Inicio » La Rebelión de los Gorriones

La abubilla

La rebelión de los gorriones

@eusebiogarcia.- Oler a mierda es un hándicap cuando se pretende mantener una vida social saneada. Por suerte, el aparato excretor humano es muy versátil; permite evacuar excrementos y despedir hedores a diestro y siniestro sin necesidad de utilizar los orificios y mecanismos anatómicamente preparados para ello. Así que, sí... es posible llegar a echar mierda por la boca. Labios y esfínter -alfa y omega de la digestión- son perfectamente intercambiables. No suelen prestarse mucha atención, pero esporádicamente pueden coincidir por cuestiones sexuales o políticas. La defecación oral está socialmente aceptada e, incluso, algunos autores afirman -y puede que no la caguen- que es consustancial a la vocación de servicio público.

abubilla

Bien sabe de inmundicias la sin par abubilla, una suerte de pajarraco punki de plumaje anaranjado y propensión escatológica, que es feliz entre gusanos y cuyo nombre científico, Upupa epops, ya evoca una flatulencia. Cuando la abubilla se jiña ante la presencia de un intruso o cuando comparece en una rueda de prensa, lanza a chorros, desde una glándula situada en la base de su cola, una especie de humor oleaginoso pestilente. Es costumbre decorosa referirse esta eyección líquida con eufemismos, tales como retórica, transparencia o argumentario. En el caso aviar, a diferencia del humano, esta habilidad está reservada exclusivamente a las hembras.

Ambas especies rebuscan con afán en el estiércol; es toda una jugosa y nutritiva fuente de alimento. Para más inri, al pájaro no le gusta bañarse en el agua. Prefiere la arena. Y, tenaz e incansable, repite hasta la saciedad, día y noche sin parar, un monótono up-up-up. Lo que en román paladino viene a significar y tú más, y tú más y tú más.

La mierda, en cantidad, es disuasoria. Hacer acopio de excrementos, propios o impropios, sirve de muro de contención contra depredadores y rivales. Tanto en el nido de la abubilla, como en la sede de un partido, ingentes cantidades de heces y una fetidez ilustre, señorial, dan mucho caché.

Etiquetas: , , ,

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.