Inicio » Ciudad Real, Destacadas

Rodrigo Manchado, el gran soñador del 15-M en Ciudad Real

- 27 septiembre, 2018 – 09:34Sin comentarios

Rodrigo Manchado, el gran soñador del 15-M en Ciudad Real, nos ha dejado este miércoles repentinamente, entre los cálidos sonidos de su saxo, como “uno de a pie”, según a él le gustaba decir. Activista por los derechos sociales, comprometido hasta el tuétano con el movimiento reformista que agitó a todo el país en 2011, no dudó, junto a sus compañeros, en luchar contra cualquier causa injusta, sin miedo a las consecuencias.

Rodrigo Manchado, en el centro de la imagen, durante una sesión musical

Rodrigo Manchado, en el centro de la imagen, durante una sesión musical

Manchado asumió su compromiso con el histórico movimiento en su propia ciudad, bien con el altavoz en las plazas, bien en las páginas de este mismo digital. “Clamábamos para poder construir entre todos, para hacernos con la palabra, no para que otros lo hiciesen por nosotros. Y además de hablar en primera persona necesitábamos hablar aquí, no en Sol, donde mucha gente acudió por puro turismo, por puro folclore”, señalaba Manchado.

Fue esa fuerza vital la que lo llevó a la defensa de sus paisanos, en una brega en la distancia corta: acudió en defensa de los discriminados por raza, sexo o religión, del ciudadano que quería grabar los plenos de su pueblo, de los más vulnerables frente al poder de la banca como portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, del derecho a manifestarse en las calles o en protesta contra la instalación de un monumento a la guerra. Aquel deber le llevó a él y a sus compañeros a hacer frente a denuncias, sanciones y  tribunales, lo que los unió todavía más en solidaridad.

Rodrigo amaba a la gente y a la música, y tenía ese buen sentido del humor que denota inteligencia. Músico autodidacta, era habitual verlo en las calles haciendo vibrar el aire con su saxo, o tocando con otros músicos en jams apasionadas. Allí seguiremos viéndolo muchos, agradeciéndole su paso por la vida, y recordando una lucha que sirvió, al menos, para despertar el sentido crítico de una sociedad adormecida.

Etiquetas: