Inicio » Ciudad Real

Domingo Díaz de Mera, el incómodo convidado del poder (I)

- 1 noviembre, 2010 – 20:37Sin comentarios
Díaz de Mera recibe una insignia regional de manos de José María BarredaSantos G. Monroy.- En plena tormenta política desatada por el funesto Aeropuerto de Ciudad Real y sus implicaciones en la desaparición de Caja Castilla La Mancha (CCM), el empresario ciudadrealeño Domingo Díaz de Mera sigue dando muestras de una resolución a prueba de bombas. Y es que el promotor inmobiliario planea la construcción de una ambiciosa ciudad deportiva en Ciudad Real, para lo que ha vuelto a recurrir a las administraciones públicas, tal y como hizo durante décadas con la desaparecida CCM y la propia Junta de Comunidades. Ahora le toca el turno al Ayuntamiento de Ciudad Real y, de nuevo, al Gobierno regional. MICIUDADREAL.ES publica hoy la primera parte de un informe que te plantea las incógnitas que presenta este proyecto y sus semejanzas con otras aventuras del conocido empresario. Domingo Díaz de Mera y algunos de sus socios están en el centro de las sospechas, tanto del PP regional como del Banco de España, por el supuesto trato de favor que han recibido desde el Gobierno regional en la concesión de créditos irregulares otorgados por CCM a algunas de sus sociedades, entre ellas el Aeropuerto de Ciudad Real. No obstante, y aparentemente ajeno a la polémica que le rodea, este empresario vinculado al mercado inmobiliario y a los medios de comunicación pretende de nuevo ampararse en el Ayuntamiento de Ciudad Real y en el Gobierno regional (a cuyas puertas está llamando), para desarrollar un proyecto deportivo y empresarial que, teóricamente, sirva para financiar las arcas de la entidad deportiva que preside, el club de balonmano Renovalia Ciudad Real. La ocasión la pintan calva: aunque se trata de una vieja aspiración, la reciente elección de Ciudad Real como sede del Mundial de Balonmano 2013 supone un fuerte espaldarazo argumental para el empresario. Pero el Ayuntamiento no se lo pondrá tan fácil, según las fuentes consultadas, ya que el proyecto plantea lagunas legales que el Consistorio no está dispuesto a sortear, mientras que el Gobierno regional se muestra cauto a la hora de comprometerse para apoyar financieramente el requerimiento. Por otra parte, son numerosas las incógnitas técnicas que pesan sobre el plan, perseguido con ahínco por Díaz de Mera desde hace, al menos, tres lustros. En los últimos meses, el empresario ciudadrealeño ha insistido mediante declaraciones públicas en la necesidad urgente de que el Ayuntamiento de Ciudad Real (PP) ceda gratuitamente los terrenos anejos a la cancha del Renovalia Ciudad Real, el Quijote Arena, para materializar un viejo sueño: una ciudad deportiva dotada de piscinas, pistas de pádel y tenis, diversas canchas, parque infantil, zona residencial y comercial, bolera y un centro de tecnificación del balonmano. Fuentes municipales confiesan la sorpresa que les produjo que el pasado 11 de septiembre Díaz de Mera presentase públicamente, durante la gala de presentación de la temporada 2010-2011, algunos detalles del proyecto jamás vistos por los técnicos de Urbanismo. Aunque las intenciones de Díaz de Mera eran conocidas desde hace años, hasta aquel día a nadie le constaba oficialmente ningún detalle. De hecho, algunos responsables públicos no esperaban semejante anuncio, y mucho menos después de que, recientemente, el Ayuntamiento ya hubiera abanderado y materializado la nueva ciudad deportiva de 100.000 metros cuadrados en que se han convertido las instalaciones del Polideportivo Rey Juan Carlos: unas infraestructuras que abarcan numerosas disciplinas deportivas y para las que se han invertido dos millones de euros provenientes de fondos municipales y del Plan E. Historia de dos ciudades A pesar de todo, Díaz de Mera insiste en que la cesión gratuita de los terrenos colindantes con el Quijote Arena será un paso vital para el desarrollo de la ciudad, para que el club deportivo prosiga su expansión y tenga asegurada su financiación... Y, por supuesto, un servicio de interés público para la ciudadanía como generador de servicios y de puestos de trabajo. La maquinaria mediática de Díaz de Mera, principalmente los medios que controla directa o indirectamente, está forzando motores para acelerar un proyecto que se remonta a la época de gobierno municipal de Francisco Gil-Ortega (1995-2007). De hecho, el ex primer edil popular fue un convencido valedor de los proyectos deportivos del empresario. Durante alguna comparecencia conjunta, Díaz de Mera se permitía, incluso, confesar la excelente sintonía con aquel equipo de Gobierno: “desde que llegó Paco al Ayuntamiento se han vivido los años de colaboración más estrecha por parte de la Corporación. Ha sido fiel consentidor de lo que hemos ido pidiendo, a veces a regañadientes...”. Fue precisamente durante el mandato de Gil-Ortega cuando se sentaron las bases de la colaboración entre el club y el Ayuntamiento. Entre esas peticiones que se escucharon “a regañadientes” (y que quizá por ello nunca llegaron a materializarse) destacaba la recalificación de los suelos anejos al pabellón y su inclusión en el Plan General de Ordenación Urbana para que pudieran ser aprovechados por parte de la Agrupación Deportiva Cultural Balonmano Ciudad Real y adaptados a los requerimientos comerciales del proyecto empresarial. Aunque aquella operación no llegó a culminarse debido a su complejidad, a las dudas jurídicas que presentaba, y al cambio de equipo de Gobierno (tal y como señala el concejal de Urbanismo, Francisco Cañizares, los terrenos anejos gozaron original y exclusivamente de la calificación dotacional deportiva), lo cierto es que el planteamiento ante las instituciones del proyecto se asemejaba al de otra polémica operación que sí fue ejecutada durante la presente legislatura: la aprobación, por parte de las Cortes regionales, de la Ley de Ordenación del Territorio y la Actividad Urbanística (LOTAU), para permitir “ad hoc” que se pudieran parcelar y segregar los terrenos del aeropuerto de Ciudad Real, catalogados de Singular Interés por el Gobierno regional, de modo que pudieran ser aprovechados comercialmente. Auge y declive del maná de las administraciones La cesión de los terrenos adyacentes al Quijote Arena es, pues, una de las obsesiones del empresario ciudadrealeño, aunque, por otro lado, el apoyo económico del Consistorio puede considerarse más que generoso. El convenio de colaboración 2007-2010 firmado entre Gil-Ortega y Díaz de Mera aseguraba al club la entrega anual de  250.000 euros como cantidad fija, 50.000 como plus por la participación en la liga europea, y 30.000 más por cada título nacional logrado. O lo que es lo mismo, el propio Ayuntamiento se autoimpuso un fuerte canon por cada título logrado por el equipo. La entrada en la alcaldía de Rosa Romero, en 2007, implicó la continuidad de las ayudas firmadas, aunque al parecer los contactos ya no han tenido la misma fluidez de antaño. En ciertos círculos populares de la capital manchega se empieza a ver al omnipresente empresario (cuestionado precisamente por el PP regional por sus manejos con el Gobierno de José María Barreda) como un lastre político, una auténtica “patata caliente” ante las elecciones municipales de mayo de 2011. En el PP local hay incluso quien asegura sentirse molesto por el doble juego de Díaz de Mera, “que no duda en acudir a su aparato mediático para presionar al Ayuntamiento o en poner al Equipo de gobierno como pantalla ante la ralentización de sus proyectos”. Aún así, las ayudas han ido sucediéndose. El pasado mes de junio, el concejal de Urbanismo, Francisco Cañizares, anunció la aprobación de un nuevo convenio de cesión del pabellón "Quijote Arena", de titularidad municipal, por otros 25 años, y poco después se daba a conocer la subvención municipal que el club recibiría este año: otros 330.000 euros. Pero con estas cantidades se acaban las vacas gordas, porque el Balonmano Ciudad Real ha visto cómo las ayudas procedentes de otras instituciones han sido recortadas dramáticamente. Hace meses que se encendieron las alarmas en el Renovalia ante el drástico tijeretazo en las ayudas institucionales recibidas por parte de la Junta de Comunidades, lo que ha ocasionado una considerable disminución del presupuesto. Si en la temporada 2008/2009 diversas fuentes aseguraban que el club disponía de un presupuesto de seis millones de euros, en la pasada temporada la cifra se redujo a 3,5 millones. Ahora, la cuantiosa subvención aportada en ejercicios anteriores por la Junta de Comunidades se ha quedado en los 60.000 euros concedidos este año. Una cifra raquítica para un club acostumbrado, antaño, a ingresar en sus arcas un millón de euros provenientes de las diferentes administraciones públicas. Hay que tener presente que durante la época de Francisco Javier Martín del Burgo como viceconsejero de Deportes el club recibía, además de los premios institucionales de rigor, 400.000 euros anuales en concepto de patrocinio, a los que había que sumar otros 300.000 provenientes de CCM... MICIUDADREAL.ES te ofrecerá mañana la segunga y última parte de este informe. Entérate de las pretensiones de Díaz de Mera, de las incógnitas que presenta el proyecto, y de la postura que hasta la fecha han adoptado las administraciones públicas. Lee aquí la segunda parte del informe.

Sin comentarios »

2 Pingbacks »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.