Fases y explicaciones

La dinámica del desescalamiento que estamos viviendo, y que se ampara en el paso de  unasfases a otras –se ha llamado modelo asimétrico de fases, como el federalismo esgrimido por algunos, que querían perpetuar más las diferencias que las igualdades– por las distintas geografías, nos acerca al concepto utilizado afectivamente por Antonio Machado, como Geografía emotiva de España. Emotiva, pero muy confundida, por la disparidad de palabras, recursos y criterios que se vienen desplegando.

Como Alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esta explicación que os debo os la voy a pagar”. Esas eran las palabras mágicas, que Pepe Isbert, alcalde imaginario de Villar del Rio en la berlanguiana película Bienvenido Míster Marshall (1953), dirigía al respetable grupo de ciudadanos, disfrazados de tópicos típicos y flamencoscastizados, que escuchan entre atentos y atónitos, las palabras que les dirigen desde el arengario municipal, las autoridades presentes. Como nosotros escuchamos silenciosos las palabras –diez horas de comparecencias televisadas del presidente Sánchez, se han contabilizado en esos sesenta días de confinamiento; por no hablar de las muchas más horas televisadas de ruedas de prensa y otras concurrencias de Salvador Illa, de Fernando Simón y de los comités formados– entre atónitos y sumisos. Pero sin despejar incertidumbres, después de tanto días. Después de tantas noches.

He pensado en la frase de Isbert (“Como Alcalde vuestro que soy, os debo una explicación”) tropezando entre la sordera y las maniobras groseras en el balcón municipal, de ese representante de variedades artísticas que es Manolo Morán, y que le ha vendido una moto fenomenal, pero averiada, en forma de ‘parada americana’, en estos días que hablan mucho en la Moncloa. Incluso hablan de un hipotético y europeo Plan Marshall, por venir y por llegar, que levante las hundidas economías europeas. Sobre todos las economías de algunos países del sur como España e Italia.

Hablan y hablan, hablan mucho, pero explican poco lo que está pasando y, sobre todo, lo que está por pasar. Y es que el ejercicio de la lengua está relacionado con la cantidad de comités, consejos y comisiones que se han ido creando al compás que crecían el número de contagiados. Hablan y hablan, pero sin decir nada, en una suerte de nuevo arte prestidigitatorio y de naciente sabiduría de la nueva comunicación. Crecen las palabras y los discursos, por más que no crezcan las explicaciones “Como Alcalde vuestro que soy”. Por más que no dejen de crecer los Comités de expertos, los Comités asesores, los Comités técnicos,  las Comisiones parlamentarias de Reconstrucción y los Grupos de Control de la Pandemia. Han abarcado tantos datos en Madrid con la recentralización otorgada por el estado de Alarma, que han impedido (¿…?) las explicaciones descendentes.

¿Qué podríamos decir si bajáramos el listón de mando y explico, de Madrid a Toledo, y de Toledo a Ciudad Real, con la expresión: “Como Alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esta explicación que os debo os la voy a pagar”? Las explicaciones de Toledo y del presidente García Page, sobre el descalabro del paso de fases en más de la mitad de la Comunidad, o sobre los datos reales del comportamiento de la pandemia en Castilla-La Mancha con un incremento de fallecidos del 259%, dan para muchos comentarios y explicaciones que no se han producido. Tampoco las han dado en la Moncloa, tampoco en Fuensalida. Más allá del maximalismo de la proximidad de ciertas comarcas regionales al gran foco del contagio madrileño o del grado de envejecimiento de la población, no hemos visualizado el problema del COVID 19 y su singular comportamiento en Castilla-La Mancha.

Algo parecido, pero más intenso se podría aplicar a la provincia de Ciudad Real, donde los datos de mortandad por cada 100.000 habitantes (204,8) son los más elevados de España con mucha diferencia, tal y como publicaba El País en el trabajo del día 11 de mayo ‘Los puntos débiles de cada provincia para enfrentarse a la nueva fase’. Donde aparecen datos agrupados y comparados de distintos parámetros explicativos: Concentración poblacional, conexión viajera entre provincias, porcentaje de población mayor de 65 años, residencias de mayores por habitantes, e incremento de camas-UCI para llegar al estándar de 1,5/10.000 habitantes. Para componer un cuadro con evidentes resonancias críticas regionales (aparecen junto a Ciudad Real, Cuenca y Albacete).

Y aún no hemos recibido una explicación convincente de esos datos catastróficos que nos han proporcionado un deshonroso récord nacional. Y que se prolonga en los datos de los fallecimientos proporcionado por el Ministerio de Justicia, que minimizan los ofrecidos por el Ministerio de Sanidad. Datos que reflejan un incremento de fallecimientos interanual del 172,1% en el dato provincial y del ¡538,9%! en el local de Ciudad Real capital. ¿Quién nos los explicará?

Periferia sentimental
José Rivero

Relacionados

Euromillones

5 COMENTARIOS

  1. Como la cosa va de pedir explicaciones, hoy me leo en la prensa cavernaria esto:

    «El Estado no podrá cobrar buena parte de las multas «por no tener cobertura legal»» acusando a «Sánchez» de no hacer las cosas bien.

    Yo me pregunto ¿Quién va a pagar la factura sanitaria provocada por las estampida de 750 mil madrileños a Castilla La Mancha y Castilla y León?

    Quién va a pagar la factura sanitaria de todos aquellos chupiteros que no hacen caso a las autoridades sanitarias y van repartiendo virus a mansalva?

    Porque los del liberalismo, el individualismo y demás ismos ridículos ahora no paran de pedir a papá Estado que corra con todo. Y no, ahora hay que apelar a la «responsabilidad individual» de cada uno en este tema. Porque, recuerden, si tenemos el bicho somos un amplificador ideal de la pandemia.

    • Bueno Hobbes, no todos esos madrileños fueron a Castilla-León y Castilla-La Mancha, la family Aznar huyeron como ratas infectas a Marbella. Y es que ellos sabían perfectamente que la Comunidad de Madrid no estaba preparada sanitariamente para la que se venía encima… si no, de qué se iban a ir. ¿no?.

      • Bueno, a Aznar se le ha ido la cabeza, pero del todo. La conversación con Ayuso diciendo que le da envidia de los insultos de los hijos de chávez es ya de psiquiatra…

        Me he tenido que ir a Internet a ver si este tipo venezolano tenía hijos, y tiene cuatro: Rosa Virginia, María Gabriela, Hugo Rafael y Rosa Inés.

        Deben ser muy activos en las redes insultando a Ayuso, pero no los conozco….jejejeje.

        • Se sabe si el loco éste ya ha encontrado alguna de las armas de destrucción masiva…?

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img