Inicio » Sin tapujos

Subordinación cultural y comercio urbano

- 11 diciembre, 2020 – 09:0829 Comentarios

En una de las calles afluentes de la plaza del Pilar hubo durante unos dos o tres años –no recuerdo la duración exacta- una panadería – cafetería o viceversa. Hoy, el local lo ocupa otro negocio.

Solía desayunar allí y quedar con gente de todo tipo antes de comenzar la jornada laboral. Un día, vi entrar a la persona que esperaba. Había dos hombres atendiendo a los clientes; uno mayor que el otro. Mi conocido se dirigió al de mayor edad:

-¿Habláis español?

- ¡Claro! – Fue la respuesta contundente del dependiente.

- Entonces, ¿por qué me dais los buenos días en inglés?

Mi conocido le mostró un cartel tipo caballete colocado a la entrada del negocio. Podía leerse: ¡Good morning! El dependiente de más edad sonrió y gesticuló como diciendo: ¿qué quiere que le haga? Y agregó: - Cosas de la juventud – Sin delatar a nadie, todos advertimos a quién se refería: al otro dependiente.

Al siguiente día regresé a desayunar. El cartel en inglés había desaparecido. No había nadie aún salvo el dependiente más joven. Tenía bastante confianza con él, así que le pregunté por qué había puesto el cartel de la discordia.

-Para llamar la atención; atraer a más clientes.

-Tu clientela es española, hispanohablante ¿Qué te hizo pensar que utilizando el inglés conseguirías más ventas?

- Se me ocurrió porque desde hace un tiempo veo que es una práctica bastante habitual en los negocios de moda y pensé: ¡a lo mejor, funciona!

- ¿Sólo eso? –Le pregunté

- También pensé que sería un signo de distinción. Nos han comido el coco con el inglés.

En otro momento de la conversación, el joven hizo hincapié en la necesidad de conseguir más clientes. Le animé a que se replanteara el modelo de negocio, que introdujera cambios en la oferta de productos……Del resto de la charla se podía deducir que era más fácil poner “Good morning”, a ver si sonaba la flauta, que reflexionar sobre la pregunta clave de todo gestor: Por qué alguien va a elegir mis productos y/o servicios en vez de los de la  competencia y si mi modelo de negocio tiene suficiente demanda para permitirme vivir de él.

En estos días, es común toparse con locales comerciales de nuestra ciudad que felicitan la Navidad en inglés y sólo en inglés ¿Qué motivos puede haber para que un comerciante español cuyo público es 100% hispanohablante utilice un idioma extranjero para felicitar en estas tradicionales fiestas? Como vecino de la ciudad no lo entiendo ¿Aumentar las ventas? ¿Quedar bien ante los vecinos? Permítanme que lo dude. Podemos encontrar pistas en las respuestas del joven dependiente del comercio con que inicié este artículo: Emulación, signo de distinción y nos han comido el coco con el inglés.

A mi entender, estas tres razones son muy acertadas.

El inglés se ha colado en nuestras vidas. Desde programas de TV titulados en esta lengua en horario de máxima audiencia, las declaraciones de políticos de primera línea, cuyo exponente paradigmático lo tenemos en Rajoy cuando manifestó que su preocupación fundamental era que su hija aprendiera inglés, a los tertulianos televisivos recriminando, una y otra vez, a los políticos españoles por no saber inglés. Nadie los increpó por desconocer la historia de España, no –algo notorio en cuanto abren la boca algo más de lo debido -. Tampoco les han reclamado por carecer de una idea clara de dónde colocar a su país en el tablero mundial. La única reclamación ha sido su desconocimiento del inglés. Bueno, hoy tenemos un presidente del gobierno que habla el anhelado idioma y no parece que hayamos avanzado mucho en el plano internacional.

La verdad de todas estas recriminaciones tertulianas, de la manifestación de Rajoy y los programas de TV con títulos en inglés, es que se trata una publicidad indirecta de manual. El objetivo, por ejemplo, de los comentarios de los tertulianos nunca fue que los políticos aprendieran la lengua del imperio británico. La meta era que la audiencia asimilara el mensaje de la siguiente forma: “Nuestros políticos son unos inútiles” “No saber inglés es síntoma de su inutilidad”, luego, “yo no quiero ser como ellos”. Estos mensajes quedan grabados en nuestro subconsciente. En la promoción del aprendizaje de este idioma no se utilizan argumentos racionales, sólo emocionales. Las estrategias de mercadotecnia más sofisticadas se aplican permanentemente. Hagan una prueba. Pongan en un grupo integrado por gente diversa a alguien recién llegado de estudiar inglés en EE.UU. y a un ingeniero recién egresado como número uno de su promoción; ambos con habilidades comunicativas similares y verán quién de los dos despertará más interés. Estudios de esta índole se realizan por agencias de relaciones públicas al servicio de grupos de poder para diseñar y estrategias de comunicación conducentes a elevar el prestigio del inglés; a conseguir que aumente su consideración social.

Estas campañas serán de publicidad no directa. Jamás se dirigirán a la parte consciente del cerebro, sino a la inconsciente. Se asume el mensaje creyendo que se actúa con libre albedrío. Quien haya estudiado márketing a fondo, así como las técnicas de manipulación cognitiva, sabe que desde hace tiempo no se apela a la razón para captar consumidores. Se trata de conquistar la mente de cada ser humano. El primer mensaje que reciben los futuros especialistas de los servicios de inteligencia de sus instructores en su primera clase es: Las guerras ya no se ganan en los campos de batalla. Las ganan quienes conquistan la mente de las personas. Es decir, el campo de batalla se ha trasladado a la mente humana.

Nuestro cerebro tiene una parte racional y otra irracional. Las estrategias de comunicación se diseñan para sortear a la primera, ya que la razón es un obstáculo al éxito de la misión. Si el mensaje fuera interceptado por la parte racional podría ser destruido. Sin embargo, si consiguiera entrar directamente a la emocional, el éxito estaría prácticamente asegurado.

Los arquitectos sociales, antes de diseñar la estrategia, recopilan una ingente cantidad de datos aportados por los ingenieros sociales –encargados de hacerse con la información, ya sea de forma legal, alegal o ilegal-.

El globalismo habla de diversidad cultural cuando su verdadera meta es la homogeneización: Crear un nuevo tipo de persona cosmopolita arrancada de cualquier vestigio de raíz. Los impulsores del globalismo son los grupos de poder vinculados al capital financiero en su alianza con la izquierda internacionalista que se ha plegado al modelo mundialista que antaño decía combatir. La lengua de esta “dictadura sin lágrimas”, según palabras de Aldous Huxley, es el inglés. El único idioma con potencia suficiente para hacerle frente es el español.

En un artículo reciente en el País, el articulista no acertaba a comprender la falta de orgullo de los españoles por su propia lengua. Una lengua de alcance universal. Se refería a las regiones que tratan de arrinconarla por diversos medios. El español se encuentra en una situación mucho más complicada de la que se piensa y no sólo por las políticas de ciertas CC.AA. A la presión de las lenguas locales, por abajo, debe añadirse la del inglés, por arriba; la lengua de los grandes poderes mundialistas que han puesto a su servicio ingentes recursos económicos para imponerla por medio de campañas que se escapan a nuestros sentidos o son tan sutiles que somos incapaces de detectar. El atributo elegido ha sido el del prestigio social. Los españoles llevamos demasiado tiempo creyendo en las bondades metafísicas de lo extranjero. Seguimos siendo los más europeístas. No vemos bien la deriva lingüística de las lenguas cooficiales regionales, pero no nos inmutamos ante el sutil avance del inglés como lengua vehicular en determinados ámbitos sociales; el caso del reclamo publicitario utilizado por determinado comercio es una pequeña muestra. Se está normalizando su uso social porque cierto complejo ante lo extranjero aparece en cuanto los arquitectos sociales aprietan el acelerador.

Por favor, apartemos las diferencias ideológicas; superemos las ideas preconcebidas; sintámonos orgullosos de nuestra lengua común y hagamos un esfuerzo para comprender lo que se está cociendo en la trastienda de la geopolítica mundial. Nuestra clase política nunca nos alertará de nada.

Defender al idioma español es una necesidad de supervivencia.

_

Sin tapujos
Marcelino Lastra Muñiz
mlastramuniz@hotmail.com

29 Comentarios »

  • Jajajaj dice:

    Learning english is bad.

    11/12/2020, Marcelino Lastra.

    • Hobbes de luto dice:

      A lo mejor lo que hay que hacer es que el español no sea un idioma de hamaqueros, camareros y pobres.

      Porque volver al doblaje como hacía su amado Franco es una gilipollez.

      El inglés está donde está porque es el idioma de los negocios, de la investigación, de la tecnología…y eso es así porque los países de habla inglesa son los que llevan las riendas (con permiso del Chino).

      La suerte de los que creemos que Marcelino solo escribe chorradas, es que a nuestros hijos les enseñamos inglés, matemáticas, física, ciencias sociales etc etc. Porque es un paquete completo que les sacará de la economía tercermundista creada por la derecha española….

      No es sumisión, es que el español solo lo hablan los latinoamericanos y el país de los camareros y los hamaqueros que tanto gustan a la derecha.

      AAy Marcelinoooooooooooooooooo cómo te gusta enredar.

      Un beso.

      • Sin complejos dice:

        Con Franco no había tantos camareros, había una formación cojonuda y los trabajadores estaban muy bien preparados. No había tantos impuestos, la clase media crecía, teníamos una industria muy potente y la vida no era tan cara. Ahora solo mamandurrias, subvencionados y chupatintas como tú cuyas cabezas explican mucho de toda esta mierda que nos rodea y a la que hemos llegado.

        • Hobbes de luto dice:

          Me has convencido ¿Dónde me afilio a V.O.X.? JAJAJAJAJAJA

          • Membrillato dice:

            Seguramente tu y tu familia vivísteis muy bien durante el franquismo. Se te notan maneras de franquista. Muchos progres venís de familias franquistas, pero tú te llevabas mal con tu padre y en general con la autoridad y te quedaste en eso, para Franco y Papá yo.

          • Hobbes de luto dice:

            Membrillato, esos son los argumentos del Obseso. Son muuuuu tontos.

            Con Franco solo vivían bien los que le lamían el culo y ahora le hacen manifiestos o salen aquí en MCR a enredar con sus amores fascios.

            Tú me has visto hacer manifiestos o enredar en favor de un hijoputa genocida? Pues eso.

            Además,sigues qtontamente en los argumentos fachas de que estamos todo el día con Paca la Culona, y mis respuestas son para desmontar eso de que el español no está donde debería estar por culpa del gobierno ilegítimo social comunista que tanto os gusta usar.

            Céntrate, son melón (de Membrilla, of course)

      • MLastra dice:

        «No es sumisión, es que el español solo lo hablan los latinoamericanos y el país de los camareros y los hamaqueros (…)»

        Cuántas cosas esconde el adverbio solo en esa frase……
        Porque dudo que indique poca cantidad. Si hablamos de número de personas ese «solo» asciende, nada más y nada menos, que a casi 600 millones de hablantes en el mundo, de los cuales casi 500 tienen al español como lengua nativa.

        En EE.UU. es el idioma extranjero más estudiado. En el R.U. es percibido como el idioma más importante para el futuro.

        El PIB de los países hispanohablantes supera al de los de habla francesa.

        La información la tienes en el anuario del Instituto Cervantes.

        Me duele lo que voy a decirte. Una de dos, o eres un androide con la IA en fase de prueba, lo cual justificaría tu supina ignorancia, o un acomplejado no exento de tintes racistas.

        ¿Qué exagero? Dile a tu programador que te permita releer y comprender, si tu IA te lo permitiese, la frase, tu frase, con la que he encabezado esta respuesta. ¿Qué eres humano?, estaré encantado de invitarte a compartir lo que quieras.

        Que el español siga creciendo es casi un milagro. Pues seas androide o español acomplejado, con entes como tú -por desgracia no eres un caso único- vamos a tener que pensar lo mismo que el comandante holandés tras su derrota en la batalla de Empel: que Dios es español.

        Evita la fatiga. Los circuitos de la IA también necesitan descansar.

  • Jajajaja dice:

    El principio del artículo es tronchante; la imagen perfecta de un cuñao en la barra de un bar soltando sus paletadas y creyéndose que está diciendo algo importante.
    Te faltó dar una palmada en la barra y ponerte un palillo en la boca.

  • Srletrado dice:

    Anécdota personal:

    sin desvelar quién soy, he de decir que en Madrid, la mayoría de despachos me pedían alto nivel de ingles, que no poseo. En cambio tengo estudios postuniversitarios un buen número, estudios de doctorado y especialización en varias ramas, que me permitían ejercer. Por razones personales familiares, tuve que irme a Madrid un tiempo y pasar por varias entrevistas.

    Siempre, en un momento de las entrevistas, tras valorar mi expediente académico y experiencia personales de manera positiva, me preguntaban por el inglés, y al ver que sin inglés la cosa iba mal y sabía que no iba a rascar bola, preguntaba ¿tenéis muchos clientes extranjeros? la pregunta molestaba porque la respuesta era «no», que no tenían clientes extranjeros y por lo tanto, lo de pedir ingles alto, era una soberana gilipollez, y claro, esta tocadura de pelotas, servía de fin de la entrevista.

    El tema del ingles es así.

    • Hobbes de luto dice:

      Pues si hablas con los profesores de disciplinas científicas de la Universidad, no hay uno solo que no hable inglés, escriba inglés y vaya a los congresos en Inglés. Cualquier médico especialista, cualquier técnico FP que tenga un mínimo nivel de responsabilidad, cualquier ingeniero, piloto de avión…y eso es así en España y en cualquier país del mundo.

      Por cierto en Garrigues de Madrid, que conozco bien, sí se usa el inglés…

      Entiendo que a los de derechas os joda, pero por más que se quiera negar la realidad, está ahí y es cabezona.

      A mi me da de comer, entre otras cosas, el hablar inglés en mi sector, porque puedo abrir puertas en muchos sitios. Y eso no quita que me encante leer en Castellano y estar orgulloso de mi lengua. Aunque no de cómo la han maltratado desde la política heredada del culo blanco.

      Y si, es bastante penoso haber tenido que ver a presidentes españoles fuera de los grupos de discusión en la UE porque no tienen ni papa de inglés o francés. Ahora no es el caso. Ni por parte del Presidente, ni del Vicepresidente del Gobierno legítimo de España.

      Así son las cosas.

      • Srletrado dice:

        tú mismo has dado la clave: en tu sector hace falta ingles, que pidan inglés, porque obvivamente hace falta.

        Garrigues sí tiene clientes que requieren de inglés y tiene sentido…aunque la mitad de los socios no tenga ni puta idea de inglés.

        Y a mi no me jode, al revés, los que rozamos la cincuentena, bien nos hubiera gustado tener la educación biligüe que hay hoy en día.

        • Hobbes de luto dice:

          No te equivoques, educación bilingüe en este país la han tenido a mano todos los que tenían o teníamos un poquito de interés o necesidad.

          En España hablan inglés todas las personas que lo han necesitado y se han esforzado desde hace unos cuantos años…y no son pocas.

          Lo que no ha ayudado es una dictadura en la que por narices se tenían que doblar todas las películas, que ayudaba a hacer películas cotrosas en las que el españolito salido y obseso daba a entender que dando voces te entendían mejor o que ignoraba el entorno.

          Solo hay que recordar la hipocresía del anuncio que hizo Manuel Fraga con ese famoso eslogan de «Spain os different». Por qué no lo hizo en Castellano? A ver? Pues fácil, porque para hacer negocio hay que hablar idiomas. Esos que la dictadura negó en las escuelas públicas.

          Lo mínimo que se puede pedir en un país como España, fronterizo con Portugal, Francia y Marruecos, es saber algo de sus idiomas para poder comunicarse con nuestros vecinos, y no ignorarlos como hemos hecho hasta el día de hoy.

          Pero, si el españolito rancio no es capaz ni siquiera de reconocer el Gallego, el Catalán o el Euskera, qué coño le vamos a pedir de las otras lenguas.

          Es más, si el españolito rancio no sabe siquiera hablar Castellano, qué coño le vamos a pedir entonces?

          Lo mismo la solución está en comenzar a tomarse en serio la educación pública y que sea de calidad. La privada ya lo es….la mejor de la mejor….gracias a las Ayusos y Aguirres de turno.

      • Juan T. dice:

        A partir de ahora Hobbes debería escribir sus comentarios en inglés, lo mismo así se vuelve liberal y todo. Se creerá que por saber inglés es más listo que los demás. Yo también hablo el idioma pero conozco muchos zoquetes que sabiendo inglés patinan en su disciplina como un coche en una pista de hielo. Los idiomas se aprenden bien cuando se necesitan y dudo que este tipo lo necesite realmente para su oficio, si es que lo tiene porque está aquí todo el día.

        El autor del artículo no va mal encaminado. Menos inglés y más contenidos, y una dirección clara y ambiciosa en nuestra política exterior, porque pintamos una mierda a nivel mundial y Marruecos en cuestión de tiempo nos roba el telurio de las Islas Canarias, Ceuta, Melilla y nos invade con pateras llenas además de Covid. Además, su ejército ya está mejor armado que el nuestro.

        Pero eso el inglés no lo enseña, quizás porque nos falta pensar en clave anglosajona. Ellos y los chinos sí que saben liderar. Nosotros hemos decidido ser europeos, o sea, nada ya influyente.

        • Hobbes de luto dice:

          Pues va a ser que no. Esto es un diario en Castellano y, además, mis comentarios según Lastra son una mierda como sus libelos. Y me parece mal traducir una mierda al inglés.

          Pero en catalán cuando quieras, que me gusta en la intimidad.

          Un petó per a tu, maco.

          • Hobbes de luto dice:

            Por cierto JuanT, el Covid no viene de Marruecos. No seas racista. Eso está muy feo y Papá Noel no te va a traer nada.

          • Membrillato dice:

            Pues venga todos para ti y sin pruebas Covid. Idiota enano crecido.

          • Hobbes de luto dice:

            Ahora ya me has demostrado que eres el gilipollas del Obseso.

            Estás muy mal. Deberías ir con Marce a ver obras.

            Y te llevas al niño.

  • Magnum dice:

    Yo creo que ni llegue a leer un artículo completo de semejante erudito. Estas son cosas para obsesillo madrileño y demás fachis como neutral montoncito de m y resto de semejantes.

  • Rodolfo langostino dice:

    Ya sabéis, estimados lectores de MCR, si alguna vez en algun bar ois decir «por favor me pone un bocadillo de jamón y queso con pan de molde cortado en 2 triangulos pasado por la plancha» es Lastra pidiendo un sándwich.

  • Censor dice:

    A don Marcelino, recordarle el ejemplo de IKEA.

    Luego, agradecer a Jobito, el pobrecito averiado, los buenos ratos que me hace pasar. Cuánta altanería contra hamaqueros y camareros. Cuánto desdén hacia la clase trabajadora. El tipo es tan cursi y tan torpe que ignora el inglés que camareros y hamaqueros sí conocen.

    Mescojono…

  • Charles dice:

    Bueno, así como el alemán o el francés perdieron su lugar en la ciencia, el inglés tampoco tiene garantizado su reinado. Dentro de 150 años, hablaremos inglés, mandarín y quizás español o portugués……

    • Hobbes de luto dice:

      Ya te digo yo que el español seguirá siendo de hamaquetos y camareros. De eso se encargaran los censores de derechas que siguen queriendo un país de súbditos sumisos.

      Notita para Censor: no es clasismo. Es vergüenza frente a quienes tienen clarísimo que esto debe seguir siendo.así: tus amiguitos.

  • Hobbes es un matancianos fascista dice:

    Matancianos:

    Hobbes de luto dice:
    3 mayo, 2020 a las 10:51

    «…O sea, y mi comentario solo puede ser entendido por quien no tenga las orejeras rancias: desde el punto de vista de las pérdidas humanas (que a cada familia nos ha tocado lo nuestro), ha sido tan malo el virus? O ha sido un alivio de situaciones realmentr dramáticas que nos llevan a pensar si merece la pena vivir encamado en un sitio donde te visitan una vez a la semana, y lo normal es que ni siquiera sepas quiénes la persona que te visita…»

    Y también un fascista:

    Hobbes de luto dice:

    11 diciembre, 2020 a las 10:20

    Forma parte del quehacer diario de este individuo: meter mierda, manipular, mentir, manchar y hacerle el caldo gordo a la ultraderecha.

    No sé si ya venía así de fábrica o es que se le están poniendo duras las venas del coco, pero MCR le hace un flaco favor a la convivencia publicando sus bazofias.

    Responder a este comentario »

    https://www.miciudadreal.es/2020/12/09/ley-celaa-y-la-destruccion-del-conocimiento/#comment-3298576

  • Neutral (jobito el haber estudiado) dice:

    Como se crece el creti jajaja. Que te compre quien no te conozca jajaja. Ahora mismo voy a apuntarme para saber tres importantísimos idiomas el portugués, el marroquí y el frances.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.