Inicio » Opinión

Algo que hacer con Wert

- 19 noviembre, 2013 – 17:47Sin comentarios

Ángel López Jiménez. PSOE Ciudad Real.- En los telediarios de este pasado domingo pude escuchar que el presidente del Gobierno clausuraba una convención de los suyos y dijo que “el hombre es el que mueve el mundo y no la Administración” ¡Como si la Administración no la movieran también  personas! Qué falta de coherencia con su  vida, pues ha tenido toda una trayectoria profesional en la propia Administración ¡Qué manera de traicionar lo público! ¡Qué manera de traicionar el mismo concepto de política! opinion Algún escritor del que ahora no recuerdo el nombre, vino a decir que “las palabras son los ojos vivos del secreto”. Las palabras del Sr. Rajoy esconden muchos secretos. Para distraernos. Para confundirnos. Para equivocarnos.

En el mismo discurso tuvo tiempo para hacer una decidida defensa de la polémica reforma educativa de su ministro José Ignacio Wert. El gran argumento es que “algo hay que hacer”. Y con estas vitaminas, el susodicho ministro de Educación engorda su vanidad de personaje singular y nos miente sobre las becas Erasmus y sobre los recortes de las mismas por parte de Europa. Le tienen que desmentir desde la Comisión Europea llamándole “basura”, seguramente mal traducido. En todo caso le llamaron al orden como mentiroso compulsivo. Pero Rajoy le apoya y lo argumenta de perlas al decir que “el camino de las reformas hay que hacerlo entero y hasta el final”. Los suyos le aplauden a rabiar, les está rebelando el secreto de las palabras, un “ahora estamos nosotros, que se enteren, somos los depositarios de la verdad”. Los demás, los que no asistimos a auditorios tan distinguidos, sospechamos que con decenas de miles de profesores menos en las aulas y con más alumnado no va a mejorar la calidad educativa y el éxito escolar. Por mucho secreto que escondan las palabras no nos podemos creer nada de lo que nos dicen. Primera mentira, la LOMCE nace sin traer un pan bajo el brazo. Su financiación será el 20% de la que disponía la actual ley de Educación. Ahora quieren pactar su aplazamiento para que entre en vigor en el año 2017. Cuando nos cuentan que obtendrán fondos europeos saben que es el cuento de la lechera. Los recortes están generalizados: endurecimiento de las condiciones de trabajo de los profesores, disminución de la igualdad de oportunidad con menos becas, supresión de la atención a la diversidad para los alumnos. Las reformas hasta el final son las mismas palabras con los mismos  secretos que nos ocultan lo principal: dinero para la banca y para las concesionarias de autopistas sí, para la educación pública no. ¿Y hay auditorios que aplauden? Segunda mentira, la LOMCE no trae ninguna calidad. Financiar con dinero público centros educativos segregadores solo sirve para el modelo del arzobispo de Granada. Ya saben, “mujeres sumisas”. Más bien esta reforma pretende una educación de cara al mercado de trabajo debilitado, temporal y precario. Ese modelo que pretendían imponerles a los barrenderos de Madrid antes de su victoria parcial con su histórica huelga. Claro que también puede ser ese modelo de que se vayan al extranjero a trabajar, y para eso no vale la pena gastar tanto. Ya saben, no hay emigrantes, sólo “movilidad exterior”. Otra vez el secreto de las palabras. Tercera mentira, la LOMCE no viene a salvarnos del fracaso escolar, la han parido como modelo ideológico para privatizar la educación. Con el tiempo y sus reválidas logrará una elitización de un sector del alumnado y, por otra parte, la producción de mano de obra barata y poco cualificada. De nuevo la dualización de la sociedad española haciendo imposible la igualdad de oportunidades. El fortalecimiento de la red privada-concertada está claro en la LOMCE cuando la programación de centros se hace de acuerdo con la “demanda social”. O el distrito único a la hora de la escolarización, ya aplicado en este curso. Pero tenemos lo que nos merecemos. Lo que la gente ha votado. Ya saben, las palabras siempre esconden secretos. Y la marca España empieza a destacar por potenciar las corridas de toros como Bien de Interés Cultural y cargarse la investigación, por querer suprimir las becas Erasmus y potenciar la escuela segregadora, por rescatar a la banca o potenciar los modelos privados con el dinero público de los impuestos de todos nosotros. ¡Y a Wert no lo van a cesar, todavía les es útil!. Después, algo habrá que hacer con él, probablemente encontrarle un retiro dorado en el mundo. No en la  Administración.
Etiquetas:

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.