Inicio » Desde el revés de la inopia

Notarios de las historias

- 11 noviembre, 2016 – 09:038 Comentarios
La fotografía ha sido considerada frecuentemente como espejo con memoria y los fotógrafos notarios de la Historia, aunque es más exacto hablar de notarios de las historias pues, como ha escrito Joan Fontcuberta, no existe la historia en singular sino las historias en plural. isidroSanchezNo es cierto, por otra parte, que la fotografía sea reflejo de la realidad, es sólo de una parte de la realidad. La fotografía capta un momento de la existencia, en un lugar determinado y un instante preciso. Y su pretendido carácter objetivo se ve superado con creces por la labor del fotógrafo, gracias a actitud, punto de vista y talento creativo En Cuenca hay otras actividades culturales además de la exposición La poética de la libertad, con un coste próximo al millón y medio de euros –a pesar de las importantes carencias del mundo de la cultura en Castilla-La Mancha–, superpromocionada por la Junta en la capital del Reino y en convivencia con una gran cruz en la fachada de la catedral conquense, presidida por el nombre del fascista José Antonio Primo de Rivera.
1.- Cuenca (mayo de 1975)

1.- Cuenca (mayo de 1975)

Por ejemplo, durante los meses de septiembre, octubre y noviembre es posible ver en la sala de exposiciones de la Facultad de Periodismo de Cuenca la muestra Álbum de la memoria, conjunto de fotografías del notario de las historias José Luis Pinós, reflejo de una década de la vida –1974-1984– en la provincia de Cuenca . Cuatro imágenes pueden dar idea del interesante contenido de la exposición. En la primera, un acto político celebrado en mayo de 1975, podemos ver a una serie de personas con el brazo en alto del saludo fascista. Entre ellas está el obispo José Guerra Campos, procurador en Cortes desde 1967 hasta 1977 por designación directa del dictador. A izquierda de monseñor, Moisés Arrimadas Esteban (familiar de Inés Arrimadas, política de Ciudadanos), gobernador civil y jefe provincial del Movimiento y Alfonso Durán Muñoz, presidente de la Diputación. La fotografía se publicó en la revista El Banzo, pero la censura obligó “a pegar un anuncio comercial ocultando la imagen” (Álbum de la memoria, 2016). En 1975 el saludo fascista de un obispo era demasiado para que un medio de comunicación lo reflejara.
2.- Cuenca (junio de 1975)

2.- Cuenca (junio de 1975)

La segunda fotografía muestra a un sudoroso Blas Piñar López (1918-2014), icono del ultraderechismo español, fundador y presidente de Fuerza Nueva, organización de extrema derecha, en junio de 1975. El fotógrafo José Luis Pinós y el periodista José Luis Muñoz llegaron a recibir amenazas de muerte tras la mención del segundo al sudor del orador, que se puede observar a pesar del blanco y negro. Por cierto, Blas Piñar, candidato de Unión Nacional al Congreso por Madrid, enemigo acérrimo del Estado de las autonomías, recurría a los Reyes Católicos para defender la entidad española: “España, como unidad, nace con Recaredo. Los Reyes Católicos no hicieron la unidad de España. Fernando e Isabel la rehicieron y ha llegado intacta hasta nosotros. Los reinos de la Reconquista no trataron de perpetuarse, ya que se sabían instrumentos para el recobro de la unidad perdida por la invasión sarracena” (El País, 21-2-1979). Ese tipo de afirmaciones no resiste el menor análisis histórico, según han demostrado muchos autores. En realidad no se puede hablar de España hasta el siglo XIX, pero ya se sabe, las “verdades de fe” se perpetúan hasta la saciedad ante la falta de crítica histórica.
3.- Quintanar del Rey (agosto de 1975)

3.- Quintanar del Rey (agosto de 1975)

La tercera corresponde al acto de homenaje, con el descubrimiento de un busto del general Franco, en un pueblo de Cuenca. Este es el pie de foto: “Se inauguran monumentos para honor y gloria del dictador. El Gobernador Moisés Arrimadas hace lo propio en Quintanar del Rey en agosto de 1975. Después, como corresponde, Cara al sol y brazo en alto”.
4.- La Ventosa (1981)

4.- La Ventosa (1981)

Y la cuarta da cuenta de un hecho que ocurría en los pueblos con frecuencia. La utilización de las banderas y los niños, que dejaban de asistir al colegio, para recibir a un “ilustre” invitado, en este caso el gobernador de la provincia. Ocurría en La Ventosa en el año 1981. En fin, como dicen Ángel Luis López Villaverde y José Reig Cruañes en el prólogo del catálogo se trata del retrato de una “sociedad con elementos que se resistían a los cambios junto a otros que se resignaban y otros, los más, con ansia de libertad y modernidad”. Isidro Sánchez Desde el revés de la inopia
Etiquetas: , , ,

8 Comentarios »

  • luis dice:

    Moisés Arrimadas, gobernador civil y jefe provincial del Movimiento y familiar de Inés Arrimadas. Está meridianamente claro que los que meten la cuchara en la cazuela del poder son estirpes enteras de vividores de la mamandurria.
    Sorprendente que el fotógrafo recibiera amenazas de muerte por mencionar la hiperhidrosis axilar y facial del ínclito Blas Piñar. Normal, estos prohombres estaban ungidos de santidad y los santos no transpiran. Le falló el desodorante o el ventilador, solo eso, jeje.

  • Hobbes dice:

    Estaría muy bien saber de las andanzas de Herrera Piña y Peral durante todos los años que estuvieron juntos con el NO-DO, TVE y Lanza. Estos dos periodistas son absolutos notarios de la llegada de la democracia a la provincia de Ciudad Real.

    La gente joven poco sabrá de ellos, pero para los que pintamos canas eran la «alarma» de que algo pasaba en la capitaleja cuando se les veía por la calle.

    El archivo de Herrera Piña debe ser impresionante.

    • José Rivero dice:

      El archivo de Herrera Piña, digitalizado con apoyos públicos, lo tutelan sus hijos y han montado con el muestras itinerantes por enclaves provinciales. Pedro Peral ha publicado un voluminoso estudio sobre la excepción funcional (prensa de titularidad pública) de Lanza. Casado ya ha publicado aquí en Mcr un resumen de sus visiones al frente del diario decano. El resto de fondos gráficos (Matos, Morales, Iferga) no han aflorado todo lo que llevan dentro.

  • Ángel Manuel - Matador de F-oros dice:

    Las relaciones entre Monseñor Guerra Campos y Tarancón eran pésimas.

    Cuenca constituyó una excepción y una anécdota en 1975 entre los obispos españoles, firmes partidarios en líneas generales de la Transición.

    No entiendo la intención del autor de elevar a rango general lo que en 1975 no era más que una excepción en la Iglesia española.

    El penal de Zamora que abrió Franco para sacerdotes díscolos, curas obreros, sindicalistas escondidos en las sacristías (si hablara el Padre Llanos y Marcelino Camacho) o en los colegios mayores de la Iglesia en la Complutense, los movimientos de base, la teología de la liberación, la secularización interna de la Iglesia en líneas generales SÍ ERA LA ATMÓSFERA GENERAL QUE SE RESPIRABA EN LA IGLESIA DE TARANCÓN.

    Por cierto, el término historiográfico y político para referirse a la unión en la misma corona de los distintos reinos en tiempos de los Habsburgo, eran las ESPAÑA-S. Sólo le quitaron la S los Borbones y los liberales, más tarde los nacionalistas del XIX y XX y así nos ha llegado. Pero eso no desvirtúa en absoluto la identidad de España con las Españas de los Reyes Católicos.

    El nacionalismo de uno u otro bando ha violado el sentido real y popular de las distintas regiones de saberse vinculadas y pertenecientes al Reino de España, sin más diferencias que las que provocó el foralismo que no es nacionalismo en los siglos XVIII (guerra de Sucesión), XIX (guerras carlistas) y XX (autonomías originariamente forales). El foralismo sí es intrínsecamente español y tenía arraigo popular. El nacionalismo es una imposición teórica foránea e impostada que se ha impuesto mediante ingeniería social, pero que nunca fue popular, a lo sumo, se convirtió en una degeneración teórica del foralismo, derrotado en las guerras carlistas.

  • Censor dice:

    Los artículos de don Isidro siempre tan atentos a la actualidad. Un hombre con reflejos.

    El 7 de noviembre pasado se cumplían ochenta años del inicio de las matanzas de Paracuellos. Baste decir que allí fueron asesinados entre 4.000 y 5.000 personas, entre ellas unos doscientos setenta niños, cuyo crimen era ser católicos, de derechas o, simplemente, pensar distinto de los totalitarios de izquierda que imponían su siniestra tiranía en Madrid; convertida ya en los inicios de la guerra en una inmensa checa, cuyo alcaide era el beato Santiago Carrillo Solares. Los crímenes fueron cometidos al dictado de Mijaíl Koltsov, hombre de Stalin en Madrid, y su responsable y promotor fue Santiago Carrillo. Los asesinatos sólo cesaron cuando el anarquista Melchor Rodríguez se hizo cargo de las prisiones madrileñas. Dejo abajo el enlace a un artículo del periodista Pedro de Tena sobre Melchor Rodríguez. Merece la pena leerlo.

    Según la RAE, genocidio es el exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad. Se parece mucho a lo sucedido en Paracuellos en noviembre del 36.

    Por último, al leer el aserto del profesor Sánchez de que “en realidad no se puede hablar de España hasta el siglo XIX, pero ya se sabe, las “verdades de fe” se perpetúan hasta la saciedad ante la falta de crítica histórica”, han venido a mi memoria las palabras de don Marcelino Menéndez Pelayo:

    “Hoy presenciamos el lento suicidio de un pueblo que, engañado mil veces por garrulos sofistas, empobrecido, mermado y desolado, emplea en destrozarse no pocas fuerzas que le restan, y corriendo tras vanos trampantojos de una falsa y postiza cultura, en vez de cultivar su propio espíritu, que es el único que ennoblece y redime a las razas y a las gentes, hace liquidación de su pasado, escarnece a cada paso las sombras de sus progenitores, huye de todo contacto con su pensamiento, reniega de cuanto en la historia los hizo grandes, arroja a los cuatro vientos su riqueza artística y contempla con ojos estúpidos la destrucción de la única España que el mundo conoce, de la única cuyo recuerdo tiene virtud bastante para retardar nuestra agonía…”

    http://m.libertaddigital.com/cultura/historia/2016-01-12/pedro-de-tena-el-anarquista-que-paro-las-sacas-de-paracuellos-77426/

  • Manchego dice:

    «En realidad no se puede hablar de España hasta el siglo XIX». En realidad, quien es capaz de escribir eso, es un ignorante.

  • Manchego dice:

    «Cuando (Suintila) ascendió a la cumbre de la realeza, conquistó las demás ciudades que tenía en Hispania el poder romano (se refiere a los romanos orientales o bizantinos), tras de luchar con ellas, y con gran felicidad, consiguió la gloria aumentada del triunfo por encima de todos los reyes anteriores, y fue el primero que poseyó la monarquía del REINO DE TODA ESPAÑA que rodea el Oceano, cosa que a ninguno de sus antecesores le fue concedida».

    San Isidoro de Sevilla, «Historia de los Godos», hacia el 620-625. Parece que hasta los godos ya la llamaban España, que cosas.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.