Inicio » Pares y nones

Necesitamos un cambio de paradigma (1): El modelo Neocon

- 26 abril, 2020 – 20:5624 Comentarios

Cincuenta días después de un cambio, uno ya se va habituando al medio. Sin embargo, parece que el final del Estado de alarma se esté adelantando debido a la creciente impopularidad del confinamiento y a las presiones políticas y económicas, unidos al descenso del impacto de la epidemia y a la mejora de la capacidad asistencial. Parece apropiado hablar de “reconstrucción” para referirnos al nuevo y difícil futuro inmediato.

Reconstrucción significa volver a construir. Y sería conveniente revisar los cimientos, porque no hay una, sino muchas formas de construir, de remontar la crisis. No valen remiendos, ya lo propuso en 2008 Sarzkozy con aquello de “refundar el capitalismo”. Habría que revisar el modelo, de raíz;y que no sea utopía, sino paradigma. Por ejemplo, el candidato a las Primarias demócratas en EE.UU., Bernie Sanders, abogaba por un sistema sanitario diferente, y un impuesto de sucesiones del 0%, frente al 40% (un modelo de sociedad “a la escandinava” para su país, decía). Sin embargo, allí le acusaban por ello de “socialista-radical de izquierdas” ¡Qué cosas!

Cada país tiene su propio modelo,con sus propios márgenes. España es una monarquía, pero ni hay pena de muerte como en Arabia Saudí, ni la actividad política es tan próxima a la ciudadanía como en Reino Unido. De facto, somos un Estado federal, pero no tan disgregado como Alemania. Para colmo, la fortaleza que nos aporta ser miembros de la Unión Europea, conlleva una cesión de soberanía que a la vez nos hace vulnerables, pero nuestra salida de la Unión podría parecerse más al fracaso griego que al éxito británico. Nuestro modelo de país es un mínimo común al que se llegó por amplios consensos, que ahora no existen para cambiar nada.Por tanto, España ni se encamina ni se va a encaminar al comunismo ni al modelo venezolano, como algunos no paran de predicar. Por la misma razón, aquellos que aspiran a la recentralización, deberían entender que lo tienen tan difícil como aquellos que aspiran a una República. La recuperación dependerá pues de los márgenes del sistema.

En nuestro sistema, las CC.AA. tienen un amplio margen de actuación siempre que se acate la jerarquía del Estado. Porquesi la financiación de las CC.AA. depende del Estado, la forma de gestionar el presupuesto en los territorios depende de los gobiernos autonómicos, y esto ha quedado de manifiesto plenamente con esta crisis. Conviene revisar también estos modelos de gestión previos como punto de partida, para reformar lo que no ha funcionado, y afrontar el futuro con mayores garantías y solidaridad social.

Por razones geográficas, demográficas, económicas, estratégicas, de capitalidad, etc., el peso de la Comunidad de Madrid en el conjunto del Estado es muy grande.Desde que llegó al poder hace 25 años, el P.P. ha patrimonializado y comisionado el poder en esta comunidad, y ha adoptado el modelo Neocon norteamericano hasta convertirse en su seña de identidad – ahora, gracias al apoyo impagable de Albert Rivera.De modo que se ha sistematizado un“eficiente” modelo público-privado, cuya libertad de elección solo está al alcance de quienes pueden pagar un servicio alternativo al que ofrece la Comunidad. No es el hecho de pagar para tener mejores servicios (para eso está el dinero ¿no?), sino que los servicios públicos – Educación (en todas sus etapas), Vivienda, Dependencia, etc. –se han deteriorado progresivamente, para ser mercantilizados, o beneficiar a las grandes empresas.Por ejemplo: la concesión de las becas-comedor (para menores de edad de familias desfavorecidas) se le ha otorgado a una empresa hamburguersera multinacional de “comida basura” ¿No se podría haber concedido a pequeñas empresas, que ofrecieran dietas más adecuadas, por el mismo coste? Los profesionales de la “marea blanca”, tan denostados antes, tan aplaudidos hoy, nos advirtieron del deterioro de la Sanidad pública madrileña.Menos mal que la sanidad militar acudió en su ayuda para paliar los efectos de la precariedad de medios en esta crisis sanitaria en Madrid.

No en todos los territorios gobernados por el P.P. se aplica el modelo Neocon con tanta dureza, pero éste es el modelo programático alternativoque proponenIsabel Díaz Ayuso y Pablo Casadoal Gobierno de Pedro Sánchez, al que no han dado tregua en sus ataques desde el día siguiente de las elecciones mismas. A su lado, las reformas de Rajoy, y sus consecuencias, se tildan de moderadas.

Este modelo lo conocemos bien en Castilla-La Mancha: faltó poco para que Cospedal lo siguiera arraigando.Por definición, los servicios públicos deben tener como objetivo prioritario el beneficio social efectivo, lo cual no es incompatible con una gestión económica adecuada.Aquí, nos conformamos con que no se nos deterioren más los servicios públicos con políticas Neocon. Pero en poco más se diferencian las políticas clientelares del P.P. y las del P.S.O.E. De hecho, el actual Gobierno de García Page no solo ha mantenido bastantes cargos de responsabilidad de su antecesora, sino que en sus 6 años de mandato tampoco es que hayan revertido muchas cosas. Y no parece que haya más alternativas adonde mirar.

Las comunidades de Madrid y Castilla-La Mancha ocupan respectivamente el segundo y tercer lugar en incidencia del coronavirus por cada 100.000 habitantes, donde el porcentaje de afectados procedentes de residencias de ancianos es altísimo. Parece más que evidente que ambas CC.AA. han hecho dejación de responsabilidad al delegar el servicio de las residencias de mayores en las concesiones a empresas privadas, como un tipo de negocio en alza; con suelos públicos cedidos a dichas empresas, y con un balance económico que les reporta beneficios gracias a una calidad asistencial justita – rebajando sus costes con la escasez de personal. En mi opinión, se debería replantear el modelo de gestión de dichas residencias, retirar las concesiones en aquellas que incumplan unos mínimos de calidad asistencial (¡cuántas denuncias sin atender están aflorando!) y que las administraciones se involucren más en regular, dotar presupuestariamente y administrar directamente este tipo de servicios.

A pesar de la descentralización, tampoco es fácil encontrar datos específicos por CC.AA. (ni mucho menos actualizados) de personal sanitario que ha enfermado, la mayoría de ellos, al parecer, por el material inadecuado que han utilizado para realizar su trabajo.  A 25 de abril, en Castilla-La Mancha se han contagiado 3.000 sanitarios de un total de 18.000 personas infectadas. Se puede entender la dificultad para haber obtenido material apropiado a tiempo. Lo que no se puede entender de los gerentes es su falta de empatía con los profesionales, dando por bueno el material que se suministraba, como ha pasado en varios hospitales de nuestra provincia. Creo que hubiera sido mejor un simple reconocimiento de las limitaciones, que la autoexculpación en las responsabilidades. Pero al menos se van a mantener los contratos a los sanitarios durante un año en Castilla-La Mancha, porque lo que es en la Comunidad de Madrid, no se prevé prorrogar los contratos de los sanitarios madrileños, y las plantillas de sanitarios volverá a los niveles anteriores a la pandemia, sin considerar el sobreesfuerzo que han tenido sus profesionales, ni que va a tener con la puesta al día de la asistencia que quedó aplazada y que va a producir de nuevo, lógicamente, la saturación de los servicios. Comprobamos pues, que se trata de dos formas distintas de afrontar la gestión ante la nueva situación: dejar las cosas como estaban o intentar cambiar.Si no querías caldo, tómate dos tazas de Neocon.

Así pues, el principal reto al que se enfrenta el país en esta reconstrucción, es el de rediseñar un nuevo modelo, con una participación más activa y garantista de las administraciones públicas en la gestión de los servicios. Algunos le llamarán fortalecimiento del Estado social, y otros le llamarán modelo bolivariano (¡qué le vamos a hacer!).Al final la responsabilidad es compartida por las CC.AA.Lo que le toca al Gobierno del Estado es pelear (una vez más sin la “mano tendida” de la Oposición)por recibir de la Unión Europea el apoyo financiero necesario, y procurar revisar el actual sistema de ingresos y gastos – que hoy por hoy favorece más a las grandes empresas y a las multinacionales que tributan fuera de España (por las ganancias que obtienen aquí), antes que favorecer a los ciudadanos de todas las clases. Los recursos no se financian solos, pero hay que gestionarlos.

Pares y nones
Antonio Fernández Reymonde

Etiquetas:

24 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.