Inicio » Alcázar de San Juan

Concentración de rechazo a una novillada en Alcázar de San Juan

- 2 abril, 2018 – 09:0026 Comentarios

La Asociación Cultural Antitaurina de Ciudad Real, junto a medio centenar de personas y con la colaboración de la protectora de animales Animalcazar, llevó a cabo este domingo una concentración en rechazo a la novillada protagonizada por los alumnos de la escuela taurina de este municipio. El acto de protesta se llevó a cabo frente al coso de este municipio, antes y durante el desarrollo del festejo.

Los asistentes cantaron consignas como “hoy ves matar, mañana a rezar”, “la tortura no es cultura”, “esta plaza la vamos a cerrar”, “los niños a jugar y no a ver matar”. Con una pancarta en la que se leía “No matarás”, quisieron criticar la contradicción que supone el “asesinato por ocio” de seis toros “para celebrar el día de la resurrección de Jesucristo y el destino de la mitad del dinero de la entrada para una cofradía de la localidad”. Leyéndose así en su manifiesto:

DOMINGO DE HIPOCRESÍA:

Como el beso de judas, seis aprendices del asesinato animal se concentran hoy tras las puertas de ese infierno llamado Plaza de Toros, para traicionar a seis inocentes y darles muerte. Contradiciendo la religión que profesan, y a la que se destinará la mitad del dinero de sus entradas para una de sus cofradías, y su quinto mandamiento: no matarás.

En la biblia dice que Dios “odia a cualquiera que ama la violencia”, ¿qué es sino un festejo en el que se tortura a seis inocentes hasta el final de su vida?

Hoy, domingo de resurrección, día en que la cristiandad celebra la vida, unas decenas de aficionados a la sangre celebrarán la muerte y asesinato. La vida siempre se celebrará con vida, nunca con muerte.

Hoy, mientras que las calles de la provincia se llenan de católicos predicando los valores del cristianismo, estos verdugos, y en nombre de la religión cristiana, predicarán todo lo contrario: poniéndole coronas de espinas en forma de banderillas. Derramando sangre inocente. Haciendo del acero una cruz para ellos, esta vez sin resurrección.

Se escudan detrás de sus capotes, bajo una fe que predica el amor, ¿dónde está ese amor?. El amor nunca irá de la mano de la violencia hacia el prójimo.

La compasión, otro de los valores que dicen seguir. ¿Dónde está la compasión cuando el toro reclama su indulto mientras se ahoga en su sangre?. Compasión es aliviar el dolor y evitarlo, y nunca propinarlo.

La valentía nunca estará ligada de pañuelos blancos que piden extremidades de un ser al que le han arrebatado la vida en nombre de una tradición, la valentía nunca casará con el mirar para el lado de la injusticia; menos aún con aprovecharse y disfrutar del mal del débil.

Mientras os dais golpes en el pecho viendo como nuestros y nuestras vecinas procesionan los santos por las calles, decís educar a vuestros hijos e hijas en estos valores de amor, fe, empatía, compasión y valentía, abrís las puertas de esta plaza a niños y niñas de cualquier edad, introduciendoles en esta “tradición” sangrienta, seguramente sin ser conscientes de lo que supone para estos menores, cuya personalidad aún se está formando. Presenciar que el maltrato de un animal no sólo es algo normal, sino un espectáculo, un orgullo y motivo de diversión. Y todo esto de la mano de unos jóvenes que son entrenados para arrancar la vida por una escuela que dice enseñar estos valores cristianos.
El Comité de los Derechos del Niño, que evalúa el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se pronunció el 8 de febrero de este mismo año en contra de que España permita que los niños, niñas y adolescentes participen y asistan a eventos taurinos.

El coordinador de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos Animales, dice que “para la Convención de los Derechos del Niño, que ha sido ratificada por las Cortes Generales españolas, el valor superior es la protección de la infancia y la adolescencia, y eso está por encima del gusto de los padres y obliga a los poderes públicos a tomar medidas para garantizarla”.

Según Gehad Madi, miembro del Comité de los Derechos del Niño, “la tauromaquia supone una extrema violencia para la infancia. Debería prohibirse para todos los niños menores de 18 años. No solo los niños toreros, sino también aquellos que asisten como espectadores. En el Comité estamos muy preocupados por proteger a los niños de estar expuestos a dicha violencia. Y esperamos que el Gobierno de España y de sus diferentes comunidades prohíban su participación en actividades taurinas”.

Hoy estamos aquí para pedir que niños y niñas sean educados en el respeto hacia los animales, en el amor, no en la violencia.

Estamos aquí para darles voz a las seis vidas que se apagarán en unos minutos con la peor de las torturas.

Estamos aquí para recordar la hipocresía humana, que celebra la muerte de unos mientras da muerte a otros.

Estamos aquí para pedir cordura y el fin de los festejos taurinos en Alcázar de San Juan.

 

26 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.