Inicio » Sin tapujos

¿Qué teme, Pablo Iglesias?

- 30 abril, 2020 – 08:49260 Comentarios

En un sistema parlamentario, los gobernantes deben responder a las preguntas de la oposición por muy críticas y fastidiosas que sean; es la obligación de ambos.

Cuando los miembros del ejecutivo salen por peteneras o recurren a circunloquios de figuras geométricas imposibles no están cumpliendo con su deber; peor, aún, si la respuesta es un ataque, convirtiendo al gobierno en oposición y a ésta en aquél. La situación más indeseable para un funcionamiento razonable del sistema e indecente desde una perspectiva democrática se produce cuando el miembro del gobierno interpelado no sólo no responde, como es su obligación, sino que insulta reiteradamente al autor de la pregunta.

Esto último es lo que hizo ayer Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados ante una intervención de la diputada de la oposición, María Ruiz, (VOX) criticando la gestión de las residencias de ancianos, competencia del vicepresidente 2º del Gobierno.

Por qué el Sr. Iglesias perdería así los papeles. Cuando alguien debe rendir cuentas de su gestión debe ir preparado: llevar la documentación necesaria que respalde los hechos acaecidos, las acciones tomadas y el resultado real o esperado de las mismas en unos plazos determinados.

Los gobernantes olvidan con facilidad que antes que autoridad son servidores públicos. Me temo que a D. Pablo le gusta ser autoridad y punto; ni gobernar ni servir. Su comportamiento de ayer fue indigno de un miembro del Gobierno al servicio de la Nación.

¿Era necesaria tan poca finura verbal?

Se comportó como un gato arrinconado, como un náufrago que da manotazos de ahogado, como alguien sobrepasado por los acontecimientos, incapaz de aportar temple a su instinto de activista maleducado, basto y lenguaraz.

Una persona serena, convencida de su quehacer, no hubiera actuado así.

Nadie mejor que él conocerá los motivos de su temor.

¿Será por las investigaciones en Bolivia? ¿Será por la visita fugaz de Delcy Rodríguez? ¿Será por que de tanto saltarse las reglas de la cuarentena, impuestas por él mismo en cuanto miembro del Gobierno, se  encuentra incómodo antes las miradas poco amables de la gente de su querido  Galapagar? Sabe que de momento la reprobación de sus vecinos no sobrepasará unas cuantas miradas torvas. Ahora bien, cuando se anule el distanciamiento social y nadie sospeche de quien se acerque a otro, si el Sr. Iglesias no ejercitara las virtudes de la fortaleza y la templanza, muy bien podría acabar con el sistema nervioso alterado, viendo enemigos por todas partes; eso que la patología llama manía persecutoria.

Nadie conoce mejor que él su grado de incompetencia política y su impostura. Hasta el marquesado que comparte con la ministra de “igual – da” no es de cuna ni fruto de años de trabajo y esfuerzo. Lo compró gracias al sudor y los cuentos chinos y menos chinos derramados sobre gentes de buena fe.  

El problema con los gatos enjaulados es que no son de fiar.

Durante la cadena de insultos proferidos, la presidenta del Congreso se debió mimetizar tanto con el papel de activista  del vicepresidente 2º que en ningún momento le interrumpió para acercarle un diccionario por si se estuviera liando con el significado de las palabras y un manual resumido de ceremonial y protocolo o el arte de comportarse según el lugar donde se esté; aunque una chuleta sobre urbanidad básica habría sido suficiente. Tampoco lo llamó al orden; pero eso era de esperar.

Cuando el Sr. Iglesias, elevado al podio gubernamental por la ineptocracia reinante, bajó de la tradicional tribuna de oradores, convertida ayer, durante su intervención, en un balcón de corrala, los escasos miembros de su bancada y afines rompieron en aplausos.

Qué ocasión perdida para reconciliarse con la dignidad del cargo de diputado nacional; no ya silbándole, algo inaudito en un régimen oligárquico de partidos, sino despidiéndole en silencio.

No un silencio de respeto. Un silencio de luto político.

¿Por qué Pablo Iglesias perdería los papeles?

_

Sin tapujos
Marcelino Lastra Muñiz

260 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.