Manual de supervivencia Yonki. Extra de Navidad: el suicidio, la caridad del Estado o el camello de saldo como posibles salidas de la yonkidera

Si un drogadicto no tiene dinero, la agonía del síndrome de abstinencia puede conducirlo a ideas muy negras. Si pudieran ustedes introducirse en la mente de los colgaos −como hemos tenido oportunidad nosotros, el equipo realizador de este manual− se harían ustedes una idea de la oscuridad de sus pensamientos. Más negras que los sobacos de un grillo pueden llegar a ser las fantasías de estos pobres mandingas.

Los mandingas de la droga ciudadrealeños se ven poseídos de ideas cercanas a la inmolación en aras a un bien superior: dejar de pasarlas putas.  Pero inmolarse no mola, como habrían dicho los mandingas de la década de los 80, aquella década prodigiosa en talentos: Antonio Flores, Enrique Urquijo, Antonio Vega, el Vaquilla, el Jaro y el Torete, por nombrar solo a los más conspicuos.

Acudiendo una vez al rico acervo popular, nos atrevemos a traer aquí una invocación a la divinidad suprema: Dios aprieta pero no ahoga. Seguro que lo han oído cuando los iban a ustedes a echar del piso o a despedirlos del trabajo o a anunciarles su pareja que les dejaba plantados por alguien más alto, más guapo y más listo que ustedes. Y con más dinero, por supuesto.

Sí, señores, Dios aprieta y aprieta, pero bien que aprieta. Los drogadictos −que no creen en Jesucristo, pero sí en Dios, o al menos en diosecillos de poca monta− saben cómo les aprieta el monazo cuando les falta droguilla. Les duele la espalda, sufren ansiedad, tiemblan aunque se tapen con un edredón afanado en Miguelturra junto con unas almohadas y unas escobas. La cosa se pone chunga. Ha llegado el momento de la epifanía. Hay que producir lástima. Hay que conseguir ventajas de esas que otorga el Estado a los que no aportan nada al Estado. Para que luego digan, del Estado.  

Los drogadictos suelen dar pena a causa de la imagen pública que ofrecen cuando los plantan delante de una asistenta social, de un médico forense, de una cámara de una TV progre o de un camello que le ofrece dos por uno. Como todo el mundo, los camellos son personas −un pelín de aquella manera, pero personas al fin y al cabo− y a veces tienen el día bueno. El lloni autóctono pobre también es persona por las mismas razones y con las mismas prevenciones que el camello de oferta.

Pero desconfíen, ciudadrealeños. El drogadicto es de por sí un mentiroso compulsivo, no dice una cosa cierta ni queriendo. Un drogota no se porta bien ni aunque quiera. Y a veces quiere portarse bien. Sobre todo, cuando está delante de un juez que va a decidir si lo mete en la cárcel por, verbigracia, destrozar un escaparate, robar unas bicicletas o apalear a una anciana para robarle doce euros y dejarla tullida para el resto de su vida, con dolores que la acompañarán, decimos a la víctima, hasta la muerte. El drogadicto nos da pena, pero a la anciana nadie la recuerda. Salvo quizá alguno de sus hijos. Hay gente que tiene mucha memoria. Les llaman «serpientes». Su lema es: «el ofensor olvida, el ofendido no»Un pensamiento poco cristiano, será porque las serpientes, como los yonkis drogadictos anormales y asquerosos, no creen en Cristo. En Dios sí que creen las serpientes. Las serpientes nunca olvidaron que fueron el brazo ejecutor de Satanás en el Paraíso.

Por otra parte, dejándonos de ofidios y entrando en oficios, los jueces saben que las cárceles están a rebosar. No se dice en ninguna parte, al menos de una manera explícita, que los jueces se lo piensan mucho antes de mandar a un chorizo al trullo. Se esgrimen argumentos acerca de los derechos de los delincuentes, faltaría más, tienen derechos por doquier, y pocas obligaciones aunque ellos no piensen así, para la yonkidera, como para los curas cuando pasan la cesta, nunca hay bastante. Pero lo cierto es que en las cárceles españolas no cabe ni un mangante más. Los que allí trabajan callan porque saben que son un colectivo con poco peso en la sociedad, unos funcionarios olvidados por la ciudadanía que tienen que contender día a día con personas muy peligrosas.

 Últimamente hemos asistido a noticias sobre manifestaciones y sentadas de funcionarios de prisiones, carceleros, que han hablado de las carencias con que se trabaja en las cárceles, del hacinamiento de presos, de la falta de personal para controlar a una población reclusa que, en el mejor de los casos, resulta difícil de manejar. Y peligrosa, ya se ha dicho. Si sumamos a ello que los cargos directivos de las prisiones españolas son nombrados por influencias políticas, y que esto ha traído tensiones en ciertos penales, es de concluir que las cárceles son lugares a donde es mejor no mandar más gente si no es estrictamente necesario.

La opinión pública, si tal cosa existe en Ciudad Real, no tragaría con que un asesino de niños como el de Lardero en la provincia de Logroño anduviera por la calle después de asesinar a un niño. Pero esa misma opinión pública no dice ni mu cuando la informan (¿la informan?) de que un traficante, un drogadicto, un chorizo ha sido puesto en libertad después de declarar ante el juez respectivo. De hecho, pocas veces se habla de esto último. Se nos dice, en toda clase de prensa, escrita y hablada, que tal o cual miserable mandinga ha sido detenido, pero cuando ese miserable mandinga es soltado a las calles para seguir clavando sus colmillos envenenados de furia drogadicta, a nadie se le avisa. La conocida fórmula «un conocido delincuente» sirve, según algunos, para proteger sus derechos. Al parecer, el principal derecho del delincuente es el de pasar inadvertido: caminando o trotando o reptando o a cuatro patas y relinchando, o arrastrándose cual babosa −por ejemplo y sin ánimo exhaustivo ni intención de señalar− por la calle Alarcos, por la Plaza del Pilar, por la Plaza del Prado, por la Calle Ramón y Cajal, por la Iglesia de San Pedro, por la Catedral, por la calle de la Mata, por la calle del Norte, por la calle Cachorro, por la Carretera de Valdepeñas o por la calle Segura sin que nadie le reconozca. Ni siquiera, por supuesto, su próxima víctima, que ve venir hacia él a alguien contra quien no se ha prevenido de manera alguna por una razón muy sencilla: porque en ningún periódico ni noticiario de televisión se ha exhibido su cara de miserable mandinga.

Aun así, a veces, el sistema judicial funciona, tarde mal y nunca, pero funciona, y algunos drogadictos, sobre todo del sector de los llonis autóctonos pobres, es introducido (con ayuda) en el maco. Allí, el pobre drogota tiene que vérselas con una población carcelaria en la que habrá de todo, como en botica, como en las fosas comunes bolcheviques. Pero, sobre todo, el pobre drogota ladrón y violento, asaltador de ancianas, allanador de domicilios, reventador de máquinas registradoras, conductor temerario hasta el homicidio, matón, torturador y sádico, este pobre hombre, u hombrecito, pues algunos son bajitos a causa de haber empezado a meterse caballo a los catorce años, este hombrecito, decimos, se las tiene que ver con… ¡el mono!

El mono. Nada menos.

Una eminencia de la medicina aseguró una vez a este escriba que el dolor es una experiencia subjetiva. Dicho de otro modo: cada uno vive el sufrimiento a su manera. Esto es, hay gente que aguanta mejor y gente que aguanta peor. Y dicho en román paladino, hay hombres y mujeres que lo son, y hay seres antropomorfos tirando a mierdecillas. Hay gente que no aguanta un puñetazo en el cielo de la boca, o siete codazos en un ojo. Y hay gente que no aguanta la ansiedad de verse sin droga. Según un sector cada vez más numeroso de la ciudadanía, estos últimos son lo más bajo de la escala, una basurilla de tres al cuarto, caguetilla de la buena, para que nos entiendan. Ese sector de la ciudadanía − al que no se le suele dar voz por aquello del buenrollismo imperante y la gilipollez reinante− son unos señores y señoras que las pasan putas a diario sin ser drogadictos y se aguantan y, además, no van por ahí pegando palos. Y no van por ahí atracando a los trabajadores porque son trabajadores y no les da tiempo a actuar de hienas. Tienen que madrugar, tienen que cumplir horarios y tienen que pagar impuestos para sostener, entre otras cosas, los hospitales donde se atiende a los drogadictos. Gratis, se les atiende. Que no se despiste el personal.

  El equipo que redacta este informe −al completo menos uno que es tonto− está de acuerdo con la anterior exposición. Por dos razones: porque si los llonis autóctonos pobres y ricos tienen necesidad de droga es porque ellos mismos decidieron verse así; y porque por lo general quienes se meten en ese submundo −por lo menos en esta década y según nuestras observaciones en un piso de la Calle Norte− son unos jalipollas de tomo y lomo, son miembros de una parroquia urbana de medio mogate, son unos indocumentados subhomúnculos, para entendernos y aprovechando que hoy también tenemos el día bueno.

Por todo ello, y por mucho más, el equipo de redacción encarga al firmante proponer estas tres alternativas para el lloni autóctono que se vea con el mono buscando al camello para que le venda caballo.

Alternativa 1. Caridad del Estado: legalización de las drogas que estos mamones necesitan: se entiende que se suministrarán gratis a todos aquellos que demuestren estar enganchados (eso es fácil: basta un informe de un médico). Sin límite, sin preguntas, en lugares habilitados ad hoc. Hasta que revienten.

Alternativa 2. Subvención del Estado a la figura del camello de saldo (todavía inexistente según el B.O.E). Este traficante recibirá una bonificación, una subvención, por ejemplo, proveniente del Fondo Social Europeo en su apartado de Atención al Anormal. Habrá que reglamentar todo lo referente a cantidades de drogas vendidas, por ejemplo, al diez por ciento de su valor nominal en la calle. La cosa requeriría reuniones al más alto nivel de los prebostes que gobiernan el solar hispano y de los que desgobiernan la Unión Europea.

Pero si se quiere se puede.

Con un poco de farlopilla de propaganda de la casa Lavabos Iturriaga sitaen Villagarcía de Arosa, escanciada en bandejas de plata aportadas por el Cártel de Medellín y aspirada toda ella −pero toda, que no pase como con los tomates, que los tiran− con turulos marca Bin Ladem, que luego pasarán a ser propiedad de sus señorías haciendo compañía a otros cientos de Bin Ladem en maletines Samsonite o cosa así…  verán si se puede.

Alternativa 3. Suicidio masivo y retransmitido en directo de la yonkidera. Ya se hizo en la Guyana Inglesa a cargo del reverendo Jim Jones, en un experimento de la CIA: mil personas se quitaron la vida por tol morro. En este caso, y dado que no se puede, por desgracia, recurrir a las enseñanzas del señor Jim Jones, porque está muerto, habrá que estudiar desde cero cómo motivar al lloni autóctono pobre y también al rico para que se vaya buscando un árbol y una buena maroma. O, si su madre de la yonkarra es médico, que le pida eso que usaron y usan los médicos asesinos en serie de la intrahistoria de Occidente.

Con la aplicación de una de estas tres medidas, o de dos o de las tres a un tiempo, nos atrevemos a augurar un futuro más limpio para nuestros hijos. Puede que alcanzar el punto cero de emisión de dióxido de carbono para 2050 sea una entelequia, pero esto otro que proponemos aquí, a poco que nos apliquemos todos, podría ser un objetivo realista, un proyecto en el que la Humanidad toda −España en particular y Ciudad Real como proyecto piloto− se embarcaría en aras del progreso de la especie humana. Una especie ya bastante fastidiada sin necesidad de estos mandingas.

Feliz Navidad y próspero año nuevo sin yonkis ni camellos en las cercanías les desea:

El Lobo Solitario

Para M.L.P.S. In memoriam.

Para saber más de El Lobo Solitario  en

tontosdemipueblo.blogspot.com

Relacionados

31 COMENTARIOS

  1. Los hay yonkis de drogas ilegales y los hay yonkis de drogas legales. Al fin y al cabo, yonkis son.

    ¿A que bando perteneces tú, querido plasta?

    Fin.

    • Tenía un Capitán de Aragón en la mili, Nunca olvidaré S, Gregforio y las noches de marcha por esas sierras de Truel y Zaragoza, peor que en el Pirineo, que decía:

      «Tontos los de Monzalbarba, que pescaron un madero.

      Más los son los de Utebo que fueron a verlo».

      No lo leas, o ¿Te jode que diga verdades como puños?

      Desde los 90 sabemos lo que son las drogas, lo que pasa, consecuencias, hurtos, mafias…

      Ya es hora de que alguno diga lo que pensamos, no olvido la imagen de una abuela en El Vaquilla creo que es de la abuela atropellada y muerta tragicamente tras robarle el bolso con un coche.

      Y los gilipollas de Los Chichos cantando alegre bandolero, ningún bandolero pensó en el daño que causaba, otra cosa son los mitos que se inventen y sus leyendas sobre sus hazañas.

  2. Es cierto que el camino hacia la drogadicción comienza con el acto voluntario de consumir drogas. Pero con el tiempo, la capacidad de una persona para decidir no consumir drogas se debilita.
    Desde 1985, se convocan, anualmente, ayudas a través del Plan Nacional sobre Drogas que van dirigidas a ONG que actúan en el campo de las adicciones.
    De lo contrario, solo hay tres salidas: la cárcel, el hospital o el cementerio…….

    • Y desde la cárcel es donde se dan cuenta, y muchos lo pasan sin ayudas.

      Ya sabes no lo pruebes, todos lo hemos podido probar y dijimos no.

      Un porro no pasa nada.

      Al loro y colocaros…

      Eso decía el estafador y mentiroso de Tierno Galván.

      Los programas están para no cumplirse…

  3. Unas historias maravillosas, de las que algunos parecen bastante versados.

    Ahora imaginemos, por un segundo, que la yonkidera local, no la conformaran solo los que roban para poder pillar, sino que incluyera a los que se subvencionan las drogas con cargo a las subvenciones públicas que les pagan algunas administraciones para poner publicidad. Que larga se haría la lista.

    Así sigamos imaginando, que algún que otro periodista local hasta que tuvo crios, y algún que otro amago de pésimo quematintas, con tintes esquizofrenicos, se pusieran hasta las cejas de harina en algún oscuro tugurio de Ciudad Real.

    También se podría llegar a imaginar, queridos lectores, que en sus épocas mozas y no tan mozas, siguieran paseando por calle Montesa recordando tiempos pasados.

  4. Aviso importante: sepan ustedes, lectores, que todos los individuos, todos sin excepción, que atacan a una persona porque esta ataca a los drogadictos, camellos y delincuentes de todo tipo es por una sola razón: porque nada repugna de lo que se forma parte.

    Dicho de otra forma: todos los que han intervenido criticando al autor de este informe son o drogadictos, o camellos o delincuentes o todo a la vez.

    Otra cosa: todo el material que se publique en este diario lo será exclusivamente en este diario. A los autores de este informe les sobran COJONES para escribir otras cosas en otros sitios con otros contenidos.

    Feliz Navidad sin yonkis ni camellos a todos los lectores.

    Más información sobre los delincuentes, en este VÍDEO, con retrato robot de LA RUBIA al final .

    https://tontosdemipueblo.blogspot.com/2021/12/video-como-actuan-los-criminales.html

      • Ahora resulta que la droga es cosa de progres. La droga está en todos lados, no conoce de ideología o clase social. He visto gente consumir de toda clase y condición. De toda profesión. Trabajadores de bancos, políticos, zapateros, policías, cajeros de supermercado, parados, vendedores ambulantes, deportistas profesionales, ingenieros, médicos, pintores de brocha gorda, abogados, fontaneros, maestros…

  5. El día que le dé a alguien escribir un diario de un tal autor de aquí, se iban a entender muchas cosas. Por supuesto que toda coincidencia con la realidad sería casual, claro está.

    • Autor de aquí: Pues tírale y escríbelo tú si tienes COJONES.

      Escribe tú si tienes lo que hay que tener. Y luego lo firmas con tu nombre, le pones tu foto y lo exhibes en el centro de Ciudad REAL… si tienes COJONES.

      Aquí: lo último sobre los DELINCUENTES. La noche en Ciudad Real, cuando casi todos duermen: el tiempo de los chacales…

      https://tontosdemipueblo.blogspot.com/2021/12/video-como-actuan-los-criminales.html

      Tú, so listo, autor de aquí: pías y pías, y luego nada de nada. ¿Por qué esperar a que lo escriba otro?

      Échale huevos, deja lo que estés haciendo y dedica MILES de horas durante los próximos diez años hasta que DOMINES el oficio.

      tírale, tío, tírale…

      ¡Joder qué asco de ENVIDIOSOS!

      ¿Qué hacías tú mientras ese tío se tiraba no MILES, sino decenas de miles de horas ESCRIBIENDO?

      ¿Eh?

      ¿Qué hacías tú?

      Yo te lo diré: nada. Joderte porque eres un mediocre sin huevos que no has aprendido nada en la vida, solo has obtenido papeles firmados por otros como tú donde dicen que sabes esto o lo otro.

      Como tú, un montón de ciudad realeños. Tol puto día mirando a los demás para criticarlos. Pero, luego, ellos, los que critican, no hacen nada. Nada.

      Aporta algo, ¡manchego!

      ¿No te da vergüenza vivir en Ciudad Real, una ciudad de donde NO HA SALIDO NADA NUNCa?

      ¿qU
      E?

      ¿qUÉ ha salido de aquí?

      Muertos para el cementerio, y muchos de ellos POR LA DROGA, y las familias tapándolo todo, la prensa callando y los camellos viniéndose a vivir aquí porque aquí hay negocio con borregos como tú.

      ¡Manchego!

      • Uy que nervioso te has puesto. Relaja tío relaja.

        Por partes. No me da ninguna vergüenza vivir aquí, a ti si?

        Mientras dedicabas miles de horas según dices a escribir, yo las dedicaba a estudiar. Si a estudiar. Me dieron un papel firmado por otros como dices, noto cierta envidia hacia los que estudian, papel que me sirvió para entrar en el mercado laboral hace años y que le acredita y faculta para una profesión en la que si no tienes ese papel no puedes ejercer. Cada uno gasta su tiempo como puede o quiere, tu has decidido escribir, pues ya está.

        Ya las tonterías de poner una foto con nombre en el centro de Ciudad Real ni te contesto. Ni entiendo lo que dices, esa frase parece sacada de una escuela de infantil en la hora del recreo.

        No se, te noto acomplejado por tus respuestas. Tanto que sabes de letras, analiza lo que se escribe y tu respuesta. Verás complejos, nerviosismo, desquicia. Y ya si lees los mensajes de más abajo: por dios Eusebio!!. Dices que te han acusado de cosas que no he visto escritas en los comentarios. Raro raro.

        Pero tío, tu a lo tuyo. No te preocupes tanto de lo que escriben, o no escriben los demás. Vivirás más feliz.

        • Relaja, autor, relaja.

          Vete acostando ya, que mañana tienes que levantarte para trabajar en ese oficio que te han dejado ejercer con tus documentos firmados.

          Cumple tu horario, jode a tus inferiores para que no te jodan ellos a ti.

          Adula a tus superiores, no vaya a ser que se den cuenta que les tienes asco porque están por encima de ti.

          Acude a la cena de la empresa a aguantar a gente solo porque ello te da estabilidad, o sea: la seguridad de cobrar a fin de mes.

          Conduce el mejor automóvil que puedas comprar, e incluso uno más caro todavía.

          Hipotécate para que los demás vean lo bien que te lo montas. O, mejor, pégale un palo a alguien para arrebatarle sus bienes de manera que le ley no pueda hacer nada contigo.

          Vete de vacaciones, pero asegúrate de pasártelo bien, pues de otra manera el dineral que te gastes en ellas no quedará justificado.

          Sácate fotos en el extranjero, vete de putas en países tercermundistas, son más baratas y si son niñas nadie se enterará.

          Monta en los mejores aviones, en primera clase. Hospédate en los mejores hoteles, para eso ganas dinero: para tener lo mejor.

          Paga tus impuestos, ve a misa si eres creyente o métete con los curas cuando estés entre gente de confianza si no eres creyente.

          Vota al partido que te plazca, o no votes a nadie: nadie es amigo tuyo, vota pues a nadie.

          Tira el plástico en la basura, no recicles, sabes que el mundo se va a la porra, pero a ti no te importa, porque tienes un buen trabajo con el que podrás comprar tu parcela de césped bien regado, un arbolito y un estanque, y un depósito o una cúpula de aire puro.

          Mientras tanto, los pobres se asfixiarán y comerán de los vertederos. ¿Qué más te da eso a ti?

          Que hubieran estudiado esos desgraciados, como hiciste tú: y así vivirían como tú. Con tu buen trabajo.

          Aguanta a tus hijos si los tienes, o a tu pareja si tienes, o aguanta la soledad hasta dar con alguien que medio te convenga.

          Acuéstate por la noche pensando que a lo mejor mañana harás eso que siempre quisiste: ser feliz.

          Mientras tanto, confórmate con insultar detrás de un teclado. O más bien de dar a entender que otras personas son peores que tú, lo cual te consolará de ese pensamiento incómodo que te asalta a veces, y en el que prefieres no detenerte: la sospecha de que vives una vida sin sentido.

          Compra en Navidad, ahorra para un plan de pensiones, visita a tus suegros, felicita a tus familiares, mándales mails o postales si todavía te acuerdas de manejar un bolígrafo y no te salen calambres en los dedos.

          Alégrate de la indiferencia que te producen las noticias sobre el precio de la electricidad. Tus estudios te proporcionan un sueldazo con el que pagar diez veces lo que te piden ahora.

          Deja el aire acondicionado encendido cuando salgas de casa, así, cuando vuelvas doce horas después, de ese trabajo que te buscaste gracias al título, tendrás la casa fresquita.

          Lee novelas populares, porque cuando sales del trabajo, has aguantado tantos textos y tanta concentración propia de tu oficio, que jamás podrías pararte a pensar en algo más complicado que un grandes ventas.

          Reza si crees en Dios, ríete de Dios si no crees en él.

          Confía en morir lo más pronto posible y que cuando lo hagas seas atendido por un médico que te administre la suficiente morfina para que tu tránsito a la nada que nos espera a todos sea lo menos parecido posible a eso que ya sospechas que es: el horror al vacío, a no ser nada, a desaparecer.

          Un saludo, tío. Y relaja, relájate, mañana tienes que ir a trabajar.

          Yo, por mi parte, voy a hacer lo que llevo toda la vida haciendo:

          Lo que me sale de los cojones.

          https://tontosdemipueblo.blogspot.com/2021/12/un-paston-que-flipas-la-ultima-pelicula.html

        • Escribes mucho pero no das ni una macho. Pero mira, al menos por mucho tocho que has escrito ha sido entretenido. Muy poético todo. Tiene musicalidad el texto.

          Un saludo

  6. Eusebio, por Dios, no me borres esto.

    Me han insultado, han insinuado que soy drogadicto, que mantenía relaciones sexuales con un pobre desgraciado interno del psiquiátrico, que padezco todo tipo de desequilibrios, que debería estar encerrado…¡merezco el derecho a la réplica!

    ¡No me borréis esto, por Dios os lo pido!

    • Que alguien haya dedicado miles de horas a los yonkis locales, es posible. Que eso convierta a alguien en escritor, es más que discutible.

      Poner un tenderete clandestino para intentar colocar las bazofias que nadie quiere vender en sus tiendas es ridículo; pero que además alguien se permita el lujo de criticar, cuando quizas ese alguien, lleva 20 años poniéndose hasta las cejas de perico, es como poco para hacérselo mirar.

      Mezclar la medicación con el Jaco, trae consecuencias.

      • Bueno, yo he leído sus libros y los hay mejores y peores. Pero me encanta descubrir los personajes de la vida real que se esconden bajo otros nombres en sus obras.
        A quién no le guste, que no los lea.
        Así que, Emilio, no hagas caso a los tipos que te critican.
        Sabes que otros te apoyamos, aunque a veces, no comparto ni tus formas ni los contenidos. Eres como eres y eso no hay quien lo cambie.

        • Una lástima que cerraran la Atalaya.

          La de prolíficos escritores que se está perdiendo la ciudad.

          Menudas tertulias literarias se podrían haber montado allí.

  7. Menos mal que quitaron la mili en este país, al menos a ver si así proliferan menos tipos como este. Payasos acomplejados perdona vidas. Que lástima.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img