Percepciones II de Juan de Portoplano

Jesús Millán Muñoz.– Se dijo a si mismo el de Portoplano hoy iré a la conferencia que el gran experto equis, ofrecerá en mi ciudad-aldea-barrio-pueblo, y así quizás, también salga un poco de mi mismo, siempre quizás engolfado y algo perdido en el laberinto de mi mente.

– Alguien puede ser ateo o agnóstico o creyente en cualquier filosofía o ideología o religión. Ese alguien puede hacer una crítica constructiva y respetuosa a cualquier otra filosofía o ideología o religión o metafísica, porque eso es libertad de conciencia y de expresión y de publicación. Pero lo que no puede hacer, es “herir las emociones y los sentimientos de otro grupo ideológico”, manipulando formas de esos principios religiosos, llevar a figuras de otra religión en contenidos obscenos, de tipo sexual o de otro tipo.

Llevamos ya algunas décadas, que de vez en cuando, desde la presunta libertad del arte y de la creación, se ataca obscenamente, con imágenes al cristianismo, especialmente, ideas del catolicismo. Pero los mismos que hacen eso contra el cristianismo, no lo hacen contra otras religiones.

– Se habla de todo, se dice de todo, de la tierra y del cielo. Me pregunto, no ya solo planteárselo en los juicios civiles o penales el polígrafo, al menos voluntariamente, pero también en todas esas personas que dicen han visto Ovnis y otras realidades humanas. Una persona que dice que ha tenido un encuentro con seres de otros planetas, además de indicarlo, debería libre y voluntariamente someterse al polígrafo, por respeto a si misma, por respeto a los demás.

– ¿Por qué la obra Cuadernos o Cuadernos de la Mancha formada por cincuenta mil páginas escritas y al menos ochenta mil dibujos y pinturas y hojas de libros de artista y otros géneros que están o deben estar por el mundo, no existe o apenas existe en la realidad cultural de la sociedad dónde ha surgido?

¿Una producción cultural, de un único título, que combina filosofía y literatura y arte plástico, que el escribiente-pensante-pintante, ha tomado de todas las tradiciones culturales, el noventa y nueve por ciento del material, como todos, y que es un homenaje a la humanidad, y a la divinidad, por qué no interesa, apenas interesa a nadie o a casi nadie, sea de un color o sea de otro, de una identidad social o cultural o sean de otra…?

Ni a los humanos de un color o de otro, les interesa lo suficiente esta obra, ni un poquito salvando excepciones…

¿Y de existir Dios, le gustará esta obra, o tampoco le agradará…?

– ¿De existir Dios, y de existir la Providencia de Dios sobre todo y sobre cada ser humano cual es el proyecto que tenía sobre mí y sobre ti? ¿Cuál era tu vocación y la mía, y qué circunstancias sobre ti y sobre mí…?

– No nos autoengañemos, si escritores que hace diez o cuarenta o treinta años, tenían una enorme importancia en mi sociedad, y ahora, que por enfermedad, una larga enfermedad, o por fallecimiento de hace diez o treinta años, sus figuras se están desdibujando en la realidad cultural, al menos pública, aunque suponemos que algunos permanecerán en la valoración de los entendidos y expertos. Pero todos pasan el famoso purgatorio cultural de todos los creadores, especialmente después de su fallecimiento.

Si esto les sucede a los grandes de mi sociedad, y ya lo he visto muchas veces, qué pasará de nosotros, que ni siquiera hemos tenido una presencia cultural en nuestra misma época.

Ciertamente, unos resucitan, pero otros, se van perdiendo y olvidando sus nombres y sus obras, y a lo sumo quedan en las cabezas de los grandes especialistas, quizás, para revivir dentro de una generación o dos. Aunque mientras sigan estando en los libros académicos y manuales de enseñanza, seguirán existiendo en generaciones futuras…

– Me pregunto, si Unamuno u Ortega y Gasset o Picasso o Machado o Juran Ramón Jiménez hubiesen leído mis escritos y percibido mis dibujos. Me pregunto si les hubiese gustado.

A veces, uno piensa, por vanidad-soberbia, quizás más por tristeza-fracaso, que lo que has producido, a nivel cultural, no todo, pero si algunas partes, está al nivel de esas grandes figuras de tu sociedad-país-Estado-cultura.

¡Pero la realidad, es que prácticamente tu producción cultural no existe…!

– Ya, ya más que triunfar en tu actividad cultural, productiva o de creación y búsqueda, ya más que triunfar, lo que deseas, es buscar maneras y formas, de lo que todavía existe no desaparezca, sino que aunque tenga poco valor, pueda pervivir para generaciones futuras…

– Creo que he aportado algo a la cultura de mi sociedad y a la cultura universal, pero lo que no sé, es si mis coetáneos lo valorarán, y si lo hacen, si perdurará para generaciones futuras.

El de Portoplano como tantas veces había sufrido y experimentado, cada conferencia o cada libro le resolvía algunas cuestiones, le aportaba nuevos datos, y también nuevas preguntas. Ese era su destino, el huracán de si mismo desde su juventud.

Relacionados

Euromillones

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img