Advertisement
Inicio » Opinión

Inglaterra, una farsa electoral. El PP que no se haga ilusiones

- 9 mayo, 2015 – 22:005 Comentarios
Javier Fisac Seco.- La perversión del bipartidismo perfecto británico genera situaciones electorales esperpénticas. Un triunfo electoral, a pesar de ser rechazado por las 2/3 partes de la población, que no se corresponde con un éxito en política económica y social o lo que es lo mismo, una minoría, la tercera parte, puede ganar unas elecciones e imponer a la mayoría, las 2/3 parte, su política económica, que sólo beneficia a las clases altas y a la oligarquía. ¿Cómo es posible este engendro? opinion En el Reino Unido, según su proceso electoral, una tercera parte del electorado puede gobernar por mayoría e incluso, en el Parlamento, sólo podría estar representada y presente esa tercera parte, la de un solo partido, los conservadores por ejemplo. Los demás partidos, las dos terceras partes de los electores, al no haber conseguido mayoría en ninguno de los distritos electorales y aún quedando a un voto de diferencia, por ejemplo, un partido saca 5.000 votos y el segundo 4.999, estos electores no estarán representados en el Parlamento. Sólo el que ha sacado más. Ciertamente, los otros partidos también sacan diputados, incluso los laboristas puedan ganar y han ganado elecciones, pero el problema sigue siendo el mismo: que la tarta se la comen entre dos y que minorías gobiernan a las mayorías. Es un Parlamento no representativo porque en muchísimas ciudades y distritos, la mayoría de los habitantes no tendrán representación, a pesar de tener casi los mismos votos. En la práctica es como si la mayoría de los ingleses carecieran del derecho a voto, porque aunque técnicamente votan, su voto no sirve para nada. Es una farsa electoral. Creada por la derecha, que elegantemente se llaman conservadores, y una llamada izquierda capitalista reformista, el laborismo, que nunca ha sido capaz de identificarse con una ideología progresista. Por su práctica reformista, por su nacionalismo y por ser casi tan tradicionalista como la aristocracia. El Reino Unido es un país muy conservador. En su clase política y sus clases medias. Aunque dinámico en su base social, que está técnicamente desplazada de poder participar en el Poder británico. El bipartidismo es la mayor perversión de la democracia porque se creó para impedir toda posibilidad de que fuerzas políticas no tradicionalistas pudieran conquistar electoralmente el Parlamento y utilizar la ley para transformar progresistamente las leyes. Este sistema electoral fue creado tras la IIª Guerra Mundial, teniendo muy en cuenta la experiencia, anterior a esta guerra, de los “frentes populares” y del apoyo social que los comunistas, y entonces los socialistas más radicales, tuvieron y que les llevó al Poder. Se trata de impedir, precisamente, que pueda ocurrir este fenómeno social. Además de conservar el anacronismo antidemocrático de una segunda Cámara aristocrática que vigila al Parlamento. Un sistema rancio sostenido por los más rancios para obstruir toda posibilidad de cambio radical. En lo que son expertas las clases dominantes inglesas desde que aprobaron su “Carta Magna”, allá por la Edad Media. Que la derecha española no se haga ilusiones sobre el resultado electoral de la anacrónica derecha británica, histórica e ideológicamente tan rancia como el franquismo sociológico, pero con más solera aristocrática que la de aquí, porque en Inglaterra los conservadores van a gobernar con mayoría absoluta representando solamente a la tercera parte de los electores votantes. Con el 35% de los votos en España no puede gobernar nadie sólo y sin alianzas. Que no se hagan ilusiones porque ganar con el 35% significa que la política conservadora ha sido rechazada por el 65% de los electores, más la abstención. Ese 65% de ciudadanos que no podrá hacer, nunca, una revolución en el Parlamento, pero sí desde las calles. En definitiva, es lo que está ocurriendo en España que millones de ciudadanos que no se sentían representados por las fuerzas políticas se han movilizado generando en su dinámica el fenómeno Podemos. En Inglaterra no ha ocurrido esto. El gobierno británico está imponiendo, contra el 65% de sus ciudadanos, la política de miseria que empiezan a recordarnos los orígenes de la revolución industrial en Inglaterra. Para saber lo que fue eso, recomiendo la lectura del capítulo XXIV de El Capital de Marx. Cada día más millones de británicos trabajan en peores condiciones por unos peniques. Cada día más millones de británicos tienen menos posibilidades de salir de la miseria porque el sistema capitalista progresa generando basura. Basura humana. Es escalofriante, porque la recuperación económica en el Reino Unido consiste en trabajar más por menos, mientras las clases altas y ridículamente aristocráticas se embolsan más y más beneficios. El Capitalismo tiene consecuencias universales. Que la derecha española no se haga ilusiones porque ya tiene alternativa, Ciudadanos, algo que no ocurre en el Reino Unido, ni en Estados Unidos. Al no existir más partido de derechas que uno, todas aquellas fuerzas sociales que rechazan la amenaza social, se reagrupan, obligatoriamente, en torno a la única alternativa que tienen. Que la derecha española, ese residuo del nacionalcatolicismo, no se haga ilusiones porque, aunque no existiera Ciudadanos, no recuperaría el voto que está perdiendo, por millones, porque quienes fueron sus electores, son, hoy, las víctimas de su política neoliberal. Al servicio solamente y prioritariamente, de las oligarquías. Y con el voto de las oligarquías no se pueden ganar las elecciones. Que esta derecha rancia, que ha gobernado desde que hundieron a la UCD, no se haga ilusiones porque ni gobierna en Cataluña, ni en el País Vasco, cuyas rancias y podridas derechas están en declive. Y sobre todo porque tiene un problema económico y social estructural que con el neoliberalismo o destrucción del Estado de bienestar, no es que no sea capaz de mejorar las condiciones sociales, sino que es la causa de la miseria de los ciudadanos y las naciones. Que no se hagan ilusiones porque, en el Reino Unido, a la derecha no se le ha ocurrido privatizar el bienestar social, si lo hubiera hecho la mayoría de la población, ese 65% que no cuenta electoralmente, se habría movilizado en torno al Laborismo para defender ese bienestar social, que los conservadores británicos no se atreven a tocar. Ni si quiera Churchill se atrevió a anular la construcción del Estado de bienestar por los laboristas, en 1951. Se da esta aparente contradicción que, junto con la creación de miseria individual entre las clases sociales trabajadoras, se mantiene un sistema de seguridad, subsidios y garantías sociales, sanidad y enseñanza, que actúan como freno a la radicalización. Algo de esto recuerda la “ley de pobres” del siglo XIX. Pero en España está ocurriendo todo lo contrario, que la derecha, el P.P. no solamente está arruinando y condenando a la miseria a millones de trabajadores, clases medias y sus familias sino que, encima, tratan de privatizar la propiedad pública, dejando a los más explotados y perjudicados por las políticas neoliberales sin servicios sociales. Y esta política llevará al desastre al P.P. porque no son capaces de hacer otra cosa.
Etiquetas:

5 Comentarios »

  • SrLetrado dice:

    Dice este señor que en España con un 35% no se gobierna ni solo ni acompañado. Adolfo Suarez lo hizo en 1977, con un 34,4 y 165 escaños….Pues eso. (Otra cosa es no haber podido gestionarlo)

    Negar que las clases que el autor denomina «obreras» no han accedido a la representación democrática en el parlamento inglés, se debe a una manipulación histórica sin par. Al igual que en España, la UGT fue el caldo de cultivo para la creación del PSOE y su razón de ser, la representación del parlamento de este sector, las GRADE TRADE UNION, fundaron en 1900 el actual partido laborista inglés. Lo que al autor le molesta, como buen sectario de izquierdas, es que la defensa de sus intereses no fuera bajo un prisma marxista. Inglaterra, es una gran democracia, como para abrazar una dictadura financiada por la URSS; al igual que en España con nuestro PCE.

    No se entiende que se afirme que el sistema inglés perjudique a las clases medias tras la segunda guerra mundial, puesto que Clement Attlee, laborista que derrotó a Churchill en 1945, fue el creador del sistema sanitario universal, y por cierto, apoyó sin ambages al bando comunista de la guerra española; lo cual debe destacarse, pues nos afecta.

    Reino Unido no es conservador. Es desarrollado, y obviamente desea seguir siéndolo. Desea que haya multinacionales que sostengan la gratuidad de los servicios, y seguir atrayendo capital. No deja de ser el pais europeo con más bancos domiciliados en sus fronteras de toda Europa. Bancos que pagan sus impuestos allí. Merece la pena leer el artículo que Toni Blair ha publicado en el día de hoy.

    Con respecto al análisis español, según las encuestas, no nos encontramos ante cambios sociológicos capitales; lo que hay es un trasvase de votos de partidos tradiciones de derecha e izquierda, a otros partidos nuevos que ideológicamente adoptarán posturas de derecha e izquierda para tratar de sustituir al PSOE y al PP (IU ya está fagocitada). Por supuesto, todo lo que no sea extrema izquierda es «podrido» y bla bla bla.

    Parece mentira que aun haya gente que crea que su suerte depende de un gobierno, o que niegue que la riqueza social la da la economía de libre mercado por medio de la extracción de impuestos. Hay gente que se subió al muro de Berlin y aun no se ha dado cuenta que casi han pasado 30 años de todo aquello.

    • Blisterr dice:

      Sr Letrado, un buen comentario. Pero el que lo hace desde un punto de vista muy sectario eres tú.

      ¿Si nos ceñimos a la pura teoría, desde cuando el marxismo es malo? evidentemente otra cosa es lo que se hiciera en la dictadura rusa.

      Respeto que no te gusten los impuestos pero, o te vas a las bahamas, donde seguramente ni tú ni yo obtendríamos la ciudadanía, o te quedas a vivir en este país, donde los impuestos nos dan la vida: Carreteras, hospitales, colegios, servicios sociales etc etc.

      Es decir, que las teorías son todas muy bonitas, pero como decía el presidente de China: Mi problema es darle de comer cada día a 1.200 millones de personas, la democracia puede esperar. Pues aquí igual, hay que hacer que 47 millones de españoles, cada uno con sus problemas, pueda vivir decentemente, y eso amigo Srletrado, con planteamientos liberales, conservadores, privatizadores es realmente imposible de hacer ¿O no?

  • peterot dice:

    Cuando lees a gente tan sectaria. Gente que mira por encima del hombro moral porque se creen mejores. Gente que desprecia a los que no votan lo que ellos creen lo mejor, la extrema izquierda en este caso, y saca a pasear el fascismo o el franquismo. Gente que cree que no existe el sufragio universal y que solo los ricos pueden votar. Gente para la que no existe el gris y todo es blanco o negro.

    Te alegras de que sigan siendo pocos y no ganen. Y por mucho tiempo. Esta gente, de un lado y otro, sólo ha traído guerras.

    • Blisterr dice:

      Menuda paja mental te estás haciendo ¿Quién se cree mejor que tú? Lo único cierto es que «sectario» es una palabra gastada y llena de mierda por los políticos que algunos lanzáis con una facilidad pasmosa en el foro.

      En cuanto alguien opina de forma diferente, ya se le suelta la palabrita de marras. Por qué tiene que mirarte por encima del hombro alguien que tiene el trabajo de escribir y publicar aquí su opinión ¿Acaso miras tú por encima del hombro cuando replicas en el foro? Yo creo que no.

      Solo te falta empezar ahora con la retaíla del Maduro y Venezuela, la URSS y Corea del Norte, cuando lo que tenemos aquí ya es de sobra…o la Gürtel y la Púnica te parecen poco.

      No sé si sería un buen ejercicio empezar a ponerse delante del espejo, en vez de estar todo el día con lo de sectario por aquí, sectario por allá. Es desolador.

      Y, eso de que somos pocos los progresistas ¿De verdad? Creo que en España hay muchos más progresistas que conservadores y, si el PP ha tenido esa mayoría tan grande ha sido por lo NEFASTO que ha sido el PSOE, no porque España sea de Derechas. Pero el progresismo no es el PSOE, ni IU, ni Podemos. Ser progresista es una postura ante todo lo que te sucede, y eso no lo aglutina ningún partido, por mucho que algunos se empeñen. Progresista no es igual a socialista. Ni por asomo. Es MUCHO más, y te lo digo con todo el orgullo posible.

      Por cierto, y para terminar: la última guerra a este país la trajo Franco, cuyos gerifaltes son padres y tíos, primos o hermanos de muchísimos mandatarios del PP. Empezando por el ex ministro franquista Manuel Fraga, fundador del PP. Ya sé que esto te lo sabes, pero te lo pongo para que pienses un poco más cuando escribes esas barbaridades de que los progresistas son extremistas y traen guerras. Parece mentira que en el SXXI aún andemos con eso.

      Yo me alegro de que seáis muchos, pero me alegraría más de que fuéseis un poco más reflexivos a la hora de mantener o criticar y cesar a vuestros líderes. A elementos como Aznar y la Guerra de Irak o la burbuja inmobiliaria, Aguirre y la privatización de la Sanidad y Rita Barberá y sus Gintonics. Por supuesto no me olvido de Cospedal y sus privatizaciones desde el Cigarral de Toledo. La izquierda es mucho más crítica con sus líderes, por eso hay más opciones.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.