Inicio » Opinión, Puertollano

Puertollano y la encrucijada de tomar medidas para mejorar la calidad del aire

- 21 noviembre, 2017 – 11:4020 Comentarios

Carlos Sanz.- Los habitantes de Puertollano nos enfrentamos desde hace tiempo a una problemática de salud pública que en los últimos meses se está viendo recrudecida por intensos y persistentes episodios de elevada contaminación atmosférica.
fertiberia2
Basta con poner un pie en la calle para comprobar cómo dicha contaminación ambiental se encarna en forma de pestilente nube tóxica que a diario socava las expectativas de los puertollanenses por respirar un aire de cierta calidad, con los graves problemas de salud a corto, medio y largo plazo que ello acarrea. Estamos ante una grave encrucijada que requiere de cambios estructurales y no únicamente de medidas restrictivas de reducción del tráfico.

Días atrás conocíamos que la ciudad industrial tiene el honor de encaramarse entre las ciudades más contaminadas de España que “de forma recurrente” -como así refleja un informe de Ecologistas en Acción- vienen superando las emisiones de partículas PM10, las más nocivas y contaminantes. Para más inri, los niveles de otros contaminantes también se disparan, caso del dióxido de carbono (CO2), dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono (O3).

Lo más preocupante es la inacción de las administraciones ante una tesitura que, lamentablemente, tiende a ser más frecuente debido al cambio climático. En román paladino, váyanse acostumbrando a estos duraderos episodios de anticiclones-barrera que actúan como una invisible coraza que impide el acercamiento de precipitaciones y es barra libre para un aumento de la radiación solar. Los ecologistas alertan de que a excepción de unas pocas, en el resto de ciudades españolas no se está adoptando “ninguna medida para proteger la salud de la población”. Una afirmación desesperanzadora pero que, sobre todo, sonroja y causa indignación entre una población, la puertollanense, que a diario ha de padecer un calvario atmosférico sin que la administración local contemple algún plan de acción a corto plazo para mitigar estos perniciosos efectos en la calidad del aire.

¿A qué espera la administración local puertollanense para actuar de forma urgente y elaborar un Plan de Calidad del Aire como ya se hace en grandes ciudades? Ya no estamos ante episodios aislados. Desde 2010, la Unión Europea prohíbe superar los 200 microgramos de dióxido de nitrógeno por metro cúbico de aire durante más de 18 horas a lo largo del año. Y es sabido que España incumple los valores permitidos de manera recurrente tanto en grandes ciudades como en otras de raíz industrial, caso de Puertollano.

¿Acaso no hay una munición de informes de todo tipo que evidencian que la contaminación atmosférica causa la muerte prematura de miles de personas? ¿Quieren datos? Pues adelante: en la UE la polución mata de forma precoz a más de 400.000 personas al año, unas 27.000 en España. En torno al 90% de la población urbana de la UE está expuesta a aire tóxico. El tráfico rodado, la agricultura, las centrales eléctricas, la industria y los hogares son los mayores emisores de contaminantes atmosféricos de Europa. Por tanto, este modelo actual que tanto anhelamos es, a su vez, una trampa mortal para lo que se entiende por calidad de vida.

Así se refleja en el informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), «Air Quality in Europe – 2017 report» (La calidad del aire en Europa – Informe 2017) . En él se presenta un análisis pormenorizado de la calidad del aire y los efectos en salud, basado en datos oficiales de más de 2.500 estaciones de medida de todo el continente europeo. Y el contenido del mismo es desalentador porque no deja lugar a dudas; respirar aire contaminado aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias como neumonía, bronquitis crónica o cáncer del pulmón.

Vuelvo a formular la pregunta: ¿Qué más necesita la administración local de Puertollano para abordar una grave problemática de salud pública que atenaza la calidad de vida de sus ciudadanos? A mi juicio, ésta debería ser una de las principales preocupaciones del gobierno local porque lo que está en juego es la salud de miles de ciudadanos que estamos asistiendo con espanto a una condena diaria inadmisible. De igual modo, es necesario que la propia ciudadanía sea consciente de la gravedad del problema e inicie cambios drásticos en sus hábitos de movilidad urbana. Está más que comprobado que el tráfico rodado es una de las principales fuentes contaminantes urbanas y en Puertollano tenemos el vicio de abusar enormemente del coche. Y así no podemos seguir porque a las pruebas nos remitimos, tenemos todas las papeletas para enfermar con más celeridad que en otros sitios.  Del mismo modo, y sin ser conocedor del tema, es necesario que el tejido industrial de la localidad esté a la altura del contexto que estamos describiendo y contemple la reducción de emisiones durante estos episodios de elevada contaminación que se tornan en pesadilla diaria.

Máxime cuando, a tenor del comunicado de Ecologistas en Acción, en Puertollano las partículas PM10 campan a sus anchas. ¿Qué efectos en la salud provocan dichas partículas? Pues según reflejan los propios ecologistas, las PM10 están detrás de numerosas enfermedades respiratorias, problemas cardiovasculares y cánceres de pulmón. Por otro lado, los estudios sobre efectos a largo plazo han estimado que la exposición a partículas en suspensión puede reducir la esperanza de vida entre varios meses y dos años. Según un estudio de la Comisión Europea, publicado en 2005, la presencia de estas partículas en la atmósfera produce cada año 288.000 muertes prematuras.

Como verán, los datos son aterradores y de veras no sé a qué estamos esperando en Puertollano, tanto administración local como ciudadanía, para propiciar cuanto antes un Plan de Acción de Calidad del Aire. Es ya una exigencia irreversible porque los niveles de contaminación atmosférica son inaceptables. Además, se trata de recoger el guante lanzado por la propia AEMA (Agencia Europea del Medio Ambiente). Una entidad que sinceramente no sé si sirve para algo o únicamente para maquillar de cara a la galería la sensibilización que la UE ha de tener respecto a la mitigación de la polución en el aire.

Pero hay que ser oportunistas y demandar como ciudadanos disconformes el cumplimiento que así requiere esta agencia medioambiental. En ella se vanaglorian de tener objetivos como alcanzar niveles de calidad del aire que no generen efectos y riesgos inaceptables para la salud humana y el medio ambiente. Presumen de que la UE actúa en “muchos niveles para reducir la exposición a la contaminación atmosférica”. Que si a través de la acción legislativa; a través de la cooperación con los sectores responsables de la contaminación atmosférica, etc, etc. Perjuran que en 2013, la Comisión Europea adoptó el programa “Aire puro para Europa” que incluye una batería de medidas para reducir la contaminación atmosférica. Me gustaría saber al detalle qué medidas son esas y si las mismas son meros brindis al sol. Porque estos últimos meses en Puertollano, lo único que tenemos es una nube tóxica irrespirable, una ausencia de medidas de algún tipo y una sórdida resignación de la población ante esta situación. Y ya no podemos seguir así.

Etiquetas: , ,

20 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.