Inicio » Ciudad Real

La Coordinadora en Defensa de las Pensiones reclama una auditoría de la Seguridad Social

- 1 octubre, 2020 – 12:5910 Comentarios

La Coordinadora en Defensa del Sistema Público de Pensiones ha llevado a cabo este mediodía una concentración en la Plaza Mayor con motivo de la conmemoración del Día Internacional de las Personas Mayores. Un día de lucha, más que de celebración, señalaba el portavoz del colectivo, Augusto Serrano, para reivindicar los derechos y las libertades de las personas mayores.

Desde la Coordinadora consideran que la pandemia del COVID-19 no está siendo combatida por el Gobierno con la efectividad y los medios necesarios. Además, lamentan que la oposición se dedique a poner “palos en las ruedas”, en lugar de colaborar.

Reclaman que las residencias de mayores pasen a ser de gestión pública, “dignas, con personal suficiente y abiertas a las visitas de los familiares”. Si se han tomado medidas para abrir colegios y establecimientos de hostelería, entienden, se tienen que adoptar para que las residencias lo estén también, “porque es necesario que los mayores se sientan acompañados de su familiares y seres queridos”.

Por otra parte, el colectivo reclama una auditoría general de la Seguridad Social, que pondría de manifiesto, asegura, la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

Según la evolución de la crisis sanitaria, concluía Serrano, la Coordinadora estudiará retomar las concentraciones de los lunes, tal como venían haciendo en los últimos años.

Etiquetas: ,

10 Comentarios »

  • Alfonso dice:

    Habrán tenido que limitar el aforo a la plaza mayor, ante tanta multitud.
    Siempre tiene la culpa la oposición, que casualidad, no hay que dejar de aprovechar cualquier instante para salvar a los verdaderos culpables

  • Pensionista manchego dice:

    Mucho me temo que con este gobierno nos recortarán la pensión. Si eso pasa yo sí saldré a la calle a protestar pero no con estos, a estos se les ve mucho el plumero político.

  • Cinco lobitos tiene la loba dice:

    Pobrecillos!, la que les espera.

  • Mi madre tiene 96 años y está en una residencia de mayores de Ciudad Real. Nuestro agradecimiento a las personas que cuidan de ella es infinito, tanto a las auxiliares y personal sanitario como a las religiosas que gestionan la institución, nos consta que lo hacen con humanidad y cariño. También han hecho un gran esfuerzo para facilitar las visitas seguras de familiares durante el corto espacio de tiempo en el que esto fue posible desde que comenzó el drama que estamos viviendo.

    Las personas que viven en residencias no están ahí casualmente, la mayoría de ellos necesitan cuidados que sus familias no pueden darles. Muchos tienen un importante deterioro cognitivo que les impide darse cuenta de la situación, pero sin embargo son conscientes de la ausencia de sus seres queridos y dicha ausencia va acompañada de un profundo sentimiento de abandono. Por nuestra parte, los familiares vivimos con estupor y angustia cada confinamiento de las residencias de mayores, que se ha mantenido casi sin interrupción desde marzo (Más de 6 meses ya).

    Somos conscientes de que la decisión de prohibir las visitas se toma con el objetivo de proteger a nuestros ancianos, pero ¿realmente es una medida eficaz? ¿Son las visitas de familiares la fuente de entrada del virus en las residencias? ¿Realmente el beneficio obtenido compensa el daño terrible que les estamos haciendo? Las autoridades sanitarias insisten en que «el virus está aquí para quedarse», y en que «tendremos que aprender a convivir con él». Se han creado normas para poder hacer uso de las terrazas, porque no se puede dejar caer la hostelería. Se han organizado los centros escolares para que sean seguros, porque hay que respetar el derecho a la educación de niños y niñas. Se han abierto cines y teatros, reduciendo el aforo, porque debemos proteger el mundo de la cultura. Pues bien, establezcamos normas adecuadas para que nuestros mayores puedan compartir con su familia los últimos años de su vida. Privarles de su cariño es una crueldad inadmisible. Las residencias han hecho un gran esfuerzo para facilitar las visitas seguras: sin contacto físico, en un espacio desinfectado y a dos metros de distancia, restringiendo los días y el horario, permitiendo la entrada a un única persona. Y si no son suficientes tendremos que establecer otras, pero el confinamiento permanente y absoluto no es una opción.

    Los ancianos no pueden esperar, se les acaba el tiempo. Para ellos prolongar la “condena” semanas o meses puede ser equivalente a una “cadena perpetua”.

    Con estas medidas tal vez consigamos que la causa de su muerte no sea la COVID, sino la tristeza.

    • Ciudadano dice:

      Me uno a tu petición y comparto tu sensibilidad. Nuestros mayores son con diferencia los más afectados sanitariamente y tenemos derecho a que se focalice en los medios lo que está pasando en las residencias como medio de control y voz a ellos y sus familias.

  • Charles dice:

    En julio, la pensión media de jubilación alcanzó los 1.162,97 euros, un 2,13% más respecto al año pasado, al tiempo que la pensión media de viudedad ascendió a 726,39 euros al mes (+1,95%)…..

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.