Inicio » Sin tapujos

¡Adiós, Obama! ¡Adiós!  (I)

- 16 enero, 2017 – 08:2113 Comentarios
MarcelinoDentro de cuatro días abandonará la Casa Blanca uno de los mayores fiascos presidenciales del Imperio Occidental. Aunque mejor llamémoslo por su nombre: del Imperio Anglosajón, pues son los que han hecho y deshecho a su capricho. Estamos en un momento crítico, el inconveniente es que apenas se ve. Hay exceso de niebla en nuestro pensamiento y esta confusión no es casual, como casi nada en la vida. Por las calles parece que todo siguiera igual y no es así. Mejor dicho, lo es en parte, porque el caldo de cultivo es interior e individual. Las personas, los pueblos, saben, intuyen la necesidad de un cambio, pero, ojo, un cambio no basado en los planteamientos concebidos en los dos últimos siglos. La humanidad necesita un nuevo paradigma. No sabemos en qué consistirá. Sí tenemos claro su necesidad absoluta. Obama se irá retorciéndose en la ciénaga de su catadura moral. Ojalá más pronto que tarde salga a la luz el feroz antihumanismo de este negro que nunca tuvo el alma blanca, lo contrario que aquel entrañable bailarín de la película de Benito Perojo en los años veinte, basada en la novela del escritor argentino Alberto Insúa : El negro que tenía el alma blanca. Este emperador del III Imperio Romano nunca tuvo a nadie que le susurrara al oído “momento mori” (recuerda que eres mortal) Más bien al revés. Sin haber salido del cascarón fue ungido premio nobel de la paz. Debería devolver el galardón. Y si la Academia sueca no hubiera convertido sus premios en una especie de Eurovisión con más pompa y boato, haría bien en defender la dignidad y categoría de los mismos retirándoselo por falta de idoneidad. Imagino cuánto llegará a extrañar las reuniones de los martes en el despacho oval decidiendo el destino de personas que, sin juicio alguno, irían a parar al cielo o a los infiernos tras recibir la visita de ese “tren eléctrico imperator” del nuevo orden mundial  llamado dron artillado que tan bien y frecuentemente usó a distancia, superando ampliamente a su antecesor G.W. Bush. Sospecho que cuando sus jefes lo llamen a capítulo, lo pasará regular con algunos asuntos un tanto delicados muy mal resueltos; como por ejemplo, haber permitido que salieran a la luz ciertos aspectos de las 28 páginas clasificadas del informe de la comisión mixta congreso-senado sobre el 11-S, donde se involucra directamente a Arabia Saudita. Dicho así, puede resultar sorprendente. En cualquier caso, ¡que nadie se alarme!, los grandes medios de desinformación ya se encargaron de minimizar la noticia hasta el punto de hacerla casi invisible. Todos saben que el papel saudita sería la punta del iceberg de otras responsabilidades en cascada. Lo que sí hizo, y muy bien, nuestro emperador saliente, fue vetar la ley que iba a permitir a las familias de las víctimas reclamar directamente al gobierno de la “ejemplar” familia Al Saúd. ¡Bien Barack, bien! Le dirán sus jefes con una palmadita en la espalda. ¡Por cierto! Una noticia así, relacionada con el acontecimiento de mayor repercusión política de los últimos años, ¿no hubiera merecido unas cuantas portadas de los medios de comunicación? ¿Alguien recuerda alguna? Cuando un medio decide la entidad que va a dar a cada noticia no sólo realiza un ejercicio de libertad, está construyendo la realidad del mundo de su audiencia. Esa realidad que después nos tragamos sin pestañear convencidos de la pluralidad del sistema. -¡No podréis quejaros por el “Obamacare”! –dirá el exemperador, ya sin corona de laurel, haciendo referencia al engaño mejor envuelto y vendido a sus votantes hasta que se dieron de bruces con la realidad. Ese sistema de salud llamado universal sin serlo y absolutamente insuficiente para las clases populares, manejado por las aseguradoras privadas, pero llamado público. Un ejemplo más del pelaje de quien se despidió lagrimeando el pasado día diez diciendo: ¡Sí, pudimos! -En el mundo árabe no has dado una a derechas –le recriminarán. -Lo de Bengasi fue cosa de Hilaria –responderá, tratando de justificarse ante la muerte del embajador estadounidense en Libia. -¿Cómo que de Hilaria? ¡El presidente eras tú! -Pero ella era vuestra niña bonita, siempre lo fue… -¡¡Eh, eh, eh!! No nos vengas ahora con lloriqueos. El último responsable de las acciones durante tu mandato tiene un nombre y un apellido. -Quisisteis todo a la vez: Túnez, Líbano, Egipto, Libia, Irak, Siria, Yemen….; también Ucrania, después Iberoamérica; reconocedme al menos el éxito en Brasil…… -Barack, siempre hemos hecho las cosas así, al puro estilo del Imperio Británico, mediante oleadas llamadas “revoluciones”. El ejército de EE.UU. tiene un gasto en armamento superior a la suma de los siguientes 8 países del mundo. No te quejarás por falta de medios, ¿verdad? Además, tuviste el apoyo de las ONGs de George –el emperador caído sobreentenderá que se refieren a Soros, por eso no preguntará nada, aunque pensará que este hombre lleva tiempo amortizado, que se le ve el plumero de lejos y sus acciones están perdiendo eficacia. Hasta Hungría, en un acto de dignidad nacional y en defensa de su soberanía, ha decidido expulsar del país a todas sus organizaciones…. -No seas injusto en tus juicios con esa persona en la que estás pensando. Nos es de gran utilidad, y con su mantra de la transparencia, sociedades abiertas, observatorios sobre los derechos humanos, de minorías cada vez más pequeñas y de los animales, está consiguiendo fragmentar a las sociedades como nunca hubiéramos soñado. Es extraordinario creando grietas en las naciones. Mucho respeto con él. -El gran problema ha sido Rusia –comentará Barack con tono lastimero. -Sí, ahí has fallado estrepitosamente –será la respuesta que de antemano sabe que recibirá, a pesar de no haber sido quien pergeñara el desaguisado. Sus jefes nunca reconocerán los errores de sus planes sólo exigen su cumplimiento. En su fuero interno, el gran falsario sabe que tienen razón, que les ha fallado. El pueblo no importa. Nunca les ha importado, ni a ellos ni a él. La ciudadanía, esa palabra arrogante ideada por señoritingos que despreciaban al pueblo de verdad y que la historia ha calificado de revolucionarios porque la escribieron ellos mismos, además de sus lacayos y descendientes, ha sido un actor pasivo, crédulo hasta límites que hace a veces pensar que el proyecto de control mental de la CIA, MK Ultra, sólo fue desactivado de cara a la galería y, por el contrario, ha seguido perfeccionándose hasta ser verdaderamente eficaz. El emperador desposeído ha tratado por todos los medios de dejar a su sucesor contra la espada y la pared en su gran obsesión: Rusia. A este magno pueblo le han hecho de todo, y nada baladí. El asesinato del embajador ruso en Turquía y el accidente aéreo de un Tu-154 en Navidad, en el que viajaban 64 miembros del Coro Aleksandrov –también conocido como el coro del Ejército Rojo- cuando se dirigía a Siria para dedicar su música a la nación de aquel país destrozado por la guerra son minucias en la importante lista de agravios recientes. El día 8 de Enero, el presidente electo se reunió con James Clapper, John Brennan y Michael Rogers, director de Inteligencia Nacional, jefe de la CIA y director de la Agencia de Seguridad Nacional, respectivamente (esta última era a la que pertenecía Snowden) Actuaron como emisarios de su superior con un mensaje único: “Rusia y, en concreto, Putin quieren destruir al sistema democrático de EE.UU.”. Un día después, Trump declaró lo siguiente: “Tener una buena relación con Rusia es bueno, no es malo. Sólo la gente estúpida o los tontos podrían pensar que sea malo. Tenemos suficientes problemas en el mundo para tener otro más. Cuando yo sea presidente Rusia nos respetará mucho más que ahora y ambos países, quizá, trabajemos juntos para solucionar algunos de los muchos, grandes y apremiantes problemas del mundo”. Obama decidió acelerar toda su maldad apenas diez días antes del cese de su mandato, en un acto insólito de miseria moral y deslealtad ante su pueblo. Con el presidente electo llamando ya a las puertas de la Casa Blanca, desplegó gran cantidad de tropas en las fronteras europeas con Rusia, en especial Polonia. Ha enviado al portaaviones nuclear U.S.S. Carl Vinson al Pacífico. Entrará en aguas asiáticas, cerca de China, el día 20; fecha de la toma de posesión de Trump. El martes, 10 de Enero, la CNN y el portal de Internet Buzzfeed difundieron un informe sobre supuestos comportamientos comprometedores de Donald Trump, asegurando que era chantajeado por Putin por su relación con prostitutas. Posteriormente se desveló que el autor era un tal Cristopher Steele, exagente británico del MI-6. La intervención de los servicios secretos británicos ha sido constante en los EE.UU. Las películas de cine suelen transmitirnos la idea de que son los americanos quienes controlan todo, cuando han sido y son los británicos quienes han tenido siempre la supremacía. De la misma manera que Wall Street es la hermana pequeña de la City londinense, los servicios secretos de EE.UU. consideran a los británicos como sus mayores. Y de hecho así es, al igual que de los judíos, franceses, alemanes, holandeses, países nórdicos, japoneses, saudíes, cataríes, y un largo etc. En una palabra, si las finanzas y la inteligencia están condicionadas por manos británicas, ¿qué significará esto?, pues que la influencia del Imperio Británico no ha desaparecido nunca. Obama se manifestó en varias ocasiones como ferviente admirador de Isabel II. Pero este es otro cantar. Mejor no desviarnos hoy, aunque sea bueno tenerlo presente para saber quién es quién en el rompecabezas mundial. Por cierto, si alguien piensa viajar a Hollywood y quedar con Meryl Streep, que la tranquilice. Mucho empeño deberá poner su próximo presidente para superar los 2,8 millones de deportados alcanzados por el emperador de caoba durante su reinado. Pero la acción que nos ha venido a demostrar sus fuertes convicciones demócratas y el amor que tiene por las libertades ha sido la última –al menos hasta el momento de escribir este artículo-. Una postrera medida creada para combatir las “mentiras” que circulan por Internet ¡Acabáramos, Barack! ¡Eres genial chico! El Ministerio de la Verdad ha llegado. En la UE se estarán frotando las manos. El dúo Valls-Hollande ya había manifestado su inquietud por todo aquello que contradijera la verdad de las verdades, o sea, la suya y los de su cuerda del Gran Oriente de Francia, pidiendo medidas al respecto. -¿No me vais a felicitar por no cerrar Guantánamo? –preguntará sacando pecho el del archifamoso lema sí se puede pero en versión original. -Barack, no seas cansino. Pensábamos que eras más sosegado. Va a resultar que la Hilaria tenía razón cuando nos decía que eras un tanto histérico. Tranquilo, ya te hemos preparado una multimillonaria “gira sobre ruedas” al estilo de los cantantes de rock; como hicimos con Bill, ¿recuerdas? Lo único malo es que de repetir siempre lo mismo igual te aburres un poco. Son los gajes del oficio, Barack. Sin tapujos Marcelino Lastra Muñiz mlastramuniz@hotmail.com  
Etiquetas:

13 Comentarios »

  • Angel Manuel dice:

    Muy buen artículo. Dices verdades como puños, y precisamente por ello son políticamente incorrectas.

    • Andaque dice:

      El artículo es una retahíla de despropósitos, faltas de educación, medias verdades y medias mentiras, bilis y teorías conspirativas sin fundamento alguno. Lo podría haber firmado Pablo Iglesias o Monedero, mismamente.

      Obama podrá haber no cumplido las expectativas, ni ser el presidente cuasi-divino que algunos han querido retratar, pero los datos muestran que ha sabido sacar adelante a su país en la peor crisis tras la del 73, poner en el foco problemas que hasta ahora eran obviados y una valentía especial para enfrentarse precisamente a lo que hasta ahora era políticamente correcto. Claro que si la razón, la educación y la sensatez es lo políticamente correcto, entonces sí, claro, ha sido una calamidad pues todos sus actos los han guiado estos principios. Quizá ha reflejado una visión de la sociedad ajena a una gran parte de norteamericanos, pero benditos esos ocho años de gobierno de quienes, dentro de sus limitaciones, creen en la verdad, la igualdad y el respeto a la hora de hacer política. Desde FDR no había habido un presidente que estimulase los valores norteamericanos de una forma sincera y positiva, sin utilizar el miedo y el odio, como lo ha hecho Obama, ni desde Eisenhower alguien tan valiente en la Casa Blanca. Se le podrá hacer muchas críticas, y con razón, pero las de este artículo son bilis (no sé la causa) hechas palabras. Una pena.

      La referencia al negro de la película de Benito Perojo, por cierto, es enormemente triste, y no sé si refleja la visión racial del articulista, pero a mí me ha parecida de un patetismo soberbio (y ambos adjetivos, con varios significados, son aquí conscientemente utilizados).

      • Angel Manuel dice:

        Sin duda desconoces el volumen de endeudamiento de la Hacienda americana y las totalitarias prácticas de ingeniería social que se han llevado a cabo bajo su mandato.

        Muy mal tiene que haberlo hecho cuando editoriales del New York Times han llamado abiertamente a rechazar el resultado electoral y a calificar y deslegitimar por ello al Zanahorio, llamándole fascista.

        En la democracia más antigua y consolidada del mundo.

  • Angel Manuel dice:

    El Zapatero americano ha dejado un país dividido y ha actuado con enorme mezquindad tras perder su partido las elecciones.

    También coincido con su opinión sobre esa cursi palabra CIUDADANÍA, que hace que se me revuelvan las tripas.

    Hay que llamar a las cosas por su nombre.

    Ni EUFEMISMOS ni DICTADURA DE LAS EMOCIONES.

    • Andaque dice:

      Se te llevarán revolviendo las tripas desde 1789, entonces. Tómate una sal de frutas… o lo otro, como el del chiste.

      Y si hay algo que no voy a permitir es que a Obama se le llame Zapatero americano «AMOS NO ME JODAS»

      • Angel Manuel dice:

        Como Zapatero en política exterior no daba una, en política interior practicó una ingeniería social que ha dividido el país.

        El KKK y los extremistas de derecha fortalecidos gracias a él.

        Sin duda Zapatero tenía menos carisma, pero los dos han vendido sueños que se han estrellado con la realidad. No tienen talla de estadistas.

        No basta con ser negro y tener porte elegante.

        Es amigo, una discrepancia racional.

        Y si me citas la Revolución francesa, con la Vendee y la época del terror, no es oro todo lo que relucia, acabo siendo una monarquía imperialista.

        Citame la revolución americana como ejemplo.

        • Andaque dice:

          Nope, te cité 1789, no 1793. La revolución americana no fue tal, fue una guerra de independencia. En todo caso fue una «evolución» americana, tomando como referente la revolución (ésta algo más revolucionaria) inglesa adaptándola a una republica (de ahí el debate sobre los poderes del presidente de los EEUU entre los federalistas de Hamilton y los republicano o demócrata-republicanos de Jefferson, acusando éstos a los primeros de querer instaurar una especie de monarquia).

          Obama tiene la misma talla de estadista que Wilson o FDR. Desde luego muy superior a todos sus antecesores cercanos. Y antes de que me cites a Reagan, y aún no siendo los contextos comparables, te acepto el ex-actor como estadista al lado de Obama, Eisenhower, Wilson y de FDR. Dos fracasaron y tres triunfaron, pero eso no mina su talla. Para fracaso, por ejemplo, JFK, del que solo se puede salvar su discurso en Berlín Oeste, pero cuya negligencia permitió la aparición de un aliado sovietico a unas millas de la costa de EEUU.

          Y dale con lo de negro. Solo os falta lo de que no nació en EEUU y por eso no podía ser presidente.

          Perfecto no, pero en comparación con los que le antecedieron durante décadas, sale ganando, y por goleada. Y con Reagan es cuestión de gustos, pero tú y yo en eso no nos vamos a poner de acuerdo.

          • Angel Manuel dice:

            El acierto de la revolución americana fue basar su sistema democrático en los mecanismos de contrapoder y no en las falacias que encubre el contrato social. Ellos adoptaron a Montesquieu mientras en la Europa continental elegimos sobrestimar la integridad de los representantes de la soberanía adoptando a Rousseau. Nunca ha habido por ello una dictadura en EEUU.

            Obama tuvo un gran inconveniente desde que accede a la presidencia, su imagen sirve para hacer souffle. Su importancia histórica se fijará en los próximos años, aún nos falta perspectiva. Para mí Obama es sencillamente un presidente de mentalidad europea para EEUU, y yo no creo que Europa y su progresismo decadente sea extrapolable a ese país, porque su Historia, su sistema político y modelo económico son muy diferentes.

            Tienen problemas raciales, desigualdades, ausencia de Estado de bienestar, una economía muy liberalizada, un patriotismo muy marcado, una religiosidad expuesta sin complejos…y un dinamismo que la vieja Europa haría bien en emular y estudiar.

            Un país al que visitar para conocer una temporada…y volverse. Con un revólver en la guantera del coche…se ve la vida de otra manera. Demasiada pólvora para un europeo como yo, que admirando USA no comparte mi convencimiento de que la violencia es monopolio exclusivo del Estado (un auténtico progreso como sabes).

            En fin, que no creo que la europizacion de la cultura USA sea algo que pueda tener éxito.

            De primeras el Zanahorio pretende poner en jaque la deslocalización industrial…

            Ya se ha anticipado como plumero de la Historia.

            Que tú y yo tengamos que coincidir en la misma opinión no es algo que el universo deba considerar para seguir su marcha, y que en cambio mantengamos una amistad, si contribuye a su armonía.

  • javier de vicente dice:

    Esta vez mi amigo Marce se ha significado, ha perdido la objetividad y un tanto el respeto sobre el personaje criminalizado.
    Es cierto que para ser un presidente demócrata su influencia en el orden mundial ha sido exigua. Ha favorecido las primaveras árabes y a medio camino las ha dejado en manos de Ala, con resultados evidentes. Su poca implicación en el orden mundial ha dejado un papel predominante a Putin que se maneja a sus anchas.
    En sus interminables y empalagosas despedidas del cargo ha tenido poca elegancia para su adversario independientemente de la catadura moral del mismo, enfangando la entrega del poder.
    No obstante su política interna si es apreciada con buenos resultados económicos y sociales, es muy probable que hubiera ganado unas imposibles elecciones con el como candidato.

  • Charles dice:

    El doctor Iwan Morgan, especialista en historia de Estados Unidos de la Universidad-Colegio de Londres, coloca al presidente Obama en el lugar 15 de los mejores presidentes.
    Barack Obama será recordado como un presidente muy bueno, pero va a llevar un tiempo para Estados Unidos y el resto del mundo apreciarlo en su totalidad.
    Para que se pueda tener una perspectiva del legado del gobierno de Obama aún deberán pasar algunos años.
    Por eso, creo que el artículo está algo adelantado, impaciente por mostrar una soprendente descortesía hacia el personaje.
    Hay que cuidar ciertos adjetivos para que no le recuerden a uno lo que decía el escritor Frank P. Herbert: «¿qué es lo que desprecias? Por ello, serás conocido»…

    • Angel Manuel dice:

      La mayoría del censo electoral no pensó así el dia de las elecciones.

      Fueron ganadas por Trump porque muchos votos demócratas (zonas industriales) se le escaparon a Hillary, no tanto porque Trump sea políticamente incorrecto, como por los estragos de la deslocalización industrial.

      Respecto de los medios de comunicación, mucho debieran cuestionarse, sobretodo si están o no en contacto con la realidad.

      El Obamacare es endeble se asienta en aseguradoras privadas que proveeran de servicios médicos mal financiados y con beneficiarios limitados de facto, hubiera tenido que reducir su ingente presupuesto de defensa, lo esperable de un premio nobel de laa paz.

  • Angel Manuel dice:

    Creo que a estas alturas del siglo XXI, sabemos distinguir perfectamente entre las palabras y las obras.

    Justificarse en orden a las ideas es falaz.

    Nos juzgan los hechos y no las palabras.

    A Don Marcelino le acompañan obras de compromiso con los desfavorecidos que faltan en los que de boquilla los defienden.

    Somos lo que hacemos.

    Que ya hemos despertado.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.