Inicio » Entretenimientos

Cambiar de vida

- 30 diciembre, 2013 – 21:176 Comentarios
Fermín Gassol Peco.- Para los que tenemos la vida más que mediada, la frase de “año nuevo vida nueva” tiene el riesgo de convertirse con mucha facilidad en un deseo meramente formal. ¿Quién metido ya en las canas del tiempo tiene arrestos vitales para poder acceder a una vida distinta de la que está acostumbrado a llevar? La edad nos va convirtiendo de manera paulatina en unos seres domesticados, resignados y conformistas con esa caprichosa lotería con que la vida nos ha obsequiado. fermingassol Por el pudor, la pereza, el miedo al cambio, la falta de ideas y las dificultades que encontramos, esa ilusión y sobre todo ese convencimiento de que un cambio es posible en nuestras vidas se va desvaneciendo con los años. Sin embargo a la hipotética pregunta que nos hiciéramos: en qué consiste llevar una nueva vida? la respuesta que daríamos creo que sería unánime: ser algo más felices. Estrenamos año, una etapa más en esos convencionales periodos de tiempo en que tenemos dividida nuestra particular existencia. Un regalo éste el de la vida al que consideramos fácilmente como un derecho al que cuesta demasiado renunciar. El hombre es el ser más inteligente de la creación y quizá por eso sea el más paradójico; le cuesta mucho renunciar a vivir y curiosamente renunciar también a “seguir viviendo”. Sin embargo la vida, que siempre va a su aire, nos tiene preparados unos momentos sinceros, desnudos, sin trampa ni cartón, unos momentos tan límites que hacen a modo de profundo lavatorio de las impurezas existenciales vividas. Unos momentos que pueden servirnos de reflexión sobre lo que somos y tenemos. En su libro titulado “Los lamentos de los moribundos” Bonnie Ware ´sanitaria australiana que trabaja en una Unidad de Cuidados Paliativos, analiza los motivos más comunes de arrepentimiento en aquellos que se han encontrado en el umbral de la muerte. Para las personas que han tenido la suerte de superar este trance, estos momentos vividos al límite les han supuesto unas experiencias tan profundas que han hecho percibir la alucinante sensación de nacer de nuevo y cambiar la forma de enfocar la vida una vez que se han restablecido. Resulta sumamente curioso que la modificación en el comportamiento posterior se refiera sobre todo al hecho de vivir de una manera más auténtica, sin reprimir tanto los sentimientos, libres de tanto prejuicio y sometimiento social; a ser en definitiva más “uno mismo”. Tener la suficiente libertad para sobrevolar todas aquellas ataduras que sin darnos cuenta y día a día, nos iban haciendo menos fieles a nuestra verdadera identidad. Una experiencia involuntaria tan límite y arriesgada como clarificadora y liberadora. Quizá sea debido a la abismal diferencia que puede existir entre desearnos y proponernos un rutinario “año nuevo, vida nueva” a encontrarnos de nuevo con ese precioso regalo que es la vida. ¡FELIZ AÑO 2014!
Etiquetas: ,

6 Comentarios »

  • Juan dice:

    Sigues teniendo la ilusión por el cambio personal que tenias en lis 70’y o también y además lo llevo a gala y pratico
    Enhorabuena

  • Luis Mario dice:

    Como le dijo Rober de Niro a su psiquiatra en Terapia Peligrosa: «Eres bueno, muy bueno»!!!

  • Charo Vera dice:

    Que razon tienes Fermín, sólo los que pasan por la experiencia de una grave enfermedad tratan de dar un giro a su vida, los demás nos anclamos en el conformismo y la mayoría de las veces vemos pasar la vida, sin cambios, desde nuestro balcón.

  • Fermin G. dice:

    Si Charo, ayer me encontré con un ex compañero de trabajo jubilado como yo, al que no había visto desde hacía más de diez años. Nos dimos un abrazo y lo encontré algo demacrado. Le pregunté como le iba la vida y me dijo: la mía va de puta madre pero tengo un hijo de 42 años que se me está muriendo. Enseguida me avergoncé de casi todo aquello que me preocupa en la vida…

  • Estanislao Z. Navas dice:

    Como os entiendo compañeros cuando hace ya casi cuatro años que enterré a mi padre después de casi un año de dura batalla con la dichosa enfermedad llamada cáncer. El «carpe diem» desde ese momento se me puso como principal objetivo pues había que disfrutar de cualquier soplo de vida al no saber cuanto te quedaba por disfrutar de la propia. Curiosamente mi proyecto de la página PUERTA DE TOLEDO y mi intención de publicar un libro que ahora está en fase de anotaciones y documentaciones varias, comenzó a partir de esa fecha. In memoriam como se suele decir, aunque sin miedo y p’alante

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.