Hosteleros de Castilla-La Mancha piden por carta a Page que mantenga el cierre de estos negocios a las 23.00 horas en Semana Santa

La Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castilla-La Mancha ha registrado telemáticamente una carta en Presidencia de la Junta en la que piden al presidente regional, Emiliano García-page, de cara a la Semana Santa, que se mantenga el toque de queda a las 00.00 horas y el horario de cierre de estos negocios a las 23.00 horas, que está vigente desde el pasado miércoles 3 de marzo.

"Nosotros somos turismo de interior y naturaleza, la temporada estival no es precisamente nuestro fuerte, por ello, necesitamos que si la expansión del COVID-19 lo permite nuestra región se abra. De no ser posible, es necesario que se mantenga el actual horario del toque de queda y de cierre de los establecimientos de hostelería y con ello aportar oxígeno a nuestros establecimientos", reza esta carta, recogida por Europa Press.

Una situación que se verá agravada "por un posible adelanto del toque de queda a las 22.00 horas con un más que probable cierre de los locales de hostelería a las 21.00 horas, así como, la limitación a cuatro personas de los grupos", añaden.

"Con fechas importantes para el turismo y la hostelería", se muestran conscientes del difícil equilibrio entre la protección de la salud pública y la economía, donde prima lo primero. "Si los expertos opinan que es preciso mantener cerradas las comunidades autónomas, la hostelería en general y las de las zonas turísticas en particular sufrirá un nuevo y serio varapalo", aseguran.

Si así fuera, la hostelería de la región "volvería a dar un paso atrás" cuando se están "recuperando de semanas de cierre", todavía con una limitación de aforo en interiores al 50% y sin servicio de barra.

"Por un momento, imaginemos cómo las empresas hosteleras van a poder sobrevivir a una nueva suspensión de la Semana Santa, especialmente en aquellas localidades donde por ser fiesta de interés turístico internacional, nacional o regional, se llenaban de turistas y visitantes. ¿Podrán soportar los hosteleros de Cuenca o Toledo una nueva pérdida de facturación, tras un año de pandemia que literalmente ha arrasado su actividad turística?", han lamentado.

A su juicio, "si los castellanos-manchegos no pueden salir de la región, si como parece desde la Dirección General de Turismo se va a poner en marcha una campaña para animar a visitar esta tierra, no tiene ningún sentido obligar a los ciudadanos a que se recluyan a las 22.00 horas en sus domicilios o en las habitaciones de los establecimientos de hospedaje".

"Créanos señor presidente, a la hostelería de Castilla-La Mancha no le sobra nada, es más, está ávida de trabajar en unas condiciones de mínima rentabilidad y desde luego no puede permitirse el lujo de prescindir del servicio de cenas y cerrar sus locales a las 21.00 horas", inciden desde el sector.

Rechazan que algunos piensen que solo tienen "la vista puesta en la caja registradora", y defienden que también son "ciudadanos, que tienen hijos, padres, abuelos, , en definitiva, familia", que pueden enfermar e incluso "tener un fatal desenlace".

"La salud de todos y la nuestra nos preocupa mucho, pero estamos convencidos de que existe un punto de convivencia entre su protección y el mantenimiento, al menos, de una línea de vida que nos permita sujetar nuestros establecimientos y nuestros niveles de empleo hasta que recuperemos la normalidad", reclaman a García-Page.

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img