El AMPA de San Isidro, satisfecha con los planes de la Junta para el colegio

Su presidenta, Sherezade Heredia, destaca que el anteproyecto de ampliación y remodelación es “una señora reforma, no es una chapuza”, aunque se echa en falta un gimnasio o pabellón deportivo. Las obras empezarían el próximo mayo y acabarían a finales de 2018. El claustro de profesores también está contento con el anteproyecto, según ha comentado, la directora, Rocío Rubio.

El anteproyecto de ampliación y remodelación del colegio San Isidro ha gustado al AMPA del centro. Su presidenta, Sherezade Heredia, presente en la reunión donde se detalló la inversión de 1,8 millones de euros, ha reconocido que la valoración de lo que ha trasladado la Junta de Comunidades es “muy buena”. “Si todo sale como nos contaron, no tendremos un colegio nuevo, pero es una señora reforma, no es una chapuza”, destacaba.

Una reacción positiva que poco después se trasladó al grupo de whatsapp donde los mensajes de los padres también fueron en esa línea. El deseo de todos ellos es que las obras empiecen lo antes posible “después de ponernos la miel en las labios muchas veces” e incluso “colocar la primera piedra” de un nuevo centro que ya no llegará.

Por el momento, el calendario que maneja la consejería de Educación es que las obras arranquen “el próximo mayo, coincidiendo prácticamente con el final del curso, comentaba Heredia. La intención de la administración regional es “molestar lo menos posible” pero será inevitable que durante algún tiempo obras y alumnos convivan en el colegio. En ese sentido, Heredia decía que con “precaución” será llevadero, y que lo importante es que “empiecen para ver el fin”.

La única pequeña decepción para la comunidad educativa de San Isidro fue que el anteproyecto no incluye “el pabellón deportivo que esperábamos”. Esa función, según explicaron los técnicos de la Junta, se podrá desarrollar en una sala de usos múltiples que haga las veces de gimnasio.

No obstante, la consejería de Educación ha invitado a los padres y a los profesores a que preparen las consultas o sugerencias que deseen. Una tarea que acometerán la próxima semana porque se les pidió que no se demorasen ya que todavía queda el proceso administrativo pertinente y la redacción definitiva del proyecto, explicaba Heredia.

Los profesores también están contentos
Precisamente en la mañana del viernes la directora del centro, Rocío Rubio, adelantaba en Radio Daimiel que van a proponer “algunos cambios” al anteproyecto que creen que serán asumibles porque “son cosa de poco”.

Rubio comentaba que en el claustro están “contentos” ya que es “algo por lo que llevábamos luchando muchos años”. “El centro nuevo no ha podido ser, pero tenemos una reforma integral que era lo otro que pedíamos”, añadía.

Al igual que la presidenta del AMPA espera que se cumplan los plazos marcados, y pedía de antemano “comprensión y paciencia” a las familias cuando tenga que compaginarse la actividad lectiva con las obras. “Habrá un poco de ruido y menos espacio para el recreo, pero tenemos que entenderlo porque el resultado nos va a alegrar a todos”, comentaba.

Por último, Rubio emplazaba a la finalización de la remodelación para poner una nota al anteproyecto. “La pondremos cuando esté todo hecho y si sale bien le tendremos que poner un 10”, concluía.

Su ilusión, la del resto de profesores y la de los padres es que cuando llegue la Navidad de 2018, el plazo marcado por la Junta para la finalización de la obra y que los alumnos de San Isidro cuenten con un colegio adaptado a las necesidades educativas actuales.

Una demanda histórica
El colegio San Isidro data de 1934 y sus aulas se complementan con un segundo edificio de los años 70. Hace casi dos décadas que la comunidad educativa viene solicitando nuevas instalaciones, un proceso que atravesó distintas etapas y donde se contempló un nuevo edificio en terrenos cercanos al actual y adscritos a la Unidad de Actuación ‘Los Pozos’. Sin embargo, aquel proyectó nunca se consolidó. Ahora, el gobierno regional se compromete en 1,8 millones de euros que servirán para remozar el edificio principal (destinado al área administrativa, principalmente), sumarle otro más destinado a educación infantil (situado en la parte anexa a calle Guadalupe) y la conexión con un remodelado tercer edificio, el actual de Infantil anexo a calle Mayo, que irá destinado a educación primaria. Se garantiza la accesibilidad dentro de un planteamiento que está previsto desarrollarse en tres fases, con punto de partida en 2017.

Las obras comenzarían levantando un nuevo edificio para Educación Infantil, aula de Educación Especial y aula de fisioterapia. Una vez trasladado el alumnado al nuevo edificio, la segunda fase consistirá en la reforma integral del edificio 2 como aulario de Primaria, ejecutando un nuevo núcleo exterior de escalera y ascensor, nuevo cuarto de instalaciones y porche. Finalmente, y una vez trasladado el alumnado de Primaria al edificio 2, se llevará a cabo la tercera fase consistente en la reforma integral del edificio 1 para albergar dependencias de administración, (conserjería, despachos de dirección, jefatura de estudios, secretaría, orientación y sala de profesores), biblioteca, sala de usos múltiples/gimnasio, aulas de pequeño grupo de primaria, departamentos y sala de reuniones del AMPA.

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img