Inicio » Relatos

7.30:

- 29 enero, 2018 – 07:00Un comentario

Luis Mario Sobrino Simal.- El sonido estridente de una máquina sirena sonando a través de cientos de mini altavoces termina por despertarle del todo, al tiempo que le advierte que ya está ante la cruda realidad del trabajo, indicando el comienzo de una NUEVA JORNADA  AGOTADORA DE 54 HORAS SEMANALES. UNA NUEVA JORNADA EXPLOTADORA Y ALIENANTE… 

el-progresoEL HOMBRE TRABAJA EN UNA MÁQUINA QUE FABRICA LAS PIEZAS DE OTRAS MÁQUINAS QUE CONFECCIONARÁN NUEVAS MÁQUINAS COMO EN LAS QUE ESTÁ TRABAJANDO CADA DIA DE SU INFELIZ EXISTENCIA… ¡¡BUCLE!!    ¡AGOBIO TOTAL!

Su máquina Iphone es desconectada automáticamente por una señal externa pues está prohibido durante el trabajo. Tan solo dispone de su máquina smartwatch inteligente para emergencias y aun así estas son “filtradas” antes por la dirección de la Empresa por si fueran “peligrosas”. Se pone una especie de casco con una mini antena, se sienta en una silla ante una pantalla transparente y táctil que acciona con los dedos y con la mente. Tras introducir sus códigos y clave personales, se conecta con el ordenador central donde empiezan a aparecer símbolos rarísimos, algoritmos y demás historias que él y sólo él entiende. Está sentado en una fila de 25 mesas, colocadas en columnas de 25 grupos… Parece el gran hall de la empresa donde trabajaba Jack Lemmon en “El apartamento”. En su oreja, un pinganillo por donde órdenes “de arriba” o indicaciones sobre su seguridad.

A través de unos altavoces ocultos se escucha una extraña música teóricamente relajante y anti stress…

Tiene muchos compañeros, a su lado, detrás y delante, pero no puede ni debe hablar con ninguno. Solo mirar e interactuar con su máquina ordenador. Su única “compañera”.

En el techo y sin ningún disimulo, decenas y decenas de mini video cámaras de vigilancia, que no solamente “ven” sino que “oyen” cualquier comentario de los empleados…ein

 

 

Artículos relacionados

Etiquetas:

Un comentario »

  • Charles dice:

    Es curiosa la relación entre la esclavitud de otros tiempos y el trabajo actual.
    Basta con un claro ejemplo: una fábrica de tecnología muy prestigiosa y que maneja más de 176.375 millones de euros, como por ejemplo, Apple Inc., produce todo tipo de tecnología avanzada y de altos costos. El obrero es quien participa de la realización del objeto, por ejemplo, un iPhone X.
    Su sueldo es bajo y nunca podría pagar uno de esos terminales de gama alta. Y eso le produce frustración.
    Un apasionante tema sobre ‘alienación’ y ‘desalienación’ que daría para extensos comentarios.
    En definitiva, ya sabemos que, en el capitalismo, la fuerza de trabajo de las personas es una mercancía como cualquier otra….

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.