Inicio » Contornos

Mentiras

- 4 diciembre, 2013 – 08:37Un comentario

Ángel RomeraNadie recuerda ya cuándo nos pusieron de moda los canales solo de noticias. Pero son muy útiles para decir mil veces una mentira y transformarla en una verdad. Porque, como la verdad es tozuda, suele asomar aunque la escondan muchas veces y, logrando que una mentira se recite muchas veces, uno se confunde. Vaya si se confunde. Y la mentira se vuelve dura, muy dura de pelar.

Es un hecho, es decir, es verdad que vivimos en una mentira constante. Que la mentira nos sofoca, nos niega la esencia, nos transforma en cascajo y apariencia, nos vuelve las relaciones humanas en relaciones de puro consumo donde prima el hoy y nunca el mañana ni el ayer. El atildado y peripuesto de ahora fue por la mañana una mierda y lo será también después en el salón de su casa, que se reordenará para cuando venga una visita, y probablemente es una mierda por dentro perfumada por fuera, o en lo que no dice, pero querría decir, proyectando sombra.La mentira es un tipo de violencia, de violencia intelectual; no hay que confundirla con la violencia emocional o física, pero también es un hecho que la violencia intelectual garantiza esas otras dos violencias. Por ejemplo, un maquinista mal pagado, divorciado de una mujer igual de mal pagada y unos niños que quieren más sueldo o más cosas, que no puede divertirse porque no tiene amigos ni distracciones en una ciudad dormitorio, que está harto de ver siempre en televisión el mismo programa, que tiene que conducir su tren por un mal trazado que se hizo para poder robar un poco más en el contrato de las vías al estado, y al que no le dan tregua ni para faltar un día al trabajo para poder descansar, no es raro padezca insomnio, que dé una cabezada y que lance, sin querer, su tren a un lago en Nueva York, provocando una docena de muertes, sin estar borracho y sin estar drogado. La culpabilidad se vuelve difusa porque la culpa la tiene algo tan difuso como la mentira, que se repite muchas veces. Todas esas causas remiten a una forma de vida profundamente económica, y que no economiza en dinero, sino en simple humanidad. Nos curtimos y empedernizamos con esa lluvia de violencia de todo tipo que nos cosifica, nos aliena en vez de alentarnos, nos quita la vida y, con ella, nos quita el valor, porque el hombre no tiene miedo a la muerte, sino a perder la vida.
Etiquetas: , ,

Un comentario »

  • Blisterr dice:

    Tu último renglón es la clave: no tenemos miedo a la muerte, sino a perder la vida. Y eso es lo que nos mata…poco a poco.

    No tenemos miedo a ser ciudadanos, sino a tener que ejercerlo, con todas y cada una de sus consecuencias en una ciudad tan pequeña, donde todo se sabe y donde se te pueden cerrar las puertas en un santiamén.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.