Inicio » Manzanares

La Federación Española “enmienda la plana” a la de Castilla-La Mancha que vuelve a demostrar su “improvisación y desconocimiento”

- 19 mayo, 2016 – 15:48Sin comentarios
Juan Díaz-Benito.- La Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha, en concreto sus máximos dirigentes, Antonio Escribano, Presidente, y Pablo Burillo, Secretario General, ha vuelto a quedar retratada en cuanto a improvisación y desconocimiento de la normativa que se aplica en el mundo del fútbol, en este caso, de la Tercera división. Las sorprendentes, inauditas y podríamos decir que bochornosas declaraciones del Secretario General, Pablo Burillo al diario La Tribuna de Ciudad Real en su edición de este miércoles 18 de mayo, no vienen sino a corroborar que la Federación ha “montado un pollo” innecesario simplemente por querer, no se sabe ni cómo ni por qué, ocupar unas competencias que pertenecen a la Federación Española de Fútbol. Ahora la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha “dice digo donde dijo Diego” y quiere mostrarse como “salvadora” de dos clubes arrastrados, como son Manzanares y At. Ibañés. La Española enmienda la plana a la de Castilla-La Mancha Burillo dice en La Tribuna de Ciudad Real que el hecho de que el Manzanares y el At. Ibañés se salven del descenso a Preferente (han sido arrastrados por el descenso a su vez del Guadalajara y Talavera de la Reina a Tercera), va a ser posible “gracias a los contactos que hemos mantenido con la Federación Española para hacerlo posible”. Esta frase entrecomillada está totalmente fuera de la realidad, dado que si ha habido contactos entre la Española y la de Castilla-La Mancha habrán sido para enmendar la plana a la Federación Regional y recordarle que las vacantes que se producen en Tercera cuando un equipo de esta categoría asciende a Segunda B y antes se produjeron descensos desde Segunda B, la plaza es, en todo caso, para el equipo arrastrado. Normativa decimotercera de las Bases de Competición de la RFEF. Además, si la frase de Burillo fuera cierta, se estaría cometiendo una flagrante y grave irregularidad, dado que no se pueden cambiar normativas reglamentarias ni bases de competición, con la competición no ya empezada, sino terminada, simplemente porque son muchos (o pocos) los equipos arrastrados. Esto es mucho más serio y tiene sus procedimientos. El follón creado por una “reunión fantasma” en Alcázar de San Juan Lo que todo el mundo tiene asumido desde hace años, esta temporada la FFCM lo ha querido cambiar a su libre albedrío, sin dar explicaciones a nadie y saltándose todos los pasos que reglamentariamente están establecidos para modificar las bases de competición. El origen de toda la polémica está en una reunión que la Federación convoca en Alcázar de San Juan el 17 de febrero para informar de determinados aspectos que afectan a los clubes de la categoría. En esa reunión el presidente de la Federación, Antonio Escribano, “informa” de que este año los equipos arrastrados a Preferente por un descenso desde Segunda B, no recuperarían la Tercera en caso de que un equipo de esta categoría ascienda a Segunda B, sino que esa vacante la ocuparía un equipo de Preferente, en todo caso. Como suele ser habitual, en aquella reunión, donde ni mucho menos estaban todos los equipos de la categoría, nadie preguntó ni por qué, ni cómo, ni en base a qué se había tomado esa decisión que en ningún sitio figuraba “negro sobre blanco”. Como el 17 de febrero a nadie afectaba directamente esta situación, aquella información quedó en el limbo. Por no haber no hubo ni acta formal, ni nota de prensa federativa al respecto de aquella reunión, ni nada escrito donde los clubes, no sólo de Tercera, sino también de Preferente, que estaban afectados, se pudieran agarrar (tanto a favor como en contra de la medida). No había nada escrito, solo los comentarios de los asistentes. Primeras reacciones de extrañeza Todo se empezó a complicar cuando el riesgo de descenso de Talavera de la Reina, Guadalajara e incluso La Roda empezó a ser evidente y los clubes de Tercera no daban crédito a las informaciones que se derivaban de la famosa reunión. Así, el Diario La Tribuna de Ciudad Real afirmaba el 14 de abril, por boca, una vez más, del Secretario General de la FFCM, Pablo Burillo, que los equipos arrastrados descenderían irremediablemente y que las vacantes producidas por ascensos a Segunda B serían, sí o sí, para equipos de Preferente. Sin embargo, esta candidatura demostró en un comunicado ese mismo día 14 de abril que la FFCM iba a cometer una ilegalidad manifiesta dado que la Base decimotercera de las Competiciones de Carácter Nacional (es decir, de Tercera división), de la Federación Española es muy clara al respecto y no da lugar a ningún tipo de interpretación. Es decir, un equipo arrastrado a Preferente por el descenso de un Segunda B a Tercera, se mantendría en Tercera división si luego hay un ascenso desde Tercera a Segunda B. Lo que se ha aplicado desde hace ya muchas temporadas. Quedan retratados Ahora, y después de empezar a recular por parte de Pablo Burillo quien el 18 de abril ya dijo que  había que consultar al respecto a la Española, (¡¡¡ a consultar en abril algo que está clarísimo por parte de la encargada de la competición, la RFEF, desde el 14 de julio de 2015) y la publicación en prensa de artículos en donde se ponía de manifiesto la improvisación, ocultismo y la carencia de toda base jurídica para hacer lo que en un principio la FFCM pretendía llevar a cabo. La FFCM, y más concretamente sus dirigentes, han vuelto a quedar retratados en su forma de hacer las cosas, sin respetar plazos, ni normativas, ni explicar en base a qué artículo o reglamento se hacen las cosas. Una reunión en Alcázar no es el procedimiento para cambiar unas bases de competición nacional. Y aunque las bases de competición de las competiciones Regionales, ¡¡¡ publicadas el 19 de abril en la página web de la FFCM ¡!! digan que las vacantes en Tercera son para los equipos de Preferente, esto sólo se puede aplicar cuando haya vacantes reales en Tercera, es decir, que suban más equipos de Tercera a Segunda B que descensos de esta categoría, o que haya una renuncia o desaparición en Tercera, ¡no va a haber menos de 20 equipos en Tercera división! Ahora Pablo Burillo dice en La Tribuna “que hemos cambiado y vamos a repescar a Manzanares y At. Ibañés”. Eso, como queda demostrado, no es lo cierto. Lo cierto es que han tenido que rectificar lo que pretendían hacer. Es más, si fuera cierto, estarían cometiendo una flagrante ilegalidad al cambiar unas normas con la Liga terminada. O dicho de otro modo, estarían beneficiando a Manzanares y At. Ibañés en detrimento de La Solana y Quintanar porque sí, de golpe y porrazo. Pero no es el caso. Lo cierto es que han tenido que rectificar y enterarse bien de la normativa. Las formas y el desprecio a la Asamblea La Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha sólo tiene dos competencias con respecto a las bases y normativa de Tercera división, todo lo demás corresponde a la Española. Así, la Federación Regional sólo tiene la potestad, que no es poca, de decidir si los descensos de Segunda B originan arrastres o, por el contrario, se crea un grupo supernumerario de 21 o 22 equipos como máximo. Y la otra decisión que compete a la FFCM es decidir si de Tercera bajan directamente a Preferente tres o cuatro equipos. (Base II.D.5, descensos directos en Tercera división). Eso es todo, nada más. Además, estas dos decisiones deben ser comunicadas a la RFEF y a los clubes participantes en el Grupo XVIII, por escrito, antes de que comience la Liga. Podemos afirmar que ninguna de las dos cosas fueron comunicadas por escrito a ninguno de los clubes castellano-manchegos de Tercera división, y que, para más inri, las Bases de Competición regionales (donde aparecen estas dos cuestiones) ¡¡ se publicaron oficialmente el 19 de abril de 2016 en la web de la FFCM!! Por último indicar que estas dos importantes decisiones no se pueden tomar en una Asamblea extraoficial de clubes de Tercera en Alcázar (se pueden discutir, valorar, votar) pero eso se debe refrendar en la Asamblea General de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha, que se celebra todos los años en marzo, artículo 36.1.ll de los Estatutos de la FFCM. Pero en la Asamblea jamás se habla de las modificaciones de las competiciones ni de las formas de ascenso. Nunca. De hecho en la última Asamblea General celebrada el 26 de febrero, nada se comentó al respecto para la temporada 2016/17 como es preceptivo. Así lo denunciamos nosotros en su momento.   Inseguridad jurídica No nos mueve sino demostrar la poca seguridad jurídica que ofrece esta Federación Regional, que, recordemos, ya llevó un varapalo este mismo año procedente del Comité de Justicia Deportiva de Castilla-La Mancha por aplicar normativas que no estaban publicadas en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (caso Carrión-Tomelloso), siendo la segunda vez, que tengamos constancia, que le sucede a la FFCM. Algo que debería hacer tomar medias serias a los dirigentes federativos.   No se puede seguir dando palos de ciego y aplicando normas según nos convenga. Se necesita una Federación con asesores jurídicos competentes. Son muchos los casos flagrantes de decisiones controvertidas en diferentes ámbitos, y seguiremos denunciando e informando de todas aquellas decisiones que supongan saltarse a la torera los procedimientos y las normas. Lo que hoy me beneficia, mañana me puede perjudicar, de ahí que pretendamos que se apliquen las normas a todos por igual.
Etiquetas:

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.