Cirujanos del Hospital de Talavera incorporan una nueva técnica quirúrgica por vía laparoscópica

Se trata de una de las últimas técnicas de laparoscopia avanzada que quedaba por incluir en la cartera de servicios de este centro sanitario, donde se llevan a cabo cirugías por vía laparoscópica desde 1994.
Cirujanos del Hospital Nuestra Señora del Prado, de Talavera de la Reina (Toledo), dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, han llevado a cabo recientemente una cirugía de hígado por vía laparoscópica a una mujer de 50 años que se ha recuperado con normalidad en su domicilio. Ha sido la primera vez que se ha utilizado una técnica mínimamente invasiva para extirpar parte del hígado en este centro sanitario.

La paciente fue diagnosticada de una patología quística hepática que necesitó tratamiento quirúrgico, extirpándole el lóbulo izquierdo del hígado. Con esta intervención la paciente tiene más garantías de que el tumor, que era benigno, no se le va a reproducir o malignizar.

La intervención tuvo una duración de dos horas, no requirió ningún tipo de transfusión y la paciente fue dada de alta cuatro días después de la misma. La reducción de la estancia hospitalaria es una de las ventajas de la laparoscopia que permite, además, una recuperación más rápida y con menos molestias, obteniendo resultados equivalentes al procedimiento tradicional con cirugía abierta.

Para llevar a cabo esta intervención el equipo de cirugía hepato-biliopancreática, coordinado por la doctora Sagrario Martínez, contó con la colaboración de cirujanos del Hospital de la Arrixaca de Murcia.

La laparoscopia es la alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta convencional en la que una pequeña cámara, llamado laparoscopio, transmite la imagen de los órganos internos a un monitor de televisión. A través de éste, el cirujano puede guiarse para realizar los diferentes procedimientos quirúrgicos ya que el laparoscopio amplía la imagen varias veces respecto del tamaño real permitiendo así una mejor visión de los órganos abdominales.

Solo se requieren 3 ó 4 pequeñas incisiones (orificios de 0,5 a 1 centímetros) por las que se introducen los instrumentos con los que se opera, mientras que en la cirugía abierta se realiza una herida de 15 ó 20 centímetros.

Mejor y más rápida recuperación

Los pacientes que se han sometido a estas intervenciones han tenido los mismos beneficios terapéuticos de la cirugía abierta convencional pero con una notable reducción del dolor postoperatorio, menos días de estancia en el hospital, una recuperación más rápida y mejor resultado estético, así como un retorno más rápido a los hábitos dietéticos habituales y a la actividad normal.

El desarrollo de la cirugía laparoscópica en el Hospital de Talavera ha sido progresiva desde el año 94 cuando se llevó a cabo la primera intervención por esta vía. Desde ese momento se han ido incorporando todas las técnicas de laparoscopia avanzada.

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img