Inicio » Pares y nones

Números primos

- 2 julio, 2016 – 20:123 Comentarios
ReymondeEl metro es la referencia para medir longitudes. El dinero es la referencia para dar un valor de intercambio económico a las cosas. ¿Qué es el metro? En la escuela nos enseñaron que el metro está calculado a partir de la medición de un cuadrante de meridiano ¿Pero qué es el dinero? El valor del dinero fluctúa, no es absoluto como la superficie terrestre, como la temperatura de ebullición del agua. Es de suponer que el valor del dinero se calcula a diario por personas que trabajan en organismos internacionales. Como los bellezones de los anuncios, estas personas (en este caso, organismos) existen, no son leyendas. Mal asunto para empezar: resulta que – después de todo – el dinero no es un valor absoluto, sino relativo, absolutamente relativo. Papelitos. Quisiera ir un poco más lejos, valga el símil ¿Cuánto hay de aquí a Estambul? ¿Cuánto suponen (no sé…) 8.000 km? Las grandes distancias las medimos en kilómetros, y la idea de lo que significan viene dada por la experiencia de viajar (velocidad = distancia /tiempo) y sobre todo por los mapas: en un vistazo a pocos centímetros podemos hacernos una idea de lo lejanía de los sitios, comparando distancias (como 10 veces ir de aquí a…). Poco importa que sean 7.500 que 8.000, ya puestos. ¿Pero cómo son los mapas de la economía? Son gráficos, extrañas líneas quebradas que interpretamos con un vulgar redondeo en el mejor de los casos. fondo-de-reservaNuestra moneda, el Euro, me resulta incomodísima para entender la economía. La peseta era clara.  Es evidente que era cuestión de tiempo que dejásemos de contar en pesetas, pero creo que era una unidad de medida menos confusa que el Euro: con sus precios en céntimos, hace que incluso una sencilla comparación de precios entre productos de una misma marca en un supermercado, resulte farragoso  ¿a partir de qué diferencia en céntimos es más razonable optar por una marca que por otra? Con las pesetas era fácil valorar el coste de las cosas; por ejemplo, una cerveza, que poco antes costaba 110 pts. ¿Cuánto costaba con la nueva moneda? ¿Es mejor o peor pagar en céntimos? ¿Es mejor redondear, sacar la calculadora… o lo echamos en la cuenta de la inflación?  El simple hecho de valorar si convenía hacer el cálculo, ya afecta al valor real del gasto ¿y el sueldo? El cambio de la Peseta al Euro, tuvo una repercusión importante, en la realidad y en el imaginario colectivo. La conversión de 166,66 pts. a 1 € supuso una extraña forma de simplificar el cálculo del valor económico de las cosas, por mucho que nos vendieran la simplicidad del cálculo al contrario (6€ = 1.000 pts.). En conclusión, cuanto más confuso es el valor de medida, más se tiende a relativizar. Nos toca adaptarnos al medio, y el que no se adapte, que sufra las consecuencias. Pero no venía a hablar de estas pequeñeces, sino de todo lo contrario. Por seguir con el símil inicial, supongo que 1.000.000 € puede ser la medida de larga dimensión económica, el equivalente al km. ¿Pero qué supone 1.000.000 €? La famosa prima de riesgo (algo así como los intereses que nuestro Estado tiene que pagar a los especuladores por prestarnos dinero) no se mide en céntimos, sino en puntos básicos. Por ejemplo, pasar en un día de 115 a 132 (o sea, de un 1,15% a un 1,32%) es un signo de preocupación ¿Es que son unos tontos o pedantes los señores que hacen estos cálculos? No, lógicamente. Es que estamos hablando de cantidades desorbitadas de dinero que fluye o puede dejar de fluir - pagar. ¿Qué supone 1.000.000 €? Nos roban con toda impunidad, a manos llenas, hasta donde les es posible robar, pero no tenemos ni idea de cuánto nos roban. Acaba de salir la “lista de Montoro”, de morosos con Hacienda. Poquito a poco, en total no deben un millón (1 x 106 €) sino más de 15.700 millones € (15.700 x 106 €)  que algunos personajes ilustres, célebres y aplaudidos – incluyendo nuestro querido aeropuerto –  han dejado de pagar a “Hacienda-somos-todos”. Y como no sabemos lo que significa, pues la cifra nos escandaliza, mucho, así, en general, como la gente que muere en una guerra o cruzando el Mediterráneo ¿qué más da la exactitud de la cifra cuando es intangible? Noticia de hoy, desmemoria para mañana. En estos tiempos, como todo el mundo es entendido de política, economía, fútbol o cotilleos, nos inundan de datos: la deuda de las administraciones (Estado, autonomías, diputaciones, ayuntamientos), lo que se ha dejado de gastar en Educación, o en ayudas a la cooperación y el desarrollo, las deudas de los clubes de fútbol, lo que ganan las compañías farmacéuticas, el ahorro que supone el uso de energías renovables, lo que ha significado el 21% de IVA cultural en la economía productiva, lo que dejaron de pagar a Hacienda algunos miembros de apellido Borbón, etc. Compruebo que mi capacidad de retener estas cantidades es escasa, inútil, no se me quedan: Todos estos valores se calculan en cientos de miles, millones de euros, y sin embargo yo me sigo liando con los ceros. Aunque tengo la sensación de que la mayoría de nosotros somos unos primos, y que esta confusión generalizada es terreno abonado para aumentar la confusión, para manipular datos y conciencias. Hagamos una prueba de nuestra capacidad: El Gobierno retira en julio de 2016 del Fondo de Reserva de las Pensiones 8.500 millones €   (“poco” más de la mitad de lo que adeuda la “lista de Montoro” – recuerden, 15.700 millones €) dejándolo en 25.176 millones €, cuando la cantidad que había a finales de 2011 (justo con el inicio de la 1ª legislatura de Mariano Rajoy) era de 66.815 millones €. O sea, cuando desde hace años se viene hablando de la dificultad para mantener las pensiones, Rajoy, en 4 años ha tirado de este fondo de reserva para sacar 41.639 millones, casi dos terceras partes de “la Herencia recibida”. A este ritmo, en menos de 4 años no quedarán pensiones. Y ahora, que disfruten lo votado. Próximo capítulo: Cifras y Letras Pares y nones Antonio Fernández Reymonde
Etiquetas: ,

3 Comentarios »

  • Censor dice:

    ¿Quién creó el Fondo de Garantía de las Pensiones? Políticas económicas anticíclicas: Ahorrar en tiempos de bonanza para amortiguar los tiempos de escasez. ¿Quién gastó sin fuero en tiempos de bonanza?

    En cuanto a «lo que ha significado el 21% de IVA cultural en la economía productiva», es difícil medir el daño tan enorme que ha supuesto un trato tan arbitrario a un sector de la economía tan importante, fuente de divisas, cabeza de puente de la exportación. Un horror.

    Referente a la reprimenda que nos dirigió a los comentaristas en su último artículo, le pido acepte mis más sinceras disculpas por lo que me toca. En adelante me ceñiré a comentar el objeto de su artículo.

  • Hobbes dice:

    Es de agradecer que haya sacado el tema a colación. De hecho, Censor es uno de los que critican el ideario descafeinado del PP a la hora de mantener «prebendas» socialdemócratas como las pensiones, y me sorprende ahora con su comentario, creo que justificando la existencia de la misma, lo que me da pistas sobre el oxímoron humano que es no ser rico y votar partidos liberales.

    La verdad es que me gustaría ver la justificación concreta de haber sacado esos casi 42.000 millones de euros y, sobre todo, saber si hay el menor interés por parte del PP en ponerse a dejar la caja como se la encontró.

    Probablemente estén correctamente gastados, pero probablemente no hayan sido bien gestionados. Creo que no lo sabremos.

    Dicho lo cual, ojalá y no haya que disfrutar de lo votado.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.