Los sabios

Ramón Castro Pérez.- Resulta que echa uno cuentas y sale que madre cuidó a madre de madre más años de los que esta se responsabilizó de ella. Para que esto sucediera tuvieron que concurrir dos hechos. El primero, que madre se casara pronto, cosa que antes era costumbre.

En segundo lugar, para cuando madre de madre era, ya, anciana, la longevidad vino a verla y se quedó con ella hasta la centena, por lo que dio tiempo a que las dos mujeres se reencontraran bajo el mismo techo y cambiaran las tornas. El resultado ya lo conocen, pues lo adelanté al comienzo.

Y en esto que, después de comer, me he acordado de tamaña paradoja y he caído en que no sólo madre de madre vivió muchos años, sino que hay más que lo logran. De hecho, si contamos a todas las personas que pasan de los ochenta y cinco años, el INE nos dice que son 1.597.299, que es un 3,4 por ciento del total de población. Echando la vista atrás, pongamos en el año 1971, sólo podríamos contar 187.261 personas con esa edad, el 0,55 por ciento del total de entonces.

Ese 3,4 por ciento (1.597.299) parece poca cosa, pero son algo más que los 1.469.954 jóvenes que están entre los veinticinco y los veintisiete años, por poner un ejemplo. Si uno lo piensa un rato, es una cifra de vértigo ¿Quieren una pista? Vayan a la playa una tarde de agosto de 5 a 7, asómense, de madrugada, a un «botellódromo» o acudan a una disco en fin de semana (cuando den por terminada la pandemia, claro está). Nadie duda de lo numerosos que son los jóvenes de veinticinco a veintisiete años, casi como los que brincan los ochenta y cinco.

La pirueta de madre es, ahora, complicada. Para ello habría que seguir casándose pronto. Si no es pasar por la vicaría, se acepta la emancipación, el irse a vivir juntos o uno «solico», que también se está bien. Es válida la independencia con perro incluido. Como esto no parece que vaya a mejorar (es más, tal vez empeore), se le antoja a uno imposible pensar que cuidaremos de madre más de lo que ella cuidó de nosotros. Más no. Ahora, algo sí, porque lo que sí camina con paso firme es la longevidad, la misma que vino a ver a madre de madre, hace ya casi treinta años.

¿Dónde están esas 1.597.299 personas? No frecuentan las redes sociales ni aparecen demasiado en la televisión. No son asiduas a los bares ni a las universidades, tampoco se prodigan en los supermercados. No trabajan, por lo que sus desplazamientos en metro, bus, moto o coche son esporádicos y, si exceptuamos los centros de salud, la plaza del pueblo o los hoteles en temporada baja, a este millón y medio largo sólo lo podemos encontrar en lo más íntimo de nuestras vidas que, por definición, lo mostramos más bien poco y, si decidimos compartirlo, será con ese alguien especial que no nos juzgará por ser humanos.

Madre de madre vivió veinte años en casa de madre, sin más obligaciones que disfrutar el sol del sur, acordarse de sus hijos y descansar de una vida dura, que por tener había tenido hasta posguerra. No era mujer de salir ni de ir a bares. Nunca mandó, ni quiso caprichos. Costó lo suyo desvestirla de ese luto que traen de serie las abuelas y no había mal que por bien no viniera. A madre de madre siempre la encontré en mi casa, dispuesta a quitar hierro al asunto de turno. No esperaría verla en el banco ni en la biblioteca de la facultad o en el pub, a la hora del café. El sabio de la tribu no tiene por costumbre moverse. No le es necesario.

Por qué no mostramos ese 1.597.299 tiene algunas explicaciones. No se enseñan las vergüenzas, sobre todo la que consiste en olvidar a quien daría la vida por nosotros. Pero hay razones mejores y más grandes. Las que crean los lugares comunes que nos definen como hijos: no se expone al público lo que se quiso mucho y se quiere aún más ahora, cuando se entienden las palabras y se valora el amor sin condiciones. Tendemos a preservar aquello que consideramos valioso, con un afán casi religioso, siendo innecesario mostrarlo. Los sabios no quieren publicidad, sino a su tribu. Por muchos años.

Relacionados

7 COMENTARIOS

  1. Cuando los sabios, en medio de la pandemia, fueron a los notarios a cambiar sus testamentos y a anularlos para desheredar a los cabrones de sus hijos (sobre todo en barrios pudientes de grandes ciudades), que los habían dejado tirados, hice un comentario irónico, que entendió todo el mundo menos el obseso, diciendo que la Pandemia les había venido muy bien para no tener que aguantar a sus mayores. Aún sigue erre que erre, como un asperger grave, diciéndome que pedí que murieran…en fin, cada loco a su locura.

    Me ha gustado mucho tu artículo. Porque además de verdadero, es certero. Son muchos, pero están totalmente aparte, sin dar un ruido, y encantados de que les llames, aunque sea una vez…al año. En el caso de mi familia, creo que estamos siendo agradecidos, y contamos cada semana dos o tres veces con ellos para comer, dar una vuelta, jugar a las cartas o lo que salga. Y da igual que sean padres, hermanos de padres, primos…y que haya pandemia. Teniendo todo el cuidado del mundo, no hemos dejado de verlos y de cuidarlos. Y, cruzando dedos, ni uno de ellos ni de nosotros lo ha pillado…aún.

    Y lo hemos hecho por deuda. No económica, sino solidaria. Ellos nos cuidaron de pequeños, y ahora nos toca a nosotros. A pesar de que sea más divertido ir con los amigos de tu edad o con tus hijos. Solo ver cómo te miran cuando les dices que vas a por ellos para echar unas cartas o ver una película, o charlar un rato es suficiente pago.

    Y eso es completamente compatible con defender la eutanasia para quien la quiera de manera voluntaria, cosa que este mismo individuo de mil nicks no entiende.

    • Antifa alias Hobbes matancianos se cree un ángel de luz.

      Pues nunca lo ha sido.

      Hobbes de luto dice:

      3 mayo, 2020 a las 10:51

      …O sea, y mi comentario solo puede ser entendido por quien no tenga las orejeras rancias: desde el punto de vista de las pérdidas humanas (que a cada familia nos ha tocado lo nuestro), ha sido tan malo el virus? O ha sido un ALIVIO de situaciones realmentr dramáticas que nos llevan a pensar si merece la pena vivir encamado en un sitio donde te visitan una vez a la semana, y lo normal es que ni siquiera sepas quiénes la persona que te visita.

      Piensen antes de escribir el insulto. Piensen…

      https://www.miciudadreal.es/2020/05/02/cuaderno-de-pandemia-20/#comment-3260659

      Defiende la eutanasia, el aborto, la censura y cárcel para el discrepante…

      Una joya.

  2. Sánchez empieza el año subiéndose el sueldo 1.696 euros anual, los sindicatos con un 22% más de subvención y las TVs con 110 millones en publicidad institucional.

    Tú empiezas con subida del impuesto de matriculación, subida del IRPF y subida de autónomos. Lo uno por lo otro.

  3. Pagando un 65% de impuestos en la factura de la luz y el precio más alto de la historia, sólo un gobierno que sabe que cuenta con el pueblo más dócil de Europa podría atreverse a rechazar la energía nuclear como «verde».

    Y ni un contenedor quemado… eso vendrá cuando pasen a la oposición.

  4. En España somos tan chulos y sobraos que las centrales nucleares nos sobran, están prohibidas de facto las prospecciones petrolíferas y también la explotación de las grandes reservas de tierras raras. Eso sí, para pedir dinero a la UE somos los primeros.

  5. Es cierto que, ahora, el dominio de la lógica tecnoeconómica en todos los ámbitos de la vida y los valores que se imponen nos han dejado ciegos ante el tesoro que esconde la vejez……

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img