Advertisement
Advertisement
Inicio » Opinión

Cambio climático, alimentación sostenible y agricultura

- 24 noviembre, 2021 – 07:005 Comentarios

Martín Ruiz.- En su informe sobre el cambio climático y la tierra, el IPCC indicó que, si se superan los 3 grados de calentamiento global, la inseguridad alimentaria se generalizará en el planeta, lo que provocará movimientos masivos de población y, por tanto, conflictos generalizados...

Debido a ese colapso y a  la degradación de la calidad del suelo, el sistema alimentario se enfrenta a problemas fundamentales: disminución de los rendimientos, tensión por el uso del agua, pérdida de biodiversidad, nuevas plagas y enfermedades, pérdida de la fertilidad del suelo, aumento de los costes de los insumos, incremento de los precios de los alimentos para ganado, dificultades económicas y problemas de salud, nuevas pandemias…

La resiliencia alimentaria es la capacidad de un territorio para garantizar una alimentación abundante, sana y equilibrada a su población a pesar de las perturbaciones que pueden afectar a los distintos eslabones de la cadena alimentaria.

Entre 1945 (sin tractores y sin fertilizantes sintéticos) y 1975 (con el uso generalizado de tractores), los rendimientos de cereales se multiplicaron por 5. En un mundo sin combustibles fósiles, los rendimientos de cereales disminuirán drásticamente. En cultivo ecológico (sin fertilizantes de síntesis, pero con tractores todavía) los rendimientos son más de la mitad inferiores a los rendimientos "convencionales". Si el petróleo barato se agota hacia 2.030 y no se encuentran combustibles alternativos, podrían aparecer problemas en los suministros críticos, por ejemplo alimentos.

EL CAMBIO CLIMÁTICO PERJUDICA A LA AGRICULTURA

Los cambios en los patrones de lluvia y temperatura, con un aumento en la frecuencia e intensidad de los sucesos extremos perjudican a la agricultura: daños por plagas, inundaciones, desertificación, alteración de los recursos hídricos, cambios en las fechas de maduración… las repercusiones ya son evidentes. Los nuevos escenarios climáticos pronostican para los cultivos de cereales una disminución de los rendimientos agrícolas del 20 al 50% de aquí a 2050.  Según el Banco Central Europeo España es el 4º país europeo más expuesto por el riesgo de incendios, sequías, inundaciones y subida del nivel del mar; los sectores más afectados: el agrario, el agua y residuos y el transporte.                                        

TORMENTAS DE GRANIZO DESDE DE ENERO Y BAJADA EN LOS RENDIMIENTOS AGRÍCOLAS

No es cosa de ecologistas o científicos locos: Agroseguro informa que las tormentas de pedrisco son cada vez más tempranas, frecuentes y violentas. En 2020 fue el fenómeno meteorológico más dañino para el campo: los primeros partes de siniestro por pedrisco se iniciaron durante el mes de enero. Entre el 7 de abril y el 30 de agosto se recibieron siniestros por pedrisco todos los días. El total de las indemnizaciones por pedrisco registradas en los últimos cinco años se eleve hasta los 861 millones de euros, siendo Castilla-La Mancha la tercera autonomía más castigada, con 32,8 millones de indemnizaciones.

En las zonas tropicales, cultivos como el maíz y el algodón ya son especialmente sensibles a las temperaturas superiores a 30ºC durante su periodo de crecimiento. Si la temperatura subiera 2°C  el rendimiento del grano de maíz puede disminuir hasta un 15%.  Además, el cambio climático afectará potencialmente al sector ganadero en todas partes: el impacto del aumento de las temperaturas, la variabilidad de las precipitaciones, las interrupciones previstas en los ciclos estacionales y el acortamiento de las temporadas de cultivo se traducirán en déficits de forraje y deterioro de las condiciones de riego.

Según las proyecciones, “…entre 540 y 590 millones de personas sufrirán desnutrición si el calentamiento global alcanza los 2°C, siendo los jóvenes y los ancianos los más afectados", afirma el programa de ONU-Agua. En este contexto, es una locura dedicar a los cultivos para fabricar "biocombustibles" entre el 2% y el 3% de todos los recursos hídricos y las tierras agrícolas del mundo. Estos cultivos están destinados al sector del transporte. Como afirman los Verdes alemanes: “¿Comer o conducir? Habrá que elegir”

LA AGRICULTURA ACTUAL TAMBIÉN ES RESPONSABLE DEL CAMBIO CLIMÁTICO

 La agricultura contribuye al cambio climático a través de prácticas agrícolas que aumentan la liberación de gases de efecto invernadero y representa el 14,5% de las emisiones de origen humano mundiales. Solo el ganado vacuno es el responsable del 9,7%. Respecto a las emisiones de metano y de óxido de nitrógeno el ganado representa el 50% del total de emisiones (IPCC, 2015). Habría que sumar las emisiones vinculadas al consumo de combustibles fósiles derivados de la mecanización agrícola, el transporte, el envasado y la congelación, así como las emisiones de CO2 y N2O producidas en la fabricación de insumos, y en particular de abonos nitrogenados obtenidos a partir del gas natural. Cada año se esparcen y se diseminan más de 100 millones de toneladas de nitrógeno en cultivos de todo el planeta como fertilizante sintético. Otros 100 millones se depositan en forma de estiércol de ganado. Entre 1961 y 2019 el uso de fertilizantes sintéticos ha crecido un 800% lo que constituye un problema energético y climático: gastamos alrededor del 5% del gas natural mundial en extraer nitrógeno de la atmósfera.

El óxido de nitrógeno es el tercer gas de efecto invernadero más importante después del dióxido de carbono y el metano; es 300 veces más potente que el CO2 y tiene una permanencia media de 100 años en la atmósfera. De todas las emisiones vinculadas a la actividad humana, la producción agrícola aportó casi el 70% en la década de 2007-2016. Este aumento de emisiones es incompatible con los objetivos climáticos del Acuerdo de París.

A estas emisiones de gases de efecto invernadero habría que sumar las derivadas de la deforestación para aumentar las tierras agrícolas. Además el sistema agrícola y ganadero moderno es extremadamente dependiente de los hidrocarburos, en particular del petróleo y el gas. Su fuerte dependencia de los combustibles fósiles (carburantes e insumos derivados de la petroquímica) genera dudas sobre las alternativas disponibles en la actualidad para reducir su impacto en el calentamiento global.

LA ALIANZA AGRICULTURA-ECOLOGISMO CLAVE PARA REDUCIR LAS EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO

El paso a una agricultura de bajas emisiones de gases de efecto invernadero sólo será posible si el movimiento de lucha contra el cambio climático logra incorporar a los agricultores  a dicha causa. El ecologismo debe esforzarse por entender los problemas que suponen el paso de la agricultura dominante (basada en máquinas con motores térmicos y en fertilizantes y pesticidas procedentes del petróleo) a una agricultura biológica y de baja intensidad en combustibles fósiles.  Agricultores y ecologistas están obligados a entenderse, a tejer una alianza en defensa del medio ambiente. La agricultura tiene un importante potencial para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero con cambios en los modelos de explotación agraria:

-Restaurando tierras degradadas, pastos y suelos orgánicos cultivados;                                                                                    

-Controlando la fertilización mediante el uso de nitrógeno orgánico en lugar de fertilizantes minerales;                                

  - aumentando  la reforestación a gran escala, potenciando el aprovechamiento económico y social de los bosques;      

-reduciendo la deforestación, con graves sanciones a quienes roturen tierras en espacios naturales;                              

  -Relocalizando la producción agraria, estableciendo circuitos cortos producción-consumo, que de paso suprime la necesidad de tanto intermediario;                                                                                                         

 -promocionando la alimentación de temporada y rechazando los cultivos transgénicos;                                              

-promocionando el secuestro de carbono (en los suelos y en los productos de la biomasa), especialmente mediante el uso de la agroecología y de diversas formas de agrosilvicultura.

¿ES LA PRINCIPAL MISIÓN DE LA AGRICULTURA GARANTIZAR LA ALIMENTACIÓN?

La respuesta parece obvia. Pero ¿Qué mecanismos son necesarios para que un territorio garantice la alimentación de su población?

-El aumento de la población agrícola: salvo que se encuentren combustibles que sustituyan a los derivados del petróleo, el número de agricultores activos deberá aumentar para hacer frente a la mayor carga de trabajo asociada a las nuevas prácticas agrícolas. La evolución del sistema alimentario debería traducirse en la creación neta de decenas de miles de empleos.

-El desarrollo de una dieta más vegetal: La agricultura utiliza el 69% del agua dulce del mundo, pero la producción animal representa el 90% de la agricultura y ocupa cerca del 85% de las tierras agrícolas, compitiendo con la alimentación humana.

Para fabricar un kilo de carne de vacuno se necesitan 15.000 litros de agua; para un kilo de carne de cerdo 4.900 litros;  para un kilo de carne de ave 4.000 litros. En cambio para fabricar un kilo de trigo se necesitan 1.300 litros de agua; para un kilo de manzana 700 litros; para un kilo de tomate: 184 litros y para un kilo de zanahoria 131 litros. Hay que encontrar un compromiso entre la necesaria reducción de las emisiones de GEI y la aceptación de cambios en la dieta por el mundo agrícola y los consumidores. Los expertos proponen una reducción estimable en la producción de leche y huevos, carne de cerdo y de aves de corral, en los productos pesqueros y una reducción muy importante en la producción de carne de vacuno. Reducciones que deben combinarse con prácticas agrícolas menos intensivas.

-Preservación de las tierras agrícolas: La artificialización de los suelos es actualmente responsable del 60% de la pérdida de tierras agrícolas. Esta desaparición afecta, además, a las tierras más fértiles de la periferia de las ciudades del país. El equivalente a la superficie media de una provincia española desaparece cada 10 ó 15 años. Para desarrollar la agricultura alimentaria local, las tierras agrícolas y la profesión agrícola deben ser urgentemente objeto de políticas de protección radicales, tanto en el valor de los productos para el propietario como en los salarios y condiciones de trabajo que reciben los jornaleros.

-La generalización de la agroecología: Los principales principios que guían la creación de un sistema agrario sostenible y resistente son la búsqueda de una mayor diversidad a todas las escalas (genética, agrícola,  rotación de cultivos, paisajes); un uso muy moderado de los recursos (agua, fertilizantes, energía); una mayor autonomía de los medios de producción, que hoy dominan un puñado de multinacionales (semillas, fertilización, herramientas, energía, etc.) y la protección del medio ambiente (agua, suelo, biodiversidad).

La implantación de prácticas agroecológicas en todos los sectores permitiría avanzar en la combinación de todos estos principios. Para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura (recuérdese el 14,5% del total mundial) Los expertos en clima y energía, proponen La agricultura climáticamente inteligente (CSA), la Agricultura de Conservación y la Permacultura como las mejores alternativas a la agricultura basada en químicos.

En la próxima entrega se analizarán las amenazas para la viña y el vino que trae el cambio climático.

Etiquetas:

5 Comentarios »

  • Nuevo Orden Mundial dice:

    Resiliencia alimentaria? Cambio climático? Vamos que vamos a pasar hambre y nos van a confinar localmente, no comas carne que las vacas contaminan y no viajes si no es en coche eléctrico.

  • Srletrado dice:

    No uséis tractores, segad a mano

    No uséis fertilizantes, rezad al sol

    Sed ecofrienly para que una lechuga fe valga cinco euros

    Mantened la huerta sin regar… como? Pues no siendo heteropatriarcales, que hay que explicarlo todo, joder!!!

    Luego cuando el campo se manifiesta, aparte de estas estupideces, encima, les llamáis conservadores, “propietarios” explotadores y demás…. pero eso si, tenéis que ser ecofriendly.

    Quizás esta tontà se le quita a estos con una buena vendimia… igual si que se inventan un tractor morado a favor de la ideología de género y si, ese tractor si les vale

    (Por cierto, hace décadas que todas las confederaciones hidrograficas establecen cuota de riego a cada propietario de la cuenca o comunidad de Regantes, para ser sostenibles… no había falta que un iluminado venga ahora a dar lecciones de maestro cebolleta)

  • Iñaki, el camello de la Plaza Puerta de Alarcos, frente al Parque de Gasset dice:

    Las cosas por su nombre: ¿qué dice usted de «inseguridad alimentaria»? Se dice HAMBRE.

    Las cosas por su nombre: Las «personas en riesgo de exclusión» se llaman POBRES.

    Las cosas por su nombre: La solución para todo el asunto del HAMBRE que se avecina es el EXTERMINIO SELECTIVO de miles de millones de POBRES.

    ¿O qué cree usted que va a pasar en adelante con los que no se puedan pagar las vacunas para las siguientes plagas tras el COVID?

    Las cosas por su nombre: los POBRES van a MORIR.

  • Charles dice:

    Bueno, es necesario mantener por debajo de 2 °C el incremento de la temperatura global del planeta y hacer esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C para no quedarnos sin planeta….. 

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.