Inicio » A-41. Todo motor

Toto Wolff nos cree imbéciles

- 9 septiembre, 2014 – 21:18Sin comentarios
A41Torger Christian Wolff (Viena, 1972) conocido en el mundillo de la F-1 como Toto Wolff, actual director deportivo del equipo Mercedes, es un tipo de éxito en los negocios que, como muchos de sus colegas, creen que el resto de los humanos somos estúpidos. De cero al infinito Wolff, que a finales de siglo había iniciado una efímera carrera como piloto de turismos y GT en el ámbito austro-alemán, apareció por la F-1 en 2009 cuando adquirió un paquete de acciones del equipo Williams que le elevaron al puesto de director ejecutivo, tras la victoria de Pastor Maldonado en el GP de España de 2012. Para entonces, Wolff, había contraído matrimonio con la piloto británica Susie Stoddart a la que promocionó desde el DTM hasta ser piloto de desarrollo o piloto de pruebas antes de largarse con viento fresco a Mercedes donde cubrió el hueco dejado por Norbert Haug a los mandos de la marca de la estrella y donde no se encontró cómodo con la convivencia con Ross Brawn; la salida de éste y la llegada de Paddy Lowe (con el que coincidió en Williams) a la dirección técnica, allanó definitivamente el camino de Wolff, ahora accionista del 30% del AMG Mercedes F-1. Con Niki Lauda como asesor sibilino y/o “Pepito Grillo” de cuanto necesita de mano izquierda, Toto Wolff tiene este año la cruda misión de encajar los egos de los aspirantes al título de Conductores que, antes del parón, parecían únicos (hablamos de Hamilton y Rosberg, evidentemente) y ahora con el ascenso de Ricciardo empiezan a ponerse nerviosos y “dispararse a los pies”. 1-tortolitos-(2) Chico bueno, chico malo Rol cambiante entre Rosberg y Hamilton, oscilante a Hamilton y Rosberg, y tiro porque me toca, desde el GP de Mónaco con el “fallo” del alemán que perjudicó al británico y recordó la “tranfulla” de Schumacher a Alonso, las cosas han ido tensándose entre los compañeros-rivales hasta su eclosión en el GP de Bélgica, con aquel estrambótico choque que arruinó la carrera de Hamilton (y tal vez el Campeonato). Tras aquel incidente sobre el que llovió un chaparrón de declaraciones de todo el mundo, el Jefe Supremo de Mercedes, Dieter Zetsche, dio un sonoro toque de atención a sus chicos para que dejaran de comportarse como fregonas en un patio de vecinos: la imagen de la centenaria marca estaba por encima de todo y todos, debió decir el teutón. 2-jefazo Así las cosas, Wolff se reunió a puerta cerrada con sus pilotos y salió de allí con un rollito “happy flower” (Marhuenda dixit) en donde no olvidó que el mal comportamiento de Nico, que pidió perdón a diestro y siniestro, tendría una sanción por parte del equipo que, se formalizaría oportunamente; Lauda, en un plazo inferior a 24 horas, aclaró que el asunto de la sanción ni era urgente ni inevitable en pos de amarrar cuanto antes el Mundial de Constructores y encarrilar el de Pilotos. Sin embargo, Hamilton, al que los años y pescozones de la vida han hecho madurar, pero sólo un poquito, aplazó “sine die” su renovación dando idea de una cierta disconformidad con la forma en que se llevó su incidente de Spa, donde la misma FIA no intervino a pesar de los precedentes en casos parecidos, por si fuera poco, acusaba a su compañero (hasta ahora el chico bueno de la película) de acciones lesivas para sus intereses (ahora el chico bueno era él mismo). Y, en esto, llegó Fidel. 3-cagada GP de Italia, Monza La prueba del algodón se cernía sobre la actitud de los pilotos Mercedes desde la misma rueda de prensa previa a la carrera donde se anduvieron por las ramas sin entrar directamente al trapo y dejar todo para la pista más rápida del año donde Hamilton pudo rodar prácticamente si problemas en los libres, mientras que Rosberg notaba problemas de transmisión en su coche. Sabedor de todo aquello, Hamilton no enseñó sus cartas para que la telemetría no le delatase y facilitase las cosas al alemán. Aquella estrategia de dio la pole el sábado. En la salida, el domingo, Hamilton yerra (igual que el sorprendente Bottas) y no impide al ascenso de Rosberg y Massa al liderato obligándose a una furiosa lucha en busca del tiempo perdido lo que le permite adelantar a Massa y empezar a acosar a Rosberg. Pero, entonces, una llamada desde el “box” le aconseja mantener una distancia de 2 segundos detrás de su compañero para “cuidar la mecánica”, a lo que Lewis debió pensar “que si quieres arroz Catalina” y empezó a acosar a Rosberg que no tardó en cometer un error en la primera “chicane” que mermó su ventaja a la mitad hasta el cambio de ruedas. Una vez con las gomas definitivas y tras rodar cuatro vueltas (al decir de los expertos cuando los neumáticos están en su momento óptimo) Nico vuelve a cometer el mismo error en el mismo sitio y, como la vez anterior, ni siquiera roza con los paneles de porespán, eso sí, esta segunda vez cede el liderato a Hamilton y sale detrás de él con muchísima distancia sobre Massa. En ese mismo momento, la televisión enfoca al muro y la expresión en el rostro de Toto Wolff es todo menos contrariada, Doblete Mercedes y podium con abucheos para Rosberg por parte de los “tifos”.4-carita Qué sabe nadie Lunes, ocho de septiembre, Wolff declara que no hay nada de conspiración en el asunto, la revista car. & Drive lanza una documentada acusación (al pie tenéis el enlace) que tiene eco en Sir Jackie Stewart y que obliga a Mercedes a reivindicar una supuesta limpieza deportiva llamándonos alucinados (en el tuit unos cerdos vuelan sobre nuestras cabezas) y, para rematarlo, “maquiavelo” Lauda dice el martes que “para Nico perder siete puntos no es malo” en referencia a la escasa merma de su ventaja sobre Hamilton. Las órdenes de equipo existen y ahora son legales luego ¿por qué negarlas? ¿por qué la FIA que no dijo nada malo en Spa, carga contra los “conspiradores” de Monza? Woll y Laudase equivocan negando la mayor: el campeonato del mundo de F-1 en manos de un constructor alemán, conducido por un piloto alemán (nacido en Mónaco de padre finlandés) es un botín demasiado apetecible para quitarle la pátina de “honrosa lucha deportiva”. Y ahora sí: los cerdos vuelan (por lo menos los de Pink Floyd)5-cerdos voladores http://www.caranddriverthef1.com/formula1/articulos/2014/09/08/96088-rosberg-hamilton-mercedes-historia-ficticia-sanciones-monza Juanma Núñez A41- Todo Motor    
Etiquetas: , ,

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.