La postura de CDS ante la retirada del Estatuto

La retirada del Estatuto de Castilla La Mancha pone en evidencia el desencuentro constante de los dos principales partidos que gobiernan en España y en la Región PSOE y PP. Estos partidos no han sido capaces de encontrar una solución dialogada al tema del agua y sacar adelante el Estatuto castellano manchego, sí siguen anteponiendo los intereses generales de sus formaciones a nivel nacional y los de sus formaciones regionales a nivel particular; priman pues más, los intereses por un lado de partido y por otro, el enfrentamiento con el partido opositor. Sin embargo, coinciden en las causas, y cada uno de ellos lanza la acusación de anteponer intereses foráneos a los propios de la Comunidad, y en las consecuencias, acordándose de que los perjudicados con la política de cada uno son los habitantes de apié de la Comunidad.

El CDS empieza al revés, antepone los intereses de los habitantes de la Región a los propios, nuestros agricultores, nuestros empresarios, las personas sencillas de nuestra tierra, no entienden de la “Reserva Hídrica para la Región” de los socialistas, o de las “necesidades de agua” de los populares, no entienden ni tienen por qué, reconocer conceptos sutiles con tal de desplazar la argumentación contraria, entienden de regar sus campos, de disponer de agua para su producción industrial o de abrir el grifo para beber. El CDS tiene una vocación nacional del agua, y antes, mucho antes del planteamiento de reforma estatutaria, nos hubiésemos reunido con todos los sectores implicados en el tema del agua de la Región y de fuera para encontrar una solución aceptable, mancomunada y respetada por todos. Y las soluciones se encuentran si se buscan. El CDS desde una posición de centro hubiese puesto sobre la mesa las distintas posturas y sus divergencias, y hubiese acercado a los dos partidos con propuestas de consenso que el mismo CDS hubiese hecho a ambas formaciones enfrentadas, o hubiese consensuado con ellas una postura intermedia obtenida de sus propias propuestas.

No retiraríamos el Estatuto porque ya estaría pactado con todas las fuerzas políticas, pero también tenemos nuestras propias ideas con respecto al agua que no pasan por  cuestiones de matices, es curioso, los dos partidos están de acuerdo en una cantidad mínima de agua para la Región 4000 m3 pero se enfrentan en la denominación. El agua debe de ser objeto de un estudio serio, objetivo y veraz, con los cálculos exactos de disponibilidad y gasto a lo largo de todas sus cuencas y trasvases, con un plan de ahorro líquido en cada una de las provincias y comunidades por donde pase, con un control racional y confiado de sus gastos.

Hay agua para todos si todos queremos que haya agua, porque disponemos de ella y de los medios para distribuirla adecuadamente, y los medios para encontrar nuevos recursos que aumentar a los que ya disponemos. La evaluación pues de recursos hídricos y su consumo racional en el discurrir de las cuencas, es la clave para un reparto justo y eficaz para todos, y como hemos dicho, la búsqueda de nuevas aportaciones para las zonas más dependientes de nuestra comunidad y de fuera, como nuevos trasvases desde las zonas con más cantidad de agua de lluvia, y/o la construcción de nuevas plantas desalinizadoras, resolverían al parecer, no sólo el problema del agua en la comunidad e inter-comunidades, sino que permitiría tener un Estatuto que no tendría que retirarse de nuevo.

Relacionados

Euromillones

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img