes se encuentran en paro o en situación precaria ¿de donde proponen ustedes que saquen para mantener a todos los niños que dicen ustedes que hay que tener? ¿Paguitas para todos? ¿No estaban ustedes en contra de eso? Porque traer niños al mundo como si no valiera es una inconsciencia en según que situaciones, habría que ver su opinión sobre los que sí lo hacen…

            Teneis que aclararos, los paises del tercer mundo basan su economia en la agricultura y la gente vive de manera mas rural, y en los paises del primer mundo la economia se basa en los demas sectores por lo tanto la población se concentra en ciudades, ¿que quereis una economia del primer o del tercer mundo? La gente quiere vivir donde hay un colegio y un hospital cerca y eso es incompatible. Porque defender tanto los pueblos para la supervivencia de las tradiciones esta muy bien pero todo no se puede tener. Y que conste que a mi Madrid ni en pintura, me gusta mas la vida de ciudades pequeñas que es lo que son piedrabuena, porzuna f. caballero y hasta ciudad real si me apuras. Pero al final la gente tiene que trabajar para tener pan que echarse a la boca, y en eso en los miles de pueblos de menos de 100 habitantes que hay por España ni hay ni va a haber asi que cuando antes lo asumamos mejor.

          • Ángel Manuel dice:

            No abogo por el ensañamiento terapéutico del mundo rural. El pueblo que tenga que desaparecer lo hará, pero el que esté sosteniéndose (en alrededor de los 500 habitantes) hay que ayudarle, con estímulos a la concentración parcelaria y promoción de la agricultura ecológica, ganaderia, caza o minería.

            Curiosamente un pueblo, El Ejido,tiene la renta más alta de España.

            Hay experiencias exitosas y pasan por la explotación de sus recursos mineros.

            Tener una más alta tasa de natalidad exige política de natalidad, que apenas existe. Alemania, Reino Unido y Francia la tienen y pueden mantener su sistema de pensiones.

            Es que no es un problema solo de repoblación, es que son un elemento necesario para sostener las pensiones.

            Hay que sufragar a madres o padres que durante tres años deseen cuidar de sus hijos.

            O sostener nuestro sistema de pensiones o nuestro carísimo sistema autonómico.

            Y si hay paro juvenil es porque existe inactividad económica porque han arruinado el campo, es imposible explotar la minería, y la leche Europa la tira.

          • Relax dice:

            Vaya ejemplito… Si llamas a El Ejido pueblo, Ciudad Real (que cuenta con menos población) ¿qué es?

            Me reitero en que cuando hablamos de la despoblacion de España no lo hacemos de pueblos de más de 20 mil habitantes (que NO son pueblos aunque no sean capitales de provincia, son ciudades) o ciudades dormitorio de otras mas grandes, dudo que esos se despoblen. La chicha está en los miles de pueblos que tienen pocos habitantes, 10, 20, 100 hasta 1000 habitantes. Esos desapareceran por pura eficiencia y querer parar eso es desperdiciar recursos. Respecto a las politicas de natalidad, no creo que hables de prohibir el aborto y quien no pueda mantener un hijo lo traiga al mundo a penar. Eso habria que sumarle paguitas…

          • Ángel Manuel dice:

            El Ejido tenía en la década de los 50 3000 habitantes. Se dedicó a la agricultura extensiva. Hoy tiene casi 50000.

            El campo daría trabajo si fuera rentable, y se concentrara la propiedad.

            Lo que es una calamidad es abandonar a las familias con hijos pequeños a su suerte entre insuficiente conciliación y ayudas mínimas.

            Tener hijos es beneficioso para un adulto y una sociedad. Si usted no lo ve será por su pesimismo vital que no puede ser una filosofía válida.

          • Relax dice:

            Tener hijos es muy beneficioso, en ningún momento he dicho lo contrario.

            Lo que he dicho es que en situacion de paro y/o precariedad cualquier persona con dos dedos de frente no tiene hijos si sus perspectivas de futuro son no tener un trabajo con el que poder mantenerlos. Eso de llamarme pesimista es cerrar muy fuerte los ojos para negar una mas que evidente realidad a la vista de todo el mundo. ¿prefieres que tenga 4 hijos me vaya de ocupa y me ponga a pedir que me den, que me den ayudas para comida y pañales que tengo 4 hijos que mantener y estoy en paro?

          • Ángel Manuel dice:

            Esos cuatro hijos pagarán las pensiones de otros.

            Sus padres a costa de sus ahorros, los mantienen.

            Justo es que sean recompensados por la comunidad con una baja fiscalidad y un impuesto negativo de Renta, que supere el máximo de los 2400 euros anuales.

  • Y dice:

    Pueblos, queridos pueblos.
    Volvemos a ellos algunos por el menguante arraigo a familia, casa, alguna tierrecilla que nos han dejado a base de sacrificio nuestros ancestros. Y cuando pasa el estío , llega el otoño y el gélido invierno, ves sus calles desiertas, su soledad de puertas afuera y hacia adentro, piensas en nuestro mancomun egoísmo, el vivir la vida al día, las políticas subvencionadoras de nuestro declive, de los abortos, entre ellas,y etc etc. Así estamos, y los politicuhosmi mirando al tendido

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.