Inicio » A-41. Todo motor

Niki Lauda: un hombre a una gorra pegado

- 3 marzo, 2014 – 22:33Un comentario
A41El hoy Presidente no ejecutivo del equipo Mercedes de F-1, en el candelero por la película que relata su duelo en 1976 contra James Hunt por el título de aquel año, es, además de uno de los grandes mitos de las carreras un icono popular a causa de la sempiterna gorra de visera con la que toca su cabeza desde su accidente de 1976. Antes del horror Andreas Nikolaus Lauda (al que algunos hacen descender de gallegos) nació hace 65 años en Viena; de una familia adinerada, que sin embargo le negó apoyos para su gran obsesión, Lauda logró llegar al mundo de las carreras gracias a un crédito de un banco vienés que, con el tiempo, acabó siendo patrocinador suyo. Esta forma de acceder a la F-1 era en aquel lejano 1971 novedosa y casi revolucionaria como lo sería años más tarde el asunto de la gorra, pero vayamos por partes. Integrado en el equipo oficial March junto a Ronnie Peterson, en 1973 es llamado a la mega-estructura que Marlboro pone en marcha para BRM y que cuenta con nada menos que cinco coches para los que acaban corriendo tipos tan heterogéneos como Helmut Marko (hoy jefazo de Red Bull) o Álex Soler-Roig (eterno aspirante español a la F-1). En esta elefantiásica escudería, Lauda logra destacar sobre todo gracias a una soberbia carrera en Montecarlo que le abre las puertas de la Scuderia Ferrari que, a la sazón, se encuentra inmersa en su enésima reestructuración de cara a recuperar el título que había conseguido por última vez en 1964 con John Surtees y rozado en 1970 cuando Ickx y Regazzoni no pudieron mejorar los puntos de Jochen Rindt. niki-lauda-02Lauda, que ocupó el puesto del belga Ickx, no fue la única innovación que el viejo Enzo Ferrari aplicó a su equipo: aquel 1974 debutaba como director deportivo un jovencísimo Luca Montezemolo (lo del “De” es cosa de los media como él mismo reconoció hace años). El caso es que los nuevos Ferrari 312T acaban siendo un tiro que, aún así, sufren del rodillo que supone el equipo McLaren que eleva a Emerson Fittipaldi a su segundo título mundial. Lauda, que gana dos carreras y acaba segundo en otras dos, acaba 4º en la general y acecha el que será su primer título en 1975 con cinco victorias por delante precisamente del brasileño. Para 1976, Fittipaldi deja de ser piloto de McLaren y su lugar preeminente lo ocupan James “The Shunt” Hunt, que se batirá contra el austriaco impidiendo que enlace dos títulos consecutivos. Sin embargo, todo ello hubiera rodado de otra manera de no haber intervenido el horrendo accidente en el Nürburgring que acabó con el Ferrari pasto de las llamas y Niki atrapado dentro de él. Menos de cincuenta días después, Lauda volvía a las pistas,  seriamente dañado pero dispuesto a defender sus opciones. niki-lauda-01 Y se puso la gorra Con la cabeza llena de cicatrices y restos de los tremendos quemados sufridos, Niki echó manos de una “gorrilla” azul del “merchandising” de la época que pronto fue sustituida por una roja, de más lustre, provista para la ocasión por Parmalat, la multinacional lechera que desde entonces empezó a patrocinar a Lauda, tanto en su estancia en Ferrari como en Brabham. Cuando el austriaco se retiró por primera vez de la F-1 para fundar su compañía de aviación (Lauda Air) no se desprendió de la gorra que, ya en aquel entonces, tomo caracteres icónicos dado que no había acto social (con o sin etiqueta) donde el bueno de Niki no apareciera con el citado adminículo, por lo que, como era lógico, cobraba una cifra que estaba tan en secreto como las zonas capilares ocultas bajo la gorra. Lauda pudo haber hecho unos dólares a base de enseñar su maltrecha testa pero salvo en ocasiones puntuales no descubrió sus “vergüenzas” y que, sepamos, no cobró por ello. Ambas fueron en TV y la primera tuvo lugar en una entrevista a Mercedes Milá, entonces comentarista de motor de TVE y (dicen las malas lenguas) relacionada sentimentalmente con el piloto que residía desde mucho antes en Ibiza. La otra “exposición” fue al parecer para una “causa noble” cual era el programa en la “tele” austriaca de Natasha Kampusch, la mujer secuestrada durante ocho años en un sótano, que decidió invitar a Niki en su debut como entrevistadora televisiva. niki-lauda-03Y también las botas Lauda regresó a la F-1, obtuvo un tercer título, volvió a retirarse y de nuevo creó una compañía aérea, tras la bancarrota de Lauda Air, empresa en la que por cierto, los trabajadores llevaban gorras similares al jefe; no se marchó del todo de las carreras y son su eterna gorra de Parmalat le veíamos hace años de comentarista en la RTL intentando ser imparcial en la lucha Häkkinen-Schumacher de finales de siglo, pero como la empresa lechera italiana también pasó por dificultades económicas, Lauda prescindió primero de logotipo alguno en su gorra y luego fue incorporando marcas más  o menos potentes a medida que pasaba de jefe de equipo en Jaguar (defenestró a De La Rosa), hasta otras ocupaciones de asesoría: los petrodólares de Aabar, y los fondos de inversión Money Service (ésta por cierto de color azul después de treinta años) fueron agradecidos patrocinadores del austriaco quien no deja de bajarse de las primera planas al presentarse en los recientes “Globos de Oro” con una nueva gorra, roja de nuevo, perteneciente a la compañía Novomatic, un gigante austriaco del juego que ha provocado que Mercedes haya salido al paso para declarar que se trata de un patrocinio personal en la que la marca no entra. niki-lauda-04Cuando Lauda cambió la tecnología de Oerlikon por los fondos Money Service, hace cinco años, se habló de la bonita cifra de 1,2 millones de euros anuales (100.000 al mes), ahora bien si tenemos en cuenta que esta nueva marca ha sido presentada en un acontecimiento mundial, aprovechando los flashes atraídos por la película “Rush” (Ron Howard, 2013) y que los motores Mercedes van a dar que hablar las suyas durante este año, comprenderemos que el óbolo por la “dichosa gorra” sufrirá un notable incremento inflacionario. Anótese que Michael Schumacher firmó un contrato en Septiembre pasado de 21 millones de euros por llevar la gorra del fondo inversor alemán Deutsche Vermögensberatung hasta 2020. Juanma Núñez A41- Todo Motor
Etiquetas: , ,

Un comentario »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.