Inicio » Sin tapujos

De la izquierda divagante a la izquierda reaccionaria

- 29 septiembre, 2017 – 08:4860 Comentarios

MarcelinoLeo sobre la concentración que el próximo día 1-O han organizado en la Plaza Mayor de Ciudad Real el PCE y sus juventudes, junto con otras tres organizaciones. El lema de la misma, “Contra la represión y el régimen del 78 y en solidaridad con el pueblo catalán”.

El texto de la convocatoria es confuso. No sé si a propósito, o con algún fin estratégico. De todas maneras, da la impresión de querer relacionar la solidaridad con el pueblo catalán con una supuesta represión a todos los habitantes de Cataluña.

Antes de continuar quiero hacer llegar mi extrañeza por la rara unanimidad con que la prensa internacional de Europa y EE.UU se ha puesto del lado del secesionismo.

Volviendo a la concentración ¿Debería sorprendernos que el PCE se coloque al lado de medios como el New York Times o Le Monde, tan en las antípodas de su ideario, en su trato al caso de Cataluña? En absoluto. El PCE ejerce muy bien de vagoneta de esa izquierda divagante – como la bautizó Gustavo Bueno- desnortada, decidida a reivindicar los derechos de las minorías y de los animales, ya que la justicia social de la mayoría humana se le ha quedado demasiado grande.

¿Debería sorprendernos que el PCE no haya recogido el desafío que le lanzó explícitamente el Partido Feminista de España  (PFE) –presidido por Lidia Falcón- en su manifiesto de hace una semana donde, desde su pensamiento marxista, defiende la unidad de España, manifiesta su oposición al referéndum y reivindica la soberanía nacional? El PFE es miembro de IU, y varias veces ha expresado su desacuerdo con la política de la coalición. Quizá por ello la menciona en el manifiesto interpelándola a que se posiciones sobre el asunto independentista catalán, exhortando de paso, al propio PCE.

Lidia Falcón sabe de sobra lo que hoy significa el PCE, de ahí el señalarlo con el dedo sin medias tintas.

Un antiguo conocido, exmiembro de la vieja guardia del Partido Comunista, llama a los de Unidos Podemos, las CUP y réplicas de toda laya “progres y revolucionarios de chichinabo, pequeñoburgueses que se han vendido a la burguesía catalana”. Que con su miseria moral han logrado que no se hable de la situación de los trabajadores en España. Y añade: “Independientemente de la forma de Estado, capitalista o socialista, lo que está pasando en Cataluña habría sido tratado de sedición y sus responsables tratados pertinentemente”.

Llevaba tiempo saturado de oír a todas horas la palabra ciudadanía. Curiosamente esta palabra totémica se ha difuminado en la retórica independentista, siendo sustituida por pueblo. Y no me gusta. La palabra pueblo es hermosa. Pero, como todo, depende de su uso. Los independentistas cuando hablan de “pueblo” se refieren a nosotros. Los otros son el “antipueblo”. Y en su delirio totalitario convierten a ese pueblo –“su pueblo”- en un cuerpo místico cuya representación reclaman en exclusiva. Hasta hace poco, al mismo pueblo lo denominaban machaconamente ciudadanía. La transformación del vocablo no es casual.

Curiosamente, el lema de la concentración del 1-O en nuestra plaza Mayor habla de pueblo catalán. Mucho me temo que con el mismo significado que el totalitarismo secesionista.

Nunca ha existido una izquierda unívoca, más bien izquierdas. Gustavo Bueno lo llamó el mito de la izquierda (lo mismo hizo con la derecha) Baste recordar la opinión recíproca que se tenían Marx y Bakunin, por ejemplo.

A pesar de no existir homogeneidad, ¿qué rasgos genuinos deberían tener las izquierdas? Pienso que dos: la oposición a los privilegios, y la soberanía popular encarnada en la nación. Sí, ya sé que los dos son elementos del liberalismo originario, pero ese liberalismo fue la izquierda de su momento, y sobre esos dos pilares se construirían las izquierdas sucesivas.

Recordemos también que a quienes estaban en contra de los no-privilegios y de la soberanía nacional la historia los llamó reaccionarios.

Esta izquierda divagante, ¿sigue defendiendo al menos los dos principios básicos de la izquierda liberal originaria?

Desafortunadamente, no.

Cuando un partido que se autodefine de izquierdas apoya privilegios a determinados territorios  en función de cualquier excusa, está incumpliendo uno de los dos elementos básicos de la izquierda fundacional. Ya sé que los privilegios de ahora no son los estamentales como antaño. Qué más da. Son privilegios a grupos determinados sólo que organizados de diferente manera.

Cuando un partido que se autodefine de izquierdas apoya la ruptura de la soberanía nacional en virtud de unos privilegios llamados diferencias identitarias está rompiendo la comunidad superior en beneficio de otras inferiores. Todo concepto de nación, ya sea étnica, o histórica, está ya integrado en ese concepto superior llamado nación política, es decir, soberanía nacional. Por tanto, no hay nación étnica o histórica que necesite  de un reconocimiento “ad hoc”.

Únicamente aportaría confusión.

Los pequeñoburgueses de Podemos se opusieron sin ambages al referéndum que en Bolivia quería realizar la región de Santa Cruz de la Sierra. No pretendía la independencia, tan sólo la autonomía. Los ahora férreos defensores del referéndum secesionista argumentaron entonces que se trataba una maniobra de los oligarcas de aquel territorio boliviano, ya que era el más rico del país.

Jordi Évole preguntó al propio Evo Morales si estaría de acuerdo en la secesión de una parte del territorio si se realizara democráticamente. Morales puso cara de extrañeza y respondió: la unidad es sagrada.

Vemos que el término democrático usado por Évole es otra palabra totémica que se utiliza para justificarlo todo, cuando, en realidad, no se trata de democracia, sino de incumplir con la solidaridad.

¿Puede cualquiera de las izquierdas defender algo así?

¿Cómo pueden equipararse los derechos sociales a los privilegios territoriales como han defendido sin inmutarse Pablo Iglesias y Ada Colau?

La izquierda divagante no es que se esté disolviendo en el magma mundialista por falta de norte. No es que vaya a desaparecer. Mucho peor.

Se está transformando en un aliado clave de lo que siempre se llamó fuerzas de la reacción. Esta izquierda  no es otra cosa que una Izquierda Reaccionaria.

¿De qué otra forma puede calificarse a quienes llaman derechos a los privilegios de grupo, y democracia a la ruptura de la unidad popular (políticamente, la nación) allanando el camino al quebrantamiento del principio de solidaridad?

Gestualmente siguen con la liturgia rancia del puño en alto y la internacional mal entonada. Factualmente se van un mes a Nueva Zelanda “como cualquier trabajador español”, según dicen. De regreso, a mimetizarse con el discurso proprivilegios del Abad de Monserrat. Sólo les falta vestirse de monaguillos y ayudar en el ofertorio. Qué no lo hagan. Eso sería sacrílego viniendo de esta gente. Aunque después de escuchar al abad, no sé quién lo sería más.

Es indignante

Pero en este trozo de España, llamado Castilla la Mancha, podemos estar tranquilos. Tenemos a un nuevo alcalde de Móstoles presto a escribir un bando llamando a la insurrección de todos los españoles contra el secesionismo egoísta, embustero, manipulador e insolidario.

Tenemos, nada más y nada menos, a José García Molina, secretario general de Podemos CLM y Vicepresidente de la Junta.

No hay más que ver su visita de “Estado” a Cataluña, a conferenciar con dos de sus próceres “in pectore”, Junqueras y Colau.

Enhorabuena, Sr. García Molina, por ascender a correveidile del “Gran Embaucador” de las clases populares, y máximo exponente de esta Izquierda Reaccionaria que con tal de conseguir una reseña en los futuros libros de historia es capaz de aliarse con el diablo, dinamitar la unidad popular de la nación y defender los privilegios más rancios, sin nada constructivo y mínimamente elevado que ofrecer a cambio.

Sin tapujos
Marcelino Lastra Muñiz
mlastramuniz@hotmail.com

Etiquetas: ,

60 Comentarios »

  • Censor dice:

    Cierto y cabal. Es imposible expresarlo mejor. Enhorabuena a don Marcelino y gracias por su valentía.

  • mayor dice:

    Si estamos en una democracia real, cada uno se podrá manifestar como quiera, digo yo.

  • El califa dice:

    Bolcheviques. Tan jóvenes y tan casposos

  • mayor dice:

    En este país solo se pueden manifestar los radicales de la derecha.

    Si eres bolchevique casposo, si eres radical de derecha un patriota.

  • Hobbes dice:

    Marcelino, espero un texto similar sobre la actitud del Gobierno del PP.

    Hoy Cifuentes ha empapelado las consejerías con banderas de España. Con eso te lo digo todo. Una de las CCAA más corruptas de España usando el símbolo nacional para “defender su idea de España”. No hizo eso cuando las FFSE entraron en Génova a por pruebas, o cuando detuvieron a Ignacio González, a Granados etc etc o cuando la llamaron a ella de testigo…

    Sin quitarte razón sobre los problemas eternos de la izquierda, el problema gordo lo tenemos con la deriva ultra del PP en su actitud con Catalunya y, ahora lo que necesitamos son recetas correctas, no más dasolina (sin dejar de analizar el por qué la izquierda no es capaz de unir fuerzas y echar de una vez a estos guerracivilistas del Gobierno de España).

    • Hobbes dice:

      Pregunto, por qué la Fiscalía General del Estado no va “a muerte” a por el tema del 3% ¿Acaso es porque la mierda salpicaría a todas las altas instancias del Estado? Parece que esta situación no tiene arreglo porque hemos llegado a un punto en el que no podemos tirar más de la cuerda sin que todo explote.

      Porque un Gobierno normal y corriente ya hubiera ido a saco “a por ellos”. O es que los Pujol y Cía mantienen ciertos dossieres que acabarían con todo esto en una semana.

      Parece, al menos da la sensación, de que perro no muerde a perro.

  • Hobbes dice:

    Y, de paso, otro articulo explicando cosas tan simples como que el nacionalismo es algo del siglo XIX. Que apareció para acabar con el absolutismo teocrático, pero que ahora no tiene ningún sentido. O vamos a nombrar Luis XIV a Mariano y Luis XV a Puigdemont?

  • Nadie dice:

    Demasiada policía en Cataluña y tan poca para detener a los dirigentes del PP por corrupción; por dejar una deuda del 100% del PiB que será muy difícil de pagar y lastrará la capacidad del Estado para ayudar a los ciudadanos, que son los que realmente debieron ser ayudados y no los bancos ni las empresas amigas del PP; por incumplir sus promesas electorales;…. por cargarse el estado con sus imposiciones y su centralimo autoritario, etc.

  • pobrecito hablador dice:

    Si es que no hace falta tanta chatarra retórica para atacar a la izquierda en el asunto catalán. Basta con decir que uno de los pilares fundamentales en los que se sustenta la izquierda ha sido siempre el internacionalismo como antítesis del nacionalismo pueblerimo y cateto. Que el nacionalismo es algo muy rancio ya lo sabemos. Pero la comunidad internacional no se opuso a que una Armenia, Bielorrusia, Georgia y tantas otras naciones unidas desde siempre a Rusia se desgajasen de ella en los 90.
    Y estoy con Hobbes en que Marcelino no señala nunca los desmanes de la derecha. En esa derecha en la que nunca existen las diferencias internas y que todo lo soluciona sacando banderas en los balcones y haciendo juras de bandera por doquier. Y no soy el tipo de progre al que se refiere la amiga de Marcelino.

  • Ángel Manuel dice:

    Marcelino, te has salido.

    Mira tu correo.

    Jean FranÇois Lyotard, el intelectual de la Posmodernidad, fue artífice del concepto grandes-relatos/ mitos de Occidente, en los que se inspiró posiblemente Gustavo Bueno para hablar del mito de la izquierda o derecha.

    La Posmodernidad ha fragmentado la Historia, y esencialmente las grandes certezas ideológicas, a mi punto de ver, porque es heredera de la Escuela de Frankfurt y de su sentido hipercrítico con Occidente a raíz del fracaso del comunismo.

    Hay que entender que esta fragmentación y confusión generalizada, es un proceso que se inicia en el siglo XX tras el fracaso de las utopías del XIX, toma forma con un sensacional criticismo de la Escuela de Frankfurt, es populizado en Mayo del 68, y tras la frustración de los mayoistas, existen dos líneas de reacción: una, la adaptación (Posmodernidad, que es un Humanismo muy decadente), y otra la contra-cultura (Theodor Roszak) que desemboca en los antihumanismos (ecologismo y animialismo).

    El nacionalismo es un fenómeno en proceso decadente (el gran relato está en fase terminal) pero que es muy resistente porque tras el atentado de las torres gemelas, vuelven a populizarse las certezas.

    El nacionalismo es pensamiento fuerte, es un ideal aunque sea falso, pero es algo a lo que muchas personas se agarran porque les proporciona certezas (generalmente la creencia de superioridad respecto de otros pueblos).

    Para atacarle no hay que oponer otro nacionalismo opuesto, sino UNA DEMOCRACIA DE PENSAMIENTO FUERTE. Y tú señalas claves, una misma Justicia que evite impunidades, una Igualdad real ante la ley, y una Solidaridad sustentadora de nuestro Estado Social.

    Y estos son valores sólidos, y certezas constructivas por las que emplear la fuerza si es posible.

    Las emociones no construyen nada, sólo destruyen (Zygmund Bauman).

  • Ángel Manuel dice:

    Y estos son valores sólidos, y certezas constructivas por las que emplear la fuerza si es NECESARIO (no posible). Y añado, la COMPACTACIÓN nacional con los suficentes recursos públicos (banderas nacionales, programas de conocimiento de nuestra historia (sobre todo la de antes del XX),… Es decir, una compactación a imagen de la que se hace en Francia, Alemania, Italia…ES DECIR DEMOCRACIAS FUERTES Y TERRITORIALMENTE COMPACTADAS.

  • El califa dice:

    Ya era hora que alguien escribiera sobre lo trasnochado de nuestra izquierda. Revanchista, odiosa, plagada de incapaces…Y fascistas. La izquierda española no es democrata

  • Nadie dice:

    A la caverna solo os falta gritar por aquí eso de ¡¡¡España Una, Grande y Libre!!!

    Venga, terminad de quitaos las máscaras y mostradle al mundo la bestia franquista que lleváis dentro.

  • Charles dice:

    Creo que el artículo hubiera quedado bastante completo si se hubiera añadido “y de la derecha intransigente a la derecha fanática”…..

    • Ángel Manuel dice:

      Pues es la única que está defendiendo la solidaridad entre todos los españoles…

    • Hobbes dice:

      Efectivamente, Charles, yo también se lo he dicho a Marcelino. Hay que ser muy críticos con lo que hace mal la izquierda para no convertirnos en la derecha, como le pasó al PSOE de Felipe. Pero cuando se hace la crítica, hay que tener cuidado con dejarles brechas a los ultras para que aprovechen como están haciendo ahora con el artículo.

      La izquierda tiene mucho, muchísimo que arreglar, pero no es la responsable de cómo está España ahora mismo. En el Gobierno está la derecha mandando.

      • Ángel Manuel dice:

        El PP no es derecha, es socialdemocracia liberal. Existe una posmodernidad de derechas, el abandonó de las raíces cristianas y el oportunismo ambivalente de la socialdemocracia y el liberalismo económico. El PP no representa a la derecha sociológica, y ahora está pensando en proponer un cupo catalán que no admite ni su electorado ni el de nadie que tenga un mínimo de cultura financiera de los servicios públicos, pues la solidaridad sostiene nuestras pensiones y servicios públicos, del que todos nos beneficiamos y tratamos de proteger de distinta manera. Uno desde la radicalidad pública otros desde la racionalidad económica.

      • Charles dice:

        Hobbes, está claro que no todos son iguales.
        El travestismo de fascistas a franquistas y de aquí a demócratas no resultó traumático en absoluto. Todo transcurrió como una canoa que se deslizaba corriente abajo. Ellos, que habían dedicado su vida a perseguir demócratas, se vieron representando el papel de parlamentarios. La generosidad fue grande y generalizada, los represaliados no exigieron justicia. También es verdad que la Justicia no estaba para esos trotes en aquel entonces. La Transición no pasó por los juzgados. El espíritu de la Transición pasó sobrevolando la justicia a miles de kilómetros de altura. Por eso, la democracia española nació con una malformación congénita. ‘Marca España’.
        No todos son iguales….

        • Ángel Manuel dice:

          Afortunadamente dejó pronto de haber terrorismo de extrema derecha,para haberlo sólo de extrema izquierda (GRAPO, ETA y Terra Lliure).

          La izquierda posfelipista tiene saldos antidemócratas, su fascinación con los nacionalismos republicanos y revolucionarios, es una evidencia.

  • edipo sin complejo dice:

    Nunca he militado en partido alguno. Vaya por delante. Y no lo he hecho porque los considero semilleros de sectarios y ovejas modorras, con amplias y honrosas excepciones. Pero he observado que en la izquierda ha habido siempre más debate y diferencias haciendo gala de mayor democracia interna, como manda el artículo 6 de la Constitución.

    Dicho lo anterior, y siendo serios, creo que cualquier partido no debe tener permanentemente en sus filas personas eternamente discrepantes, perennemente en desacuerdo con lo que decide la mayoría. Y sobre todo lo que no debe tener un partido , de izquierda , derecha o mediopensionista es a señores y señoras desleales que se miran el ombligo constantemente, pensando que su verdad es palabra de Dios. No sé si Marcelino milita en algún partido, ni me importa saberlo, pero me basta saber que se autodefine como un señor de izquierdas ¨pata negra¨ para afearle su egocentrismo y su grosera deslealtad para con esa izquierda en que milita y que vapulea con un constante pim, pam pum.

    Pues verá, Lastra, cuando uno ha hecho de su militancia de izquierdas un pretexto para darle estopa tan sañuda y habitualmente, lo mejor que puede hacer es escribir sus artículos dejando al margen su ideología. Por último, un consejo : funde usted su propio partido. Cuando uno se cree tan en posesión de la verdad, tan por encima de los pequeño burgueses a los que ataca es lo mejor que puede hacer. Aunque creo que no tardarán en ficharle desde la derecha. Feliz mañana.

    • edipo sin complejo dice:

      Joder,es que empieza a ser preocupante que los tipos de la derecha extrema le aplaudan siempre TODOS sus artículos. Yo, si militase en un partido que tuviera en sus filas a Lastra, pediría un expediente de expulsión. Una cosa es enriquecer los debates internos contraponiendo ideas y otra muy distinta machacar a tu partido sin tregua en colada pública. Muy ruin.

      • Ángel Manuel dice:

        No se trata de pensar como Marcelino ni ningún otro, sino de sencillamente pensar.

        La solidaridad y la justicia son imperativos éticos para los seres humanos.

        Una visión partidista es sencillamente errónea y maniquea. Insustancial e irracional.

  • Antonio Fernández dice:

    Hay muchas voces de izquierda en esta misma línea, no solo Falcó: Borrell, Sartorius, Almudena Grandes, Serrat…
    Tal vez, estos nombres u otros similares, puedan resultar sospechosos de no ser suficientemente… lo que sea. Pero no cabe duda de que, dando por obvia la perspectiva que tiene la derecha sobre el asunto, parece claro lo que en el fondo nos cuenta Marcelino: hay 2 posiciones en la izquierda, y una de ellas podría calificarse como reaccionaria, según los argumentos que expone.
    Considerarlo de otro modo, es cambiar de tema

    • luis dice:

      Y muchas más voces de las citadas. La diferencia es que procuran no hacer tanta sangre como nuestro contumaz Lastra.Porque una cosa es la saludable diversidad de criterio y otra la contumaz saña en la crítica. Porque yo no veo a los periodistas alineados con la derecha , incluyendo los de este digital, hacer la más somera crítica a la derecha. Y razones tienen y han tenido de sobra pàra hacerlo. Robos a mansalva, ya sabe.

  • luis dice:

    Dice Edipo que a los tipos como Lastra se les debiera expulsar de los partidos. Ya te digo yo, edipo sin complejo, que se van ellos solos. Llegan un día a las reuniones y se dehacen en elogios, al siguiente día empiezan a soltar un discurso narcisista y, al tercero, se marchan sin decir adiós, no sin antes haber expuesto una larga lista de reproches. Reproches que asumen y alaban cuando llaman a la puerta de otro partido hasta que dan un nuevo portazo. Es el sino de los egocéntricos. Lastras abundan mucho. Son tan previsibles que las agrupaciones de los partidos lo asumen como algo natural.

    • Ángel Manuel dice:

      A mí me ha pasado lo mismo con partidos de derecha.

      Será que se parecen demasiado, o que soy demasiado egocéntrico…puede ser. Posiblemente usas el término egocéntrico como un eufemismo de: COMULGO CON RUEDAS DE MOLINO.

      Pero vamos, eso le pasó al feo de Podemos. Al menos a mí cuando me fui y critico al PP no me pegan una paliza.

      Algunos aquí me han amenazado, pero, eso no es por discrepancia ideológica, es por una cuestión de alteración del orden público que se resuelve como se resolvió lo de Bódalo.

    • luis dice:

      Y lo que menos me gusta de Lastra es que escriba desde las tripas. No hacen falta pirómanos, Marcelino. Sobran.

  • Ángel Manuel dice:

    NO COMULGO CON RUEDAS DE MOLINO.

  • remigio dice:

    El artículo es muy bueno, certero, verdadero, el tema del mismo es el que es y ya hablará el autor de otro cuando él quiera. Que se le diga que a ver si hace otro igual sobre la “actitud del gobierno del PP” demuestra que ha dado en la diana plenamente con este y que ha gustado incluso a los que no piensan igual. Aparte del fondo, está a mi juicio muy bien escrito…luego, los tertulianos se enzarzan en sus pujas de unos a otros y acaban hablando del precio de las alcachofas, por decir algo.

  • tomas dice:

    Asqueroso que la izquierda española, en ella incluyo a Podemos y buena parte del psoe, digan que es “fascismo” hacer cumplir la Ley.

    Si Rajoy no combate el referendum ilegal, ya estarán los verdaderos fachas y los partidos de derecha (o de izquierda, o de centro, de nada salvo oportunistas), acusándole acusándole de incumplir la Constitución. Si Rajoy manda a la Guardia Civil y la Policia, por que las manda EL GOBIERNO, con permiso judicial, pero el Gobierno, los comunistas y los socialistas acomplejados, acusando de que coarta las libertades.

    Todo el mundo tiene claro que la Constitución actualmente vigente PROHIBE ese tipo de referendums. Quien lo apoye, apoya saltarse la Constitución. Y, como dijo Kennedy, todo el mundo puede estar en desacuerdo con la Ley, pero todo el mundo está obligada a cumplirla.

    Esta es la situación mas compleja y grave que se ha vivido en la democracia española de este ciclo. Y se está llevando razonable y proporcionalmente bien.

    • Ángel Manuel dice:

      ES DE ESPERAR QUE PUIGDEMONT ACABE COMO TEJERO.

      Y ahora que nos llamen facha estos ignorantes.

      • tomas dice:

        Puigdemont no puede acabar como tejero, por que no ha usado las armas. Es de esperar que los verdaderos fachas y oportunistas, no critiquen al gobierno por hacer una cosa y la contraria, el caso es criticar.

        • Ángel Manuel dice:

          Puigdemont no utiliza las armas…UTILIZA A ESTUDIANTES Y NIÑOS que es menos violento…para la conciencia.

          Ha de terminar como Tejero, POR GOLPISTA.

          DEMOCRACIA FUERTE.

          • tomas dice:

            Ya. Las ganas que tienen algunos de que el Gobierno de España se comporte de la misma manera de los golpistas, para así acusarlo de franquista. El gobierno los está descolocando.

            Todas sus decisiones del gobierno, por que son decisiones suyas, a la Guardia Civil y a la Policía las manda el gobierno, tienen el amparo judicial. Ya sabemos que tanto la izquierda guerracivilista, como la “derecha” oportunista, quisiera que el gobierno sacase los tanques, para así acusarle de ser igual que los golpistas. Pero no. El gobierno cumple y hace cumplir la Ley siempre tras pasar el filtro de un juez. Y los secesionistas no.

          • Ángel Manuel dice:

            Totalmente de acuerdo, Rajoy actúa tarde, y eso no se lo perdono, pero mide bien sus pasos.

  • carmen dice:

    ¡Madre mía! Qué exceso de energía y seguridad en sí mismo derrocha el autor. Artículo demasiado extenso, de los que se leen someramente porque hay vida inteligente más allá de Lastra y hay que cumplir con todos. Creo que se puede expresar lo mismo con menos palabras . Menos es más, como lema.

  • Censor dice:

    Madre mía. Qué sarta de barbaridades. Resulta complicado hasta escribir entre tanto escupitajo. Qué horror. Y todo porque este señor ha tenido la valentía que a nosotros nos falta, por ser honesto con sus ideales. Qué cobardes resultamos todos al lado de don Marcelino.

  • Manoc dice:

    Efectivamente, amigo Marce, como tu muy bien has dicho, los podemitas y comunistas ejercen muy bien de vagoneta de esa izquierda divagante y desnortada, decidida a reivindicar los derechos de las minorías y de los animales

  • Manuel v. dice:

    Así es amigo Marcelino, salvo que.por lo que se sabe es Putin y no Merkel el que mueve los hilos. Por otro lado está el ensayo catalán para la variante española. Y ahí entra Podemos. Buen finde

  • sorprendio dice:

    Castilla, envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora, cantaba Machado.
    No, Marcelino, no es con un discurso incenciario, cargado de lugares comunes y más propio de un cascarrabias al más puro estilo Corcuera en 13 Tv, como hay que manifestarse en estos momentos. Hay otra izquierda, incluso catalana, que en estos días , aun no siendo soberanista, construye un discurso constructivo y profundamente humano. La hay, yo la leo. No se p uede ni se debe lanzar cubos de basura, sin filtros, sobre tanta gente honrada de izquierdas que se duele de la situación catalana, probablemente mucho más que usted.

    Hoy ha hecho felices a muchos lectores de este diario, no me cabe duda. No, desde luego, a los que se sientan de izquierdas de” pura cepaª, como tanto le gusta decir a uno de sus heterónimos.

    • Ángel Manuel dice:

      Es que hay izquierdistas y derechistas, y luego personas de derechas y de izquierdas.

      La diferencia está en su sensatez y en su autenticidad.

      Porque los fanáticos no son auténticos. Y los izquierdistas catalanes y los del resto de España, se olvidaron hace mucho tiempo de los trabajadores porque abrazaron el estatus institucional que ofrecía el régimen nacionalista.

      Y eso es así aunque te joda.

      • Ángel Manuel dice:

        Porque dónde estaba la izquierda en Cataluña cuando al murciano, al charnego, a la chacha y al camarero se le despreciaba y se abusaba de él por parte de la burguesía de Pujol??

        Pasaron por el aro, y para hacerse sentir aceptados por parte de los que les recordaban una y otra vez que siempre serían ciudadanos de segunda y nunca serían catalanes, acabaron siendo más catalanes y tan cretinos que aquellos que les miraban por encima del hombro.

        La izMIERDA catalana y española es traidora a los trabajadores. Tanto es así, que por defender a éstos lo hace de quienes quieren preservar privilegios que vienen de tiempos del franquismo, como los estibadores.

        La derecha española es responsable de haber abandonado a su suerte a todos los que se sienten tan catalanes como españoles y han creído en la igualdad de trato y en el amparo de las leyes a la hora de reivindicar su derecho a estudiar en castellano y que la Administración regional y local se dirija a él en su idioma, y que sus barrios no sean la de ciudadanos de segunda (el Carmel de Barcelona).

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.