Echar los mercados del alma

Existe una analogía reveladora entre los virus y los mercados. Ambos matan y a la vez se autodestruyen cuando su codicia se desenfrena.

Los virus sólo pueden reproducirse infectando a otros seres vivos. Lo hacen como mecanismo de pura supervivencia. Pero si el virus sobrepasa cierto umbral de infección, terminan con la vida de quien los “acoge”, y en consecuencia con la suya propia.  

Del mismo modo, los mercados de todo tipo crecen y se hacen hegemónicos colonizando las almas de las personas. La competencia, la ostentación y el egoísmo son hoy los objetivos prioritarios de los seres humanos que fabrica el capitalismo, y ello a pesar de que estos mismos seres hemos llegado hasta aquí tras cientos de miles de años haciendo lo contrario: cooperando, viviendo de manera sencilla y ayudándonos mutuamente.   La pena de la esclavitud de nuestra existencia, basada a su vez en la opresión que reparte hambre y guerra, que roba techos, salud y tierra, que desprecia los saberes populares de comunidades. Los mercados como altares en los que sacrificamos vidas propias y ajenas, porque nuestras mentes presas del miedo, no quieren saber de este orden criminal del mundo, ni de otros mundos donde el respeto a la vida está por encima de todo lo demás.  

Seguro que estamos teniendo mucho tiempo para pensar en las últimas semanas sobre el sentido y el destino de nuestras vidas. Para interpretar esta “emergencia” bien como el final de un sistema que desde hace demasiado tiempo es una pesadilla para todas las formas de vida, bien como que todo seguirá igual más pronto que tarde. Cada cual tendrá sus razones, sensaciones o deseos para decantarse por una u otra opción.  

“Yo la mascarilla me la pongo en la cabeza, para que no me peguen el miedo ¡¡que ése sí que es contagioso!!”. Así rezaba una viñeta de El Roto en los tiempos de la postpandemia financiera de 2008. El miedo a ser libres es el más contagioso de todos.  

Si pensamos principalmente en vender y comprar, tanto nuestra fuerza de trabajo como bienes y servicios, los mercados nos colonizan. Somos presa del consumo, la producción y lo monetario, y a la vez extremadamente vulnerables ante cualquier acontecimiento que cortocircuite este proceso de acumulación, crecimiento y reproducción hipercentralizado.  

Adaptando los “Versos sencillos” de José Martí, toca echar los mercados del alma y echar nuestra suerte junto a l@s desposeíd@s y oprimid@s del mundo, cuyas vidas no dependen del dinero, sino de lazos de fraternidad con la tierra y con sus iguales. Esperándolo todo de manos francas de amig@s sincer@s, que cultivan rosas blancas en todo tiempo.

Gregorio López Sanz 
Economía, con E de esperanza
http://gregoriolopezsanz.blogspot.com.es/

Relacionados

Euromillones

1 COMENTARIO

  1. El virus también ha contagiado los mercados. Ha quedado patente que el intervencionismo económico, con sus planes de salvamentos asociado, se refuerza como elemento de vigilancia y control del sistema financiero global…..

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img