Inicio » Entretenimientos

¿Qué le pasa al socialismo? ( y III)

- 16 enero, 2016 – 11:248 Comentarios
Fermín Gassol Peco.- Hoy el discurso político-económico ha sido superado por una economía de mercado en la que el estado es mucho menos intervencionista, ¿recuerdan al Premio Nóbel Friedrich Hayek el marxista reconvertido al liberalismo?: ”El socialismo pese a haberse inspirado en las mejores intenciones y haber tenido por mentores tal vez a lo más selecto de la sociedad, no deja de constituir una grave amenaza para el nivel de vida y la existencia misma de una parte de la población actual”. fermingassol No puede ser de otra manera en una sociedad que se ha vuelto tremendamente compleja. Aquel enfermo que tuvo que recurrir a la drástica medicina del socialismo ya se ha curado y demanda otras metas económicamente más sabrosas y lucrativas. Ante esta superación del discurso político- económico el socialismo ha optado por el discurso político-social. Reitero que la gran aportación del socialismo a la historia es que ha procurado el acercamiento social de los ciudadanos. Pero ese cartucho ya ha sido gastado. Y esa misma “sociedad socializada” se ha dejado engatusar por un consumo desaforado y se ha entregado a la atractiva oferta del capitalismo desmedido. El socialismo pues, ha dejado de representar una opción económica permaneciendo como opción social pero en una sociedad nueva. ¿Qué puede ofrecer el socialismo a esa sociedad distinta a la de hace no más de cuarenta años? Decíamos que el socialismo no tuvo nunca en cuenta la dimensión trascendente del ser humano. Se limitó a procurar el desarrollo material y económico de la sociedad. Hoy curiosamente ese afán materialista sigue vigente de manera más feroz en la oferta capitalista. Podríamos decirle a Lassalle: Ese mesianismo materialista esperado con el socialismo se ha convertido en otro mesianismo capitalista igual de materialista. No creo que estoy desencaminado si digo que el capitalismo puede ser considerado hoy como un socialismo envuelto en papel couché. ¿Porqué? Porque toda la sociedad se ha vuelto loca y quiere participar de él. La crisis del discurso inicial del socialismo ya lo adivinó el “premier” laboralista inglés Harold Wilson hace años “Estamos redefiniendo y estamos reiterando nuestro socialismo en términos de la revolución científica”. (Harold Wilson 1.916-1.995) La misma percepción tuvo Revel, filósofo socialista francés. “El problema del socialismo en el mundo de hoy no parece consistir en cómo instaurarlo para hacer la revolución, sino en cómo instaurarlo, y, a pesar de ello, hacer la revolución”. (Jean François Revel 1.924-2.006) La reinvención del socialismo es una cuestión cuanto menos curiosa. Se trataría de redescubrir el post socialismo con unas características nuevas, unos principios también nuevos y sobre todo y aquí viene la dificultad: ¿Para solucionar qué problema o qué situación? El socialismo, después de Willy Brandt líder socialdemócrata, se ha ido disgregando de ese tronco que este alemán representaba y como diría el argentino Tosco se ha encarnado con las distintas culturas nacionales. El laborismo Inglés, el socialismo francés o italiano, hoy en decadencia. ¿Y nuestro socialismo, el socialismo obrero español? Ante la locura económica en la que está inmersa nuestra sociedad en su práctica totalidad, incluidos muchos de los políticos imputados y acusados de corrupción; ante la falta de ideas nuevas que den respuestas a la sociedad de hoy, el socialismo español busca de manera denodada un discurso nuevo. ¿Dónde lo busca? En el caso de nuestro país parece haberlo encontrado en el terreno del comportamiento moral, tanto individual como social. El socialismo se presenta hoy como defensor de la ética materialista presentando al individuo como dueño de su historia, de su conciencia, de su cuerpo, de sus inclinaciones y de sus deseos sin más tamices que filtrar. Podríamos hablar de una ética del instinto si es que se puede llamar así. Pero esta perspectiva no es nueva. “El socialismo quiere poseer todo el hombre, no solamente el cuerpo sino también el alma”. (Nicolás Berdiaeff, 1.874-1948) ruso y existencialista cristiano. O sea que hace ya más de medio siglo alguien avisaba de esto. Lo que sucede ahora es que el socialismo no parece ya estar interesado en la materialidad económica arrastrado por la fiebre consumista y se ha entregado a la materialidad ético-social. Al socialismo, superado o quizá fracasado en su discurso económico y amortizado en su discurso social lo único que le queda es el “discurso amoral de la moral” llamado así porque es un discurso que no considera el análisis ético para establecer su contenido y el comportamiento derivado. La moralidad que el socialismo predica es la de que todo es posible si materialmente es factible. En esta apreciación forma un dúo perfecto con lo que predica el capitalismo en su perspectiva económica. La situación actual se caracteriza por un materialismo radical en la sociedad. Pero en esta materialidad social existe un reparto de papeles; el capitalismo se ha quedado con la tajada central de ese apetitoso filete social que es el económico y el socialismo se ha visto obligado a optar por el mundo de las conciencias. Pero ¿cómo? Pues utilizando la misma filosofía y estrategia de siempre, eliminando los valores que no son materiales. Yendo hacia una ética del instinto a base de potenciar lo que es fácil y hasta ahora marginal. Una marginalidad social, cultural y afectiva, una marginalidad que cada día desgraciadamente se antoja mayor, siendo la más peligrosa, la marginalidad cultural. Si levantaran la cabeza los fundadores del socialismo y vieran en lo que se ha transformado la revolución que ellos idearon y por las que vivieron y murieron, ordenarían el desalojo inmediato de estos inmorales de la estancia socialista. Unos socialistas alineados con los placeres sociales del capitalismo pero minando al mismo tiempo los valores humanos de las personas. En estos últimos años hemos podido comprobar cómo el socialismo español ignora y desprecia aquellos valores que hicieron de Europa la cuna del saber, situando al mismo nivel culturas que defienden el progreso del ser humano y la dignidad del hombre con otras ancladas en la edad media. Ante la opción de la mayoría social, deslumbrada por el consumismo de una economía de mercado imparable, el socialismo se ha decantado hoy por actuar sobre la faceta político ética del ciudadano polarizada en la moral del instinto, una ética fundamentada en una cultura que preconiza un encefalograma político bastante plano que lo está llevando al descubierto político. Comentaba a tenor de esto José María Barreda días después del revés sufrido por el PSOE en las elecciones municipales celebradas el pasado día veintidós de mayo (2011) que no se podía pasar de puntillas sobre esta derrota, que la ciudadanía les había enviado un mensaje claro y que su partido debía replantearse su discurso ideológico. Pero claro, ahí es nada, poner patas arriba los fundamentos ideológicos de un partido. A nadie se le escapa que estas elecciones han supuesto un voto de castigo a la desacertada política llevada a cabo por los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, unido esto a que en determinadas comunidades la permanencia en el poder de los socialistas durante muchos años haya podido provocar en el electorado un deseo de cambio de aires, de apertura de ventanas y de levantamiento de alfombras. En este sentido se ha producido una especie de conjunción planetaria de la que se ha perjudicado quien ostentaba el poder. Pero quedarse en este análisis es pasar de puntillas sobre el problema. ¿Cuál es pues la cuestión de fondo? La cuestión de fondo es la falta de un discurso del que carece el partido socialista para atajar el grave problema que tiene la sociedad, cual es la crisis económica. No sé si otros la tendrán, pero de momento quienes tenían que gestionarla no lo han sabido hacer. La pregunta es ¿no lo han hecho por incapacidad de los gobernantes o por falta de contenido ideológico en el partido? Una cosa parece cierta y es que el socialismo no ha sabido adaptarse a esta novísima sociedad consumista, con muy pocos valores más a los que adherirse. Aquí todo el mundo quiere vivir lo mejor que puede y a fe que en estos años pasados se ha vivido en muchísimos casos con un consumismo desaforado. Y la idea social de revestir a la sociedad de una cierta unidad o al menos de una no demasiada desigualdad hemos podido ver con claridad que ese pensamiento y ese deseo es una quimera. Aquí el que ha podido ganar tres duros no renunció a ganarlos aunque el del al lado no ganase ninguno. El gran problema para el socialismo actual no es sino el de desmontar el edificio ideológico y sobre el mismo solar edificar otro mucho más moderno en el que por ejemplo la letra O de obrero quede retirada en el camión de los escombros. Y me da la sensación de que este nuevo edificio tendrá que ser construido por arquitectos jóvenes que tengan ideas nuevas. Pensadores que incluso podrían hasta trasladar al solar incluso de sitio… mental. El post socialismo tiene ante sí un gran reto pero también un gran atractivo cual es inventar un partido fuerte que sepa adecuarse a lo que la sociedad actual demanda, como contrapeso a la única corriente que parece imperar hoy, el neoliberalismo galopante que se pasea por las mentes de muchas personas…incluso con mentalidad teórica socialista. El socialismo no debe tener prisa, está en un momento en el que debe reinventarse o mejor adecuarse al siglo XXI. Un partido dirigido por personas preparadas y jóvenes que por lo tanto solamente conocen el presente y por ello han de pensar sin rencores pasados en clave de futuro. Si no es así, lo dicho por Bono quedará en el interrogante de saber cuál de las dos vidas será más larga, la suya o la del Partido Socialista Obrero Español. (…Y cinco años después, como dijo Sánchez en la noche electoral, el socialismo sigue haciendo historia, triste historia la de ahora mismo, porque con ochenta y nueve diputados,la situación no parece haber mejorado precisamente). Primera parte del artículo: ¿Qué le pasa al socialismo? Segunda parte del artículo: ¿Qué le pasa al socialismo?
Etiquetas: , ,

8 Comentarios »

  • Hobbes dice:

    Amén.

    Me he esperado a ver los comentarios de la comunidad socialista de Ciudad Real a estos tres artículos escritos desde el rigor y el respeto, pero dando en el clavo. Y hete aquí, que el silencio sepulcral es la respuesta.

    Como si nada fuera con ellos, como si la bomba de neutrones electoral que cayó sobre el PSOE en las penúltimas generales y en las penúltimas regionales hubiera dejado indemnes las sedes, pero hubiera acabado con los militantes (sobre todo los críticos).

    De hecho, aún me relamo de gusto leyendo un post de Afrofilipino en otra noticia. Un socialista convencido, educado y bien formado que ha decidido dejar al PSOE para probar algo más fuerte, un medicamento que aún está en fase de prueba y que no sabemos si curará algún mal…ya sabes cuál es.

    Dices que el PSOE se tiene que refundar (yo digo siempre que tienen que abrir las ventanas y ventilar) porque no sé si es cierto eso de que tienen una necesidad de refundar, de tirar la casa y hacerla nueva. Lo mismo es todo más simple. Lo mismo tienen que empezar a «jubilar» a todos los palmeros que ellos mismos crearon y que, a lo largo de los años, se han ido haciendo con el poder. Gente sin oficio ni beneficio, que solo han mamado de la teta política, que no tienen capacidad, visión, misión pero que tienen el poder «palmero» a su servicio y que no dudan en llevar al «congelador» a todo aquel que se salga del guión que ellos han establecido y que es simple de narices.

    El reparto de cargos nacionales, regionales y locales da cuenta de esto que escribo. Socialistas de verdad, con muchísima capacidad y con un alto índice de autocrítica que han quedado relegados frente a personas de perfil plano que se han hecho un hueco a base de ser «remoras» políticas que no estorban.

    En cuanto a la ideología, por supuesto que la SOCIALDEMOCRACIA, pero la de verdad, la que habla de un reparto equitativo de la riqueza y un acceso igualitario a los recursos básicos. Que haya un mínimo de Estado del Bienestar que nos iguale a todos por abajo y, que haya una justicia redistributiva que permita a los más capaces y trabajadores hacerse ricos, pero no «ordinariamente» ricos, gracias a la ingeniería financiera.

    Ya sé, todo esto está inventado, dicho, discutido hasta la saciedad. Pero, lamentablemente no se ha podido cumplir porque todos sabemos que el poder no reside en los parlamentos, sino en las bolsas…y por el mundo palmero…no lo olvidemos.

    Por lo tanto, la receta es: limpiar palmeros, meter mérito y capacidad en las ejecutivas y algo tan difícil como «cumplir programas electorales socialdemócratas». Pero, para eso nos sobran muchísimos cargos del PSOE.

    En fin, Fermín, que enhorabuena por lo del otro día. Me ha gustado mucho el gesto de daros el dinero recaudado en el belén municipal para tu organización. Al final va a resultar que eres tú el socialista de verdad…menos mal que, al menos, hay uno.

    Buen día.

    • Á. R. dice:

      A estas alturas de la historia esperar algo de los socialistas es peor que ingenuo. No escriben porque no leen: lo único que les interesa es
      «qué hay de lo mio». Es solo una panda de amiguetes inversores esperando los intereses, porque solo tienen intereses, no ideas. Estoy harto de verlo, comprobarlo y refrendarlo. Por eso no hay que votarles, y eso es lo que cree la mayoría ya para siempre. Ya no volverá a subir. Su destino a largo plazo es el de la UCD, salvo en Andalucía, donde constituyen un cacicazgo esencial.

  • Angel Manuel dice:

    Magnifico articulo Fermin al que añadiria que en esa definición ideológica el socialismo, en ese papel de aaspirar a definir aspectos espirituales del hombre posmoderno, es decir, en revolucionar la definición antropologica tradicional de occidente, ha incorporado aa su ideario la ideología de genero y más recientemente en discurso animalista.

    Totalmente de acuerdo, la redefinición del socialismo pasa por elaborar una nueva antropología, por abarcar los aspectos morales no materialistas del ser humano, por lo cual ha avivado su anticlericalismo, pero también el desplazamiento de la autoridad de la moral familiar por la legal, por la moral de Estado.

    Al liberalismo, no le ha pillado con el pie cambiado, sólo preocupado por los aspectos materiales y no morales.

    Deberías escribir un artículo sobre ell estado actual del liberalismo.

    Reitero, muy buen artículo. Analizando entre líneas que es sobre lo que no se informa, salvo excepciones.

  • Angel Manuel dice:

    Magnifico articulo Fermin al que añadiria que en esa definición ideológica el socialismo, en ese papel de aspirar a definir aspectos espirituales del hombre posmoderno, es decir, en revolucionar la definición antropologica tradicional de occidente, ha incorporado a su ideario la ideología de genero y más recientemente en discurso animalista.

    Totalmente de acuerdo, la redefinición del socialismo pasa por elaborar una nueva antropología, por abarcar los aspectos morales no materialistas del ser humano, por lo cual ha avivado su anticlericalismo, pero también el desplazamiento de la autoridad de la moral familiar por la legal, por la moral de Estado.

    Al liberalismo, no le ha pillado con el pie cambiado, sólo preocupado por los aspectos materiales y no morales.

    Deberías escribir un artículo sobre el estado actual del liberalismo.

    Reitero, muy buen artículo. Analizando entre líneas que es sobre lo que no se informa, salvo excepciones.

    Opinar, lo hace cualquiera.

  • Censor dice:

    «Reitero que la gran aportación del socialismo a la historia es que ha procurado el acercamiento social de los ciudadanos.»

    No me iré lejos en el tiempo:

    Al cumplirse los diez años de la inauguración del Hospital General de Ciudad Real, el PSOE utilizó esta celebración de forma partidista. El patrimonio público fue usado sin ningún pudor para hacer campaña electoral. Los fastos fueron manejados por los socialistas para mentirnos diciendo que fueron ellos, sólo ellos, los que hicieron el hospital; gracias a ellos, sólo a ellos, tenemos dónde acudir cuando enfermamos; todo es mérito suyo.

    Fue en los presupuestos del año noventa y cinco cuando, a traición, con nocturnidad y alevosía, se incluyó por primera vez el proyecto para la construcción del Hospital General de Ciudad Real. El gobierno de González daba sus últimas boqueadas, todo indicaba un cambio de color en la dirección del país, y temían que el nuevo gobierno no hiciese tan anhelada infraestructura. En el año noventa y seis el PP ganó las elecciones, y fue durante sus dos legislaturas cuando el Hospital fue construido. Fue un gobierno de derechas el responsable de que hoy tengamos Hospital General. Cuatro gobiernos socialistas no fueron (o no quisieron) capaces de construir una infraestructura tan necesaria para la provincia. Alabado sea el socialismo.

    A Zapatero le debemos la ley de dependencia. Presentada como la tercera pata del estado de bienestar, recoge una serie de prestaciones y auxilios para aquellas personas que por razones económicas o personales precisan de ayudas y atenciones que no pueden costearse, por tanto, el Estado hace suyas esas necesidades. El problema es que tenemos el nombre, ley de dependencia, pero nos faltan los apellidos, el dinero. Las competencias para ejecutar esta loable ley corresponden a las comunidades, y éstas recibieron el melonazo de una ley que requiere de infinitos recursos, pero no recibieron un euro. La gente muere esperando lo prometido por la zapaterina ley de dependencia. Alabado sea el socialismo.

    Al socialismo le pasa el tiempo, que es lo que ha permitido conocer la mentira que es. ¿Hacia dónde saltaban los alemanes el muro de Berlín? ¿Son Cuba o Venezuela países democráticos? ¿El desarrollo de China se ha producido con políticas económicas socialistas? ¿Todos los sátrapas orientales que las “primaveras árabes” derrocaron, acaso no eran socialistas?

    • Hobbes dice:

      La cuestión es que, como siempre, terminas poniendo la guinda en la que dejas entrever que el socialismo europeo (intento de socialdemocracia) es el socialismo de Cuba o Venezuela. Me canso…de verdad, no seas así, que de esa manera te descalificas.

      Comparar a los socialistas europeos con las dictaduras que mencionas ¿A donde te lleva? ¿Buscas que caigamos en la trampa y digamos que los de derechas europeos sois herederos de nazismo, el fascismo y demás sátrapas de derechas? No sé, tú mismo…Yo no creo que así sea.

      • Ángel Manuel dice:

        El socialismo español es una excepción en el panorama europeo. Para la elección de Juncker como Presidente de la Comisión, se pusieron de acuerdo la socialdemocracia europea y el grupo popular europeo.

        Qué hizo el PSOE? Oponerse a este acuerdo votando con los radicales.

        El socialismo español es para darle de comer aparte.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.