Advertisement
Inicio » Crónicas, cantares y aullidos

Crónicas, cantares y aullidos de un poeta andaluz desde un lugar de La Mancha

- 21 febrero, 2021 – 10:0015 Comentarios

Paco Doblas.- Siempre me han gustado las triadas sobre todo cuando expresan contradicción entre sus términos, la única manera que muchas veces tenemos de intentar abarcar la complejidad. Bienvenidos y bienvenidas a quienes os asomáis a estas palabras, estáis asistiendo a la vez a un parto de esta criatura y a su bautizo con el trinitario nombre de Crónicas, cantares y aullidos.

Si analizamos los tres términos de la ecuación, tenemos por un lado el vocablo crónica que el diccionario define con dos significados por un lado la acepción literaria, relato de hechos históricos ordenados cronológicamente, y por otra la periodística artículo periodístico sobre un tema determinado, de ambas significaciones quiero que beban estos pasajes que ahora inauguro. Hablar de hechos históricos y de periodismo, nos traslada al campo de lo coyuntural, a lo que llamamos actualidad, esas noticias que viajan enloquecidas por las redes hasta nuestras pantallas y que son como olas golpeando el casco de nuestro barco, sin que de tiempo a veces a reflexionarlas y procesarlas mínimamente. Y también nos evoca de inmediato eso que llamamos objetividad y que aunque es bueno reconocer que no deja de ser un mito inalcanzable, también es igualmente importante saber que la intención de alcanzar esa objetividad es una condición imprescindible si se quiere tener una mirada limpia sobre la realidad y buscar caminos fundamentados y razonables a las encrucijadas que la vida nos va enfrentando.  

Y luego al otro lado del fiel de la balanza tenemos otras dos palabras, que están en tensión entre ellas como veremos, pero que ambas que se alejan del periodismo para adentrarse en el campo de lo poético.  Por que al fin y al cabo, podríamos decir que la poesía, es una suerte de híbrido entre el canto y el aullido, capaz de transmitir tanto la más rabiosa belleza como el desgarro más pavoroso. La escritura poética por contraste con la periodística, incluso aun cuando aborda temas de actualidad, lo hace con un ojo en lo eterno, la buena poesía siempre encierra de alguna sutil manera las grandes preguntas que nos venimos haciendo desde el afloramiento de nuestra conciencia como especie humana. Pero además es la voz más personal y subjetiva del poeta, esa que nace de las vísceras. En el periodismo lo emocional se ve como mínimo con suspicacia, por eso de que se lo ve incompatible con la necesaria objetividad, sin embargo me es imposible imaginar una poesía sin emoción.

Yo aunque soy esencialmente poeta, lo sé, nunca he sido de esos poetas que construyen con sus versos un mundo paralelo y mágico de unicornios y musas, a mí el mundo que me interesa es este que me rodea, desde mi entorno más local y mi tribu más cercana, hasta toda esta bolita azul hecha de agua y tierra donde habita la humanidad y la vida entera. En ese sentido mis temas a veces están cerca del periodismo y la noticia, pero sin dejar por ello de ser poesía, ahí está el reto.

Nunca he sido un buen escritor por encargo, a no ser que el encargo coincida con mi pálpito, solo puedo escribir de aquellas cosas que tienen la capacidad de terremotearme las entrañas. La poesía siempre ha sido mi forma más genuina de expresarme, de decir la mía ante este entorno bello y tiránico. Así que honestamente en el fondo esto que ahora nace responde realmente a una necesidad mía de construirme una atalaya a la que asomarme para contar, cantar y aullar a los cuatro vientos, una excusa para meterme en todos los charcos, un espacio de libertad que me quiero regalar para opinar sobre lo humano y lo divino, lo eterno y lo coyuntural, lo prosaico y lo poético, desde la emoción y desde la razón, con un pie enraizado en esta tierra dura y otro pie con alas para poder alzarme a las estrellas.   

Poco más os puedo decir, la criatura acaba de nacer y empieza a andar con este primer texto, pero hay mucho camino que tendrá que ir haciendo al andar. De momento ira saliendo en el diario digital MI CIUDAD REAL al que agradezco de corazón el ofrecimiento generoso de este espacio y en la web de la Asociación VIVIR POÉTICAMENTE ,[1] aunque no renuncio a otros balcones.  No tengo muy clara la periodicidad dejémosla de momento en de “higos a brevas”, ni la extensión, aunque será siempre corta, no más que este primer texto. Y eso sí una característica importante, va a ser su carácter híbrido en el que siempre buscaré  combinar el contar con el cantar, la prosa con el verso,…. Así que veréis como en un momento dado abandonaré la horizontalidad prosaica del ancho de la página y el texto se fragmentará y estrechará buscando la verticalidad de los versos.

Y eso es lo que ahora pretendo traer como colofón a esta primera entrega, en este caso un romance que escribí hace ya más de tres años, cuando este lobo andaluz llegó por estas tierras de Don Quijote, símbolo de la locura utópica y solidaria. Valga este primer poema como carta de presentación mía personal y de mi aquí, este trozo de humanidad concreta por donde mis pies andan y de mi ahora este tiempo que nos ha tocado de pandemia y estupor pero también de belleza y de esperanza todavía. Este poema quiere ser además más que nunca una acción de gracias, en estos días en que la vida se abre paso. 

DOS CIUDADES, DOS AMANTES.

A Lola,

mi compañera de sueños

que fue la ola

que me llevó tierra adentro

----------------

En un lugar de La Mancha

huelo la tierra mojada

y huele a hierba el jardín

yo escribo versos de agua

¿Y la mar? Se quedo lejos

con su olor a espuma blanca

con su sonido de olas

acariciando las calas

Yo que nací frente al mar

de Málaga con su luz

avistando un horizonte

de un enrabietado azul

Yo que nací entre los montes

que llegan hasta la playa

¿cómo he llegado a este llano

de meseta castellana?

Fue la vida con sus vientos

la que me trajo hasta aquí

y me arrastró tierra dentro

con sus ansias de vivir

Fue tu corazón mujer

con su sueño y su latido

la que me marco este rumbo

la que me trajo contigo

Mi jábega malagueña

navegó la tierra seca

y cruzo Despeñaperros

hasta la tierra manchega

Y aquí puse mi bandera

aquí reinvente mi patria

a la orilla de tu piel

en la arena de tu playa

De vez en cuando mis pasos

desandan la geografía

de Ciudad Real a Málaga

para respirar su vida

Yo vivo entre dos ciudades

que es lo mismo que querer

como decía el bolero

dos mujeres a la vez

Sin embargo no estoy loco

disfruto dos energías

bebo de dos manantiales

La Mancha y Andalucía

Yo que fui río de montaña

de agua despeñada y brava

he llegado a este remanso

de belleza castellana

En paz escribiendo versos

en esta tarde encendida

me siento como Machado

en sus Campos de Castilla

Tengo lo que necesito

para sanar mis heridas

yo vivo con dos amantes

contigo y con la poesía.                                                      

En Las Casas, Ciudad Real 18 / 02 / 2021


[1] Conoce el  Diario Digital Ciudadano de la provincia de Ciudad Real en https://www.miciudadreal.es/ y a la asociación VIVIR POÉTICAMENTE en www.poeticamente.es

Etiquetas: ,

15 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.