Amnistía Internacional pedirá mañana apoyo en Ciudad Real a su campaña “Pupitres Libres Contra el Acoso Escolar”

Hoy los niños, niñas y adolescentes no utilizan cintas de casete para escuchar música, ni ven películas en VHS, ni cargan disquetes en ordenador para jugar, tampoco llaman a sus amistades por teléfonos con cable, ni acuden a las tiendas a revelar carretes de fotos... Todos estos objetos se han sustituido por tecnología más moderna. Sin embargo, las niñas, niños y adolescentes que quieren denunciar casos de acoso escolar solo disponen de un número de teléfono (900 018 018) al que llamar, un sistema que no utilizan habitualmente.

Así lo denuncia Amnistía Internacional con la campaña #PupitresLibres que presenta mañana en Ciudad Reala las 12 de la mañana mediante el acto público Actualiza las denuncias de acoso escolar, en el que se recogerán objetos desactualizados para mostrar que es necesario un sistema de denuncias que sea útil de verdad. La campaña se viene desarrollando en más de 50 localidades españolas.

La organización también recoge firmas en la web: www.pupitreslibres.org para que las nuevas autoridades conviertan la lucha contra este problema en un asunto central de su política educativa.

Acoso escolar en España, un problema invisible

El acoso escolar es una forma de agresión o de hostigamiento de carácter físico, verbal o relacional, que es deliberado y se repite en el tiempo, y que se basa en un desequilibrio de poder real o percibido que impide que la víctima se defienda. Esta problemática afecta gravemente a los niños y niñas que lo sufren y a sus familias. El acoso merma su autoestima, su salud, su rendimiento académico y, en general, su derecho a crecer felices y sin miedo. En los casos más graves, puede dejar importantes secuelas de por vida.

En España, miles de casos de acoso escolar permanecen ocultos. No se registran oficialmente, ya sea como resultado de errores en la recogida de los datos por parte de la Administración, porque profesorado y padres y madres no saben cómo identificarlo y actuar, o porque las medidas que existen para denunciarlo no están funcionando.

“Las autoridades públicas, los centros escolares y el profesorado deben transmitir un mensaje claro de tolerancia cero. El acoso escolar no es una “niñería”. La responsabilidad la tienen las personas adultas y entre todas las partes implicadas, incluidos los y las menores, tienen que dar una respuesta rápida y efectiva que frene y prevenga este grave problema”, asegura Mª Luisa Sánchez, coordinadora de AI Ciudad Real.

Amnistía Internacional considera que es necesario implementar un sistema de denuncias complementario al actual, un mecanismo que utilicen habitualmente los y las adolescentes y que sea anónimo. Además, la organización recomienda confiar en niños, niñas y adolescentes en la prevención del acoso escolar y la identificación de soluciones. En los lugares donde se ha implementado, el apoyo entre iguales ha demostrado ser una herramienta muy eficaz para prevenir el acoso y abordar otras alteraciones de la convivencia escolar.

“Proteger a la infancia del acoso escolar es una obligación para las autoridades, para el sistema educativo y para las familias. En estos momentos, el Gobierno y las Comunidades Autónomas están fallando a la hora de proteger a estos niños y niñas, y esto constituye una violación de derechos humanos. El nuevo gobierno debe situar la lucha contra este problema en una parte central de su política educativa”, continúa Mª Luisa Sánchez.

El 5 de junio de 2019 Amnistía Internacional publicó el informe “Hacer la vista… ¡gorda!  Con su primera investigación sobre acoso escolar en España y en la que incluye estas y otras recomendaciones para las nuevas autoridades.

Relacionados

Euromillones

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img