Aquona, la gestión del agua al servicio de los ecosistemas naturales

El domingo 22 de mayo se celebra el Día Internacional de la Diversidad Biológica, una efeméride a la que Aquona vuelve a sumarse un año más, apostando por soluciones innovadoras en torno a la gestión sostenible del agua, los recursos naturales y la salud ambiental. Además, próximamente realizará los censos de primavera del proyecto BiObserva.

Este año, el lema del Día de la Biodiversidad, que se celebra el domingo 22 de mayo, es ‘Construir un futuro compartido para todas las formas de vida’, un eslogan con el que se promueve la idea de que la biodiversidad es la base sobre la que poder reconstruir mejor. No en vano, la biodiversidad es en donde los ecosistemas y la naturaleza aportan soluciones al clima, los problemas de salud o la seguridad alimentaria e hídrica.

Y es que la ciudadanía depende por completo de ecosistemas saludables para poder disponer de agua, alimentos, medicamentos o energía. Es decir: los ecosistemas sustentan todas las formas de vida de la Tierra, por lo que su cuidado y protección repercute de forma directa en la salud del planeta y sus habitantes.

Aquona, en este sentido, trabaja en más de 60 municipios de Castilla-La Mancha para ofrecer soluciones innovadoras en torno a la gestión sostenible del agua, los recursos naturales y la salud ambiental, en línea con la hoja de ruta de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. En concreto, Aquona se compromete con la preservación del medio ambiente y el cuidado de los ecosistemas naturales, contribuyendo al cumplimiento del ODS nº15 ‘Vida de ecosistemas terrestres’, para mejorar la calidad de vida y la salud de la ciudadanía.

Aquona se suma a la conmemoración del Día Internacional de la Diversidad Biológica con el objetivo principal de concienciar a los ciudadanos sobre las cuestiones relativas a la biodiversidad e impulsar acciones con las que restaurar y preservar los ecosistemas naturales.  En los próximos días, la compañía realizará los censos de primavera del programa BiObserva en la Comunidad Autónoma.

Biodiversidad en pro de la sostenibilidad

Ante el reto de la pérdida de biodiversidad y dada la importancia de la contribución del ámbito del agua al mantenimiento de este capital natural, Aquona promueve la transformación de las instalaciones de infraestructuras convencionales a infraestructuras verdes que favorezcan la biodiversidad local y aporten beneficios a la salud de las personas y a las actividades del entorno.

De este modo, uno de los hitos conseguidos por Aquona es haber eliminado el uso de fitosanitarios en el cien por cien de las instalaciones de tratamiento de agua que gestiona en la comunidad. Se trata de productos químicos fitosanitarios como los pesticidas o los herbicidas, que amenazan gravemente la biodiversidad. Esto supone un paso adelante por parte de la compañía hacia un nuevo modelo de gestión de zonas verdes.

El diagnóstico y la erradicación de las especies de flora invasora es otra de las tareas que Aquona lleva a cabo en sus plantas de Castilla- La Mancha. La idea es que las instalaciones tengan el estado más natural posible, en tanto que la flora invasora es una de las principales causas de la pérdida de biodiversidad del planeta.

El caso de Daimiel

Como ejemplo del buen uso de las tecnologías en beneficio del rendimiento energético y de la sostenibilidad ambiental en la comunidad castellanomanchega está el caso de Daimiel. En la localidad ciudadrealeña, el Ayuntamiento y Aquona forman una alianza desde hace 20 años que ha permitido a Daimiel poder mejorar en materia hídrica y ambiental de acuerdo con su propia estrategia, es decir, luchar contra el cambio climático y el compromiso con la sostenibilidad y la conservación del entorno natural. Este último elemento juega un rol fundamental en materia de biodiversidad, dado el altísimo valor ambiental con el que cuenta el entorno del Parque Natural de Las Tablas de Daimiel y la laguna de Navaseca.

Allí, la laguna de Navaseca, cuya restauración comenzó en 2015, se ha convertido en una pieza clave en el ciclo integral del agua de Daimiel. Tras una serie de adecuaciones en la Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) se lograron unos niveles de depuración óptimos que han mejorado la calidad del agua de la laguna, consiguiendo un avance muy significativo a nivel ambiental, ayudando preservar las especies que habitan en su ecosistema natural.

Estas actuaciones demuestran el compromiso real de ambas partes en la lucha contra el cambio climático y la protección de la biodiversidad, una apuesta basada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Relacionados

1 COMENTARIO

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img