Adiós a todo eso, hola a lo mismo

De todo cuanto ha acontecido este año que agoniza me quedo con un gesto insólito: la dimisión de una concejala del PP de Alcázar disconforme con el modo de hacer política. En un país más dado a hacer chapuzas cortoplacistas y a verbalizar el desencuentro con el desafecto más espeso que las gachas de pito, a gobernar pensando en la legislatura,ManoloValero3 a hacer oposición con la obsesión del regreso al poder, o de escalar peldaños en la escalera de caracol que conduce a la ensoñación del paraíso perdido, va una modesta representante del pueblo y tira la toalla a la cara de perro de tirios y troyanos. Este mismo viernes, la periodista y escritora Elvira Lindo, se ha despedido del periódico El País con un pequeño artículo que la honra. En la España de las banderías paulovianas encajan mal los librepensadores de verdad porque los amos de su propio criterio que no se deben a consignas son considerados desconfiadamente por todos los más peligrosos de todos: nadie es su dueño. Dice Elvira Lindo: He tratado de dar mi opinión honradamente, aun presagiando en ocasiones que no sería bien recibida ni entre mis detractores ni entre mis amigos. He querido observar con respeto al adversario, aunque lo popular en nuestro país sea convertir al adversario en enemigo. Tesis que viene uno manteniendo en sus artículos desde antiguo a sabiendas del riesgo de ser “etiquetado”. Y añade Lindo: He contenido mi ira, aunque sepa que la ira provoca más aplausos que la sensatez. He tratado de escribir en un tono de conversación, huyendo del griterío y de los puñetazos en la barra que tanto abundan. Eso sí, jamás he dejado de escribir lo que pensaba; habrá quien opine que he sido menos radical por aquello de no protestar por medio del insulto. Qué le voy a hacer.

Ya se sabe que la condición política engendra sus propios clichés de modo que aun hoy ya casi en 2014 si eres de derechas o de izquierdas has de cumplimentar un hoja de ruta estricta y precisa que obliga a un pensamiento único salvo que el discrepante se convierta en arrumbado disidente. Uno cuando lee que alguien del PP se pronuncia a favor del matrimonio homosexual tiene la sensación de que nuestra democracia ha dado un pequeño estirón. A decir verdad aunque pocos, los ha habido; en cambio sería impensable que un dirigente de IU o un militante activo declare públicamente su oposición al aborto, o al menos sus dudas de conciencia, que es lo que en el fondo es, sobre todo de las mujeres, dueñas de sí mismas y de su conciencia. De alguna manera el compromiso político, el más entusiasta, el de carné, que debiera ser el mejor garante de servicio público, se convierte en una anteojera unidireccional sin lugar al pensamiento variable o al cambio de opinión, que cuando no es repentina, sino producto de una evolución y reflexión personal, es hasta saludable, según dicen renombrados psicólogos y reputados vecinos en la sociología. Considero que si dentro de unos años la izquierda coaligada llega legítimamente al poder muchas de las medidas que ahora pregonan quedarán en papel mojado, -la experiencia, dixit- como considero igualmente que por mucha diferencia ideológica que me separe de la presidenta Cospedal, ésta no reúne los jueves a su consejo de gobierno con la intención malsana de hacer daño a sus gobernados.

Pero llegados hasta aquí, digo, al menos hay una persona que desde su modesta influencia de edil de ciudad de provincias, decide dejarlo porque la política, no es esto, no es esto. No es una guerra incruenta que es como se entiende la cosa hasta tal punto que cuando menos te lo esperas aparece la otra guerra, la fratricida y cruenta, como hilo conductor, como si estuviéramos atrapados en un dia de la marmota.

A falta de acuerdos globales las campañas electorales se convertirán en programas de derogación continua porque los que derogan hoy serán derogados mañana, mientras se califica al adversario con toda la la malquerencia posible, tanta, que con más frecuencia de la debida aflora la palabra odio. Entre la colega Elvira Lindo, y la concejala María José Fernández, me han abierto un pequeño respiradero. Yo todavía confío en que un día este país sea más políticamente habitable y aunque nuestros políticos no sean seres seráficos, ni puñetera falta que les hace, sí afronten la labor que les corresponde desde la discrepancia y la colaboración más que desde la trinchera y el linchamiento. O lo que es peor: el dogma.

Como socio de MICR y colaborador libérrimo les deseo el futuro exacto que merezcamos.

Relacionados

5 COMENTARIOS

  1. Lo de la dimisión de la concejala del PP dice mucho sobre el hartazgo que hay de la «mala» política hasta en la misma clase política, o al menos en algunas de las personas que componen esta.
    Yo aún me sombro – aún no he perdido esta capacidad – como donde gobierna el PP, el PSOE lo pone como hoja de perejíl, pero es que donde gobierna el PSOE, pasa exactamente igual y esto se ve desde hace tiempo en los ayuntamientos de Ciudad Real y Puertollano.
    ¿Es que no hay manera de que admitir por parte de la oposicicón, del color que sea, que si el partido que gobierna hace algo bien, pues bien está? No, señor, parece que hay un lema oculto, una especie de ley de Murphy de la política que dice que «haga lo que haga la oposición, siempre estará mal».
    Pues lo dicho, lo que ha hecho esta concejala conservadora (y no me gusta esta palabra porque yo también soy conservador en el sentido de conservar lo que me gusta de la vida)es por un lado plausible porque «ha roto» esquemas, pero por otro…me queda la duda de si «tirar la toalla» es un buen ejemplo a seguir o por el contrario hay que seguir luchando, cada uno/a desde su color para intentar que las cosas cambien…
    Manuel habla de Elvira Lindo y de la concejala del PP. Yo añadiría un hecho acaeicido hace tan solo unas semanas. El «escándalo» del intérprete en el funeral de Mandela. Un funeral en el que han estado jefes y jefas del mundo mundial, con una seguridad que jamás hubiera imaginado Mandela mientras estuvo encarcelado y con unos militares marcando el paso «de la oca» – ¡horrible! y hasta con el mismo Obama… pues en medio de toda esta parafernalia surge ese señor moviendo brazos, manos, cabeza y ojos ante la mirada estática de millones de personas…¡y no pasó nada!. Sencillam,ente me cuenta creer que eso haya pasado.
    Feliz año 2014 a todos y a todas independientemente de sexo, religión, color político, sindical o deportivo…y como no, a todo el personal de «este mi querido Mi Ciudad Real»

  2. (SIC)“De alguna manera el compromiso político, el más entusiasta, el de carné, que debiera ser el mejor garante de servicio público, se convierte en una anteojera unidireccional sin lugar al pensamiento variable o al cambio de opinión, que cuando no es repentina, sino producto de una evolución y reflexión personal”, (Manuel Valero)

    AHÍ LE DUELE A NUESTRA DEMOCRACIA…Y DE QUÉ MANERA…

  3. Me da que todo lo que citas, son excepciones de una regla general y muy extendida del cainismo ibérico. Días pasados, anotaba González Sainz la vigencia del aserto machadiano de las Dos Españas , en un espléndido artículo ‘El mañana efímero que llego para quedarse’. Por lo demás, comparto tus deseos de un futuro apacible.

  4. Me gustan los políticos que dimiten, asfixiados por las emanaciones mefíticas de la política , como la concejala Fernández ; me gustan los periodistas que escriben siempre lo que piensan, como Elvira Lindo. Si descendiéramos a los nada glamurosos datos económicos y laborales y me afirmasen, Fernández y Lindo, que haciendo y diciendo lo que sienten y piensan se quedan «chupando un palo sentadas sobre una calabaza», Serrat canta, no solo me gustarían… las admiraría.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img