Inicio » Contornos

Magnífico día para ser otro día

- 30 julio, 2017 – 17:5117 Comentarios

Ángel RomeraUno no tendría demasiado que hacer; haga lo que haga, la vida se tomará siempre el mismo paciente trabajo de ir matándolo y olvidándolo poco a poco. La vida o el asco, si es que no son la misma cosa. ¿Para qué hacer nada? Unos no quieren saber, otros huyen, otros se ensimisman. Son los tres tipos de mal del budismo: la ignorancia, el desapego y el apego. En sánscrito los llaman klesa, como la marca de leche.

No se puede huir si llevas contigo tus rutinas, que son tú mismo. A los viejos, por ejemplo, los atan de pies y manos para dejarlos siempre en su mismo sitio. Las rutinas matan la vida, porque falsean el contenido del tiempo haciendo que un día sea el mismo que otro… reduciendo, en suma, la extensión de la vida, de la experiencia humana. Y de las rutinas que más odio, hay una, el ruido, que es extraordinaria.

La abuela materna de mis hijos, por ejemplo. Tiene que ver siempre un concurso memo de los que excretan por la tele, donde las risitas tontas y continuas (muchas veces auspiciadas por los letreros ocultos, las memeces del presentador y la ignorancia lastimosa de los pardillos invitados a competir) terminan por envolverla en un sedoso capullo de completa indolencia. No escucha el concurso para aprender: está casi sorda, sino para sentirse acompañada. El error continuo de tanto concursante termina disculpando cualquier tipo de ignorancia y los aplausos y las risas la confortan más que, por ejemplo, conocer la inútil capital de Burkina Faso.

Sin duda algunos, como la abuela, habitan un mundo de hiperreducidas proporciones, con el horizonte que puede contemplarse solo desde lo hondo de un pozo. Es un infierno budista, pues existe la reencarnación. La tele, al menos, es uno de esos pozos en los que se suele embotellar la gente: continuamente repiten las mismas películas y series y los mismos personajes, temas y tópicos en esas películas y series. Incluso repiten las historias haciendo secuelas una y otra vez, reboots, spinoffs y vete a saber qué más. Las series se han vuelto no ya gemelas o mellizas, sino clónicas y aun siamesas. Por no hablar de esa forma de eterno retorno que es la publidad, una publicidad chillona y maleducada, que es también ruido, simplemente.

Qué lejos anda la originalidad y la cultura. El ruido de la televisión y el privilegio desmesurado (e interesado) hacia la música y el deporte, al lado del ninguneo del teatro, el cine, la lectura y el cómic, han separado definitivamente a la juventud de la cultura. Se ha producido una ruptura generacional: no hay juventud en la tele, solo mierda y viejos hablando todo el tiempo de cosas de viejos.

Tanto espectáculo repetido acaba a uno por dejarle el talante mortífago de un Hanecke. Lo mismo ocurre con los documentales: guerras y más guerras, se diría que siempre la misma guerra: la guerra contra la cultura. Y supersticiones, mucha superstición, cientos de mentiras llamadas cultura. Violencia y mentira. Eso es lo que venden en vez de cultura en los documentales.

Y en los telediarios, las mismas chorradas, los mismos partidos políticos tarados repitiendo lo mismo desde hace cuarenta años y la misma desvergüenza tanto por los políticos como por sus cómplices, los periodistas, en divulgar lo que es pura y simplemente posverdad. Una sola cosa es cierta: la televisión no ilumina el futuro. Incluso podría decirse que, según ella, no lo hay. Deleita y mueve (o más bien aburre y enerva), pero no instruye, no nos hace mejores personas, no habla de la gente “real” (y no me refiero a las figuras “reales” que adornan el couché) de ahora, sino de la de ayer. Desde luego, no es ética (una categoría según nuestro manchego filósofo José Antonio Marina muy superior a la de la religión). Si hubiera ética no “echarían”, perdón, quiero decir “vomitarían” cosas como las de la teleteta 5.

Me despierto a las cinco de la mañana, y pongo la radio. Hay que ver con qué desprecio, con qué klesa ignorancia tratan los periodistas lo nuevo. Por ejemplo, la idea de liberar y ampliar la idea de una España común, o la idea de someter a un mayor control ético y ciudadano los poderes fácticos que nos gobiernan. No es que lo nuevo dé miedo, es que es el miedo. Y también hay una enorme falta de cojones para emprender la reforma de la enseñanza, de la administración o la más necesaria de todas, la de la justicia. En vez de separación de poderes quieren todo el poder. Eso de repartirlo, que es lo civilizado, ni lo han considerado.

Lo dijo ya Hobbes: la inclinación malvada de los hombres hace de nuevo necesaria la alianza del poder con el mal mismo para producir los resultados adecuados de la convivencia y la paz. Para el liberalismo, el poder es un mal, desde luego… y un mal necesario, pero, por eso mismo, si queremos disfrutar de la seguridad que produce frente a la anarquía, también debemos controlarlo y limitarlo, ya que sin esta contención no es útil, no produce sus funciones asignadas, que son la seguridad, la paz y la convivencia; el mal, pues, ya que nos es necesario, ha de ser domado (esgrimiendo frente a él nuestros derechos), sometido (al consentimiento de los obedientes), vuelto sensible a nuestros intereses (mediante la representación), despedazado (dividiendo sus poderes), regulado (sometiéndolo al imperio de la ley).

Pero el miedo se refugia en el poder del statu quo y no quiere de ninguna forma cederlo a la novedad y se repite la inercia repetidora de lo viejo, de lo de siempre. Por eso a los viejos que controlan España no les interesa nada lo nuevo, por eso gracias a sus políticas ya no quedan apenas jóvenes, se subemplean o se van. Ni siquiera esos jóvenes que vienen de fuera, de China, de Marruecos, de Ecuador: esos jóvenes son como las golondrinas y al ver lo vieja que se ha quedado España, el bar de Europa, se toman eso sí una copa y se marchan a países más jóvenes.

Contornos
Ángel Romera

http://diariodelendriago.blogspot.com.es/

[Los comentarios serán moderados por el autor de la sección]

Etiquetas: ,

17 Comentarios »

  • Ángel Manuel dice:

    Creo que no conoce los países de procedencia de esos jóvenes que toman a España por una barra de bar barato.
    Ya sólo por las escasas horas de sol que disfrutan, parecen países de cartón.

    Por lo demás, un artículo de crítica consistente, si bien no coincido en el excesivo optimismo que muestra sobre nuestra juventud. Casi todos reproducimos los errores de nuestros padres, pero hoy especialmente, y sencillamente es porque hoy la familia correctora está en profunda crisis.

    Aunque no esté de acuerdo con todo lo que dice. En lo de Tele 5 por supuesto estoy de acuerdo. El daño que ha hecho ese canal y lo que ha envilecido a la sociedad española no tiene nombre.

  • pepero furibundo dice:

    ¡Grande Ángel!¡Cráneo privilegiado!

  • Charles dice:

    Nos estàn informando con diez años de retraso. La derecha española es la causa de nuestro ínfimo avance, al menos, desde los Reyes Católicos…..

    • Ángel Manuel dice:

      Si no hubiese sido por los Reyes Católicos tu hablarías polaco.

      Preguntamos lo que afirmas en Andalucía y Extremadura, anda.

      • Peponcio Pilatos dice:

        Yo creía que el polaco lo hablabas tú.

        • Ángel Manuel dice:

          No, yo hablo el idioma de Cortés y Pizarro.

          El mismo que se habla en Venezuela.

          Y tú hablas árabe, muchacho te quedaste hasta los Reyes Católicos.

          • Ángel Manuel dice:

            Mis respetos al idioma e historia de la Nación polaca.

            Tenía que haber dicho que Charles y su amigo deberían ser musulmanes y hablar árabe, ya que todo el subdesarrollo de España comenzó con los Reyes Católicos.

      • Charles dice:

        D.”Ángel Manuel”, la unión de España con los Reyes Católicos es una de esas ideas que se han transmitido de generación en generación pero que no siempre han sido sometidas a un estudio riguroso que nos ayude a saber si realmente las cosas ocurrieron como nos las han contado.
        Tuvimos que esperar hasta el siglo XVIII para encontrar el primer gran proyecto político que tuvo como objetivo la unificación política de los reinos peninsulares, que materializó la monarquía de los Borbones….

        • Ángel Manuel dice:

          Unificación de los reinos hispánicos bajo una sola Corona, conquista del último reino musulmán, unificación religiosa, y política matrimonial con Portugal.

          No sé si me han mentido cuando me lo contaron…pero el caso es que fue así mirando por donde se mire.

          La Monarquía de los Borbones no cambió ninguno de estos pilares estructurales del Estado: unión dinástica, religiosa y común política exterior.

          La centralización fue un fenómeno borbónico, pero ya sabes que los Estados pueden ser más o menos centralizados.

    • narcis-ista dice:

      Hombre, Charles, ¿ la izquierda? del PSOE, con sus políticas de derechas tiene buena parte de la responsabilidad de lo que ha ocurrido en estos últimos 40 años, con sus ayuntamientos, que ya desde 1979, supieron entender que a sus vecinos les gustaba más las charangas , procesiones y demás parafernalias ruidosas que cualquier cosa con aroma a cultura. El PSOE asumió y aumentó la tradición franquista. El PSOE dió a la jerarquía eclesiástica todo lo que pidió y más. Reconocido por Zp en una entrevista muy jugosa en El País, acusando a la Iglesia de insaciable, como esposo despechado que ha dado todo a la pareja y esta le devuelve malos humos. El PSOE lo tuvo a huevo: pudo cambiar muchas cosas en este pais a nivel nacional y local y no lo hizo. Obtener réditos electorales era lo que más le importaba.

      • Ángel Manuel dice:

        Me puedes decir qué le dio el PSOE a la Iglesia?

        Un régimen de concierto educativo en el que el Estado ahorra miles de millones de euros porque la Iglesia aporta centros educativos y cofinancia su sostenimiento? Que se apoya además en una fuerte demanda de este tipo de centros por parte de los padres.

        La supresión de la asignación presupuestaria?? Con Zapatero la Iglesia se financia exclusivamente con la asignación tributaria, es decir, con la X que marca voluntariamente el contribuyente en su IRPF. Se acabaron las partidas presupuestarias destinadas al clero español.

        La exención de impuestos?? La misma de toda organización con interés social y sin ánimo de lucro.

        Quizás, no sé, Zapatero tenía que haber impulsado la quema de iglesias y conventos…

        Suprimir la religión de las escuelas, para lo cual se hacía necesario el cambio de la Constitución. Y así conquistar el monopolio ideológico de la enseñanza…muy democrático ésto.

      • Charles dice:

        Sr. “narcis-ista”, el PSOE se ha asomado a muchos abismos en sus 138 años de existencia.
        La estrategia cíclica del PSOE con respecto a los privilegios de la Iglesia Católica avanza y, sin duda, dará resultados favorables y, a la vez, apetecibles….

        • Ángel Manuel dice:

          Sin duda, será un placer ver cómo os estrelláis.

          La Iglesia no tiene los privilegios e intocabilidad que tienen los partidos políticos y los sindicatos de clase de este país. Tiene en tiempos de crisis sin embargo, mucha mayor utilidad y respeto social que éstos.

          Y eso es algo que gracias a la crisis económica los españoles han podido comprobar y contrastar.

          Mantener la Catedral de Córdoba como catedral no es un privilegio, es un Hecho histórico asentado y gracias a la inmatriculación un derecho.

          La enseñanza católica no es un privilegio, es un derecho de los padres, de rango constitucional y contenido en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

          La libertad religiosa un derecho fundamental básico, y su ejercicio sostiene (como el de asociación o reunión) su exención de gravámenes o impuestos, que por otra parte es la razón por la que un templo no paga el IBI. Los otros bienes no afectos al culto han de pagarlo.

          Vamos que el anticlericalismo es la último castillo en el aire que le queda a la izquierda.

  • Hobbes dice:

    Joder, qué café con artículo me acabo de tomar. O, bueno le doy la vuelta mejor: peazo artículaco que has escrito y lo bien que me ha sentado con el café.

    Con lo que cuentas, me has recordado a un periodista del El Español, John Müller, de origen chileno, que no sé si por apellidos o antecedentes familiares es un convencido liberal que nos quiere reformar a los españoles a base de artículos ultras sobre la necesidad de reducir el Estado a cenizas. Una especie de culto periodista con una fijación: destruir lo Público y al Estado en pro de los amigotes de Aznar. Y va a piñón fijo. Cierto es que Florentino ACS le debe echar una buena mano…

    Son estos individuos (viejos que no les interesa nada lo nuevo), junto a los de la caverna, los que nos están soltando soflamas a diario (entre los vómitos que ya nos caen en las teles y radios, y de los que has dado buena cuenta) para dejarnos bien claro que esto es su cortijo y que, cualquier cosa nueva, será inmediatamente destruida….hay que seguir alumbrando sin dejar de mirar a la vela, pero a nada más…

    Son ellos los que están repartiendo el miedo a que te cataloguen, a que te hagan de lado, a que te marginen. Son ellos los que han establecido la posverdad, son ellos los que tienen legiones de burros y burras convenientemente aleccionados y con orejeras puestas en sus redes sociales, los que están volviendo a construir las bases de una Grande y Libre. En definitiva, son ellos los que están dando alas a engendros como la Fundación Francisco Franco, los Pinedas de turno, los ultras que por aquí pululan, los neonazis y los “ultranazionalistas” sin complejos incapaces de reconocer a una España diversa.

    Pero NO se nos olvide que hay mucha gente joven y formada que está a diario combatiendo esta regresión desde medios digitales muy interesantes, aunque es difícil competir con medios como El País, cuyas editoriales ya parecen escritas por el propio Hermann Terstch. Si alguien está leyendo esto y coincide en que España está cuesta abajo y sin frenos hacia el ostión (sin h) neoliberal, aún tiene la oportunidad de trabajar para impedirlo. Pero cuidado con la ignorancia y el desapego…ahora mismo son el principal objetivo de la derecha ultraliberal…y se lo trabajan a diario en todos los medios en sus manos, que son muchos, demasiados.

    Desconfía del mensaje, ve a comprobar otras fuentes. Un ejemplo es Venezuela y los cuñaos españoles. La realidad de Venezuela dista mucho de lo que el Gobierno de España quiere que sepas. Maduro es un absoluto loco y un dictador, pero el golpista Leopoldo López y la ultraderecha venezolana no lo es menos. Investigad el trasfondo del petróleo y los intereses creados alrededor de este país. Mirad quién es el monigote Maduro y quién le mueve las cuerdas desde un país de al lado. Investigad los intereses de españoles como Felipe González en la zona. No os quedéis en los dos minutos que le dedica la TVE1 a las gilipolleces de Maduro en sus mítines.

  • No soy tan pesimista como el sr. Romera. Miro la Pandorga con interés, porque yo también tuve quince o veinte años. Esas juergas no existían, más bien cineclubs, bibliotecas, aunque mutiladas de títulos, etc.
    Ahora, cuando veo a miles de jóvenes con las camisetas moradas del vino derramado, lo veo como una colorista ducha refrescante. Sí, tres acabaron en el hospital por beberse la lluvia vínica. ¿Y qué? Probableemnte, en el futuro, otros dos o tres de eso jóvenes serán notarios, físicos o historiadores. No pensemos que son estúpidos o inconscientes. Es verdad que los políticos (que se aguanten, por inútiles) no se lo ponen fácil por el camino, pero a pesar de ellos, estos jóvenes sabrán seleccionar lo que les interesa para su futuro de la basura. Siempre ha sido así.

    • Miguel dice:

      No dudo que alguno de esos jóvenes de hálito vinoso en estos días alcance en un futuro una notaría o un doctorado ( con ser ciudadanos probos y trabajadores nos conformamos, aun sin llegar a desarrollar tan altos menesteres). Pero sospecho que los altos puestos alcanzadoss no impiden que continúes siendo un auténtico mastuerzo. Menos tradición y más evolución. Más diversión con menos ruido y gregarismo. En vez de ” siempre ha sido así” de su última frase invoquemos el ” mejoremos”.

      • ágora dice:

        En grupos numerosos no siempre hay gregarismo, la individualidad es compatible con las actividades comunes, sea la fiesta o el acto solidario. No seamos severos. Al final unos serán notarios y otros panaderos. Mastuerzo se es o no se es. No va en la profesión.
        Ese igualitarismo que parece ser en un botellón no volverá a ser ni a parecer. Lástima, pero es así, aunque yo también desearía otra cosa. Entretanto, que disfruten y no se perjudiquen demasiado.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.