Inicio » Sin tapujos

Un año que se va y otro que se nos viene encima (II): España en su laberinto

- 27 diciembre, 2016 – 10:219 Comentarios

MarcelinoHoy tengo el inmenso placer de dialogar con un maestro en el sentido largo y profundo de la expresión. Es una de las personas más doctas con las que me he encontrado; también de las más humanas. Conocedor como nadie de las venturas y desventuras de nuestra España, y del mundo todo. Los que hemos tenido el gusto de disfrutar de su amistad lo llamamos Pedro Crespo, porque así es como le gusta ser llamado, como el héroe de la grandiosa obra de Calderón de la Barca, el alcalde de Zalamea.
La conversación es telefónica. No es fácil dar con él, y hemos seguido unos procedimientos estrictos de seguridad.

-Pedro, ¿cuánto tiempo hacía que no hablábamos?

-Demasiado, mi querido amigo; pero aquí me tienes, a tu entera disposición.

-Quiero que conversemos de nuestro país. De la España que me enseñaste a entender, respetar y querer profundamente, hará… ¿treinta años? – mi interlocutor se ríe al otro lado del teléfono.- ¿Cómo ves su futuro, el de todos los españoles y, en concreto, 2.017, el año a punto de nacer? – Pedro Crespo evita contestar de inmediato; medita la respuesta. Lo hace a la velocidad del rayo, como siempre. “No os precipitéis jamás ante ninguna pregunta. Reflexionad deprisa, pero reflexionad” – nos repetía en su casa, a los tres o cuatro habituales seleccionados por el “Destino” para emborracharnos de su sabiduría antes de soltarnos por esos mundos de dios.

-Déjame que empiece con una frase un tanto lapidaria: España es una tribu que ha perdido el respeto por sí misma. Por tanto, a merced de cualquier charlatán que pase por su poblado vendiendo ungüentos milagrosos

-¿Por qué eres tan duro, Pedro?

-¿Duro? En absoluto ¿Conoces algún pueblo que menosprecie más el legado recibido de sus mayores, de las generaciones que le precedieron? ¿Qué infravalore más su pensamiento, su herencia cultural, artística; a los grandes personajes de su historia? No lo hay. Busca dónde quieras. No encontrarás a otra tribu más desaprensiva en todo el planeta. El actual presidente chino, Xi Jinping, repite la siguiente frase con frecuencia:

“El pueblo que desconoce su historia es un pueblo condenado a desaparecer”

He ahí el horizonte de nuestra querida España si no tomamos conciencia de la situación.

-Háblame de 2.017, hazme el favor

-Antes que nada deberíamos ver el camino recorrido en los últimos años, qué terreno pisamos y, nos guste o no, estamos en el filo de la navaja.

-¿Qué quieres decir?

-Que venimos de jugar con fuego y estamos a punto de convertirnos en pirómanos.

-Explícate, por favor.

-Los pilares de nuestra tribu comenzaron a agrietarse poco a poco; nadie hizo nada. Después las grietas se fueron agrandando, y nadie se preocupó, salvo tratar de taparlas con unas cuantas manos de pintura. Como sabes perfectamente eso es cualquier cosa menos una solución. Y así llegamos a los albores del nuevo año, de 2.017, donde una de las naciones más importantes e influyentes de la historia vaga desorientada sin saber ni quién es ni a qué aspira.

-¡Una de las naciones más importantes e influyentes! ¿Qué nos ha pasado, Pedro? ¿Cómo hemos llegado a la situación actual?

-Si a una persona no se le para de repetir que es un desastre, que todo lo hace mal, que es inculta y perezosa, lo cual, además es natural, pues es la herencia recibida de sus antepasados, ¿con qué autoestima crecerá? ¿Con qué firmeza desarrollará su carácter? Este es el resumen del relato transmitido sobre nuestra historia en los últimos decenios. Un ataque despiadado a la autoestima de una tribu, antaño poderosa y llena de orgullo; con sus más y sus menos, por supuesto; no estamos hablando de una realidad ideal. Pero con las luces y sombras que toda sociedad lleva en su seno, el pueblo español se caracterizó por un fuerte apego a sus libertades, a su historia y a su orgullo colectivo.

-¿Adónde quieres llegar, Pedro?

-Lo primero con que nos toparemos en 2.017, una vez más, será con una tribu desfigurada en términos históricos. Un pueblo con una débil conciencia de sí mismo, por tanto, muy influible emocionalmente, justo la herramienta favorita utilizada por aquellos que buscan fracturar las sociedades.

Desafortunadamente, el comportamiento de las autoridades gubernativas, junto al de una oposición, en parte inexistente y, en parte, especializada en golpes de efecto y sainetes teatrales sirven para poco, por no decir, para nada. Por cierto, todas ellas igual de cómplices y genuflexas ante los ataques a los aspectos esenciales que conforman una nación poderosa.

-¿Qué podríamos hacer?

-España necesita a gritos un proyecto de reafirmación nacional. De relanzamiento del orgullo de pertenencia al ser colectivo del que formamos parte. Un rearme político y moral capaz de reconstruir una Fuente Ovejuna nacional.

-Me encanta tu referencia a los clásicos.

-Nadie como ellos ha reflejado mejor nuestra esencia. Son, y deben ser, la fuente natural de inspiración.

-Pedro, ningún partido ha elaborado un proyecto basado en la simbología y significado de esa gran obra de Lope de Vega. Tienes razón. Necesitamos una catarsis nacional y su inspiración debería ser Fuente Ovejuna, la unión sin fisuras de una nación engañada, esquilmada y seriamente amenazada que se revuelve contra los culpables. Es una propuesta llena de sentido.

¿Quién mató al gobernador?

Fuente Ovejuna, señor.

¿Quién es Fuente Ovejuna?

¡Todo el pueblo, a una!

-Gracias amigo

-¡Síguenos contando, Pedro!

-España está quebrada económicamente. Vivimos el esperpento de un teatrillo de marionetas cuya única labor es disfrazar la verdad.

La ausencia de un proyecto nacional lleva aparejada la existencia de una población zombi a quien nadie quiere sacar de su permanente confusión. El país vive inmerso en un endeudamiento estratosférico y un nivel de pobreza creciente. Todo perfectamente camuflado, merced a la colaboración de los grandes medios y el silencio o la media lengua de quienes están obligados a ejercer el control parlamentario.

España, por cada euro de crecimiento de su PIB, ha necesitado 2,7 euros adicionales de nueva deuda ¿Alguien en su sano juicio calificaría este hecho de otra forma que no sea locura? Vamos de cabeza a un barranco señalizado con el cartel de bancarrota ¿Han dicho algo los partidos de la leal oposición, tanto la falsa como la teatrera?

Los préstamos a terceros han pasado de 63.743 millones en 2.011 a 230.085 ¿Quiénes están siendo los beneficiarios y por qué? ¿Qué hace nuevamente la oposición en sus dos vertientes ya citadas?

Por otro lado, la deuda total no es la reconocida por la UE. El conjunto de aquella viene dado por los pasivos en circulación de las Administraciones Públicas, los cuales han pasado de 957.213 millones a 1,56 billones; por tanto, se han incrementado en 602.787 millones en cuatro años.

Eso quiere decir que la deuda real supone un 144% del PIB, no el 100% como promulgan los medios-títere, ya que consideran deuda sólo el importe establecido de acuerdo al Protocolo de Déficit Excesivo de Bruselas –un 30% inferior al real-

Es como si cualquier persona debiera 10 €, pero le dijeran que, en realidad, únicamente debe 6 o 7, ya que adeudar 3 o 4 es razonable; de locos, ¿verdad? Todos sabemos que las deudas se cuentan desde el primer euro.

2.017 será un año de más de lo mismo. Entretanto, sus señorías debatirán largo y tendido sobre la imperiosa necesidad de evitar los deberes a nuestros colegiales, ignorando, de paso, algo tan sencillo como que no todos necesitan el mismo tiempo de estudio en casa para asimilar idénticos conocimientos. El mundo está lleno de ejemplos de estudiantes que llegaron a superar sus limitaciones iniciales gracias a su tesón y amor propio. Lo que siempre se ha llamado clavar codos. Negar esto supone condenar a los menos favorecidos en su capacidad de aprendizaje, pues lo que una hora es suficiente para unos, no será nada, o muy poco, para otros. La solución se llama ganas de superarse a sí mismo. Es decir, pasarse por el arco del triunfo las limitaciones que todos, absolutamente todos, tenemos. Lo único que cambia es la medida.

-Pedro, ¿podrías hacer una breve recapitulación?

-De acuerdo. España, lugar habitado por una tribu desorientada, sometida a tensiones cuyo objetivo es sembrar entre sus miembros todo tipo de interrogantes sobre sus posibilidades colectivas. Para ello, no se ha dudado en retorcer nuestra historia para agrandar los aspectos más oscuros y tapar sin consideración los más fructíferos y luminosos.

El fin último de estas tensiones es hacer saltar la convivencia de la propia tribu.

España, lugar habitado por una tribu cuyos dirigentes no dudan en llevarla al abismo, ocultando la situación real de su riqueza y endeudamiento.

España, lugar habitado por una tribu tan desorientada que en vez de formar a sus descendientes para que sean excelentes cazadores-recolectores, superando a sus padres, abuelos y a sus propias limitaciones, prefieren crear el premio de cazador-recolector del año y repartirlo a todos por igual, poniendo en claro peligro la cobertura de sus necesidades futuras con suficientes cosechas, caza y pieles que garanticen su manutención y abrigo.

Evidentemente, otras tribus vendrán, y no sólo se quedarán con nuestros campos, etc, etc. Se apoderarán de nosotros mismos, utilizándonos a su antojo, y………… ¿sabes algo, querido amigo?

-Dime, Pedro.

Esto no es de izquierdas ni de derechas. Sin embargo los dirigentes de la tribu y quienes se reúnen con ellos a discutir leyes y más leyes, hace tiempo que decidieron rendirse con armas y bagajes a otra tribu muy poderosa que consideran superior.

-¿A qué tribu te refieres?

-Lo sabes perfectamente. Deja que los miembros de la nuestra lo descubran por sí mismos. Si se lo das todo mascado nunca reaccionarán. Recuerda que la verdad para ser aceptada debe ser descubierta por cada uno.

-Te lo compro. Pero danos alguna pista…

-A esa tribu ajena, yo la denomino “la liga de los mandiles”; no me preguntes más.

Brindo por Fuente Ovejuna

Todo el pueblo, a una.

Y me colgó, prometiéndome que en breve volveríamos a dialogar de cualquier cosa.

Sin tapujos
Marcelino Lastra Muñiz

9 Comentarios »

  • Angel Manuel dice:

    Excepcional artículo. Es verdad, si no se sabe de dónde se viene, no se sabe dónde se está y por tanto dónde se va.

    La crisis de España también es de liderazgo. Hay que releer a Ortega, la falta de ambición que es el proyecto nacional nos ahoga en discusiones internas que llevan prolongandose dos siglos, sin que para virtud de los españoles, sufridores por nacimiento, hayan podido romper definitivamente este país.

    Esa crisis también es generacional. El envejecimiento de la población es la realidad predominante. Los que venimos detrás debemos no conformarnos con lo conseguido por nuestros padres, hemos de mejorarlo. Al igual hemos de evitar que los más jóvenes se suban a las barbas. No son maduros ni estan preparados para asumir la dura realidad de los tiempos.

    Ese realismo tan de Sancho es el más eficiente muro frente a los populismos que tanto triunfan fuera.

    Cuando aparezca triunfante ese liderazgo moral, será momento de ser Quijote, tal como fue ejemplificado por los Reyes Católicos.

    Feliz Navidad.

  • siro dice:

    El todólogo ofiacial de MCR hablando de Ortega y del Quijote. ¿Acaso ha leído algo de los mencionados, más allá de la aventura de los molinos? Ah no, que habla de oídas. Y… bueno, para releer a Ortega tendrás que leerlo primero.

  • Marx dice:

    ¿España hoy? Un país que años atrás tuvo la ocasión de elevar su nivel de cultura y se dedicó a atiborrarse de billetes y gastarlos de manera obscena.Cada uno hasta donde pudo. Lo nuestro es de una zafiedad y de una incultura que ya no da pena, da asco.

    • Angel Manuel dice:

      No todos, no todos. Y muchos más escarmentaron, otros volverían a hacer lo mismo.

      Un par de generaciones que dejaron los libros por el ladrillo. Y otros que los siguieron que no quieren ni uno ni lo otro. Quieren lo de todos.

      La culpa es de quienes les metieron y educaron en una burbuja.

  • javier de vicente dice:

    Si oyes a alguien hablar mal de España en el extranjero seguro que es un español!! Ese es el reflejo de nuestro patriotismo. El problema actual es la baja autoestima del Psoe que no sabe ser oposición y se junta con lo que haga falta para conseguir poder y así nos va. Hace crecer los nacionalismos y los populismos para hacerse notar. Se olvida de su papel fundamental en el guión del país, traslada sus conflictos internos y no encuentra su sitio. Necesita un líder que no sea un panoli «rojo» para desarrollarse nuevamente. Desde Felipe González el país y el partido van mal porque su ausencia ha generado la aparición de partidos anti sistema que llevan al país a la pérdida de su identidad. Mal augurio se cierne sobre España.

  • Lilabert dice:

    Marcelo, me sueña mucho, una conversación mantenida durante algunas horas entre dos personas que llegaron prácticamente a la misma conclusión en una tarde de destinado esfuerzo mental que hizo perder la noción del tiempo.
    Luego dirán que no hay profetas en tierra nuestra.
    Un saludo.

  • Ana dice:

    Es necesario retomar la lectura y estudio de los autores clásicos de nuestra cultura. Es muy cierto lo que se dice en el artículo de que en ellos encontraríamos la mejor fuente de inspiración. Sin embargo, su desconocimiento es absoluto. Definitivamente, los planes de estudio, los profesores o, en realidad, no sé qué, son de terror. Habría que exigir un Fuente Ovejuna educativo. Un “todos a una” popular para darle un vuelco a este pésimo sistema educativo.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.