Asesinatos en el paraíso comunista: «El niño 44»

cinetecaDirector: Daniel Espinosa. En el paraíso comunista de Stalin no hay crímenes. Porque el crimen es una excrecencia del capitalismo, y donde no hay capitalismo no puede haber criminales. En un edén de reparto de la riqueza (y de la pobreza) nadie desea los bienes de otro; en ese edén no hay propiedad privada, por lo tanto no puede haber robos.
Además, como cada quien trabaja por amor al Estado y a nadie le falta ocupación, los peligros de la vagancia y la avaricia quedan conjurados. Todo esto afirmaban convencidos los jerarcas comunistas de la camarilla de Stalin, y por tanto también lo afirmaban, por la cuenta que les tenía, todos los subordinados de esos jerarcas, es decir, todos los jefes de policía, jueces, fiscales, policías de a pie, miembros del ejército y demás funcionarios abonados al buen rollo del aquí no pasa nada. Pero en el paraíso comunista sí había crímenes, se ve que la disidencia afecta también a los asociales, y se ve, también, que los asociales no han oído hablar del paraíso comunista. el-nino-44Por eso matan niños, y cuando los niños aparecen muertos, las autoridades hablan de “accidentes”. Pero todo eso empieza a cambiar cuando el protagonista de esta trepidante película, un policía de la era estalinista, comienza a investigar una cadena de crímenes cometidos en sus propias barbas. Pero lo hace en contra del criterio de sus superiores. O sea, que se la juega bien jugada. Se juega el cuello el protagonista de esta cinta para salvar la vida de otros niños a quien un asesino en serie está quitando de en medio para pasar el rato. Al mismo tiempo que el policía busca con desesperación averiguar la identidad del psicópata, otros psicópatas, estos pagados por el Estado comunista, persiguen al policía para darle lo suyo. En las películas americanas, al policía que detiene a un torturador de niños le ponen una condecoración; en esta película lo que se puede llevar el policía por investigar en contra del criterio del Estado de negar la existencia de criminales en la Unión Soviética es un tiro en la cerviz. Así como suena. Es El niño 44 una aguda reflexión sobre los absurdos a que conducen los dogmas, vengan de donde vengan, cuando se aplican a la vida diaria, una vida diaria que no sabe nada de reparto de riqueza (o de pobreza), de justicia social o de ausencia de asesinos. De asesinos, digamos, autónomos, no pagados por el Estado, que de esos la Rusia de Stalin disponía a montones, según se deduce del visionado de esta excelente producción.

Cineteca
Emilio Morote Esquivel

Descargue gratis una novela del autor de estos artículos: ¡Si es usted de Ciudad Real le va a resultar un tanto familiar!

http://d01.megashares.com/index.php?d01=bwAb7GP

Relacionados

Euromillones

5 COMENTARIOS

  1. Vaya bodrio propagandista, ahora resulta que la propaganda hollywoodiana es un cine excelente, jajajaja, no nos hagas reir.

    Quizás puedes hacer un ciclo de cine con tus amigos de VOX, propónselo

    Stalin y tú tenéis más en común de lo que crees: el odio a las minorías y la misoginia

  2. ¿Pero todavía sigue Holliwood con sus manías persecutorias del peligro rojo? Estos americanos no tienen enmienda, a ver si comienzan a denunciar sus propios pecados , que son muchos, y dejan a los rusos en paz . Por cierto que el mafioso de Putin ha sido el responsable del asesinato de una periodista rusa de esas que tienen dos ovarios.

    • «El mafioso de Putín» que, por cierto, fue un cargo en la dictadura soviética, o eso tengo entendido, o sea que era comunista. En China sucede algo muy curioso. Antes fue un régimen comunista y ahora nadie sabe muy bien cómo calificar eso sin recurrir a palabras como cabronada, avsallaje, abuso, y aquí mando yo porque me sale de los cojones, pues en China, digo, se publicó hace poco una lista oficial y nunca desmentida por los interesados en la que se reflejaban las mayores fortunas de ese gran país. Una de ellas resultó ser la de la nieta de Mao Tse Tung, dictador comunista y genocida por más señas. Qué cosas. Hay que leer, muchachotes, que luego llegan los de la hoz y el martillo, los «eurocomunistas», y os cuentan cada milonga que me río yo de Hollywood. Esos sí que tienen traca peliculera.

  3. Y ezo que judiwood zolo ha hexho unaz pocaz produkcionez mentando a los rojoz y zuz kontribucionez a la humanidad. Zi fueraiz tan zenziblez con laz peliz o zeriez ke zakan de temetika nazi, oz inmolabaiz como azto de protezta.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img