Se buscan médicos, bailarines y otros…

Fermín Gassol Peco.- Hace unas fechas se hizo pública la lista de profesiones que presentan una más difícil cobertura en nuestro país. Profesiones que no han sido suficientemente demandadas para cubrir las plazas disponibles. Parece ser que faltan ante todo médicos pero carecemos también de suficientes bailarines, pastores, peluqueros caninos y sepultureros.

fermingassolLa carencia de médicos creo se explica por dos motivos, el primero por la alta calificación exigida para poder estudiar esta vocacional carrera y la segunda la emigración de los profesionales de la medicina a otros mercados mejor retribuidos. Lo de exigir buena nota puede parecer acertado, sin embargo desconozco si esta misma premisa se exige a los galenos en los países de los cuales nos nutrimos para facultar nuestras consultas.

La ausencia de bailarines tiene una sencilla explicación; aquí baila ya todo el mundo sin necesidad de ir a ninguna academia porque tal y como está el patio cada día que amanece los acontecimientos nos obligan a mover el esqueleto con clases de distintos bailes y ritmos según los escenarios que pisemos. Hace justo una semana asistíamos al último baile… electoral o mejor a un cambio de ritmo bestial en cuestión de horas. A las veinte horas y según las encuestas a pie de urna, un señor de pelo largo ocuparía el centro de la pista… mientras que dos horas más tarde quedaba condenado a permanecer sentado mirando estupefacto cómo se movían de nuevo los del baile anterior.

La falta de sepultureros y pastores creo se debe a cuestiones de evolución y comunicación; a nadie le resulta agradable estar todo el día solo entre personas y animales que no hablan, los primeros porque no pueden, los segundos porque no saben y es que el silencio del campo aunque sea santo no lo quiere ningún vivo. Las incineraciones y las políticas ganaderas hacen el resto.

Con la carencia de peluqueros caninos sucede lo contrario; ya no hay “perrito” que se precie que no acuda semanalmente a la peluquería. Estos inteligentes animales han alcanzado tales cotas de esmero corporal que es normal que de momento no haya tantos profesionales de la cosa aunque esta profesión tiene mucho futuro.

Y ahora que andamos en Ciudad Real inmersos en la discusión de si nuestra real ciudad se ha convertido en un cagadero de canes… (que como meadero no existe ninguna duda… veánse si no quicios, chaflanes, contenedores, con chorreras mugrientas que invaden aceras)… no estaría de más que el consistorio capitalino fuera dotado de un equipo anti-meadas… colocando orinales automáticos en todas las esquinas… con una salchicha dentro.

Relacionados

Euromillones

4 COMENTARIOS

  1. «a nadie le resulta agradable estar todo el día solo entre personas y animales que no hablan…»
    No creas, de hecho creo que cada vez hay más gente así, entre las que me incluyo, que nos repele la gente egocéntrica, inculta y hedonista que abundan en nuestra sociedad. Y no exagero, lo de pastor lo he estado barajando más de una vez y he valorado opciones, cuanto más sencilla y feliz sería mi vida!

    • Como bucólica imagen y para pasar unos días…la soledad del campo es inigualable. Doy fe de ello. Pero permanecer largo tiempo aislado…eso, solamente pueden soportarlo los anacoretas.
      Yo soy una persona con mentalidad rural.Tengo amigos que son pastores y el mayor problema es la dependencia absoluta que tienen del ganado.

  2. Jo, tengo un amigo pastor que, cada día, se queda hasta la una de la mañana en la nave con la escopeta (invierno o verano) y, antes de salir el sol ya está con el lío: ordeño, vacunas, comida, buscar a las que se van….

    Y, lo de sepulturerono, es más que ser albañil de gente que llora antes de que le pasen la factura…así de crudo.

    Creo que náufrago puede ser una opción…la situación es propicia…

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img