Inicio » Una Cosa Más

Cuaderno de pandemia (2)

- 18 marzo, 2020 – 12:0912 Comentarios

Manuel Valero.- Lo sobrellevo. Esta mañana he ido a la compra a por un poco de fruta y luego de sortear esa soledad desconocida de la calle me he topado con varias personas que se suministraban con serenidad, civilizadamente.

Algunas llevaban mascarillas protectoras y guantes y todos guardábamos la distancia de seguridad. Qué paradojas. La distancia se ha convertido en un gesto solidario y la cercanía, esa frontera física inexistente, tan humana, que deseamos como el aire que respiramos, se ha transformado en una trampa silente.

Las cajeras, los empleados de supermercados y tiendas, a quienes habría que hacer otro homenaje cuando se purifique la vida en común, también iban amablemente enmascarados. Cada tarde he salido al balcón a mostrar mi agradecimiento por los soldados médicos que pelean en primera línea que no servirá de nada si llegado el día no se tiene muy clarito que una infraestructura médica pública y universal, robusta y bien pagada y financiada es uno de los soportes básicos de una sociedad.

Como todos, miro el calendario y voy tachando los días en el almanaque desde la dulce celda de mi casa como cuando vestía el caqui del servicio militar. Miro desde la terraza las calles desiertas y hago fotos. Sigo la televisión en dosis exactas para no caer en la sobredosis y por supuesto sigo al pie de la letra las recomendaciones de las autoridades estatales y locales.

Sigo también la gestión de la crisis que está haciendo el Ayuntamiento y me solidarizo con nuestros representantes que están en coordinación con la Junta y el Estado y no se me ocurre gastar una micra de energía en otros asuntos de distracción. Ni siquiera el asunto del Rey o de la Monarquía, que es de lo que se trata. Ya llegará su momento. Si hay que votar porque el guion de los acontecimientos lo requiera se vota. Pero no ahora. La Historia tiene su momento para todos y todo. Lo bueno y lo malo.

Y dejo que el tiempo vaya fluyendo a su amor, que las horas son inmunes a los virus y a los hombres. Como todos, me he organizado con un horario pese a mi carácter, pero me consuela el hecho de que puedo saltármelo o practicarlo según me venga en gana. Si una vez escribo por la mañana, al día siguiente lo hago por la tarde. Y la media hora de bicicleta estática está sometida a mi soberano criterio. Y como todos, también reflexiono de vez en cuando, lo justo para evitar ansiedades, sobre lo poco que somos y lo iguales que somos .

Esa percepción de un destino común es lo más sobrecogedor. Al mismo tiempo, tan grandes y diversos como somos en cualquier parte de este sufrido planeta lleno de cicatrices, nos homologamos ante la sombra de una pandemia, que según dicen, no ha hecho más que empezar.

Posiblemente este escenario insólito e inquietante sea el humus de un nuevo paradigma. No soy iluso. No saldrá el hombre nuevo que la Historia ha ensayado con trágicas consecuencias, desde Hitler a Stalin pasando por otros sátrapas alucinados que la Humanidad ha dado, pero sí me reconforta la certeza de que la inmensa mayoría de paisanos de mi pueblo, compatriotas de mi país y congéneres del mundo, somos personas normales cada cual con sus cosas y sus casos y que son ínfima minoría los que pretenden sacar tajada del marasmo general.

He leído en este digital las muestras de solidaridad de la comunidad china de Puertollano, empresas y particulares con los servicios sanitarios y me ha dado un subidón de autoestima. Ya lo dije en una ocasión. Puertollano no son dos mentiras, son tantas verdades como ciudadanos tiene.

Por lo demás, según avanzo en la reclusión con mi familia, creo que llevo anotados con mayor o menor éxito, unos cuantos ensayos culinarios, sobre todo de repostería, he releído algunas cosas escritas, he tomado lecturas viejas y nuevas, estoy repasando hasta el detalle el proyecto que tengo entre manos sobre la vida del ingeniero eléctrico, el piedrabuenero Mónico Sánchez, que como cualquier otro proyecto  ha sufrido el volteo de las circunstancias, pero ahí está. He practicado otra de mis aficiones favoritas, tocar la guitarra, y he comprobado que ya no llego a la octava de Silvio Rodríguez, mi cantautor favorito. Al paso que voy, igual acabo la cuarentena con cierto grado de virtuosismo. Yo sé que no pero me animo.

Cada día que pasa es un regalo. Así que me aferro a eso, rezo una oración por las personas que no han  resistido al contagio, extraño a mis campeones del Taller de Lectura en el centro de personas sin hogar Virgen de Gracia. Y a mis amigos, y familiares que me dan pruebas de un humor indesmayable con las tonturas que me envían por wasap. Y espero  que más temprano que tarde regresemos a las calles como una arboleda nueva, a descoyuntarnos a abrazacos, a comernos a besos, a reírnos sin temor a la baba del prójimo, a  hincharnos de cañas y ser mejores.  Porque algo –mucho- tenemos que aprender de todo esto.

Suerte y buena cuarentena en la medida de lo posible.

Etiquetas:

12 Comentarios »

  • Angel Manuel dice:

    Rezar es muy importante.

    Es importante la fortaleza moral y espiritual.

    Que el miedo no nos paralice.

    Cambiamos de forma natural de hábitos, ahora toca ser maniáticos de la higiene. Los días primeros son más duros pero lo hacemos porque sabemos que es necesario para nosotros y los demás.

    Cada día que pasa el virus tiene menos posibilidades de contagiar.

    Pero ojo, el miedo y el egoísmo enferman mucho más y destruyen tu sistema inmunológico.

    A guiarse por la intuición, ser inteligentes y espiritualmente o reza o ayuda con precauciones.

    Bienestar espiritual.

  • Diego dice:

    Pues yo sí, Valero. Yo,ante la sobredosis de imágenes y vídeos que me envían por whatsapp (menos mal que no tengo cuenta en otras redes),familia y amigos, graciosos unos, espeluznantes e incluso apocalípticos otros, me dedico a contraatacar enviando vídeos e imágenes a mansalva de ese Rey tan campechano, honesto e íntegro que nos tocó en suerte (modo ironía) Este país y su periodistas pasaron mucho tiempo mirando hacia otro lado ante las tropelías del putero, bobo y ladrón de su majestad. Ahora, harto de coronavirus y de sus falsos profetas, utilizo el corinnavirus como antídoto humorístico. Aunque maldita la gracia.

    Por cierto, magnifico el artículo de Igancio Escolar anteayer : el Rey hijo mata al padre para intentar salvar la Corona. Genial.

    • Angel Manuel dice:

      Felipe VI a pesar de poner tierra de por medio con su padre desde 2019, por su corrupción, ostenta un liderazgo que no tienen ni el gobierno y ni el republicanismo en este país.

      Nadie es culpable de los pecados de sus padres. Respondes de lo que tú has hecho no los otros.

      Hoy parece que sale en la TV. Yo lo veré. A las 21:00.

    • Manuel v dice:

      Pues te dejo con tu debate. A mi AHORA lo que me interesa es colaborar en lo poco que pueda. Y luego los CIUDADANOS dirán. Buena cuarentena, Diego.

  • Manuel v dice:

    También están para mi descontextualizados AHORA los monárquicos vehementes.No es la hora.

  • asombrado dice:

    Me sumo al homenaje dedicado a las cajeras, ese colectivo mal pagado y con horarios interminables. Un abrazo a todos.

    Mi admiración y homenaje merecidísimo a todos esos hijos, mayoritariamente mujeres, que dedican la mayor parte de su tiempo a los cuidados de enfermos crónicos o con alguna minusvalía.

    A mi madre, cuya menor preocupación en esta crisis es el confinamiento. Porque lleva diez años cuidadando de mi abuela enferma de alzheimer. Porque abandonó su profesión para hacerlo. Porque solo sale a la calle dos veces en semana para hacer la compra y por el tiempo imprescindible , mientras la sustituimos mi hermana o yo en los cuidados. Porque no pierde la alegría. Porque su máxima preocupación ahora es proteger a mi abuela. Porque , pese al avanzado deterioro en que se encuentra y precisamente por ello, nos preocupa que pueda contagiarse. Sí, mi madre tiene una larga experiencia en permanecer encerrada en casa.

  • asombrado dice:

    De acuerdo en todo con Diego. Basta ya de ponerse de perfil ante las corrupciones de la familia real. Este es un pais demasiado cortesano.

    • Asombraoyo dice:

      Mira que estar en eso ahora con lo que viene. Estás arreglado, tú

      • menda dice:

        Precisamente ahora que el foco de la actualidad está en la pandemia y pretenden que pase desapercibido el Corinagates, precisamente ahora, ayer y siempre, hay que sacar los colores a la corrupción sea del Rey o del tato. Quienes no estais ahora por esa labor ,es porque no lo estais nunca cuando se trata de los poderosos. Joer, cuánto vasallo.

        SAludos y buena cuerentena para todos. Yo, al curro de lunes a viernes, como siempre.

  • Censor dice:

    Pues yo no siento miejita de solidaridad por aquéllos que antepusieron su agenda política a la vigilancia y cuidado de nuestras vidas. Siento el mayor de los desprecios. Siento… Siento pena y dolor por los mayores muertos en Tomelloso. Y es momento de recordar la profanación de la tumba de Franco, el cambio climático, la ley de la eutanasia, las manifestaciones del 8 de marzo y la última rueda de prensa de Page las vísperas de la catástrofe.

    Yo también intento evadirme. Escucho Radio Clásica, podcast de historia, leo… De vez en cuando echo un vistazo a las redes. Y no dejan de sorprenderme los comentarios de esa gente incapaz de ver que esto no va de derechas e izquierdas. Son gente que haría sentir orgulloso al reverendo Jones.

    No, don Manuel. Es el momento exacto de señalar a los responsables de esta infamia. Siquiera sea por la memoria de los que están muriendo.

    Y si quieren estar informados, lean a Luis del Pino o a Matthew Bennett en Twitter.

    Mis mejores deseos para usted, don Manuel.

  • Charles dice:

    Sin duda, saldremos adelante juntos……

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.