Inicio » Opinión

Sonrisas y lágrimas

- 9 junio, 2014 – 11:59Sin comentarios

Carlos Pedrosa Serrano. Secretario general de UGT Castilla-La Mancha.- El pasado 31 de Mayo, Día de Castilla-La Mancha, tuvo lugar el tradicional Acto Institucional convocado por el Gobierno de la Comunidad Autónoma y una manifestación que bajo el lema “31 de MAYO, NADA QUE CELEBRAR” fue convocada por las federaciones de servicios públicos de CCOO y UGT, junto con STAS-Intersindical y USO. Personalmente tomé la decisión de asistir a la misma y de hecho estuve en la pancarta de cabecera. opinion Tomé esta decisión consciente de dos cuestiones, una, mi obligación de estar en la mencionada manifestación y dos, la trascendencia institucional y mediática que tendría tal decisión. Las declaraciones que más o menos al caso han tenido lugar por esto, han hecho que me decida a opinar sobre las mismas.

En primer lugar sobre la polémica, menor creo, de que el 31 de Mayo no fuese festivo, decir que, aunque es el Gobierno Regional el que tiene la última palabra, este último de forma no vinculante hizo la consulta habitual a los sindicatos más representativos y a la Patronal y al menos desde UGT, por varias razones que hoy no vienen al caso, no propusimos cambio alguno en el Calendario Laboral propuesto. En segundo lugar, qué excesivos resultamos con eso de declarar “hecho histórico” cualquier cosa a las primeras de cambio. Al principio de los años noventa, celebrándose el Acto Institucional del Día de la Región en Cuenca, los sindicatos convocamos una manifestación y hubo problemas con carga policial incluida. Más recientemente y en las mismas circunstancias, concentración de trabajadores a la entrada de autoridades, con los secretarios generales de CCOO y UGT a la cabeza, en Guadalajara. Podíamos recordar otras movilizaciones, pero es cierto que el azul celular con que el vecino de Zocodover engalana nuestras calles estos días, lo hacen todo diferente. Llegados a este extremo, creo que las declaraciones que desde el Grupo Popular en Las Cortes, Sr. Cañizares y Sra. López, pueden entrar según mi criterio dentro del juego democrático, aunque en modo alguno las comparta. Pero hay otras, sobre las que mi opinión es más crítica, tanto desde el lado del PP, como del PSOE. Vayan en la parte de Sonrisas,  no siempre de alegría, las efectuadas por el Portavoz del Gobierno. Llamar traidores, aunque sea matizadamente, a ciudadanos a los que él también representa por el hecho de que celebren tan señalada fecha, criticando las políticas desarrolladas por el Ejecutivo, me parece endeble como argumento y de una pobreza en cuestiones básicas, demasiado habitual en nuestros políticos. Lleva demasiado tiempo nuestro Gobierno como Don Quijote, fuera de la realidad y acuchillando odres de vino como si todos fuéramos enemigos. A ver si alguien, como el ventero al Hidalgo, les arroja agua al rostro y nos los vuelve a la realidad, aunque me temo que no sea fácil, ni pronto. En la parte de Lágrimas, la opinión que sobre mi trabajo y mi Organización vierte el Sr. Fernando Mora; a la sazón, portavoz del PSOE en la sufrida cosa Sanitaria. Califica el Sr. Mora a la UGT como “sindicato hermano”. Quede dicho que este señor no consta en los ficheros de la UGT y salvo error, ni es ni debe haber sido afiliado a mi Sindicato. Aclarar que es un sentimiento extendido en mi casa, lo molesto que nos resulta que el PSOE se acuerde de sus supuestos hermanos cada vez que los ciudadanos lo mandan a la oposición, por cierto, también ciudadanos trabajadores y también de la UGT, si no, no salen las cuentas. Pero le diré al Sr. Mora, a otras y otros, para ocasiones venideras que en casa de un hermano no seentrapor la puerta de atrás. En 2002, en fechas y situaciones parecidas, un compañero y líder me dijo, Carlos, “los vampiros entran en las casas cuando alguien desde dentro les abre la puerta”. Si quiere lo pongo al día con música Sr. Mora, desde hace mucho tiempo, como compuso Manuel Alejandro, “se nos rompió el amor de tanto usarlo”. Me recuerda, amablemente por cierto, mi obligación de “defender a los trabajadores en tiempos difíciles”. Estos del bipartito cada día más parejos, cuando gobierna el PSOE, el PP dice que consentimos; cuando gobierna el PP, el PSOE dice que no hacemos. Ya escribió el abuelo Nicolás en tiempos de  Don Felipe González, ese “Faro de Sevilla”, que la UGT no es oposición política y aquello como ahora, nos pasó factura. Pero le recordaré y que como su opinión, sea amable consejo, que defendimos a los trabajadores cuando su reforma laboral del 94, la más pareja con la mortal del PP de 2012; también tras Mayo de 2010, le suena, no le vi entonces tras ninguna pancarta; debe ser una virtud selectiva que le entró a última hora. Protestamos y nos manifestamos contra los recortes del PP y sus decisiones, que están aniliquilando la conocida como “Ley de Dependencia”, esta fue una propuesta sindical, arrancársela a ustedes costo años; otro día, si quiere hablamos de las residencias de tercera edad y sus trabajadores. Criticamos desde el primer día los mal llamados “Planes de Garantía de los Servicios Sociales Básicos”, pero ya les vale a ustedes, que abrieron la veda con agosticidad y alevosía, con la reforma del artículo 135 de la Constitución. Y le recuerdo cuando mi sindicato se vio obligado a pedir la dimisión de cierta Consejera de Administraciones Públicas o cuando un compañero fue expulsado del despacho de un Consejero de Hacienda, por no ceder en la defensa de la subida salarial de los trabajadores de la Junta para ese año. Los insultos y sillas por los suelos que mi gente ha sufrido en alguna reunión de negociación en Administraciones Públicas; las denuncias por pliegos de condiciones de subcontratas, también ustedes Sr. Mora, también, cuando las sacaban por debajo de convenio. O la última denuncia de mis compañeros del Ayuntamiento de Azuqueca contra el Alcalde de su partido. No seguiré hoy, no faltará quien inserte adjetivando generosamente y son muchos, doce años de memoria y folios en blanco. Recordaba en el título la película “Sonrisas y Lagrimas”, visto lo visto y en contra de la opinión del Faro de Sevilla (creo que se retiraron de servicio hace años, los faros, digo) que aquí no tendremos boda. El Capitan Trapp seguirá aplicando rigor castrense y la novicia María tendrá que seguir en la vida contemplativa del Convento.
Etiquetas: , , ,

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.